FA LI, LA QUIN­TA PUER­TA DE LA SA­LUD

TAO - Tomo III - - I Chuan -

Si­guien­do con la téc­ni­ca idea­da por Wang Xiang Zhai, gran maes­tro de las ar­tes mar­cia­les y crea­dor del I Chuan, téc­ni­ca que per­mi­te or­ga­ni­zar la ener­gía or­gá­ni­ca en re­la­ción con las emo­cio­nes, in­dis­pen­sa­ble pa­ra man­te­ner ale­ja­das las en­fer­me­da­des, pre­sen­ta­mos en es­ta oca­sión los mo­vi­mien­tos de la quin­ta for­ma de las Sie­te Puer­tas Ma­ra­vi­llo­sas.

Co­men­za­re­mos vien­do dos pos­tu­ras de Zhan Zhuang por­que sir­ven de ini­cio a los otros mo­vi­mien­tos de Fa Li (fuer­za del gol­pe).

“Es­ta se­rie de ejer­ci­cios ayu­da a for­ta­le­cer la cir­cu­la­ción del Chi, a mar­car el ca­mino que re­co­rre por el or­ga­nis­mo por­que hay que ser ca­da vez más pre­ci­sos en es­te as­pec­to, pa­ra no des­per­di­ciar ener­gía, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Cuan­do la res­pi­ra­ción se con­cen­tra, el in­ter­cam­bio de la cir­cu­la­ción es más rá­pi­do, por es­to es que sube el pul­so. Pe­ro a di­fe­ren­cia de otros ejer­ci­cios don­de uno que­da agi­ta­do, aquí el pul­so sube pe­ro la res­pi­ra­ción per­ma­ne­ce en ar­mo­nía con el cuer­po. Y es­to se de­be a que la fuer­za que se pro­du­ce no gas­ta el Chi del cuer­po, sino que lo trans­for­ma”.

To­dos es­tos mo­vi­mien­tos res­pe­tan la cir­cu­la­ción del Chi por los me­ri­dia­nos y el in­ter­cam­bio de Yin Yang.

En nú­me­ros an­te­rio­res pre­sen­ta­mos las dis­tin­tas for­mas del I Chuan, téc­ni­ca in­te­gral que per­mi­te ar­mo­ni­zar la ener­gía or­gá­ni­caen re­la­ción con las emo­cio­nes. Aquí mos­tra­mos la quin­ta for­ma de las de­no­mi­na­das Sie­te Puer­tas Ma­ra­vi­llo­sas.

Cuan­do Yin ex­pan­de es por Yang pu­ro aden­tro de Yin, y cuan­do Yang cu­bre el cuer­po es por Yin pu­ro que lle­na a Yang.

“Pa­ra en­ten­der­lo te­ne­mos que pen­sar en el di­bu­jo que re­pre­sen­ta al Yin Yang (Tai Chi). Yin pu­ro es el círcu­lo ne­gro que se en­cuen­tra aden­tro de la par­te blan­ca (Yang) y Yang pu­ro es el círcu­lo blan­co que se en­cuen­tra aden­tro de la par­te ne­gra (Yin)”.

Co­mo ya he­mos vis­to, los me­ri­dia­nos que re­co­rren el cuer­po man­tie­nen una di­rec­ción de cir­cu­la­ción que se de­be res­pe­tar pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo. El Chi sube por la par­te in­ter­na y ba­ja por la su­per­fi­cie. Es­to se de­be man­te­ner al rea­li­zar to­dos los ejer­ci­cios.

“Por es­to es que el cen­tro del pe­ri­neo sos­tie­ne ha­cia arri­ba, por­que es­tá uni­do a la cir­cu­la­ción in­ter­na que sube por el me­dio del cuer­po; cuan­do vuel­ve por afue­ra lle­ga has­ta los pies des­de los de­dos chi­cos has­ta el de­do gor­do, y es­te es el sen­ti­do que de­be man­te­ner la ro­ta­ción na­tu­ral del cuer­po.

