TE­RA­PIA AN­TI AGE CON MO­XA

“LA BE­LLE­ZA EX­TER­NA SE EX­PRE­SA SO­LA­MEN­TE CUAN­DO LA PAR­TE IN­TER­NA DE NUES­TRO CUER­PO SE MAN­TIE­NE SA­LU­DA­BLE”

TAO - Tomo III - - Nota De Tapa -

Cuan­do ha­bla­mos de ju­ven­tud in­me­dia­ta­men­te pen­sa­mos un ros­tro fres­co y una piel ter­sa. Y si bien en par­te es­to sue­le ser así, es im­por­tan­te sa­ber que pa­ra lo­grar esa per­fec­ción fí­si­ca vi­si­ble es pri­mor­dial que los ór­ga­nos fun­cio­nen co­rrec­ta­men­te.

“La be­lle­za ex­ter­na se ex­pre­sa so­la­men­te cuan­do la par­te in­ter­na de nues­tro cuer­po se man­tie­ne sa­lu­da­ble”, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Ade­más, si es­to ocu­rre nues­tra ca­li­dad de vi­da se­rá mu­cho me­jor y más lar­ga”.

Des­de lue­go, es­te es­ta­do no se lo­gra por obra del azar sino por los cui­da­dos que se le dis­pen­sen al cuer­po, y en es­te sen­ti­do la ali­men­ta­ción y los bue­nos há­bi­tos jue­gan de­fi­ni­ti­va­men­te el rol más im­por­tan­te, ya que po­si­bi­li­ta­rán que el Chi flu­ya li­bre­men­te ase­gu­ran­do en­ton­ces el buen fun­cio­na­mien­to de to­do el or­ga­nis­mo.

En al­gu­nas oca­sio­nes y por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias, el Chi en­cuen­tra obs­tácu­los en su ca­mino que le im­pi­den fluir con na­tu­ra­li­dad y tien­de a es­tan­car­se, pro­vo­can­do acu­mu­la­cio­nes de ener­gía tó­xi­ca ne­ga­ti­vas pa­ra la sa­lud.

La me­di­ci­na taoís­ta cuen­ta con di­ver­sas he­rra­mien­tas pa­ra des­blo­quear es­ta ener­gía, co­mo el ma­sa­je tuina o la acu­pun­tu­ra. Pe­ro tam­bién la te­ra­pia con mo­xa pue­de lo­grar re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes.

Có­mo apli­car­la

La mo­xa es una es­pe­cie de ci­ga­rro de ho­jas de ar­te­mi­sa, una hier­ba muy uti­li­za­da por la me­di­ci­na chi­na des­de la an­ti­güe­dad, que brin­da re­sul­ta­dos muy efec­ti­vos y su uso es­tá tan di­fun­di­do en Oc­ci­den­te que pue­de ob­te­ner­se en her­bo­ris­te­rías, san­te­rías y en lo­ca­les de ven­ta de pro­duc­tos na­tu­ra­les. Pa­ra uti­li­zar­lo hay que en­cen­der­lo y es­pe­rar a que co­mien­ce a humear por­que su efec­to te­ra­péu­ti­co se da pre­ci­sa­men­te con la tem­pe­ra­tu­ra que pro­du­ce al ar­der. Lue­go se acer­ca la bra­sa a la piel, sin to­car­la y con es­pe­cial cui­da­do por­que la bra­sa pue­de que­mar la piel, pe­ro sin­tien­do el ca­lor. El tiem­po de tra­ta­mien­to de ca­da pun­to de­pen­de­rá de ca­da per­so­na, ya que ha­brá que es­tar aten­to a que la piel to­me un co­lor ro­sa­do, pe­ro no do­ler ni ar­der.

No es con­ve­nien­te uti­li­zar­la si se tie­ne la piel muy sen­si­ble o fina, es­pe­cial­men­te si es una per­so­na ma­yor o un niño.

