NO­BLES PEN­SA­MIEN­TOS

TAO - Tomo III - - Tao - Shi­fu Liu Ming

Es­te poe­ma lo es­cri­bí el 14 de abril del año 2003, apro­xi­ma­da­men­te a las 10 de la no­che. En ese mo­men­to me en­con­tra­ba en Shanghái, en ca­sa de Song, uno de mis me­jo­res dis­cí­pu­los, a la es­pe­ra de que me fue­ra otor­ga­da la vi­sa de re­si­den­cia pa­ra po­der vi­vir y tra­ba­jar en la Ar­gen­ti­na, trá­mi­te que es­ta­ba bas­tan­te de­mo­ra­do. En­ton­ces me pu­se a re­fle­xio­nar acer­ca de los mo­ti­vos que me lle­va­ban a em­pren­der es­ta aven­tu­ra y en ese mar­co me ins­pi­ré y sen­tí la ne­ce­si­dad de vol­car las pa­la­bras al pa­pel, que pue­den ver en sus ca­rac­te­res ori­gi­na­les en la pá­gi­na de al la­do.

Es­to es lo que sa­lió del fon­do de mi co­ra­zón:

Por una gran ra­zón me trans­for­mé y caí en es­te mun­do. El hu­mo y el cre­púscu­lo vi­vie­ron en es­te mun­do cien­tos de años.

Es­cri­bo ca­da pa­la­bra en es­te blan­co pa­pel, con exi­gen­cia co­lo­co la tin­ta.

So­la­men­te quie­ro ex­pli­car la sim­ple­za del gran se­cre­to del Cie­lo.

Pa­ra la cul­tu­ra chi­na los poe­mas tie­nen un sig­ni­fi­ca­do muy es­pe­cial, son la con­se­cuen­cia de un sen­ti­mien­to alo­ja­do en lo más pro­fun­do del pe­cho que ex­pre­sa una gran ins­pi­ra­ción so­bre un amor muy am­plio, que no se li­mi­ta al amor de pa­re­ja. Los poe­mas con­si­de­ra­dos au­tén­ti­cos son aque­llos que ha­blan de la vi­da y no los que re­fle­jan tris­te­za o ma­los sen­ti­mien­tos. Si es­to ocu­rrie­ra se es­ta­ría per­dien­do la esen­cia de las en­se­ñan­zas que de­ja­ron los sa­bios en es­te sen­ti­do. Los poe­mas car­gan la men­te y el es­pí­ri­tu de ener­gía po­si­ti­va y con es­to se lo­gra te­ner una bue­na vi­da.

Se su­po­ne que lue­go de leer­los uno de­be sen­tir un cam­bio po­si­ti­vo en su men­te; por

eso, en la an­ti­güe­dad, aque­llas es­tro­fas que trans­mi­tían sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos eran in­ci­ne­ra­das. En la vi­da hay co­sas bue­nas y ma­las, pe­ro la vi­da con­ti­núa gra­cias a lo bueno; en­ton­ces, ¿pa­ra qué leer co­sas que nos ha­gan sen­tir mal? La ener­gía vi­bra cuan­do se la es­ti­mu­la con bue­nos pen­sa­mien­tos y los poe­mas son una ma­ne­ra de con­se­guir­lo, apor­tan­do ale­gría, be­lle­za e ilu­mi­na­ción. En ca­da mo­men­to his­tó­ri­co de Chi­na exis­tie­ron va­ria­cio­nes con res­pec­to a la ma­ne­ra de es­cri­bir un poe­ma, pe­ro siem­pre se man­tu­vo es­te con­cep­to.

En épo­cas de Con­fu­cio exis­tía un li­bro de poe­mas clá­si­cos, al cual le pi­die­ron que al fi­nal co­lo­que una fra­se que pu­die­ra des­cri­bir la obra. El gran sa­bio es­cri­bió: ‘Los pen­sa­mien­tos no de­ben tor­cer­se’. Esa es la esen­cia del pue­blo chino, aque­llo que lo ha­ce una ra­za gran­de, li­bre de co­rrup­ción. Re­cuer­do que lue­go de unos días de ha­ber ex­pre­sa­do mi sen­tir en es­tas es­tro­fas re­ci­bí mi vi­sa e in­me­dia­ta­men­te com­pren­dí que es­ta­ba en el ca­mino co­rrec­to. Sa­qué mi pa­sa­je, or­de­né mis co­sas y en la pri­me­ra se­ma­na de ma­yo es­ta­ba arri­ban­do a es­te be­llo país.

Aho­ra, al re­leer es­te poe­ma sien­to que he lo­gra­do el ob­je­ti­vo que me ha­bía pro­pues­to: lle­gar aquí y di­fun­dir mis co­no­ci­mien­tos de me­di­ci­na taoís­ta.

Por eso creo es­tar en lo cier­to cuan­do di­go que he po­di­do ayu­dar a mu­cha gen­te a me­jo­rar su vi­da.

Y se­gui­ré ha­cién­do­lo.

¡Has­ta la pró­xi­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.