TAI CHI ES­TI­LO AR­GEN­TINO

TAO - Tomo III - - Tian Di (segunda Parte) -

En nues­tra edi­ción an­te­rior pre­sen­ta­mos los pri­me­ros mo­vi­mien­tos de la nue­va for­ma de Tai Chi desa­rro­lla­da por el maes­tro Liu Ming e ins­pi­ra­da en la ar­mo­nía del Cie­lo y la Tierra. El Tian Di Tai Chi, así lo bau­ti­zó, se di­vi­de en cua­tro par­tes que coin­ci­den con las cua­tro es­ta­cio­nes del año, las cua­les a su vez tie­nen re­la­ción con un ele­men­to y por en­de ca­da par­te de es­ta for­ma res­pe­ta es­ta mis­ma re­la­ción en ca­da uno de sus mo­vi­mien­tos.

Los pri­me­ros 7 mo­vi­mien­tos per­te­ne­cen a la pri­ma­ve­ra y guar­dan re­la­ción con la Ma­de­ra, ele­men­to que bus­ca el desa­rro­llo na­tu­ral, co­mo una plan­ta que cre­ce al­re­de­dor de una ro­ca. Si se ana­li­za, es­te cre­ci­mien­to no choca con la fuer­za que se en­cuen­tra en su ca­mino, pe­ro tam­po­co de­ja de mo­ver­se; sim­ple­men­te si­gue cre­cien­do al­re­de­dor en un mo­vi­mien­to con­ti­nuo, por­que man­te­ner un cre­ci­mien­to en ar­mo­nía es man­te­ner una vi­da en ar­mo­nía.

Vea­mos en­ton­ces los res­tan­tes cua­tro mo­vi­mien­tos de la pri­me­ra par­te de es­ta nue­va for­ma.

La nue­va for­ma de es­te ar­te mar­cial desa­rro­lla­da por el maes­tro Liu Ming a par­tir de su ex­pe­rien­cia clí­ni­ca se di­vi­de en mo­vi­mien­tos que coin­ci­den con las cua­tro es­ta­cio­nes del año. Aquí mos­tra­mos los ejer­ci­cios de la se­gun­da par­te de la pri­ma­ve­ra, que se re­la­cio­nan con el ele­men­to Ma­de­ra.

Xiang Long Fu Hu (Do­mi­nar al dra­gón y do­mar al ti­gre)

“El dra­gón re­pre­sen­ta la sa­bi­du­ría, la po­ten­cia que per­mi­te sur­car lo más al­to del cie­lo; el ti­gre es la fuer­za de la Tierra, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. En es­te mo­vi­mien­to se pal­pa bien cla­ro el in­ter­cam­bio en­tre la po­ten­cia del Cie­lo y la fuer­za de la Tierra, el bra­zo que es­tá arri­ba ba­ja a lo más pro­fun­do de la Tierra y el bra­zo que es­ta aba­jo sube a lo más al­to del Cie­lo. El in­ter­cam­bio es con to­do el cuer­po. Des­de la par­te más al­ta ba­ja el Chi ha­cia la Tierra, y des­de la raíz más pro­fun­da sube el Chi ha­cia el cie­lo en un in­ter­cam­bio uni­do a la res­pi­ra­ción. Se usa es­ta re­la­ción in­ter­na pa­ra mo­ver el cuer­po en una di­rec­ción, apro­ve­chan­do la fuer­za de es­te in­ter­cam­bio. Hay que te­ner en cuen­ta que el uso de es­ta fuer­za siem­pre se desa­rro­lla en es­pi­ral ha­cia el pun­to al que se di­ri­ge, evi­tan­do blo­quear y cho­car la cir­cu­la­ción de es­ta con tensiones del pro­pio cuer­po. Es­ta es la esen­cia del ele­men­to Ma­de­ra”.

Des­de la úl­ti­ma pos­tu­ra del mo­vi­mien­to an­te­rior (Fo­to 1), con el pe­so del cuer­po en el la­do iz­quier­do y las pier­nas fle­xio­na­das, ex­ha­la­mos y lle­va­mos la pier­na de­re­cha ha­cia atrás de­jan­do el pe­so en la pier­na iz­quier­da. El lar­go de la aper­tu­ra va a es­tar da­do por la fle­xión de las pier­nas, más fle­xio­na­mos más se abre. Lue­go se pa­sa el pe­so de la pier­na iz­quier­da a la de­re­cha con­ti­nuan­do con la ex­ha­la­ción, al mis­mo tiem­po que se va pa­san­do el pe­so la ca­de­ra va ro­tan­do, to­do el cuer­po gi­ra y los bra­zos acom­pa­ñan el mo­vi­mien­to. El bra­zo iz­quier­do va pa­ra aba­jo y el de­re­cho man­tie­ne el sen­ti­do ha­cia arri­ba (Fo­to 2). To­do el cuer­po se si­gue mo­vien­do man­te­nien­do la ro­ta­ción de los pies, ro­di­llas, ca­de­ra, co­lum­na, hom­bros, co­dos y ma­nos.

