SA­NAR­SE EN FA­MI­LIA

TAO - Tomo III - - Testimonio -

La ca­sua­li­dad hi­zo que Eva Ci­fuen­tes, una en­fer­me­ra que vi­ve en Co­mo­do­ro Ri­va­da­via, des­cu­brie­ra gra­cias a re­vis­ta Tao la me­di­ci­na chi­na y se in­tere­sa­ra por los con­se­jos del maes­tro Liu Ming.

“Es­ta­ba en la co­la de un ban­co y co­mo ha­bía mu­cha gen­te, de­ci­dí sa­lir a com­prar al­go pa­ra leer, cuen­ta Eva. Ahí vi la re­vis­ta y si bien me lla­mó la aten­ción que Liu Ming fue­ra el mé­di­co del Pa­pa Fran­cis­co, más me in­quie­tó sa­ber en qué con­sis­tían sus tra­ta­mien­tos, por­que es­ta­ba muy an­gus­tia­da por la sa­lud de mi her­ma­na Ana, quien ha­bía su­fri­do un ac­ci­den­te de trán­si­to un año y me­dio an­tes y no lo­gra­ba re­po­ner­se”.

Ana, de 65 años y tam­bién de Co­mo­do­ro, su­frió un im­por­tan­te trau­ma­tis­mo en una pier­na, lo que le pro­vo­có se­rios pro­ble­mas pa­ra des­pla­zar­se, ade­más de un tre­men­do he­ma­to­ma que no des­apa­re­cía.

“Me aten­die­ron en los me­jo­res sa­na­to­rios de Bue­nos Ai­res, me rea­li­za­ron in­fi­ni­dad de es­tu­dios; fi­nal­men­te me ope­ra­ron y lue­go me rea­li­za­ron ocho dre­na­jes, re­cuer­da Ana. Me diag­nos­ti­ca­ron va­rias co­sas, en­tre ellas des­pren­di­mien­to de pel­vis y da­ño en el ner­vio, pe­ro nun­ca da­ban con el tra­ta­mien­to ade­cua­do. Me an­gus­tié mu­cho por­que ya no sa­bía qué ha­cer”.

Fue en ese mo­men­to cuan­do Eva de­ci­dió ha­blar­le de Liu Ming. “Nun­ca le ha­bía co­men­ta­do na­da so­bre la me­di­ci­na chi­na y el mé­di­co del Pa­pa, pe­ro la vi tan de­ses­pe­ra­da que le pro­pu­se con­sul­tar­lo y, por suer­te, acep­tó.”

“Cuan­do el maes­tro me to­mó el pul­so y le con­té to­da la his­to­ria, él me mi­ró y me di­jo que me que­da­ra tran­qui­la, que iba a so­lu­cio­nar mi pro­ble­ma, cuen­ta Ana. Lo que más me sor­pren­dió fue que ape­nas sin­tió mi pul­so me pre­gun­tó: ‘Us­ted sien­te una que­ma­zón por den­tro ¿ver­dad?’. El pri­mer día de tra­ta­mien­to, que du­ró apro­xi­ma­da­men­te 3 ho­ras, me sen­tí más ali­via­da. En la ter­ce­ra se­sión ya co­men­cé a po­der mo­ver la pier­na y vol­ví a dor­mir bien. Me hi­zo acu­pun­tu­ra, qui­ro­pra­xia, me apli­có ca­lor y me su­gi­rió usar cal­zas de­ba­jo de los pan­ta­lo­nes, me­dias grue­sas y za­pa­tos ce­rra­dos”.

Se­gún cuen­tan los her­ma­nos, el ac­ci­den­te le ha­bía cam­bia­do el ca­rác­ter a Ana, es­ta­ba agre­si­va, se en­ce­rra­ba, no que­ría ver a na­die; prác­ti­ca­men­te no dor­mía y se pa­sa­ba la no­che ca­mi­nan­do y po­nién­do­se hie­lo en la zo­na afec­ta­da.

