Los me­jo­res Ma­sa­jis­tas

TAO - Tomo III - - Nota De Tapa -

“Es im­por­tan­te com­pren­der que na­die na­ció sa­bien­do ni sien­do mé­di­co, pe­ro to­do se aprende en la vi­da. Cuan­do yo era muy jo­ven pen­sa­ba que de­bía pre­pa­rar­me pa­ra cui­dar en to­do sen­ti­do a mi fa­mi­lia y en es­pe­cial a mis hi­jos, por eso es­tu­dié mu­cho. To­dos los pa­dres ne­ce­si­ta­mos te­ner al­gu­nos co­no­ci­mien­tos bá­si­cos de me­di­ci­na, es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad; no po­de­mos de­jar to­do en ma­nos de los mé­di­cos, es­pe­cial­men­te cuan­do nues­tro hi­jo es­tá en­fer­mo.

Yo na­cí bas­tan­te des­pués de la fe­cha que el mé­di­co le ha­bía an­ti­ci­pa­do a mi ma­má y te­nía los pies muy do­bla­dos ha­cia arri­ba. En ese mo­men­to el mé­di­co reali­zó un pro­nós­ti­co po­co alen­ta­dor: no iba a po­der ca­mi­nar y les acon­se­jó a mis pa­dres es­pe­rar unos años y ope­rar­me. Mi ca­be­za tam­po­co te­nía una for­ma nor­mal. Mi abue­la, una mu­jer de cam­po, es­cu­chó la si­tua­ción y to­mó la de­ci­sión de tra­tar­me se­gún sus co­no­ci­mien­tos. Co­men­zó con un tra­ta­mien­to bas­tan­te par­ti­cu­lar que con­sis­tía en co­lo­car­me toa­llas con agua ti­bia en los pies y en la ca­be­za; lue­go me ma­sa­jea­ba du­ran­te un lar­go

ra­to res­pe­tan­do la cir­cu­la­ción de los me­ri­dia­nos. Hi­zo es­to du­ran­te va­rias se­ma­nas, has­ta que tan­to los pies co­mo la ca­be­za to­ma­ron su for­ma na­tu­ral. Y mí­ren­me aho­ra, ¡gra­cias a la de­ter­mi­na­ción y el amor de mi abue­la lo­gré ser cam­peón del mun­do en ar­tes mar­cia­les!

Cuan­do exis­te el amor na­da es di­fí­cil de apren­der, yo in­sis­to mu­cho en es­te pun­to. Y por eso le acon­se­jo a los pa­dres que ad­quie­ran los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra cui­dar a sus ni­ños.

La me­jor so­lu­ción fren­te a un pro­ble­ma es la pre- pa­ra­ción de los pa­dres. El amor de es­tos a su hi­jo es in­com­pa­ra­ble con una per­so­na que tra­ba­ja rea­li­zan­do tra­ta­mien­tos. Ob­via­men­te siem­pre es bueno acu­dir a un pro­fe­sio­nal si uno no es­tá pre­pa­ra­do, pe­ro es­to no de­be­ría ser so­lo así, no hay que re­sig­nar­se pen­san­do que uno no pue­de ha­cer na­da. Yo pien­so que to­dos los pa­dres de­be­rían sa­ber có­mo ayu­dar a sus hi­jos y te­ner la ca­pa­ci­dad de ha­cer­lo ellos mis­mos. Un buen tra­ta­mien­to he­cho con amor y de­di­ca­ción es la me­jor te­ra­pia que pue­de ha­ber.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.