Los por­ta­les de la ju­ven­tud

Co­mo sa­be­mos, los me­ri­dia­nos son los ca­na­les que re­co­rren el cuer­po dis­tri­bu­yen­do la ener­gía vi­tal. En ca­da uno hay pun­tos que per­mi­ten la es­ti­mu­la­ción y sir­ven pa­ra des­blo­quear el pa­so del Chi y op­ti­mi­zar la fun­ción de ór­ga­nos y glán­du­las. Los pun­tos se­lec­cio­na­dos en es­te ca­so se re­la­cio­nan bá­si­ca­men­te con la glán­du­la ti­roi­des, el sis­te­ma di­ges­ti­vo y la res­pi­ra­ción.

“La fun­ción del sis­te­ma di­ges­ti­vo es se­lec­cio­nar los ali­men­tos que in­gre­san al or­ga­nis­mo, to­mar los nu­trien­tes y des­car­tar lo que no ne­ce­si­ta. En es­te pro­ce­so in­ter­vie­nen el es­tó­ma­go, el ba­zo, la ve-

Un ros­tro fres­co y lo­zano es el sín­to­ma vi­si­ble de un or­ga­nis­mo sa­lu­da­ble, pre­cep­to que la me­di­ci­na chi­na tie­ne muy pre­sen­te. Es­ta es la esen­cia de la téc­ni­ca que apro­ve­cha el ca­lor del ci­ga­rro de ar­te­mi­sa pa­ra ar­mo­ni­zar lo in­terno y que se no­te afue­ra.

sí­cu­la, el hí­ga­do, el in­tes­tino del­ga­do y grue­so, que tra­ba­jan coor­di­na­dos y en for­ma equi­li­bra­da. Cuan­do es­te fa­lla, la ener­gía no se des­pla­za ade­cua­da­men­te, las to­xi­nas se acu­mu­lan y es allí cuan­do co­mien­zan a ex­pre­sar­se las di­fe­ren­tes do­len­cias que re­per­cu­ten in­de­fec­ti­ble­men­te en el as­pec­to fí­si­co. Cuan­do una per­so­na es­tá mal por den­tro se ve­rá más ave­jen­ta­da; en cam­bio, cuan­do su or­ga­nis­mo fun­cio­na en ar­mo­nía se ve­rá jo­ven, aun­que ten­ga una edad avan­za­da. La res­pi­ra­ción tam­bién jue­ga un rol im­por­tan­te en la ju­ven­tud de los ór­ga­nos ya que los oxi­ge­na. Cuan­do res­pi­ra­mos mal o en for­ma su­per­fi­cial, el aire no lle­ga a la pro­fun­di­dad de ca­da ór­gano y es­tos de­ben tra­ba­jar el do­ble, en­ve­je­cien­do más rá­pi­da­men­te. La prác­ti­ca de la res­pi­ra­ción pro­fun­da y cons­cien­te es im­pres­cin­di­ble”.

La glán­du­la ti­roi­des es pro­duc­to­ra de pro­teí­nas y re­gu­la­do­ra del me­ta­bo­lis­mo y de las hor­mo­nas, pe­ro tam­bién tie­ne la fun­ción es fil­trar la ener­gía que as­cien­de; si és­ta no es pu­ra, en­ton­ces que­da­rá acu­mu­la­da allí, lo que po­dría ge­ne­rar nó­du­los a su al­re­de­dor o des­equi­li­brios en la pro­duc­ción de las tres hor­mo­nas que se­gre­ga.

Pun­tos a tra­tar

Tian Tu (Fo­to 1) Hue­co del cie­lo

Ubi­ca­do en­tre las cla­ví­cu­las, es un pun­to im­por­tan­te por­que to­da la ener­gía que as­cien­de pa­sa por allí y al es­ti­mu­lar­lo se me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to de la ti­roi­des. Tam­bién es efec­ti­vo pa­ra el do­lor de gar­gan­ta y la dis­fo­nía. Se de­ben uti­li­zar dos ci­ga­rros de mo­xa, uno en un re­co­rri­do as­cen­den­te des­de el es­ter­nón has­ta el pun­to pro­pia­men­te di­cho. Lue­go se acer­ca una mo­xa en ca­da pun­ta de las cla­ví­cu­las y se re­co­rren ba­jan­do por el per­fil del cuer­po has­ta las ma­mas. Re­pe­tir va­rias ve­ces has­ta ca­len­tar la zo­na y reac­ti­var la ener­gía ins­pi­ran­do al su­bir y ex­ha­lan­do al ba­jar. Al le­van­tar sube la ener­gía lim­pia y al ba­jar se eliminan las to­xi­nas.