“Le es­ta­ré eter­na­men­te agra­de­ci­da al maes­tro Liu Ming; es muy se­rio, res­pon­sa­ble y res­pe­ta al pa­cien­te. Dios lo ilu­mi­ne pa­ra que pue­da se­guir ayu­dan­do a la gen­te”.

con­clu­ye Ana.

“Yo tu­ve un pi­co de glu­co­sa,

agre­ga Eva, que si bien aún no es una dia­be­tes, no lo qui­se de­jar pa­sar. Ade­más su­fría do­lo­res de cin­tu­ra y mis glán­du­las su­pra­rre­na­les es­tán tra­ba­jan­do mal. Por eso me hi­ce aten­der y en una so­la se­sión me qui­tó la con­trac­tu­ra y el do­lor de cin­tu­ra y aho­ra me sien­to com­ple­ta­men­te ar­mo­ni­za­da”.

El en­tu­sias­mo de Eva y Ana ani­mó al otro her­mano, Héc­tor (58), a con­sul­tar a Liu Ming por la ar­tro­sis reuma­toi­dea que su­fre des­de ha­ce años. “Re­co­rrí mu­chos lu­ga­res y es­pe­cia­lis­tas en bus­ca de una so­lu­ción; al­gu­nos tra­ta­mien­tos me ali­via­ron un po­co, pe­ro lue­go el do­lor vol­vía. Só­lo pu­de so­bre­lle­var la en­fer­me­dad in­yec­tán­do­me cor­ti­coi­des, has­ta que lle­gó un mo­men­to en que no me po­día mo­ver, ca­mi­na­ba co­mo un ro­bot. El maes­tro me apli­có acu­pun­tu­ra y cam­bió com­ple­ta­men­te mi vi­da. Es­toy muy fe­liz, ha­ce años que no me sen­tía tan bien”, ase­gu­ra Héc­tor.

“Cuan­do re­ci­bí a Ana y le to­mé el pul­so sen­tí que su ener­gía in­ter­na es­ta­ba muy des­or­de­na­da y se no­ta­ba que te­nía pro­ble­mas en la co­lum­na ver­te­bral y en la ca­de­ra iz­quier­da, pro­duc­to de un trau­ma­tis­mo, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. El pri­mer error que no­té en su tra­ta­mien­to es que le re­co­men­da­ron co­lo­car­se hie­lo, re­cur­so que en un trau­ma­tis­mo es bueno so­la­men­te du­ran­te las pri­me­ras 24 ho­ras, des­pués es ne­ce­sa­rio apli­car ca­lor pa­ra que la ener­gía y la san­gre cir­cu­len. Mi tra­ta­mien­to con­sis­tió en aco­mo­dar su co­lum­na pa­ra ha­cer fluir la ener­gía; le hi­ce acu­pun­tu­ra en de­ter­mi­na­dos me­ri­dia­nos, en­tre ellos el de la ve­sí­cu­la, por­que es­tá ope­ra­da y cuan­do es­ta vís­ce­ra fal­ta, los ten­do­nes y li­ga­men­tos se re­cu­pe­ran más len­ta­men­te.

A Héc­tor lo tra­té de la mis­ma ma­ne­ra, pe­ro en­fo­cán­do­me en su do­lor de es­pal­da y en sus ma­nos, que es­ta­ban muy afec­ta­das por la en­fer­me­dad. En la se­gun­da con­sul­ta ya mo­vía me­jor las ma­nos y el do­lor de es­pal­da des­apa­re­ció. Eva, en cam­bio, te­nía pro­ble­mas en las cer­vi­ca­les y el apa­ra­to di­ges­ti­vo muy sen­si­ble. Tam­bién se ha­bía gol­pea­do una ma­ma y le te­nía molestias, por eso tra­ba­jé so­bre el me­ri­diano del pul­món, del pe­ri­car­dio y del es­tó­ma­go. La ar­mo­ni­cé con acu­pun­tu­ra y ma­sa­jes. Pe­ro el ma­yor pro­ble­ma que te­nían los tres her­ma­nos era no abri­gar­se con­ve­nien­te­men­te. Por suer­te rá­pi­da­men­te en­ten­die­ron la im­por­tan­cia de cui­dar­se del frío y re­cu­pe­ra­ron la sa­lud”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.