Con el Zhan Zhuang se tra­ba­ja el mo­vien­do in­terno y en el res­to de los ejer­ci­cios, ade­más de mo­ver in­ter­na­men­te el cuer­po, se tra­ba­ja so­bre los des­pla­za­mien­tos. Am­bos mo­vi­mien­tos tie­nen que es­tar en ar­mo­nía, tie­nen que lle­gar a ser uno so­lo, uno co­mo con­se­cuen­cia del otro”.

Zhan Zhuang Cai Ta (Pi­sar en­ros­can­do)

(Fo­to 1) En es­ta pos­tu­ra se bus­ca prac­ti­car el equi­li­brio in­terno y man­te­ner las es­pi­ra­les en el cuer­po. En prin­ci­pio se man­tie­ne to­do

el pe­so del cuer­po so­bre la pier­na de­re­cha, los bra­zos a la al­tu­ra de los hom­bros con las pal­mas mi­ran­do al cuer­po co­mo si se es­tu­vie­se abra­zan­do un ár­bol; la plan­ta del pie iz­quier­do apun­ta y apo­ya a ese tron­co que se abra­za. La pier­na de­re­cha, siem­pre fle­xio­na­da, se man­tie­ne co­mo en­ros­can­do el pie al pi­so jun­to con to­do el cuer­po, iz­quier­da apo­ya ha­cia ade­lan­te y tam­bién en­ros­ca, coor­di­nan­do el gi­ro del otro pie que es­tá apo­yan­do en el pi­so. Mien­tras se abra­za el ár­bol se ro­ta to­do el cuer­po des­de la plan­ta del pie de apo­yo, la pier­na, los bra­zos y la plan­ta del pie que es­tá le­van­ta­da. Se in­ha­la y se ex­ha­la por na­riz, el Chi sube por la par­te in­ter­na y vuel­va por la par­te su­per­fi­cial, se une la res­pi­ra­ción a la cir­cu­la­ción del Chi y se man­tie­ne la pos­tu­ra ejer­ci­tan­do la re­la­ción in­ter­na del cuer­po.

Deng Ta (Pa­tear en­ros­can­do)

(Fo­to 2) En es­te Zhan Zhuang se prac­ti­ca más cla­ra­men­te la fun­ción del pie co­mo si se fue­ra a pa­tear al­go. Con to­do el pe­so del cuer­po so­bre la pier­na iz­quier­da, tam­bién se abra­za el ár­bol, pe­ro se apo­ya el pie de ade­lan­te en el tron­co co­mo si despues se fue­ra a pa­tear ha­cia ade­lan­te. Se man­tie­ne la ro­ta­ción de am­bos pies res­pe­tan­do la cir­cu­la­ción del Chi, el eje del cuer­po en equi­li­brio mien­tras se man­tie­ne el pie iz­quier­do en­ros­can­do al pi­so y el pie de­re­cho al tron­co del ár­bol.

Fa Li Hun Tian Lei (Caos, cie­lo y trueno)

Es­te mo­vi­mien­to se ini­cia des­de la pos­tu­ra Hun Yuan Zhuang (Fo­to 3). Las pier­nas fle­xio­na­das, el cen­tro del cuer­po de­re­cho, las ma­nos ade­lan­te del cuer­po y los pies apun­tan­do a un mis­mo pun­to. Una vez que se ar­mo­ni­za la res­pi­ra­ción, se in­ha­la y se sube el cuer­po lle­van­do los bra­zos ha­cia arri­ba co­mo aga­rrán­do­se del cie­lo (Fo­to 4). Lue­go se ex­ha­la y se ba­ja el cuer­po jun­to a los bra­zos, sube co­mo si fue­ra un re­sor­te y ba­ja co­mo si se rom­pie­ra el re­sor­te vol­vien­do ha­cia aba­jo (Fo­to 5). Lue­go se

vuel­ve a la po­si­ción ini­cial de la fo­to 3, y se re­pi­te el ejer­ci­cio de am­bos la­dos.

