AR­GEN­TI­NA, UN PAÍS SA­LU­DA­BLE

TAO - Tomo III - - Panorama -

Ca­da país tie­ne características sin­gu­la­res que lo ha­cen dis­tin­to de otros. Ya sea por su cul­tu­ra, su gen­te o po­si­ción geo­grá­fi­ca, to­dos son di­fe­ren­tes más allá de que com­par­tan al­gu­nas par­ti­cu­la­ri­da­des. Ar­gen­ti­na, por su-

Se­gún el maes­tro Liu Ming, el aire de nues­tra tierra es ideal pa­ra el desa­rro­llo de una vi­da SA­LU­DA­BLE Y SU UBI­CA­CIÓN GEO­GRÁ­FI­CA APOR­TA un plus de ener­gía na­tu­ral. Con­se­jos pa­ra apro­ve­char sus ven­ta­jas.

pues­to, po­see in­nu­me­ra­bles ele­men­tos dis­tin­ti­vos, de los bue­nos y de los ma­los. Pe­ro des­de el pun­to de vis­ta de la sa­lud, po­de­mos sen­tir­nos más que afor­tu­na­dos por­que te­ne­mos un ele­men­to que nos di­fe­ren­cia de los de­más paí­ses, y es la pu­re­za y ca­li­dad de nues­tro aire.

Co­mo sa­be­mos, el alimento pri­mor­dial del ser hu­mano es la res­pi­ra­ción, el lla­ma­do Pla­to de Cie­lo de la me­di­ci­na chi­na, que jun­to al Pla­to de Tierra, es de­cir los ali­men­tos, cons­ti­tu­yen la ba­se de una vi­da sa­na. Am­bos as­pec­tos po­seen in­me­jo­ra­bles con­di­cio­nes en nues­tra tierra, lo que cons­ti­tu­ye una ven­ta­ja adi­cio­nal pa­ra la sa­lud de los ar­gen­ti­nos.

“La ener­gía pa­sa por el cen­tro del Uni­ver­so y la zo­na sur del pla­ne­ta es­tá más cer­ca de ese cen­tro, es de­cir que los paí­ses del sur son más po­de­ro­sos, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. En la Ar­gen­ti­na te­ne­mos una do­ble car­ga de ener­gía de desa­rro­llo y el aire es más pu­ro. Por otra par­te, la ciu­dad de Bue­nos Ai­res tie­ne una na­tu­ra­le­za par­ti­cu­lar: es el cen­tro, la ciu­dad don­de más agua hay y es­to op­ti­mi­za la na­tu­ra­le­za. El Río de la Pla­ta es la desem­bo­ca­du­ra de los prin­ci­pa­les ríos del con­ti­nen­te, es de­cir que cuen­ta con la ener­gía de to­dos ellos. Por eso és­ta es una de las me­jo­res zo­nas pa­ra vi­vir, por­que es ca­paz de trans­for­mar la ener­gía de la na­tu­ra­le­za in­ter­na.

Co­mo si es­to fue­ra po­co, el aire que se res­pi­ra en la Ar­gen­ti­na es más pu­ro que el de cual­quier otro lu­gar, en­ton­ces cuan­do sa­li­mos de aquí y va­mos a otro lu­gar con un ni­vel in­fe­rior, el cuer­po tie­ne un gas­to ex­tra de ener­gía. Al re­gre­sar, es ne­ce­sa­rio que se adap­te nue­va­men­te a me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da y esa es la ra­zón por la que mu­chos ar­gen­ti­nos al vol­ver de una cor­ta es­ta­día en el ex­te­rior sien­ten cier­ta fa­ti­ga”.

Apro­ve­char las ven­ta­jas

Si bien las con­di­cio­nes na­tu­ra­les de la Ar­gen­ti­na son óp­ti­mas pa­ra el desa­rro­llo de una vi­da sa­lu­da­ble, no es me­nos cier­to que hay que sa­ber apro­ve­char esas ven­ta­jas ya que mu­chas ve­ces el des­co­no­ci­mien­to o cier­tas cos­tum­bres

nos ha­cen des­per­di­ciar­las.

