CA­RI­CIAS QUE CALMAN

“SI EL BE­BÉ TIE­NE FIE­BRE HAY QUE MA­SA­JEAR EL BRA­ZO POR EL LA­DO EX­TERNO, DES­DE EL CO­DO HAS­TA EL DE­DO ME­ÑI­QUE”

TAO - Tomo III - - Nota De Tapa -

No hay angustia ma­yor pa­ra un pa­dre que ver a su be­bé llo­rar por un do­lor de pan­za, de oí­dos o por las molestias que pro­du­ce un sim­ple res­frío. Y lo peor es que, co­mo ocu­rre en to­do or­ga­nis­mo en pleno desa­rro­llo, es­tos sue­len ser pro­ble­mas fre­cuen­tes du­ran­te los pri­me­ros años de vi­da, por eso la tos, los res­fríos, los ga­ses, la cons­ti­pa­ción o la dia­rrea son ca­si una cons­tan­te du­ran­te ese pro­ce­so que pro­vo­ca ma­les­ta­res y les im­pi­de des­can­sar y co­mer ade­cua­da­men­te, fac­to­res pri­mor­dia­les pa­ra su desa­rro­llo.

Na­tu­ral­men­te, no siem­pre se es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra diag­nos­ti­car es­tos pro­ble­mas. Por eso fren­te a la fal­ta de co­no­ci­mien­to es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a un pro­fe­sio­nal de la sa­lud pa­ra que vea la me­jor so­lu­ción. La me­di­ci­na chi­na nos apor­ta una ex­ce­len­te he­rra­mien­ta pa­sar el mal mo­men­to: los ma­sa­jes tuina.

Ade­más, es­ta téc­ni­ca trans­mi­ti­da de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y uti­li­za­da des­de ha­ce mi­les de años en Orien­te, me­jo­ra el víncu­lo en­tre pa­dre e hi­jo y apor­ta otros be­ne­fi­cios.

“Ma­sa­jear los bra­zos y ma­nos del be­bé es­ti­mu­la tres me­ri­dia­nos vi­ta­les: el de co-

Los ma­sa­jes tuina son una he­rra­mien­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra ali­viar có­li­cos, ba­jar la fie­bre y cal­mar las nanas más fre­cuen­tes de los be­bés. Pe­ro tam­bién es­ta téc­ni­ca mi­le­na­ria chi­na con­so­li­da el víncu­lo afec­ti­vo, ayu­da a con­ci­liar el sue­ño, re­la­ja y ar­mo­ni­za. Guía ex­prés con­tra los do­lo­res co­mu­nes.

ra­zón (par­te ex­ter­na), el de pe­ri­car­dio (par­te me­dia) y el de pul­món (par­te in­ter­na), ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Es­ta me­di­da es bue­na en sí mis­ma, pe­ro si el be­bé por ejem­plo es­tá res­fria­do, es­ti­mu­lar el bor­de in­terno del bra­zo des­de el co­do has­ta el ex­tre­mo del de­do pul­gar (me­ri­diano de pul­món), lo ayu­da­rá a des­con­ges­tio­nar­se y Ex­pul­sar las fle­mas. Tam­bién es un buen re­cur­so si­ron­can”.

El ma­sa­je pa­so a pa­so

Es­ta téc­ni­ca se rea­li­za en dos eta­pas: bo­ca arri­ba y bo­ca aba­jo. Se pue­de ha­cer con el be­bé dor­mi­do o des­pier­to, lo im­por­tan­te es que es­té tran­qui­lo, por eso hay que crear un am­bien­te con­for­ta­ble, con mú­si­ca sua­ve e ilu­mi­na­ción cá­li­da. Tam­bién es re­co­men­da­ble usar acei­te de be­bé pa­ra que los de­dos se des­pla­cen con ma­yor fa­ci­li­dad, y even­tual­men­te agre­gar­le unas go­tas de acei­te esen­cial de la­van­da, pa­ra lo­grar una ma­yor re­la­ja­ción.

Con el be­bé bo­ca arri­ba:

Uno de los me­ri­dia­nos más

im­por­tan­tes a es­ti­mu­lar es el Zhong Mei, que pa­sa por el cen­tro del cuer­po ha­cien­do cir­cu­lar la ener­gía de cre­ci­mien­to; hay que des­pla­zar­la ha­cia los bra­zos y pier­nas pa­ra op­ti­mi­zar el desa­rro­llo del be­bé. Pa­ra ha­cer­lo, co­lo­car la mano iz­quier­da (por ella sube la ener­gía) en el Dan Tien (Fo­to 1) (dos de­dos so­bre el om­bli­go) y la de­re­cha (por ella ba­ja la ener­gía) en el cen­tro del cuer­po (Zhong Mei).

