LA LUZ QUE CU­RA

TAO - Tomo III - - Historia De Vida -

Lo que ja­más sos­pe­chó Lily Ku cuan­do acu­dió a su mé­di­ca de ca­be­ce­ra, era que los ma­reos que su­fría los días ca­lu­ro­sos se de­bían a un tu­mor alo­ja­do en su ce­re­bro.

“Mi pro­ble­ma co­men­zó ha­ce dos años du­ran­te el ve­rano,

cuen­ta Lily, una ar­qui­tec­ta de 42 años muy re­co­no­ci­da en la co­mu­ni­dad chi­na na­ci­da en Tai­wán pe­ro for­ma­da en la Ar­gen­ti­na. En días de mu­cho ca­lor per­día el equi­li­brio y aun­que in­ten­ta­ra ca­mi­nar en lí­nea rec­ta, las pier­nas me lle­va­ban ha­cia un cos­ta­do. Me hi­ce va­rios che­queos, pe­ro mi mé­di­ca me di­jo que es­ta­ba to­do en or­den, que pro­ba­ble­men­te me ba­ja­ra la pre­sión por el ca­lor y la edad. La res­pues­ta no me con­for­mó, así que cam­bié de mé­di­co, quien me su­gi­rió ha­cer­me una re­so­nan­cia pa­ra des­car­tar un tu­mor ce­re­bral. Las pro­ba­bi­li­da­des de te­ner­lo eran po­cas, pe­ro la­men­ta­ble­men­te, el es­tu­dio de­mos­tró que allí es­ta­ba”

Lily vio el re­sul­ta­do an­tes de vol­ver a ver al mé­di­co, se asus­tó y pen­san­do que era cán­cer con­sul­tó a dos on­có­lo­gos, quie­nes la tran­qui­li­za­ron ase­gu­rán­do­le que se tra­ta­ba de un neu­ri­no­ma be­nigno alo­ja­do so­bre el ner­vio acús­ti­co, una zo­na de­li­ca­da, pe­ro ope­ra­ble.

“Al­gu­nos ci­ru­ja­nos me di­je­ron que si me ope­ra­ba po­día que­dar­me pa­ra­li­za­da la mi­tad de la ca­ra y pa­de­cer otros pro­ble­mas. Fi­nal­men­te, di con un es­pe­cia­lis­ta que me di­jo que el tu­mor aún no me es­ta­ba afec­tan­do mi cuer­po en gran me­di­da y que lue­go de la ci­ru­gía no su­fri­ría se­cue­las; sí de­be­ría es­tar una se­ma­na in­ter­na­da y ten­dría 30 días de cui­da­dos post ope­ra­to­rios”.

El 10 de no­viem­bre de 2014 Lily fue ope­ra­da y te­nía un pro­nós­ti­co muy bueno; sin em­bar­go, al cuar­to día se vio afec­ta­da por una me­nin­gi­tis no vi­ral.

“Los aná­li­sis pre­vios de­ter­mi­na­ron que no ha­bía nin­gu­na cau­sa apa­ren­te, pe­ro yo te­nía unos do­lo­res im­pre­sio­nan­tes que no cal­ma­ban ni tres do­sis de mor­fi­na. Los mé­di­cos no sa­bían qué ha­cer con­mi­go, has­ta que una mues­tra de lí­qui­do ra­quí­deo pro­bó que te­nía me­nin­gi­tis. Co­men­za­ron a dar­me an­ti­bió­ti­cos, pe­ro co­mo el tra­ta­mien­to se­ría pro­lon­ga­do, te­mían que por mi es­ta­do se de­bi­li­ta­ra ex­ce­si­va­men­te to­do el or­ga­nis­mo”.

Du­ran­te el pro­ce­so Ana, ami­ga de Lily, se preo­cu­pó mu­chí­si­mo por­que no veía que me­jo­ra­ra y por eso le pi­dió a su ami­go Liu Ming si po­día ir a ver­la.