In­ha­la­mos, el bra­zo de­re­cho si­gue ha­cia arri­ba y el iz­quier­do se man­tie­ne aba­jo (Fo­to 3). Con­ti­nua­mos la ro­ta­ción ex­ha­lan­do y lle­van­do las pal­mas ha­cia ade­lan­te, pa­san­do el pe­so des­de la de­re­cha a la iz­quier­da (Fo­to 4). Se si­gue ex­ha­lan­do con las dos pal­mas ha­cia ade­lan­te, una gi­ra ha­cia arri­ba y otra ha­cia aba­jo, pa­san­do el pe­so ha­cia la pier­na iz­quier­da (Fo­to 5).

Bi Meng Tui Yue (Ce­rrar la puer­ta y em­pu­jar la lu­na)

“Las tres par­tes de es­te mo­vi­mien­to ha­cen re­fe­ren­cia al in­ter­me­dio, a aba­jo y a arri­ba. Aba­jo es la Tierra, arri­ba es el Cie­lo y en el in­ter­me­dio de es­tos es­tá la vi­da. La pri­me­ra pal­ma es por el in­ter­me­dio, la se­gun­da aba­jo y la ter­ce­ra arri­ba. El apo­yo en ca­da uno de es­tos pa­sos tie­ne que ser bien se­gu­ro, co­mo si se es­tu­vie­se mo­vien­do en el hie­lo. Ca­da mo­vi­mien­to pri­me­ro de­be te­ner un per­fec­to y cla­ro con­tac­to con la raíz, afir­man­do el equi­li­brio en lo más pro­fun­do de la Tierra y ahí se da el pa­so don­de pri­me­ro lle­ga la pier­na bus­can­do el apo­yo jus­to y lue­go se pa­sa el pe­so del cuer­po. Pa­ra te­ner un buen

equi­li­brio en con­tac­to con la raíz del cuer­po no hay que per­der de vis­ta la unión con el Cie­lo, fun­da­men­tal pa­ra que el in­ter­cam­bio en­tre el Cie­lo y la Tierra dé co­mo re­sul­ta­do un buen equi­li­brio, en ar­mo­nía en el in­ter­me­dio en­tre am­bos, en es­te ca­so el cuer­po”.

Des­de el mo­vi­mien­to an­te­rior se gi­ran am­bos bra­zos lle­van­do las pal­mas a la mis­ma al­tu­ra, man­te­nien­do el pe­so en la pier­na iz­quier­da (Fo­to 6). Con­ti­nua­mos in­ha­lan­do y lle­van­do el pe­so del cuer­po ha­cia atrás, las pal­mas van ro­tan­do has­ta mi­rar­se en­tre sí (Fo­to 7) . Lue­go se em­pu­ja ha­cia ade­lan­te mien­tras se ex­ha­la con las pal­mas apun­tan­do en es­ta di­rec­ción y el pe­so vuel­ve a la pier­na iz­quier­da (Fo­to 8) Se in­ha­la, se ex­pan­de el Tan Tien y to­do el cuer­po, se ro­tan los bra­zos y las pal­mas que­dan mi­ran­do ha­cia ade­lan­te con los de­dos apun­tan­do en­tre sí (Fo­to 9). Ex­ha­la­mos, pa­sa­mos to­do el pe­so del cuer­po a la pier­na iz­quier­da, el pie de­re­cho se jun­ta al iz­quier­do y se va pa­san­do el pe­so al me­dio mien­tras los bra­zos gi­ran ce­rran­do el mo­vi­mien­to (Fo­to 10) .

“Ce­rrar la puer­ta es con­cen­trar a Yin a lo más pro­fun­do del cuer­po, afue­ra del cuer­po es Yang y aden­tros es Yin. Pa­ra la mano, el dor­so es Yang y la pal­ma es Yin, por es­to es que en es­te mo­vi­mien­to, don­de se con­cen­tra el Chi, des­de la par­te in­ter­na se em­pu­ja con la par­te Yin de la mano ha­cia la lu­na, el sol es Yang y la lu­na es Yin. El mo­vi­mien­to del Chi en el cuer­po es co­mo la ma­rea que sube y ba­ja, la ener­gía de la lu­na pro­du­ce las ma­reas. Es­ta re­la­ción que pro­vo­ca la atrac­ción del agua ha­cia la lu­na es la idea que se apro­ve­cha pa­ra el em­pu­je, por es­ta ra­zón es que el nom­bre es ´em­pu­jar la lu­na´, es el Chi que BA­JA, QUE SUBE y flu­ye HA­CIA un pun­to”.

