LOS SA­BO­RES DE LA ENER­GÍA

TAO - Tomo III - - Alimentación -

La sen­sa­ción de in­co­mo­di­dad, la an­sie­dad y el mal hu­mor pue­den ser sín­to­mas del ex­ce­so de Fue­go, des­equi­li­brio or­gá­ni­co cau­san­te de mu­chos ma­les. Có­mo con­tra­rres­tar­lo apro­ve­chan­do la na­tu­ra­le­za de los ali­men­tos.

El ex­ce­so de Fue­go o Yang en el or­ga­nis­mo es el cau­san­te de mu­chos des­equi­li­brios que si no se to­man a tiem­po pue­den pro­vo­car en­fer­me­da­des gra­ves”, afir­ma el maes­tro Liu Ming. Y es­ta de­fi­ni­ción tan ca­te­gó­ri­ca es la esen­cia de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, que to­ma co­mo prin­ci­pio fun­da­men­tal man­te­ner siem­pre el equi­li­brio Yin–yang.

Pe­ro, ¿có­mo se ha­ce pa­ra re­co­no­cer tal fal­ta de ar­mo­nía? Los pri­me­ros in­di­cios son la sen­sa­ción de in­co­mo­di­dad, la an­sie­dad y mal hu­mor, sín­to­mas inequí­vo­cos de que el Fue­go in­terno sube. Si es­to ocu­rre, es ne­ce­sa­rio ha­cer una au­to­eva­lua­ción pa­ra de­ter­mi­nar cuál es el ori­gen del ex­ce­so.

Pa­ra rea­li­zar ese pre­ci­so diag­nós­ti­co hay que te­ner en cuen­ta que pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na exis­ten dos ti­pos de Fue­go: va­cío o lleno.

“Cuan­do se ha­bla de va­cío se ha­ce re­fe­ren­cia a la au­sen­cia o de­bi­li­dad de la ener­gía de­re­cha; si se di­ce lleno, sig­ni­fi­ca que la ener­gía co­rrup­ta ocu­pa más es­pa­cio que la de­re­cha. El pri­me­ro es pro­vo­ca­do por la fal­ta de des­can­so, que ha­ce per­der el equi­li­brio y de­bi­li­ta. A su vez, es­ta si­tua­ción pue­de te­ner dos orí­ge­nes. Uno es el Yin dé­bil, y en­ton­ces du­ran­te el de día pue­de sen­tir­se ca­lor, lue­go frío y trans­pi­rar en for­ma ex­ce­si­va en la no­che. Fre­cuen­te­men­te se pier­de pe­so, la len­gua y la gar­gan­ta se se­can; el pul­so es fino y rá­pi­do. En es­te ca­so se­rá fun­da­men­tal apli­car un tra­ta­mien­to pa­ra re­cu­pe­rar el lí­qui­do y to­ni­fi­car la san­gre y re­for­zar el Yin.

El otro es el Chi dé­bil, y en es­te ca­so el cuer­po se des­hi­dra­ta, se sien­te aver­sión al frío y al vien­to, y ma­yor co­mo­di­dad cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras son ele­va­das; apa­re­ce el can­san­cio ex­ce­si­vo, po­cas ga­nas de ha­blar y la res­pi­ra­ción es cor­ta. Se sue­le trans­pi­rar mu­cho, la ori­na es trans­pa­ren­te, el pul­so dé­bil, la len­gua po­see un co­lor cla­ro y las molestias se in­ten­si­fi­can al me­dio­día. El tra­ta­mien­to con­sis­te en re­cu­pe­rar el Chi y, re­for­zan­do el ri­ñón”.

El Fue­go lleno pue­de ser pro­vo­ca­do por la con­ta­mi­na­ción del me­dio am­bien­te, que ter­mi­na in­to­xi­can­do al or­ga­nis­mo, la ma­la ali­men­ta­ción y el es­trés. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes fí­si­cas son im­pa­cien­cia y ner­vio­sis­mo, ojos irri­ta­dos, ori­na ama­ri­lla, len­gua ro­ja, tos, vó­mi­tos, pul­so ace­le­ra­do y pue­de apa­re­cer fie­bre.