“El maes­tro me vi­si­tó en la sa­la de te­ra­pia in­ten­si­va del Hos­pi­tal Ale­mán y en­se­gui­da me co­lo­có las agu­jas. Vino tres días se­gui­dos, lue­go me pa­sa­ron a otra sa­la, y con­ti­nuó tra­tán­do­me. La si­guien­te eta­pa con­sis­tió en una in­ter­na­ción do­mi­ci­lia­ria y en di­ciem­bre, cuan­do ter­mi­né el tra­ta­mien­to con an­ti­bió­ti­cos, co­men­cé a ir tres ve­ces por se­ma­na al con­sul­to­rio de Liu has­ta que me re­co­men­dó des­can­sar por­que me ha­bía apli­ca­do una do­sis de ata­que. A fi­nes de abril re­to­mé el tra­ta­mien­to con acu­pun­tu­ra y, en ma­yo, ya pu­de em­pe­zar a com­ple­men­tar­lo con Tai Chi”.

Si bien la me­di­ci­na chi­na es­ta­ba dan­do re­sul­ta­do, Lily nun­ca de­jó de rea­li­zar­se los che­queos men­sua­les con el ci­ru­jano. En mar­zo la re­so­nan­cia mos­tró que aún fal­ta­ba mu­cho pa­ra la re­cu­pe­ra­ción to­tal, pe­ro en ju­lio el mis­mo es­tu­dio pro­bó que to­do ha­bía avan­za­do mu­cho.

“El mé­di­co des­ta­có que en los úl­ti­mos tres me­ses los avan­ces ha­bía si­do no­ta­bles y me dio el al­ta de­fi­ni­ti­va. Es­to coin­ci­dió pre­ci­sa­men­te con el tra­ta­mien­to pa­ra­le­lo que es­ta­ba ha­cien­do Liu. Gra­cias a la prác­ti­ca re­cu­pe­ré el equi­li­brio y par­te de la au­di­ción en el oí­do”.

Se­gún re­cuer­da Liu Ming, cuan­do fue a ver­la Lily es­ta­ba in­cons­cien­te y los mé­di­cos te­mían que que­da­ra en es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo.

“En el pri­mer en­cuen­tro tra­ba­jé con mi ener­gía es­ti­mu­lan­do de­ter­mi­na­dos pun­tos pa­ra que in­ter­na­men­te su pro­pia ener­gía pu­die­ra ac­ti­var­se y así re­cu­pe­rar su sa­lud, re­la­ta el maes­tro. Al día si­guien­te le reali­ce acu­pun­tu­ra pa­ra le­van­tar­le la ener­gía del ri­ñón, ya que es­te ór­gano se re­la­cio­na con los hue­sos y na­ce de la mé­du­la; el ce­re­bro, pre­ci­sa­men­te, es el mar de la mé­du­la.”

Se­gún la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, la in­ter­ven­ción de Lily de­bía rea­li­zar­se en in­vierno, por­que en ese mo­men­to la ener­gía del ri­ñón es­tá fuer­te.

“A ella la ope­ra­ron en no­viem­bre, es de­cir ca­si en­tran­do en el ve­rano, un día de ca­lor, cuan­do la ener­gía es­tá al­go com­pli­ca­da, ya que sube ha­cia el ce­re­bro. En es­ta épo­ca la ener­gía del ri­ñón no es lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te co­mo pa­ra en­fren­tar una in­ter­ven­ción de ese ti­po”.

Ade­más de re­for­zar la ener­gía de su ri­ñón, Liu tra­ba­jó pa­ra me­jo­rar el as­pec­to di­ges­ti­vo, fun­da­men­tal pa­ra des­in­to­xi­car al cuer­po y ayu­dar­lo a re­cu­pe­rar­se. “Apun­té a dos blan­cos: pu­ri­fi­car su ener­gía y lim­piar al or­ga­nis­mo. A la se­ma­na si­guien­te ya la pa­sa­ron de sa­la y al po­co tiem­po pu­do ir­se a su ca­sa. Ahí la in­vi­té a ha­cer Tai Chi, ya que cuan­do la ener­gía se reac­ti­va, en la men­te en­tra una nue­va luz y es más sen­ci­llo re­cu­pe­rar la sa­lud. To­dos ne­ce­si­ta­mos una luz nue­va en nues­tra vi­da, es la ma­ne­ra de vi­vir me­jor, sa­nos y en paz”, con­clu­ye Liu Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.