Yun Meng y Zhong Fu (Fo­tos 2 y 3) Puer­ta de nu­be y Pa­la­cio cen­tral

El pri­me­ro ubi­ca­do por de-

“CUAN­DO RES­PI­RA­MOS MAL O EN FOR­MA SU­PER­FI­CIAL, EL AIRE NO LLE­GA A LA PRO­FUN­DI­DAD DE CA­DA ÓR­GANO Y ES­TOS DE­BEN TRA­BA­JAR EL DO­BLE, EN­VE­JE­CIEN­DO MÁS RÁ­PI­DA­MEN­TE”

ba­jo de la cla­ví­cu­la del la­do de afue­ra; el otro dos de­dos de­ba­jo, a de­re­cha e iz­quier­da. Al es­ti­mu­lar­los se reac­ti­va el Chi de los pul­mo­nes, dis­per­san­do el Fue­go. Cal­ma la tos, me­jo­ra los es­ta­dos de me­lan­co­lía, to­ni­fi­ca la ener­gía Yin del pe­cho y com­ba­te el in­som­nio. Apli­car una mo­xa de ca­da la­do si­mul­tá­nea­men­te. De no ser po­si­ble, pri­me­ro en la iz­quier­da y lue­go en la de­re­cha.

Zhong Wang (Fo­to 4) Cen­tro del ab­do­men

Ubi­ca­do en­tre la pun­ta del es­ter­nón y el om­bli­go, cum­ple una fun­ción muy im­por­tan­te a ni­vel di­ges­ti­vo, es­pe­cial­men­te cuan­do el hí­ga­do, la ve­sí­cu­la y el ba­zo no fun­cio­nan bien. Al es­ti­mu­lar­lo se ar­mo­ni­za to­do el sis­te­ma.

Zu San Li (Fo­to 5)

Es el pun­to de la lon­ge­vi­dad por ex­ce­len­cia y es­ti­mu­lar­lo pre­vie­ne más de cien en­fer­me­da­des. Se en­cuen­tra a cua­tro de­dos por de­ba­jo de la ró­tu­la, en la pe­que­ña de­pre­sión que for­ma el es­pa­cio en­tre ti­bia y pe­ro­né.

Ar­mo­ni­za to­dos los ór­ga­nos, con­tra­rres­ta el es­trés y cu­ra el in­som­nio. Me­jo­ra el apa­ra­to di­ges­ti­vo, evi­ta la re­ten­ción de lí­qui­dos y la anemia. Tam­bién con­tri­bu­ye a en­con­trar la ar­mo­nía in­ter­na y to­ni­fi­ca la piel.

San Yin Jiao (Fo­to 6) Tres con­tac­tos de Yin

Es­tá a cua­tro de­dos so­bre la par­te in­ter­na del to­bi­llo. Al

es­ti­mu­lar­lo me­jo­ran los pro­ble­mas mens­trua­les, co­mo la irri­ta­bi­li­dad, los do­lo­res, la irre­gu­la­ri­dad de los ci­clos y el san­gra­do abun­dan­te. Tam­bién le­van­ta la ener­gía, ar­mo­ni­za el sis­te­ma di­ges­ti­vo y eli­mi­na el ac­né.

Hu Kou (Fo­to 7) Bo­ca de ti­gre

Se en­cuen­tra en­tre el de­do pul­gar y el ín­di­ce. Le­van­ta la ener­gía Yang.

Shen Meng (Fo­to 8)

Pun­to me­ri­diano ori­gen de co­ra­zón. Se ubi­ca en la ar­ti­cu­la­ción de la mu­ñe­ca, en lí­nea rec­ta con el me­ñi­que. Al es­ti­mu­lar­lo se me­jo­ra el áni-

mo, la res­pi­ra­ción y equi­li­bra to­do el Chi del or­ga­nis­mo.

Da Ling (Fo­to 9)

Pun­to de ori­gen del pe­ri­car­dio. Se ubi­ca en la par­te me­dia de la ar­ti­cu­la­ción de la mu­ñe­ca (en­tre el pun­to Shen Meng y el Tai Yuan). Es el en­car­ga­do de la ar­mo­nía in­ter­na.