Lue­go, con el de­do pul­gar de la mano de­re­cha man­te­ner el Dan Tien su­pe­rior (Fo­to 2). Es­te pun­to se lla­ma Yin Tang y con­cen­tra los ner­vios ce­re­bra­les. Con el de­do pul­gar de la mano iz­quier­da co­men­zar a es­ti­mu­lar el pun­to Qi Hai (mar de Chi) si­tua­dos dos de­dos de­ba­jo del om­bli­go e ir su-

“MA­SA­JEAR LOS BRA­ZOS Y MA­NOS DEL BE­BÉ ES­TI­MU­LA TRES ME­RI­DIA­NOS VI­TA­LES: EL DE CO­RA­ZÓN, PE­RI­CAR­DIO Y PUL­MÓN”

bien­do has­ta el pun­to Tan Zhong, si­tua­do en­tre los pe­chos y lue­go a Yin Tang (Fo­to 3) .

Al lle­gar a Yin Tang, co­lo­car am­bos de­dos pul­ga­res so­bre las ce­jas (iz­quier­da y de­re­cha) y des­pla­zar­los ha­cia las sie­nes. En el mo­vi­mien­to se de­be ro­tar los de­dos has­ta ma­sa­jear con su par­te su­pe­rior y sin pa­rar se con­ti­núa apo­yan­do el per­fil de los de­dos ín­di­ce (Fo­to 4). Con es­te mo­vi­mien­to se ex­pan­de la ener­gía del ce­re­bro.

Con­ti­nuan­do con el mo­vi­mien­to an­te­rior se lle­ga has­ta las cla­ví­cu­las (Fo­to 5) Los de­dos se des­pla­zan has­ta lle­gar a am­bos hom­bros (Fo­to 6), y se­gui­mos ma­sa­jean­do la par­te in­ter­na de los bra­zos (Fo­to 7) .

Por el bra­zo pa­san tres me­ri­dia­nos muy im­por­tan­tes del cuer­po, el de pul­món, que re­co­rre el bra­zo por el la­do in­terno del la­do don­de se en­cuen­tra el de­do pul­gar, has­ta la pun­ta. (Fo­to 8); el de pe­ri­car­dio, que re­co­rre la par­te me­dia del la­do in­terno del bra­zo y cul­mi­na en la pun­ta del de­do ma­yor (Fo­to 9) ; y el me­ri­diano de co­ra­zón, que re­co­rre el la­do in­terno del la­do del de­do me­ñi­que has­ta la pun­ta del la­do de aden­tro. (Fo­tos 10, 11 y 12) . La es­ti­mu­la­ción de­be co­men­zar­se des­de el plie­gue in­terno del co­do (Fo­to 13) y ter­mi­nar en el de­do que co­rres­pon­de a ca­da uno de ellos. El ma­sa­je ter­mi­na en las ma­nos (Fo­to 14).

Re­pe­tir de dos a seis ve­ces ca­da re­co­rri­do, de­pen­dien­do de la ener­gía que el adul­to pue­da pro­yec­tar.

Pro­ba­ble­men­te en las pri­me­ras se­sio­nes no sea una can­ti­dad sig­ni­fi­ca­ti­va, por lo tan­to la se­rie a re­pe­tir se­rá ma­yor.

Al fi­na­li­zar es­ta par­te del tra­ta­mien­to, ma­sa­jear el cuer­po con am­bas pal­mas, re­cor­dar que siem­pre se de­be res­pe­tar la cir­cu­la­ción de la ener­gía. Par­tir des­de los hom­bros, pa­sar por el pe­cho, de­jar un es­pa­cio li­bre en la pal­ma que ba­ja ma­sa­jean­do sua­ve­men­te a am­bos la­dos de la li­nea me­dia. Pa­sar por Dan Tien y se­guir ba­jan­do por el la­do de afue­ra de las pier­nas has­ta los pies (Fo­tos 15,16,17 y 18).

Con el be­bé bo­ca aba­jo:

El ob­je­ti­vo de es­ta se­rie es le­van­tar la ener­gía del be­bé, for­ta­le­cer y ar­mo­ni­zar sus ór­ga­nos. El mo­vi­mien­to de­be rea­li­zar­se se­gún la for­ma Nie Ji Fa, que con­sis­te en pe­lliz­car la piel y ,sin sol­tar­la, rea­li­zar un re­co­rri­do en zig-zag, de iz­quier­da a de­re­cha.

Pa­ra le­van­tar la ener­gía de los pul­mo­nes se to­ma la zo­na ubi­ca­da en­tre las 1°,2° y 3° vér­te­bras dor­sa­les (Fo­to 19 y 20). Tam­bién es muy útil ma­sa­jear es­ta zo­na cuan­do el be­bé es­tá res­fria­do o con tos.