Zheng Tian Lei (Tem­blar, cie­lo y trueno)

Es­ta se­rie de ejer­ci­cios se ini­cia des­de la pos­tu­ra Hun Yuan Zhuang (Fo­to 3). Se in­ha­la y se ex­pan­de el cuer­po. Gi­ra­mos ha­cia la de­re­cha, las ro­di­llas abren, y se pre­sio­na el cuer­po co­mo si fue­ra un re­sor­te a pun­to de sa­lir pa­ra arri­ba (Fo­to 6). Lue­go se ex­ha­la y se lle­van los bra­zos ha­cia arri­ba co­mo con­se­cuen­cia de la fuer­za ori­gi­na­da por la pre­sión de ese re­sor­te (Fo­to 7) . Vol­ve­mos a la po­si­ción ini­cial (fo­to 3), y se re­pi­te el ejer­ci­cio de am­bos la­dos.

Lao San Quan (Tres pu­ños an­ti­guos)

Es­ta se­rie de mo­vi­mien­tos se di­vi­de en tres par­tes: Zai Quan, Zhuan Quan y Beng Quan y con­sis­te en gol­pes que se rea­li­zan pa­ra ar­mo- ni­zar el ca­mino del Chi por el cuer­po. Con es­tos mo­vi­mien­tos se bus­ca for­ta­le­cer las fun­cio­nes del or­ga­nis­mo re­for­zan­do el ca­mino de la ener­gía y la unión.

Zai Quan (Pu­ño que cae)

Se ini­cia des­de la pos­tu­ra Hun Yuan Zhuang (fo­to 3). Am­bos pies apun­tan a un mis­mo pun­to bien plan­ta­dos en el pi­so y man­te­nien­do la ro­ta­ción. Nos con­cen­tra­mos en la re­la­ción in­ter­na del cuer­po, in­ha­la­mos y gi­ra­mos la ca­de­ra, el bra­zo de­re­cho acom­pa­ña el mo­vi­mien­to del cuer­po ro­tan­do en la mis­ma di­rec­ción y el iz­quier­do rea­li­za un gol­pe con el pu­ño ha­cia aba­jo mien­tras ex­ha­la­mos en di­rec­ción al mis­mo pun­to que apun­tan los pies. El mo­vi­mien­to es co­mo el agua que pa­sa por el río y lle­ga has­ta el bor­de de una cascada y cae, de la mis­ma ma­ne­ra se mue­ve el

“ES­TA SE­RIE DE EJER­CI­CIOS AYU­DA A FOR­TA­LE­CER LA CIR­CU­LA­CIÓN DEL CHI, A MAR­CAR EL CA­MINO QUE RE­CO­RRE POR EL OR­GA­NIS­MO”

cuer­po has­ta lle­gar el pun­to don­de el pu­ño cae ha­cia el mis­mo lu­gar que apun­tan los pies. La fuer­za del mo­vi­mien­to vie­ne des­de la raíz, de la ro­ta­ción de los pies; la ro­di­lla iz­quier­da ro­ta ha­cia aden­tro, la de­re­cha man­tie­ne la mis­ma ro­ta­ción pe­ro abre ha­cia afue­ra. Se mue­ve to­do el cuer­po des­de la plan­ta de los pies. No es so­lo mo­ver los bra­zos, sino las pier­nas, la ca­de­ra, la co­lum­na, to­do en un mo­vi­mien­to in­terno que si­gue la cir­cu­la­ción del Chi (Fo­to 8).

