LOS SA­LU­DA­BLES POS­TRES CHI­NOS

TAO - Tomo III - - Cocina -

Los pos­tres chi­nos po­co tie­nen que ver con los que con­su­mi­mos en Oc­ci­den­te, por­que con­tra­ria­men­te a lo que ocu­rre aquí, es­tán pen­sa­dos pa­ra com­ple­tar el pro­ce­so de la di­ges­tión y no co­mo úl­ti­mo re­cur­so pa­ra sa­ciar el ham­bre.

Las re­ce­tas tra­di­cio­na­les orien­ta­les, par­ti­cu­lar­men­te las so­pas dul­ces, es­ti­mu­lan el ba­zo y el es­tó­ma­go y ali­vian el trán­si­to in­tes­ti­nal, es­pe­cial­men­te lue­go de co­mi­das co­pio­sas. Pe­ro ade­más de de­li­cio­sas y es­ti­mu­lan­tes, son muy nu­tri­ti­vas, ra­zón por la cual el maes­tro Liu Ming tam­bién re­co­mien­da que los ni­ños

En Chi­na la fi­na­li­dad del pla­to dul­ce es ayu­dar y com­ple­men­tar el pro­ce­so de di­ges­tión, por eso en su co­ci­na tra­di­cio­nal abun­dan las so­pas dul­ces y ca­lien­tes. Aquí el maes­tro Liu Ming nos en­se­ña pa­so a pa­so có­mo pre­pa­rar una de las re­ce­tas más fa­mo­sas.

y las per­so­nas ma­yo­res las in­clu­yan en el desa­yuno. En to­dos los ca­sos de­ben con­su­mir­se ca­lien­tes o ti­bias y, si se desea, agre­gar­les una cu­cha­ra­da de miel.

En Chi­na exis­ten ocho es­ti­los de co­ci­na y ca­da uno se iden­ti­fi­ca con una re­gión del país. Es­tas suer­tes de so­pas ti­bias de fru­tas per­te­ne­cen al es­ti­lo Wei Yang, uti­li­za­do en la zo­na cén­tri­ca, cu­yos ha­bi­tan­tes pre­fie­ren los pla­tos dul­ces o agri­dul­ces con un to­que áci­do.

Tra­di­cio­nal­men­te es­tos pos­tres tie­nen tres ma­ne­ras di­fe­ren­tes de pre­pa­ra­ción, una más ela­bo­ra­da y las otras dos más sen­ci­llas y rá­pi­das. Vea­mos sus va­rian­tes.

• Ba Bao Tian Geng (So­pa dul­ce de los ocho te­so­ros)

Su nom­bre alu­de a to­dos los be­ne­fi­cios que apor­ta al or­ga­nis­mo, por­que ca­da uno de sus in­gre­dien­tes cum­ple una fun­ción es­pe­cí­fi­ca. Por ejem­plo:

Gou qi: ar­mo­ni­za, re­fuer­za la san­gre y di­ri­ge los lí­qui­dos cor­po­ra­les.

Fru­tos se­cos y fru­tas: po­seen mu­cha ener­gía Yin, pe­ro co­ci­das equilibran la ener­gía Yin-yang.

Arroz glu­ti­no­so: guía la ener­gía a la pro­fun­di­dad del cuer­po, es­pe­cial­men­te al ba­zo.

Azú­car en ro­ca: en más li­via­na que la re­fi­na­da y be­ne­fi­cia al pul­món.

Vino: ade­más de dar­le co-

lor, es un muy buen di­ges­ti­vo y me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

Fé­cu­la de maíz: es­pe­sa la pre­pa­ra­ción y amal­ga­ma los sa­bo­res. El pol­vo de la raíz de lo­to cum­ple la mis­ma fun­ción y apor­ta un ri­co aro­ma.

Arroz fer­men­ta­do: su ca­rác­ter es ti­bio y se uti­li­za pa­ra le­van­tar la ener­gía de Yang y de esa for­ma dar ca­lor al or­ga­nis­mo. Es ideal pa­ra aque­llos que su­fren de frío in­terno. Su sa­bor es dul­ce.

