El há­bi­to que ha­ce al mon­je

TAO - Tomo III - - Panorama -

El maes­tro Liu Ming re­cuer­da que en el año 2008 tu­vo la opor­tu­ni­dad de dic­tar un cur­so de me­di­ci­na chi­na en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. Des­de un prin­ci­pio se sin­tió ha­la­ga­do por la po­si­bi­li­dad de en­se­ñar en lo que él con­si­de­ra la me­jor Uni­ver­si­dad de la Ar­gen­ti­na. Sin em­bar­go, al­gu­nas si­tua­cio­nes le pro­vo­ca­ron cier­to fas­ti­dio.

“Cuan­do en­tré tu­ve una ex­tra­ña sen­sa­ción de in­co­mo­di­dad. No po­día en­ten­der có­mo es po­si­ble que en un lu­gar de es­tu­dio las pa­re­des es­tu­vie­ran em­pa­pe­la­das con car­te­les, que los alum­nos no cui­da­ran el es­pa­cio de es­tu­dio. Otra si­tua­ción que me lla­mó la aten­ción fue que los pro­fe­so­res lle­va­ran pier­cings y ta­tua­jes. Se su­po­ne que son ellos los que de­ben en­se­ñar des­de su apa­rien­cia. Si no se tie­ne res­pe­to por el pro­pio cuer­po, có­mo se pue­de res­pe­tar el del otro. Pa­ra mí, un mé­di­co de­be ser or­de­na­do has­ta en su as­pec­to ex­terno”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.