EL AN­CIANO DEL HI­LO RO­JO

TAO - Tomo III - - Leyendas -

Una an­ti­gua le­yen­da chi­na cuen­ta que el des­tino de to­dos los mor­ta­les es­tá irre­me­dia­ble­men­te ama­rra­do con un hi­lo ro­jo in­vi­si­ble des­de el mo­men­to mis­mo de su na­ci­mien­to. El en­car­ga­do de su­je­tar a ca­da al­ma que lle­ga al mun­do es na­tu­ral­men­te un hom­bre tan vie­jo co­mo la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, co­no­ci­do co­mo “El an­ciano sen­ta­do ba­jo la lu­na”, quien to­das las no­ches re­co­rre el pla­ne­ta car­gan­do una gran bol­sa de hi­los ro­jos, con los que va atan­do en un ex­tre­mo el to­bi­llo de una ni­ña y el de un niño en el otro. Des­de ese mo­men­to esos dos se­res que­da­rán uni­dos pa­ra siem­pre, más allá del tiem­po y las cir­cuns­tan­cias que de­ban afron­tar has­ta en­con­trar­se.

Con­clui­da su la­bor, el an­ciano se sien­ta ba­jo la luz de lu­na y ano­ta los nom­bres de los en­la­za­dos en un gran li­bro con pro­li­ja ca­li­gra­fía y tin­ta in­de­le­ble. Des­de lue­go, es­te per­so­na­je es el gran ar­tí­fi­ce de to­das las pa­re­jas que hu­bo y ha­brá en el mun­do y, aun­que pa­rez­ca im­po­si­ble, se di­ce que ja­más fa­lla.

Pa­ra sos­te­ner su in­fa­li­bi­li­dad al­gu­nos ase­gu­ran que va­rias ve­ces afron­tó con en­te­re­za el de­sa­fío de cier­to po­de­ro­so se­ñor que, con­tra­ria­do por un amor es­qui­vo, in­ten­tó obli­gar­lo a re­ve­lar el da­to del ser que te­nía pre­des­ti­na­do ame­na­zán­do­lo con con­de­nas y ma­le­fi­cios cós­mi­cos. Es­toi­co, el an­ciano só­lo le di­jo que de­bía te­ner paciencia, que el mo­men­to de co­no­cer­se to­da­vía no ha­bía lle­ga­do.

Otra vez, du­ran­te la Di­nas­tía Tang, un jo­ven lla­ma­do Wei Gu, quien por ra­zo­nes la­bo­ra­les se en­con­tra­ba de ca­sua­li­dad en la ciu­dad de Song, sa­lió a ca­mi­nar apro­ve­chan­do la luz de una her­mo­sa no­che de lu­na lle­na y se to­pó con un an­ciano que sen­ta­do en el sue­lo jun­to a una bol­sa lle­na de hi­los ro­jos es­cri­bía pro­li­ja­men­te en un li­bro de mu­chí­si­mas ho­jas. Tu­vo la sen­sa­ción de es­tar fren­te a al­go fue­ra de lo co­mún y sin po­der con­te­ner su cu­rio­si­dad se le acer­có y lue­go de sa­lu­dar­lo de ma­ne­ra cor­tés, le pre­gun­tó: - “¿Qué es ese li­bro y pa­ra qué usa ese hi­lo ro­jo?”. El an­ciano le con­tes­tó: - “Es­te es el re­gis­tro don­de anoto a to­das las pa­re­jas que se uni­rán en ma­tri­mo­nio y el hi­lo es pa­ra atar a aque­llos pre­des­ti­na­dos, así po­drán en­con­trar­se en al­gún mo­men­to de la vi­da”. Wei Gu pen­só que aquel hom­bre se es­ta­ba bur­lan­do de él, por lo cual lo desafió a que le re­ve­la­ra el nom­bre de su fu­tu­ra es­po­sa. Pe­ro el an­ciano hi­zo co­mo que no es­cu­chó, se pa­ró, car­gó sus co­sas y em­pren­dió la mar­cha. El jo­ven de­ci­dió en­ton­ces se­guir­lo de cer­ca y lue­go de mu­cho an­dar, lle­ga­ron a una gran fe­ria don­de se ven­día arroz. En un mo­men­to de­ter­mi­na­do el hom­bre se­ña-

Pa­ra los chi­nos, el amor de nues­tra vi­da es­tá sig­na­do des­de el mo­men­to mis­mo en que na­ce­mos y el en­cuen­tro se pro­du­ci­rá irre­me­dia­ble­men­te tar­de o tem­prano, más allá del tiem­po y las cir­cuns­tan­cias. EL AR­TÍ­FI­CE DEL LA­ZO IN­VI­SI­BLE.

ló ha­cia el tu­mul­to de gen­te y le di­jo: -“¿Ves a aque­lla ni­ña que abra­za a la mu­jer ciega? Pues esa se­rá tu es­po­sa”.

