EL EJÉR­CI­TO DE TE­RRA­CO­TA

TAO - Tomo III - - Cultura -

El mau­so­leo de Qin es un si­tio de gran in­te­rés cul­tu­ral por­la can­ti­dad y ca­lidd de obras ar­queo­ló­gio­cas que ofre­ce. Pe­ro la his­to­ria de su cons­truc­ción es­ta te­ji­da por la tra­ge­dia.

En el no­roes­te de Chi­na, a 30 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Xian, pro­vin­cia de Shaan­xi, se en­cuen­tra el mau­so­leo de Qin, si­tio de in­te­rés cul­tu­ral al que con­cu­rren mi­les de tu­ris­tas. Sin em­bar­go, la his­to­ria de su cons­truc­ción fue ca­li­fi­ca­da co­mo la ma­yor ca­tás­tro­fe de la épo­ca.

To­do co­men­zó en el año 221 a.c. con el Em­pe­ra­dor Qin Shihuang de la Di­nas­tía Qin, un hom­bre bri­llan­te, pe­ro es­ta­ba ob­se­sio­na­do con la idea de la in­mor­ta­li­dad. Por eso cuan­do te­nía 14 años man­dó a cons­truir un mau­so­leo, obra que de­man­dó 36 años, mo­men­to en el que mu­rió. Pe­ro su tum­ba no es­ta­ba pen­sa­da pa­ra al­ber­gar sus res­tos sino pa­ra crear un nue­vo im­pe­rio ba­jo tierra. Se­gún Si­ma Qian, his­to­ria­dor de la di­nas­tía Han, en su cons­truc­ción tra­ba­ja­ron 700.000 pri­sio­ne­ros y es­cla­vos en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas. La tum­ba con­ta­ba con nu­me­ro­sos te­so­ros, ríos de mer­cu­rio y pie­dras pre­cio­sas in­crus­ta­das en el te­cho. Ade­más de mi­les de ob­je­tos va­lio­sos que se su­po­nía el em­pe­ra­dor ne­ce­si­ta­ría en su nue­va vi­da, tam­bién se en­te­rró vi­vos a sol­da­dos, con­cu­bi­nas, cria­dos pa­ra que no se en­cuen­tre so­lo. Los ar­te­sa­nos que tra­ba­ja­ron en el mau­so­leo co­rrie­ron con la mis­ma suer­te, pa­ra que no re­ve­la­ran el se­cre­to y evi­tar así el es­cán­da­lo.

Ines­pe­ra­da­men­te, en el año 1974 un gru­po de cam­pe­si­nos se to­pó con par­te de es­ta in­creí­ble obra. El ha­llaz­go cau­so una re­vo­lu­ción en el mun­do de la ar­queo­lo­gía que, in­me­dia­ta­men­te, pu­so ma­nos a la obra de­jan­do al des­cu­bier­to un pan­teón de apro­xi­ma­da­men­te 12.000 m2 de su­per­fi­cie y 5 m de pro­fun­di­dad. En él se en­cuen­tran 8.000 es­cul­tu­ras de ba­rro de sol­da­dos de in­fan­te­ría, ar­que­ros, sol­da­dos de ca­ba­lle­ría y ca­rros for­ma­dos pa­ra la ba­ta­lla y pre­pa­ra­dos pa­ra de­fen­der al em­pe­ra­dor. Los sol­da­dos tie­nen es­ca­la real y ca­da par­te de sus cuer­pos fue he­cha en for­ma se­pa­ra­da; los tron­cos y ex­tre­mi­da­des se pro­du­je­ron en se­rie, pe­ro las ca­be­zas fue­ron di­se­ña­das en for­ma in­di­vi­dual co­pian­do mo­de­los reales.

El tra­ba­jo de los cien­tí­fi­cos y ar­queó­lo­gos es ar­duo y aún exis­ten par­tes en­te­rra­das. Se abrie­ron tres zan­jas que con­tie­nen gue­rre­ros, una cuar­ta fue en­con­tra­da va­cía y otra, la ma­yor, con­tie­ne apro­xi­ma­da­men­te 6.000 hom­bres con ca­rros y ca­ba­llos. Tam­bién hay una en la que los sol­da­dos es­tán a pie y en otra exis­te una es­cua­dra mó­vil, con ca­rros, ca­ba­lle­ría, y ar­que­ros. En otra de las zan­jas, se en­cuen­tra la ré­pli­ca de un cuar­tel ge­ne­ral del ejér­ci­to, con 68 es­ta­tuas de ofi­cia­les ata­via­dos ele­gan­te­men­te al­re­de­dor de un ca­rro de gue­rra. Fue­ron des­en­te­rra­dos tam­bién dos ca­rros de bron­ce que se ubi­ca­ban cer­ca de la ba­se de la tum­ba del em­pe­ra­dor, te­nían la mi­tad del ta­ma­ño real y los ca­ba­llos se en­con­tra­ban de­co­ra­dos con plu­mas y ar­ne­ses muy lu­jo­sos.

Se­gún el Maes­tro Liu Ming, el em­pe­ra­dor Qin Shihuang, creía que su po­der po­dría tras­cen­der a la muer­te y no le im­por­tó el cos­to de com­pla­cer su ego. “Es­ta tum­ba de­man­dó un tra­ba­jo in­creí­ble, quie­nes lo hi­cie­ron su­frie­ron mu­chí­si­mo, por eso ca­da es- cul­tu­ra car­ga con el kar­ma de es­tas per­so­nas. Por otra par­te, el me­tal uti­li­za­do pa­ra ha­cer los ca­rrua­jes, ar­mas y otros ac­ce­so­rios fue ob­te­ni­do a par­tir de ar­mas fun­di­das que ha­bían si­do uti­li­za­do pa­ra matar.

El em­pe­ra­dor man­dó a cons­truir es­ta es­pe­cie de ciu­dad sub­te­rrá­nea con la idea de per­pe­tuar su po­der en la vi­da Yin, ya que es­tan­do en vi­da fue el em­pe­ra­dor de la vi­da Yang y se creía tan po­de­ro­so co­mo pa­ra lo­grar­lo. Por es­ta ra­zón lle­vo con­si­go a un ejér­ci­to de ba­rro (Tierra-yin), que co­pia­ba el ros­tro exac­to de sol­da­dos reales. Yo es­tu­ve en la ciu­dad de Du Jiang Yan, don­de se en­cuen­tra es­te mau­so­leo y com­pro­bé que con el Feng Shui lo­gra­ron cam­biar su ener­gía y ha­cer­la exi­to­sa. Sin em­bar­go, cuan­do cons­tru­ye­ron el mau­so­leo, cor­ta­ron una co­rrien­te de agua pro­ce­den­te de un ca­nal, in­te­rrum­pien­do los me­ri­dia­nos de la Tierra y per­dió el Chi, al­go que tra­jo mi­se­ria, tris­te­za y muer­te. Tu­ve la po­si­bi­li­dad de vi­si­tar es­te mau­so­leo; sin em­bar­go, an­tes de en­trar me sen­tí muy mal y de­ci­dí no ha­cer­lo. La ener­gía ahí no es bue­na”, con­clu­ye Liu Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.