El Fue­go y los ór­ga­nos

Co­mo men­cio­na­mos, el ex­ce­so de Yang pro­vo­ca un des­equi­li­brio ge­ne­ral, pe­ro a su vez, ca­da ór­gano se ve afec­ta­do de un mo­do en par­ti­cu­lar.

Co­ra­zón: des­en­ca­de­na un es­ta­do de an­sie­dad y mal hu­mor. Si el Fue­go es va­cío pue­den apa­re­cer es­ta­dos fe­bri­les, que di­fi­cul­tan el des­can­so por la no­che; la bo­ca se se­ca y se trans­pi­ra mu­cho. Si es lleno, apa­re­cen

bu­ca­les, la len­gua se tor­na ro­ji­za, la ori­na sue­le te­ner olor y co­lor muy fuer­tes y el pul­so es rá­pi­do.

Pul­món: el sín­to­ma es la tos se­ca o con fle­ma e hi­los de san­gre; do­lor de gar­gan­ta y dis­fo­nía, ca­lor y trans­pi­ra­ción noc­tur­na.

Ba­zo: si es por Fue­go va­cío se ten­drá tos per­sis­ten­te, fal­ta de ape­ti­to, cons­ti­pa­ción, in­fla­ma­ción del ab­do­men y la len­gua de tor­na­rá de un tono ro­jo in­ten­so.

Si es por Fue­go lleno, se sen­ti­rá un sa­bor amar­go en la bo­ca y la len­gua se ta­pi­za­rá con una ca­pa ama­ri­lla; la cons­ti­pa­ción es otro de los pro­ble­mas re­cu­rren­tes.

Hí­ga­do: el Fue­go he­pá­ti­co con­su­me los lí­qui­dos, pro­vo­ca do­lor de ca­be­za, ma­reos, enojo per­ma­nen­te y di­fi­cul­tad pa­ra con­ci­liar el sue­ño. La bo­ca se re­se­ca y pue­de apa­re­cer mal alien­to.

Ri­ñón: los sín­to­mas más co­mu­nes son ma­reos, náu­seas, zum­bi­dos, fal­ta de au­di­ción e in­som­nio. Tam­bién hay pér­di­das de pe­so y de pe­lo, sen­sa­ción de pier­nas pe­sa­das y se aflo­jan los dien­tes.

Los ali­men­tos co­mo so­lu­ción

Cuan­do el or­ga­nis­mo tie­ne mu­cho Fue­go ne­ce­si­ta al­go que lo re­fres­que, pe­ro es­te con­cep­to no se re­la­cio­na con el frío sino con la na­tu­ra­le­za de los ali­men­tos. En prin­ci­pio de­be te­ner­se en cuen­ta que las por­cio­nes de car­ne de­ben ser me­no­res que las de ve­ge­ta­les, por­que su na­tu­ra­le­za es ca­lien­te. El pes­ca­do, con­tra­ria­men­te a lo que sue­le su­po­ner­se, tam­bién in­cre­men­ta la ener­gía Yang. Las ver­du­ras, en cam­bio, ace­le­ran el trán­si­to in­tes­ti­nal, fun­da­men­tal pa­ra ba­jar el Fue­go, lo mis­mo que el to­fu. La ma­ne­ra de co­ci­nar los ali­men­tos tam­bién pue­de cam­biar su na­tu­ra­le­za. El fue­go len­to y pro­lon­ga­do ba­ja­rá el Fue­go; fuer­te y por po­co tiem­po, lo su­birá, lo mis­mo que freír­los.

Na­tu­ra­le­za, sa­bor y co­lor

La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na cla­si­fi­có a los ali­men­tos por su na­tu­ra­le­za, co­lor y sa­bor, y a par­tir sus efec­tos so­bre el or­ga­nis­mo. Se­gún su na­tu­ra­le­za pue­den ser fríos, fres­cos, neu­tros, tem­pla­dos o ca­lien­tes.