“SI ES­TÁ RES­FRIA­DO, ES­TI­MU­LAR EL BOR­DE IN­TERNO DEL BRA­ZO DES­DE EL CO­DO HAS­TA EL EX­TRE­MO DEL DE­DO PUL­GAR PA­RA QUE ELI­MI­NE LAS FLE­MAS”

Lue­go ma­sa­jear la zo­na com­pren­di­da en­tre la 4°,5° y 6° vér­te­bras dor­sa­les pa­ra que flu­ya la ener­gía del co­ra­zón (Fo­to 21).

A la al­tu­ra de la 7°y 8° ver­te­bra dor­sal, (Fo­to 22) coin­ci­den­te­men­te con los ex­tre­mos in­fe­rio­res del omó­pla­to se en­cuen­tra el pun­to de san­gre. Es­ti­mu­lan­do es­te pun­to por se for­ta­le­ce la san­gre y las de­fen­sas del or­ga­nis­mo.

Si lo que que­re­mos es es­ti­mu­lar el pro­ce­so di­ges­ti­vo, en­ton­ces ten­dre­mos que ma­sa­jear el tra­mo com­pren­di­do en­tre la 9°,10°,11°,12° vér­te­bra dor­sal (Fo­to 23) , que co­rres­pon­den al es­tó­ma­go y al hí­ga­do. Es­ti­mu­lan­do la 4 ° y 5° vér­te­bra lum­bar y el sa­cro se lo­gra­rá re­gu­la­ri­zar el in­tes­tino, es­pe­cial­men­te en cua­dros de dia­rrea o cons­ti­pa­ción.

Lue­go de apli­car la for­ma Nie Ji Fa, se de­be ma­sa­jear la ca­be­za. Co­men­zar por el pun­to Pa­la­cio de vien­to (Feng Fu), ubi­ca­do en la ba­se del crá­neo. Se co­lo­ca un pul­gar a la de­re­cha y otro a la iz­quier­da y se des­pla­zan en for­ma as­cen­den­te am­bos de­dos a la vez. El mo­vi­mien­to es en for­ma de es­pi­ral (Fo­tos 24, 25 y 26) y el ob­je­ti­vo reac­ti­var la ener­gía

del ce­re­bro.

Ter­mi­nar la se­sión con un ma­sa­je re­la­jan­te de pies (Fo­tos 27 y 28), in­sis­tien­do en el pun­to Jing Gu, co­rres­pon­dien­te al ori­gen del me­ri­diano de la ve­ji­ga y re­la­cio­na­do es­tre­cha­men­te con la es­ti­mu­la­ción ce­re­bral (Fo­to 29).

Pa­ra las nanas fre­cuen­tes

Más allá de es­ta se­rie de ma­sa­jes in­te­gra­les, a ve­ces nos en­con­tra­mos fren­te a emer­gen­cias que re­quie­ren un ali­vio rá­pi­do has­ta que po­da­mos acu­dir al es­pe­cia­lis­ta. Pa­ra es­tos ca­sos exis- ten tam­bién ma­sa­jes que pue­den ayu­dar.

“Si el be­bé tie­ne fie­bre hay que ma­sa­jear el bra­zo por el la­do ex­terno, des­de el co­do has­ta el de­do me­ñi­que (me­ri­diano de co­ra­zón), ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Cuan­do sube el Fue­go, el co­ra­zón la­te más rá­pi­do y es ne­ce­sa­rio ha­cer fluir más de ener­gía, de es­te mo­do el co­ra­zón tra­ba­ja­rá me­jor ha­cien­do que la fie­bre des­cien­da.

Tam­bién es fre­cuen­te que el be­bé no lo­gre con­ci­liar el sue­ño cuan­do es­tá in­quie­to. En es­te ca­so hay que es­ti­mu­lar el me­ri­diano de pe­ri­car­dio con am­bos pul­ga­res, de iz­quier­da a de­re­cha, co­mo si se es­tu­vie­se abrien­do la piel, re­co­rrien­do des­de el co­do has­ta la pun­ta del de­do ma­yor (Fo­to 30).

Si los do­lo­res de ba­rri­ga los po­nen mo­les­tos, en­ton­ces re­cu­rrir al pun­to lla­ma­do Bo­ca de Ti­gre (Fo­to 31), es el pun­to de ori­gen del in­tes­tino grue­so y es efec­ti­vo pa­ra re­gu­la­ri­zar el sis­te­ma di­ges­ti­vo”, con­clu­ye Liu Ming

Agra­de­ce­mos la ines­ti­ma­ble co­la­bo­ra­ción de Gua­da­lu­pe y Gon­za­lo, pa­pás de María Gua­da­lu­pe, la her­mo­sa mo­de­lo de es­ta no­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.