Hue­vo: po­see ener­gía Yin y la me­jor ma­ne­ra de co­mer­lo es a la plan­cha o fri­to, ya que le­van­ta el Fue­go (Yang) y se lo­gra el equi­li­brio en­tre am­bas ener­gías. Si se co­me du­ro ba­ja mu­cho la ener­gía Yang, ya que al uti­li­zar agua pa­ra su coc­ción se acen­túa el Yin; ade­más se di­fi­cul­ta su di­ges­tión.

In­gre­dien­tes:

(pa­ra 4 per­so­nas)

- 1 li­tro de agua.

- 1 bol pe­que­ño de es­fe­ras

de arroz glu­ti­no­so.

- 1 bol de mix de fru­tos se­cos a elec­ción.

- 1 pu­ña­do de gou qi (10 ó 15 uni­da­des).

- 1 ta­za ta­ma­ño té de arroz fer­men­ta­do.

- Fru­tas fres­cas: 1 ki­wi, 2 fru­ti­llas, 1 na­ran­ja, 1 man­da­ri­na, 1 man­za­na, 1 ba­na­na.

- 1 hue­vo.

- Azú­car en ro­ca a gus­to. -2 cu­cha­ra­das de fé­cu­la de maíz.

- ¼ de co­pa de vino tin­to.

Pre­pa­ra­ción:

Co­lo­car un li­tro de agua en una olla y lle­var­la a fue­go fuer­te, cuan­do rom­pa el her­vor, agre­gar las es­fe­ras de arroz glu­ti­no­so; lue­go de unos mi­nu­tos in­cor­po­rar los fru­tos se­cos, el gou qi y el azú­car. De­jar co­ci­nar unos 10 mi­nu­tos y co­lo­car el arroz fer­men­ta­do y las fru­tas fres­cas. Lue­go de unos mi­nu­tos, el hue­vo ba­ti­do y un cho­rri­to de vino tin­to. Cuan­do to­dos los in­gre­dien­te es­tén tier­nos y las es­fe­ras ha­yan do­bla­do el ta- agre­gar la fé­cu­la de maíz di­suel­ta en agua. Apa­gar el fue­go, de­jar re­po­sar unos se­gun­dos y ser­vir. Si se desea agre­gar una cu­cha­ra­da de miel.

Va­rian­tes • Jiu Liang Zhong Dan o Lao Zao Zhong Dan

Es un pla­to muy usa­do en el cen­tro de Chi­na. Po­see la ener­gía de desa­rro­llo, por eso es ideal pa­ra los ni­ños.

Pre­pa­ra­ción:

Es muy rá­pi­do de ha­cer. Po­ner a her­vir una ta­za de agua y cuan­do rom­pa el her­vor agre­gar­le dos cu­cha­ra­das so­pe­ras de arroz glu­ti­no­so fer­men­ta­do, co­ci­nar unos mi­nu­tos más y, por úl­ti­mo, agre­gar un hue­vo ba­ti­do; apa­gar el fue­go, de­jar re­po­sar y co­mer ca­lien­te.

• Jiu Liang Yan Xiao

Se tra­ta de un pos­tre tra­ma­ño, di­cio­nal que sue­le ofre­cer­se en los gran­des ban­que­tes, es­pe­cial­men­te en las fies­tas de Año Nue­vo y ce­le­bra­cio­nes im­por­tan­tes.

Pre­pa­ra­ción:

Co­ci­nar a fue­go len­to en una ta­za de agua una ta­za de bo­li­tas de arroz glu­ti­no­so has­ta que es­tén tier­nas y ha­yan do­bla­do su ta­ma­ño. Lue­go agre­gar dos cu­cha­ra­das de arroz fer­men­ta­do. Co­ci­nar apro­xi­ma­dam­ne­te 10 mi­nu­tos más; re­po­sar un mi­nu­to y con­su­mir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.