San Pan Zhang (Tres par­tes con la pal­ma)

“En es­ta par­te de la for­ma se ven los gi­ros y el mo­vi­mien­to del cuer­po uni­dos a las pal­mas que vie­nen des­de arri­ba. En ca­da es­pi­ral que se rea­li­za con el cuer­po, es­te

ex­pan­de y con­cen­tra ajus­tan­do la re­la­ción in­ter­na de to­do el cuer­po. La pa­la­bra TAI SIG­NI­FI­CA `LO MÁS GRAN­DE Y LO MÁS CHI­CO´; CHI SIG­NI­FI­CA `LÍ­MI­TE´, POR LO TAN­TO TAI CHI HA­BLA DE QUE EL ES­PA­CIO DE­BE SER EL MÁS GRAN­DE QUE SE PUE­DA Y A LA VEZ EL MÁS CHI­CO, PE­RO SIN PER­DER LOS LÍ­MI­TES DE LA AR­MO­NÍA. EN EL MO­VI­MIEN­TO DEL CUER­PO ca­da ex­pan­sión aso­cia­da a LA INHALACIÓN, DE­BE REALI- ZARSE LO MÁS GRAN­DE QUE SE PUE­DA Y EN CA­DA EX­HA­LA­CIÓN se de­be ajus­tar el cuer­po CONCENTRANDO A LO MÁS CHI­CO QUE SE PUE­DA LA RE­LA­CIÓN IN­TER­NA, PE­RO NUN­CA DE­BE PASARSE DEL LÍ­MI­TE Y ROM­PER LA AR­MO­NÍA DEL CUER­PO, NI CUAN­DO SE ABRE, NI CUAN­DO SE CIE­RRA. POR LO TAN­TO, AL MIS­MO TIEM­PO SE MUE­VE EL CUER­PO APRO­VE­CHAN­DO LA FUER­ZA DEL IN­TER­CAM­BIO EN­TRE EL CIE­LO Y LA TIERRA, MOVIÉN- DO­LO EN ES­PI­RAL, SIN CHO­CAR EN SU CA­MINO CON AL­GÚN OBS­TÁCU­LO IN­TERNO O EX­TERNO, RE­COR­DAN­DO QUE CA­DA MO­VI­MIEN­TO DE­BE ES­TAR UNI­DO A LA RES­PI­RA­CIÓN, AR­MO­NI­ZAN­DO la re­la­ción de afue­ra y DE ADEN­TRO, EX­PAN­DIEN­DO Y concentrando el cuer­po a lo MÁS GRAN­DE Y A LO MÁS CHI­CO Y BUS­CAN­DO EL EQUI­LI­BRIO QUE LLE­VA A LA AR­MO­NÍA DE Yin Yang”.

Se­guir con una res­pi­ra­ción con­ti­nua, in­ha­la­mos y pa­sa­mos to­do el pe­so del cuer­po a la pier­na de­re­cha; ro­ta­mos despues los bra­zos, lue­go los pies y se va gi­ran­do el cuer­po ha­cia el la­do iz­quier­do (Fo­to 11) . Se­gui­mos gi­ran­do el cuer­po ha­cia la iz­quier­da, los pies y las ma­nos que­dan apun­tan­do ha­cia el mis­mo la­do, am­bas pal­mas se mi­ran y el pe­so se de­ja en la de­re­cha (Fo­to 12) .

Avan­za­mos el pie iz­quier­do ha­cia ade­lan­te y lue­go se pa­sa el pe­so ha­cia la iz­quier­da mien­tras se ex­ha­la y se gi­ra to­do el cuer­po ha­cia es­te la­do, el bra­zo de­re­cho va con la pal­ma ha­cia ade­lan­te y el bra­zo iz­quier­do gi­ra ha­cia su cos­ta­do con la pal­ma ha­cia aba­jo (Fo­to 13) 6482. Lue­go, al in­ha­lar, se avan­za con el pie de­re­cho, se gi­ra el cuer­po ha­cia es­te la­do acom­pa­ñan­do el mo­vi­mien­to con to­do el cuer­po, se da un pa­so con la pier­na iz­quier­da lle­van­do el bra­zo de es­te la­do ha­cia arri­ba y el bra­zo de­re­cho ha­cia aba­jo ex­ha­lan­do y ajus­tan­do el cuer­po has­ta la pos­tu­ra co­rres­pon­dien­te (Fo­to 14) .