Wei Gu se en­fu­re­ció cre­yen­do que el ex­tra­ño se­guía bur­lán­do­se de él y or­de­nó a su sir­vien­te que ma­ta­ra a la ni­ña pa­ra de­mos­trar­le que ha­bía ele­gi­do a la per­so­na equi­vo­ca­da co­mo ob­je­to de sus bro­mas. El sir­vien­te to­mó su cu­chi­llo, se lo cla­vó a la ni­ña y apro­ve­chan­do el des­con­cier­to que pro­vo­có tal si­tua­ción hu­yó con su se­ñor, mien­tras que el an­ciano se es­fu­mó en el aire de la no­che.

Pa­sa­ron 14 años de aquel acon­te­ci­mien­to y ya na­die re­cor­da­ba la tris­te his­to­ria. Wei Gu si­guió con su vi­da co­mo si na­da, pe­ro un día co­no­ció a una her­mo­sa jo­ven, hi­ja del co­mi­sio­na­do pro­vin­cial, y se enamo­ró de ella in­me­dia­ta­men­te. Una tar­de fue a su ca­sa pa­ra pe­dir­la en ma­tri­mo­nio y en el trans­cur­so de la con­ver­sa­ción se ani­mó a pre­gun­tar a su fu­tu­ro sue­gro cuál era el ori­gen de la ci­ca­triz que te­nía su hi­ja en la fren­te. El hom­bre aban­do­nó su tono ama­ble y le con­tó que cuan­do era ni­ña vi­vía en la ciu­dad de Song jun­to a su ver­da­de­ra ma­dre, una mu­jer ciega que no po­día en­car­gar­se de su crian­za. Una no­che es­ta­ba con ella ven­dien­do arroz en la fe­ria cuan­do un des­co­no­ci­do se le acer­có y, sin mo­ti­vo al­guno, in­ten­tó ma­tar­la. Él, que en ese mo­men­to era ofi­cial de po­li­cía, se sin­tió frus­tra­do por ha­ber­se dis­traí­do y no ha­ber evi­ta­do el ata­que, así que de­ci­dió ha­cer­se car­go de la chi­qui­ta, crián­do­la co­mo a su pro­pia hi­ja.

Cuan­do Wei Gu es­cu­chó el re­la­to to­do vol­vió a su me­mo­ria y se dio cuen­ta de que el an­ciano no ha­bía men­ti­do; su ca­ra se trans­for­mó y en­mu­de­ció. Cuan­do re­co­bró el ha­bla con­fe­só su cri­men y pa­ra com­pen­sar­la ju­ró que de­di­ca­ría su vi­da a pro­te­ger y dar­le to­do su amor a la jo­ven.

Rá­pi­da­men­te la his­to­ria se pro­pa­gó y pron­to el ho­tel en el que se ha­bía alo­ja­do años atrás se con­vir­tió en lu­gar de cul­to pa­ra aque­llos se­res so­li­ta­rios an­sio­sos de en­con­trar a la per­so­na ata­da al otro ex­tre­mo de su hi­lo.

Otra va­rian­te de es­ta mis­ma his­to­ria cuen­ta que Hou Yi, quien de­rri­bó nue­ve so­les va­lién­do­se de su ar­co, le pre­gun­tó al an­ciano ca­sa­men­te­ro quien se­ría su es­po­sa. Es­te, se­ña­lan­do al cie­lo, le di­jo: - “¿Ves a la ni­ña que jue­ga en la lu­na? Pues ella se­rá tu mu­jer”. El ar­que­ro, de­cep­cio­na­do, lan­zó una fle­cha y le dio en me­dio del pe­cho a la ni­ña, quien, co­mo en la his­to­ria an­te­rior, tam­po­co mu­rió. Años más tar­de, con­ver­ti­da en una her­mo­sa jo­ven, se ca­só con Hou Yi, quien pu­do com­pro­bar que su pe­cho es­ta­ba mar­ca­do por una gran ci­ca­triz. Esa mu­jer era Chang E, la dio­sa in­mor­tal que vi­vía en la lu­na jun­to a su conejo de ja­de.

“Cuan­do nos enamo­ra­mos de una per­so­na so­le­mos pen­sar que fue obra de la ca­sua­li­dad o de una elec­ción per­so­nal, pe­ro es­to no es tan así. Exis­te una unión que tras­cien­de nues­tro co­no­ci­mien­to, un man­da­to del des­tino que nos lle­va a en­con­trar a ese ser con quien es­ta­mos des­ti­na­dos a pa­sar el res­to de nues­tra vi­da, por­que to­do es­tá es­cri­to en el gran li­bro del an­ciano sen­ta­do ba­jo la lu­na”, con­clu­ye el maes­tro Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.