√Los fríos y fres­cos son con­si­de­ra­dos Yin y co­mo ta­les re­fres­can, hi­dra­tan y tran­qui­li­zan. Con­tra­rres­tan el ex­ce­so de Yang. Ejem­plos: pe­ras, me­lón, san­día, es­pá­rra­gos, apio, dien­te de león, pe­pi­nos y le­chu­ga.

√Los ca­lien­tes y tem­pla­dos son de na­tu­ra­le­za Yang y co­mo ta­les ca­lien­tan, dan ener­gía y ac­ti­van el me­ta­bo­lis­mo. Se uti­li­zan pa­ra con­tra­rres­tar el ex­ce­so de Yin o pa­ra ac­ti­var el Yang. Ejem­plos: ajo, ce­bo­lla, ají, nue­ces, al­men­dras, tri­go sa­rra­ceno, ca­ne­la, cla­vo, hi­noin­fec­cio­nes

jo, anís es­tre­lla­do, pi­mien­ta y to­mi­llo.

Se­gún su sa­bor, los ali­men­tos pue­den ser dul­ces, neu­tros, áci­dos, amar­gos o sa­la­dos.

√Dul­ces: le­van­tan la ener­gía, tonifican y pro­mue­ven la pro­duc­ción de san­gre. Pue­den ser de na­tu­ra­le­za fría o ca­lien­te. Su con­su­mo en ex­ce­so ge­ne­ra hu­me­dad y fle­ma. En­tre los dul­ces de na­tu­ra­le­za fría es­tán la ba­na­na, el po­me­lo, el me­lón y la san­día,. La pe­ra, man­za­na, man­da­ri­na, na­ran­ja, le­chu­ga, pe­pino, to­ma­te, acel­ga, es­pi­na­ca, be­rro, es­pá­rra­go, apio, be­ren­je­na, el tri­go, maíz, centeno, men­ta, man­za­ni­lla, el té ver­de, son dul­ces, pe­ro de na­tu­ra­le­za fres­ca. Dul­ces y neu­tros: hi­gos, uvas, da­mas­co, ci­rue­la, man­go, pa­pas, ba­ta­tas, za­naho­rias, co­li­flor, bró­co­li, ar­ve­jas, re­mo­la­cha, chau­chas, ca­la­ba­za, za­pa­llo, ce­ba­da, arroz y mi­jo, gar­ban­zos, len­te­jas, sé­sa­mo, se­mi­llas de gi­ra­sol, ma­ní, al­men­dras, que­so, le­che, hue­vo co­ci­do y miel.

Dul­ces y tem­pla­dos: du­razno, ce­re­za, ananá, dá­ti­les, co­co, nue­ces, cas­ta­ñas, pue­rro, ce­bo­lla, ave­na, le­che de ca­bra, man­te­ca, anís, ro­me­ro, oré­gano, pe­re­jil. Dul­ces y ca­lien­tes: tri­go sa­rra­ceno, ajo, hi­no­jo, ca­ne­la, cla­vo de olor y gin­seng.

√Aci­do: es de na­tu­ra­le­za Yin, as­trin­gen­te y des­in­to­xi­can­te. Son el li­món, po­me­lo, man­da­ri­na y na­ran­ja, du­raz­nos, to­ma­te, fru­ti­llas, man­za­na, da­mas­cos, ananá, uvas, ci­rue­las, man­gos, que­so (de na­tu­ra­le­za neu­tra), el vinagre y las gro­se­llas.

√Pi­can­te: son de na­tu­ra­le­za Yang por­que le­van­tan la ener­gía, ayu­dan a la cir­cu­la­ción de la san­gre y a en­trar en ca­lor. Tam­bién pue­den ser de na­tu­ra­le­za fría, neu­tra, tem­pla­da o ca­lien­te. Los fres­cos: men­ta, ra­ba­ni­to, be­rro y be­ren­je­na. La za­naho­ria es con­si­de­ra­da dul­ce y pi­can­te de na­tu­ra­le­za neu­tra, al igual que el aza­frán. Son pi­can­tes tem­pla­dos el co­mino, el jen­gi­bre fres­co (no se­co), hi­no­jo, pe­re­jil, to­mi­llo, oré­gano, ro­me­ro, sal­via, va­le­ria­na, ce­bo­lla. Y ca­lien­tes: cla­vo de olor, ca­ne­la, jen­gi­bre se­co, pi­mien­ta y el ajo.