“Des­de que lle­gué a la Ar­gen­ti­na me de­di­qué a desa­rro­llar mi pro­fe­sión de mé­di­co, por lo tan­to ten­go una opi­nión for­ma­da acer­ca de la sa­lud de los ha­bi­tan­tes de es­te her­mo­so país. En un pri­mer mo­men­to creí que los pro­ble­mas que en­con­tra­ría aquí se­rían di­fe­ren­tes a los de Chi­na, ya que per­te­ne­ce­mos a ra­zas di­fe­ren­tes; sin em­bar­go, me sor­pren­dí al des­cu­brir que no era así, que las en­fer­me­da­des nos afec­tan a to­dos por igual. Por ejem­plo, du­ran­te mi re­si­den­cia en el tem­plo taoís­ta, don­de aten­día dia­ria­men­te a mu­chí­si­ma gen­te, la con­sul­ta más fre­cuen­te es­ta­ba re­la­cio­na­da con los tras­tor­nos di­ges­ti­vos, y aquí me ocu­rrió lo mis­mo. En aquel mo­men­to pen­sa­ba que los pro­ble­mas te­nían que ver con las res­tric­cio­nes ali­men­ta­rias (es­pe­cial­men­te de arroz y de car­ne) ocu­rri­das en la dé­ca­da del ‘70, cuan­do ca­da ha­bi­tan­te te­nía asig­na­da una can­ti­dad men­sual que por su­pues­to era in­su­fi­cien­te pa­ra nu­trir­se y la gen­te pa­sa­ba ham­bre. Cuan­do las co­sas cam­bia­ron, al­re­de­dor de los ‘80, y, por fin, ca­da uno con­su­mía lo que que­ría, la die­ta pa­so a ser ex­ce­si­va y es­to pro­vo­có mu­chas irre­gu­la­ri­da­des or­gá­ni­cas, es­pe­cial­men­te las que afec­ta­ban a la ve­sí­cu­la y al hí­ga­do.

Ex­tra­ña­men­te, aquí la ma­yo­ría de las con­sul­tas tie­nen que ver con el mis­mo pro­ble­ma. Así des­cu­brí que los ma­yo­res in­con­ve­nien­tes de sa­lud se ori­gi­nan en la ma­ne­ra in­co­rrec­ta de in­cor­po­rar los ali­men­tos”.

Afor­tu­na­da­men­te, en las Ar­gen­ti­na nun­ca exis­tió el ra­cio­na­mien­to, pe­ro sí hay al­gu­nas cos­tum­bres que en la opi­nión de Liu Ming pue­den ser per­ju­di­cia­les. Un cla­ro ejem­plo de ello es be­ber lí­qui­dos en

me­dio de la co­mi­da, por­que di­suel­ven los ju­gos gás­tri­cos y no per­mi­ten que pro­ce­sen co­rrec­ta­men­te los ali­men­tos. Ha­blar mu­cho mien­tras se co­me tam­bién per­ju­di­ca la di­ges­tión, e in­ge­rir los ali­men­tos en for­ma des­or­de­na­da tam­bién per­ju­di­ca la di­ges­tión. Re­cor­de­mos que se co­mien­za por el cal­do, lue­go las carnes, los ce­rea­les, las ver­du­ras, las fru­tas y, lue­go de por lo me­nos me­dia ho­ra, el té. Co­mer im­pli­ca un tra­ba­jo im­por­tan­te que ayu­da a pre­ser­var la vi­da, pe­ro si no se ha­ce co­rrec­ta­men­te, se in­to­xi­ca el or­ga­nis­mo, tres ve­ces al día.

“En Chi­na no se acos­tum­bra co­mer ver­du­ras cru­das. Cuan­do lle­gué aquí no­té que la gen­te sí lo ha­cía y mu­chos me ex­pli­ca­ron que era me­jor con­su­mir­las de es­ta ma­ne­ra pa­ra pre­ser­var los nu­trien­tes. Me pa­re­ció una idea di­fe­ren­te a lo que tra­di­cio­nal­men­te se rea­li­za en chi­na y de­ci­dí pro­bar­lo; sin em­bar­go, en po­co tiem­po no­té los efec­tos ne­ga­ti­vos en mi cuer­po. La con­clu­sión fue cla­ra, al co­ci­nar­las, las ver­du­ras se di­gie­ren me­jor; en cam­bio cuan­do in­gre­san cru­das al or­ga­nis­mo se di­fi­cul­ta mu­cho su di­ges­tión, pro­vo­can­do un des­equi­li­brio. A pe­sar de ex­pli­car los tex­tos an­ti­guos que di­cen có­mo hay que co­mer, de trans­mi­tir mi ex­pe­rien­cia pro­ban­do otras for­mas de ali­men­ta­ción. Mu­chas per­so­nas si­guen sin que­rer in­ten­tar ver si ese es un pro­ble­ma”.