Lue­go se in­ha­la y se pa­sa el pe­so ade­lan­te al mis­mo tiem­po que se gi­ra la ca­de­ra pa­ra el otro la­do, el bra­zo iz­quier­do acom­pa­ña el gi­ro y el de­re­cho es el que rea­li­za el gol­pe ha­cia aba­jo, mien­tras ex­ha­la al mis­mo pun­to que apun­tan los pies (Fo­to9). En es­te ca­so la ro­di­lla de­re­cha es la que ro­ta ha­cia aden­tro y la iz­quier­da abre man­te­nien­do la mis­ma ro­ta­ción. En es­tos dos mo­vi­mien­tos la ro­ta­ción que pro­vie­ne des­de la plan­ta de los pies pa­sa por las pier­nas que tam­bién ro­tan y lle­gan has­ta los bra­zos man­te­nien­do el mis­mo sen­ti­do de ro­ta­ción que pre­ci­sa­men­te pa­sa por to­do el cuer­po. Lue­go se si­gue rea­li­zan­do el ejer­ci­cio de for­ma con­ti­nua ha­cia atrás y tambien ha­cia ade­lan­te gi­ran­do pa­ra un la­do y tambien pa­ra otro. En es­te ca­so el ejer­ci­cio se rea­li­za con el pie iz­quier­do ade­lan­te pe­ro lue­go de ha­cer va­rios mo­vi­mien­tos se de­be rea­li­zar tam­bién del otro la­do, con el pie de­re­cho ade­lan­te.

Zhuan Quan (Pu­ño que cru­za)

El sen­ti­do de la pa­la­bra zhuan, cru­zar, es co­mo cuan­do se pre­sio­na una pe­lo­ta ba­jo el agua es si­mi­lar a cuan­do se pre­sio­na una pe­lo­ta ba­jo el agua y des­pués se suel­ta.. La pe­lo­ta cru­za HA­CIA ARRI­BA DE la su­per­fi­cie. Des­de la pos­tu­ra Hun Yuan Zhuang (fo­to 3), el cuer­po man­tie­ne la mis­ma re­la­ción que en el ejer­ci­cio an­te­rior con el pie iz­quier­do ha­cia ade­lan­te. In­ha­la­mos y gi­ra­mos ha­cia la de­re­cha, la ca­de­ra con la fuer­za de la ro­ta­ción des­de la plan­ta de los pies, pe­ro en es­te ca­so el gol­pe se abre pa­so ha­cia arri­ba mien­tras se ex­ha­la, siem­pre en di­rec­ción al

“YIN PU­RO ES EL PUN­TO NE­GRO QUE SE EN­CUEN­TRA ADEN­TRO DE LA PAR­TE BLAN­CA (YANG) DEL DI­BU­JO DEL YIN YANG. EL PUN­TO BLAN­CO QUE SE EN­CUEN­TRA ADEN­TRO DE LA PAR­TE NE­GRA (YIN) ES YANG PU­RO”

mis­mo pun­to que se­ña­lan los pies (Fo­to 10) . Lue­go se in­ha­la y se pa­sa el pe­so ha­cia ade­lan­te, se ro­ta el cuer­po ha­cia el otro la­do ex­ha­lan­do y rea­li­zan­do despues el gol­pe ha­cia arri­ba con el bra­zo de­re­cho (Fo­to 11). Lue­go de rea­li­zar el ejer­ci­cio con el pie iz­quier­do ade­lan­te, se rea­li­za el mis­mo tiem­po con el pie de­re­cho ade­lan­te.

Beng Quan (Pu­ño que se­pa­ra la mon­ta­ña)

Co­men­za­mos nue­va­men­te des­de la pos­tu­ra Hun Yuan Zhuang (Fo­to 3). Se in­ha­la, el Chi del cuer­po ex­pan­de por la re­la­ción in­ter­na; ro­ta­mos el cuer­po en el mis­mo sen­ti­do de cir­cu­la­ción, las ro­di­llas y los bra­zos abren (Fo­to 12). Lue­go se une el Chi que sube, se pa­sa el pe­so ha­cia ade­lan­te y se ex­ha­la rea­li­zan­do el gol­pe con am­bos pu­ños (Fo­to 13). Si bien se ma­ne­ja el cuer­po des­de el Tan Tien, la fuer­za siem­pre vie­ne des­de la raíz, pre­ci­sam­ne­te des­de la tierra que se pisa. Des­de los pies se apro­ve­cha la cir­cu­la­ción de la ener­gía del cuer­po pa­ra rea­li­zar el mo­vi­mien­to. Cuan­do se in­ha­la el cuer­po ex­pan­de y cuan­do ex­ha­la se rea­li­za el gol­pe con los pu­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.