UN NO­BEL PA­RA LA ME­DI­CI­NA CHI­NA

TAO - Tomo III - - Reconocimiento -

Cuan­do el pa­sa­do 6 de oc­tu­bre la Aca­de­mia Sue­ca anun­ció que los ga­na­do­res del pre­mio No­bel de Me­di­ci­na 2015 eran el mi­cro­bió­lo­go ir­lan­dés Wi­lliam Camp­bell, su co­le­ga ja­po­nés Sa­tos­hi Omu­ra y la far­ma­có­lo­ga chi­na You­you Tu, mu­chos ce­le­bra­ron que el má­xi­mo tri­bu­nal de las cien­cias mun­dial ha­ya al fin po­sa­do sus ojos en in­ves­ti­ga­do­res que con­tri­bu­ye­ron a sal­var mi­les de vi­das. Pe­ro de lo que po­cos se per­ca­ta­ron era que la in­clu­sión de You­you Tu en la ter­na im­pli­ca­ba tam­bién un re­co­no­ci­mien­to ex­plí­ci­to a la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na. Es que es­ta cien­tí­fi­ca de 84 años es la pri­me­ra en su es­pe­cia­li­dad que ha lo­gra­do un Pre­mio No­bel gra­cias a sus in­ves­ti­ga­cio­nes y al des­cu­bri­mien­to de un tra­ta­mien­to efi­caz con­tra la ma­la­ria a ba­se del ex­trac­to de la plan­ta de ajen­jo dul­ce o ar­te­mi­sia an­nua, co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo ar­te­mi­sa, y com­po­nen­te de los ci­ga­rros de mo­xa, ele­men­to muy uti­li­za­do en la me­di­ci­na tra­di­cio­nal de su país y cu­yos be­ne­fi­cios he­mos va­rias ve­ces re­sal­ta­do des­de las pá­gi­nas de Tao.

You­you Tu co­men­zó su in­ves­ti­ga­ción ba­sán­do­se en an­ti­guos tex­tos mé­di­cos chi­nos y re­me­dios po­pu­la­res. Re­co­lec­tó

La Aca­de­mia Sue­ca re­co­no­ció es­te año la la­bor de You­you Tu, una in­ves­ti­ga­do­ra chi­na que ba­sán­do­se en an­ti­guas re­ce­tas de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal, lo­gró una cu­ra pa­ra la ma­la­ria.

apro­xi­ma­da­men­te 2000 for­mu­las a par­tir de las cua­les su equi­po ela­bo­ró 380 ex­trac­tos ve­ge­ta­les, uno de es­tos fue el de la plan­ta de ar­te­mi­sa, cu­yo in­gre­dien­te ac­ti­vo se con­vir­tió en el tra­ta­mien­to más efi­caz y se­gu­ro con­tra la ma­la­ria, una en­fer­me­dad que afec­ta a más de 200 mi­llo­nes y ma­ta a más de 500.000 per­so­nas al año, prin­ci­pal­men­te des­am­pa­ra­dos ni­ños afri­ca­nos.

La in­ves­ti­ga­ción

Ha­ce 4 años la aho­ra pre­mia­da cien­tí­fi­ca em­pe­zó a ha­cer­se co­no­ci­da gra­cias a una pu­bli­ca­ción en New Scien­tist so­bre sus tra­ba­jos pa­ra erra­di­car la ma­la­ria; sin em­bar­go, la in­ves­ti­ga­ción na­ció va­rias dé­ca­das atrás. En épo­cas de la Re­pú­bli­ca de Chi­na de Mao Ze­dong, exis­tía una ne­ce­si­dad apre­mian­te, sal­var de la ma­la­ria a uno de sus alia­dos po­lí­ti­cos, es de­cir, Viet­nam del Nor­te, que se en­con­tra­ba en gue­rra con los Es­ta­dos Uni­dos y Viet­nam del Sur. Has­ta ese mo­men­to (1967), pa­ra com­ba­tir es­ta en­fer­me­dad se usa­ba la clo­ro­qui­na, pe­ro es­te me­di­ca­men­to es­ta­ba em­pe­zan­do a mos­trar los pri­me­ros sig­nos de re­sis­ten­cia. Pa­ra tra­tar de de­te­ner la epi­de­mia, Mao or­ga­ni­zó un am­bi­cio­so pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción se­cre­to con el nom­bre 523 (un có­di­go que sim­ple­men­te in­di­ca la fe­cha de ini­cio de la in­ves­ti­ga­ción: 23 de ma­yo de 1967). Du­ran­te dos años, cien­tos de cien­tí­fi­cos se abo­ca­ron al te­ma pe­ro sin re­sul­ta­dos sig­ni­fi­ca­ti­vos. El lí­der chino fue a la Aca­de­mia de Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal en Bei­jing y You­you­tu, in­ves­ti­ga­do­ra, fue de­sig­na­da pa­ra su­per­vi­sar el pro­yec­to.

No fue una ta­rea fá­cil: “Cuan­do em­pe­cé, ya ha­bían si­do pro­ba­dos 240.000 com­pues­tos en Chi­na y los EE.UU., sin re­sul­ta­dos po­si­ti­vos”, ex­pli­có Tu. Jun­to con tres ayu­dan­tes, reunie­ron 2.000 re­ce­tas de la an­ti­gua me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na y a par­tir de ellas, desa­rro­lla­ron 380 pre­pa­ra­dos na­tu­ra­les pa­ra ser pro­ba­dos en ra­to­nes in­fec­ta­dos. Uno de ellos, un ex­trac­to de Ar­te­mi­sia an­nua, re­co­men­da­do en una re­ce­ta de ha­ce 1600 años, mos­tró cier­ta efi­ca­cia con­tra las fie­bres in­ter­mi­ten­tes de la ma­la­ria. Así co­men­za­ron a rea­li­zar es­tu­dios más pro­fun­dos ba­sa­dos en es­ta plan­ta y lo­gra­ron un com­pues­to que pro­ba­ron en en­fer­mos. Pa­sa­das las 30 ho­ras la fie­bre dis­mi­nu­yó y los pa­rá­si­tos des­apa­re­cie­ron de su san­gre. Los re­sul­ta­dos de Tu se pu­bli­ca­ron en 1977, cuan­do el fer­vor de la re­vo­lu­ción cul­tu­ral chi­na se ha­bía de­bi­li­ta­do. Sin em­bar­go, su des­cu­bri­mien­to se si­guió uti­li­zan­do de ma­ne­ra efi­caz, in­clu­so com­bi­na­do con otros an­ti­pa­lú­di­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.