√Amar­go: con­su­mi­do en can­ti­da­des mo­de­ra­das to­ni­fi­ca el co­ra­zón. Es de na­tu­ra­le­za Yin por­que ayu­da a se­car el or­ga­nis­mo fa­vo­re­cien­do la eli­mi­na­ción de hu­me­dad y fle­mas.

Amar­gos fres­cos: cer­ve­za de tri­go, té ver­de y ne­gro, dien­te de león, achi­co­ria, apio, le­chu­ga, rá­ba­nos, pe­pino, be­rro, es­pi­na­cas, na­bo, en­di­vias, es­pá­rra­gos y el centeno. Neu­tros: la man­za­ni­lla, la al­fal­fa y el mi­jo. Tem­pla­dos: ca­fé, to­mi­llo, oré­gano, va­le­ria­na, vino y la cás­ca­ra de man­da­ri­na.

√Sa­la­do: en can­ti­da­des mo­de­ra­das to­ni­fi­ca los ri­ño­nes, pe­ro su uso ex­ce­si­vo los da­ña. Es de na­tu­ra­le­za Yin y ha­ce des­cen­der la ener­gía. Sa­la­dos y neu­tros: al­gas kom­bu, ye­ma de hue­vo, ce­ba­da y mi­jo. Las cas­ta­ñas son sa­la­das-tem­pla­das y el ajo es sa­la­do-ca­lien­te.

El co­lor de los ali­men­tos se re­la­cio­na con sus com­po­nen­tes y, por lo tan­to, con los be­ne­fi­cios que le apor­tan al or­ga­nis­mo.

√Ro­jo: las fru­tas y ve­ge­ta­les de co­lor ro­jo ade­más de ser muy nu­tri­ti­vos ayu­dan a te­ner el co­ra­zón sano, for­ta­le­cen el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y re­du­cen el ries­go de pa­de­cer cán­cer. Ejem­plos: fru­ti­llas, cerezas, san­día, uvas ro­jas, pi­mien­tos ro­jos, to­ma­tes y el rui­bar­bo.

√Ama­ri­llo y na­ran­ja: pro­por­cio­nan nu­trien­tes esen­cia­les que for­ta­le­cen la vis­ta y pre­vie­nen el cán­cer. En­tre ellos se en­cuen­tran las za­naho­rias, el du­razno, el man­go, el me­lón, los pi­mien­tos ama­ri­llos y las ba­ta­tas.

√Ver­de: tie­nen pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes que com­ba­ten el da­ño ce­lu­lar. Al­gu­nos de ellos son: ki­wi, pal­ta, bró­co­li, pi­mien­tos ver­des y ver­du­ras de ho­jas.

√Azu­les y ne­gros: for­ta­le­cen el ce­re­bro y la sa­lud men­tal, pre­vie­nen la pér­di­da de la me­mo­ria y el cán­cer, ya que son an­ti­oxi­dan­tes. Ejem­plos: arán­dano, mo­ra, ci­rue­la, be­ren­je­na y re­po­llo mo­ra­do.

√Blan­cos: for­ta­le­cen el sis­te­ma in­mu­ne, pre­vie­nen el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, res­tau­ran la piel y com­ba­ten las in­fec­cio­nes. Con­tri­bu­yen a te­ner una bue­na vi­sión, cal­mar las emo­cio­nes, re­gu­lar el co­les­te­rol y dis­mi­nuir el ries­go de pa­de­cer cán­cer. Ejem­plos: hon­gos, co­li­flor, ce­bo­lla, na­bo y po­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.