Se­gún Liu Ming, los ar­gen­ti­nos no son me­jo­res o peo­res pa­cien­tes que los de otros paí­ses, y re­sal­ta un de­no­mi­na­dor co­mún cuan­do la en­fer­me­dad se ins­ta­la: ape­lar a las so­lu­cio­nes rá­pi­das.

“Lue­go de la con­sul­ta y el tra­ta­mien­to, ca­si to­dos los pa­cien­tes me pre­gun­tan qué me­di­ca­men­to de­ben to­mar y cuan­do les di­go que na­da, in­va­ria­ble­men­te que­dan muy sor­pren­di­dos. Es que les cuesta com­pren­der que las en­fer­me­da­des no se cu­ran má­gi­ca­men­te con pas­ti­llas, que es ne­ce­sa­rio es­tar dis­pues­to a cam­biar cier­tas cos­tum­bres pa­ra man­te­ner­nos sa­nos. Mi ta­rea es equi­li­brar la ener­gía del or­ga­nis­mo, pe­ro lue­go de­pen­de de ca­da uno no vol­ver a des­ar­mo­ni­zar­se. Las pas­ti­llas son dro­gas, no be­ne­fi­cian en un cien por cien­to, siem­pre exis­te un por­cen­ta­je que in­to­xi­ca y es­to ocu­rre tam­bién con la me­di­ci­na que co­mún­men­te se lla­ma na­tu­ral. Aún cuan­do un re­me­dio sea efec­ti­vo pa­ra con­tro­lar una de­ter­mi­na­da do­len­cia, el trein­ta por cien­to, ejer­ce una ac­ción ne­ga­ti­va so­bre el or­ga­nis­mo. No tie­ne sen­ti­do des­preo­cu­par­se del cuer­po y una vez que se en­fer­ma in­cor­po­rar sus­tan­cias que lo in­to­xi­can en cier­ta me­di­da, to­dos te­ne­mos la ca­pa­ci­dad pa­ra evi­tar lle­gar a la ins­tan­cia de la en­fer­me­dad. La ver­da­de­ra me­di­ci­na na­tu­ral es en­ten­der al cuer­po, co­nec­tar­se con él, en­ten­der qué se ne­ce­si­ta a ca­da mo­men­to pa­ra man­te­ner una bue­na sa­lud y no lle­gar a en­fer­mar­se pa­ra ocu­par­se. Ar­mo­ni­zar la men­te y el cuer­po pa­ra en­ten­der qué se de­be ha­cer. Esa es la cla­ve”.

Los men­sa­jes del cuer­po

Se­gún Liu Ming, las per­so­nas ya no con­fían en lo que le ma­ni­fies­ta su pro­pio Cuer­po, ne­ce­si­tan ver los re­sul­ta­dos de los aná­li­sis y de com­pli­ca­dos es­tu­dios pa­ra co­no­cer su es­ta­do de sa­lud. Pe­ro tam­bién mu­chas ve­ces su­ce­de que en los pa­pe­les to­do pa­re­ce es­tar en or­den, aun­que las molestias per­sis­ten. Exis­te una vie­ja fa­bu­la chi­na que re­la­ta la his­to­ria del se­ñor Zheng, quien ne­ce­si­ta­ba com­prar un par de za­pa­tos. Pa­ra ha­cer­lo to­mó las me­di­das de su pie y las anotó, cuan­do lle­gó a la fe­ria don­de los ven­dían no­tó que ha­bía ol­vi­da­do el pa­pel, en­ton­ces vol­vió a bus­car­lo, pe­ro tar­do tan­to en el ca­mino que al re­gre­sar el ne­go­cio ya ha­bía ce­rra­do. Muy mo­les­to em­pren­dió la vuel­ta a su ca­sa y un ve­cino le pre­gun­to por qué no se los ha­bía pro­ba­do di­rec­ta­men­te y lis­to, pe­ro el hom­bre le res­pon­dió: “Yo so­lo con­fío en las me­di­das ano­ta­das en el pa­pel”. “Nun­ca de­be per­der­se el co­no­ci­mien­to de sí mis­mo, ca­da uno de no­so­tros de­be sa­ber in­ter­pre­tar a su cuer­po, apren­der a ma­ne­jar­lo, a de­tec­tar qué ne­ce­si­ta, por qué y pa­ra qué”, di­ce Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.