Se con­ti­núa mo­vien­do in­ha­lan­do y avan­zan­do el pie iz­quier­do mien­tras se man­tie­ne el pe­so en el la­do de­re­cho, lue­go se ex­ha­la y se pa­sa el pe­so ha­cia el pie de ade­lan­te jun­to con el bra­zo iz­quier­do que ro­ta arri­ba y ha­cia afue­ra mien­tras la pal­ma de la mano de­re­cha va ha­cia ade­lan­te y aba­jo (Fo­to 15) . A con­ti­nua­ción se in­ha­la y se da un pa­so con la pier­na de­re­cha, las pal­mas ro­tan co­mo si se es­tu­vie­se sos­te­nien­do una pe­lo­ta, lue­go se pa­sa el pe­so a la pier­na de­re­cha y se lle­va la pier­na iz­quier­da ade­lan­te mien­tras los bra­zos si­guen gi­ran­do. Se ex­ha­la, se pa­sa el pe­so ha­cia ade­lan­te mien­tras la pal­ma de­re­cha ro­ta arri­ba y ha­cia ade­lan­te, al mis­mo tiem­po la pal­ma iz­quier­da gi­ra aba­jo jun­to con el mo­vi­mien­to (Fo­to 16).

Fan Yun Zhang (Re­vol­ver la nu­be con la pal­ma)

Con­ti­nua­mos el mo­vi­mien­to in­ha­lan­do y pa­san­do el pe­so del cuer­po ha­cia la pier­na de­re­cha mien­tras se va gi­ran­do to­do el cuer­po ha­cía el la­do opues­to del mo­vi­mien­to an­te­rior (Fo­to 17). Una vez que se gi­ra to­do el cuer­po, vol­ve­mos a la pier­na iz­quier­da y le­van­ta­mos la de­re­cha mien­tras los bra­zos gi­ran for­man­do un círcu­lo con las pal­mas mi­rán­do­se en­tre sí. La de­re­cha, que es­ta­ba arri­ba, pa­sa aba­jo y la iz­quier­da arri­ba (Fo­to 18). Ex­ha­la­mos y ba­ja­mos la pier­na de­re­cha ade­lan­te, pa­sán­do­le el pe­so a es­ta pier­na mien­tras el cuer­po ro­ta ha­cia el la­do de­re­cho (Fo­to 19). Una vez que se pa­só to­do el pe­so a la pier­na de­re­cha, se jun­tan las dos pier­nas y se in­ha­la abrien­do el mo­vi­mien­to y con­ti­nuan­do la ro­ta­ción pa­ra el la­do de­re­cho (Fo­to 20). Lue­go se ex­ha­la, el cuer­po ajus­ta su po­si­ción in­ter­na, el bra­zo iz­quier­do va ba­jan­do, el de­re­cho va su­bien­do y se va ro­tan­do ha­cia la iz­quier­da

“CE­RRAR LA PUER­TA ES CON­CEN­TRAR A YIN A LO MÁS PRO­FUN­DO DEL CUER­PO, POR­QUE AFUE­RA DEL CUER­PO ES YANG Y ADEN­TRO ES YIN”

(Fo­to 21) . To­do el cuer­po si­gue gi­ran­do y se jun­tan los bra­zos, el iz­quier­do del la­do de afue­ra y el de­re­cho aden­tro, man­te­nien­do la in­ten­ción ha­cia ade­lan­te

y pa­san­do el pe­so ha­cia la pier­na iz­quier­da (Fo­to 22). Se in­ha­la ex­pan­dien­do el mo­vi­mien­to ha­cia ade­lan­te, el bra­zo de­re­cho man­tie­ne es­ta di­rec­ción, el iz­quier­do va ha­cia el cos­ta­do del cuer­po y el pe­so en la iz­quier­da (Fo­to 23). Se si­gue el mo­vi­mien­to pa­san­do el pe­so ha­cia la de­re­cha, lle­van­do los bra­zos ha­cia es­te la­do (Fo­to 24) . Se pa­sa to­do el pe­so ha­cia la pier­na de­re­cha, la pier­na iz­quier­da se jun­ta a la de­re­cha mo­vien­do jun­to con los bra­zos que gi­ran en es­pi­ral ha­cia aden­tro. Por úl­ti­mo, ex­ha­la­mos, la pier­na iz­quier­da se lle­va ade­lan­te de­jan­do el pe­so en la pier­na de­re­cha, y los bra­zos man­tie­nen la di­rec­ción al mis­mo pun­to (Fo­to 25)

Xiang Long Fu Hu

Bi Meng Tui Ye

San Pan Zhang

Fan Yun Zhang

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.