Tai Yuan (Fo­to 10)

Es el pun­to de ori­gen de to­dos los me­ri­dia­nos. Se ubi­ca en la ar­ti­cu­la­ción de la mu­ñe­ca en lí­nea rec­ta al de­do gor­do. Al es­ti­mu­lar­lo se me­jo­ra el Chi y la oxi­ge­na­ción en ge­ne­ral del or­ga­nis­mo.

Shao Hai (Fo­to 11) Mar de Ju­ven­tud

Se lo­ca­li­za en la ar­ti­cu­la­ción del bra­zo con el an­te­bra­zo, en la par­te más cer­ca­na al co­do y es el pun­to del me­ri­diano del co­ra­zón, y al es­ti­mu­lar­lo se ar­mo­ni­za to­do el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar.

Qu Ze (Fo­to 12) La­go de ale­gría

Es­te pun­to, que se ubi­ca al la­do del pun­to an­te­rior, en la par­te me­dia de la ar­ti­cu­la­ción del co­do, es fun­da­men­tal por­que re­gu­la los es­ta­dos de áni­mo. Su es­ti­mu­la­ción ar­mo­ni­za el ca­rác­ter, da tran­qui­li­dad y ale­gra el áni­mo.

Chi Ze (Fo­to 13) La­go lar­go

Se ubi­ca del la­do opues­to al pun­to Shao Hai, es de­cir, en la par­te in­ter­na del bra­zo, a la al­tu­ra de la ar­ti­cu­la­ción de bra­zo y an­te­bra­zo. Se re­la­cio­na con el pul­món y lle­ga a la pro­fun­di­dad del cuer­po gra­cias a la res­pi­ra­ción.

Lao­gong (Fo­to 14) Pa­la­cio del tra­ba­ja­dor

Se lo con­si­de­ra el pun­to cen­tral de la ener­gía y es sen­ci­llo de ubi­car es el pun­to que se to­ca con la pun­ta del de­do ma­yor al ce­rrar en for­ma de pu­ño la mano. Es fun­da­men­tal su es­ti­mu­la­ción por­que pro­te­ge al co­ra­zón y ani­ma al es­pí­ri­tu.

Zo­nas com­ple­men­ta­rias

Sin lle­gar a ser se­cun­da­rios, exis­ten tambien otros pun­tos de fá­cil ubi­ca­ción en el cuer­po que por su fun­ción sir­ven co­mo efec­ti­vo com­ple­men­to del tra­ta­mien­to. Es el ca­so del pun­to Zhang Meng, que es la unión de ór­ga­nos y es­tá ubi­ca­do en la pun­ta de la úl­ti­ma cos­ti­lla, de am­bos la­dos, en lí­nea rec­ta al pun­to Zhong Wang, que es la unión de­las vís­ce­ras y equi­li­bra el Chi en to­dos ellos.

En la pun­ta del es­ter­nón, a la al­tu­ra de la cuar­ta cos­ti­lla, se en­cuen­tra el pun­to Tan Zhong, union de Chi que es el que le­van­ta el áni­mo y es­ti­mu­la el in­ter­cam­bio de la ener­gía y la san­gre.

El Por­tón del Cie­lo, o Tian shu, es un pun­to do­ble que se en­cuen­tra a tres de­dos a la iz­quier­da y la de­re­cha del om­bli­go. Co­rres­pon­de al in­tes­tino grue­so. Lo mis­mo ocu­rre con el Guan Yuan (Por­tón de ori­gen), que se ubi­ca en­tre el om­bli­go y el pu­bis y se re­la­cio­na con el in­tes­tino del­ga­do. Es­ti­mu­lar­los me­jo­ra la aci­dez y la pe­sa­dez es­to­ma­cal, la cons­ti­pa­ción y el co­lon irri­ta­ble, afec­cio­nes que re­per­cu­ten en la sa­lud y lo­za­nía de la piel

“CUAN­DO LA ENER­GÍA NO FLU­YE, LAS TO­XI­NAS SE ACU­MU­LAN Y CO­MIEN­ZAN A EX­PRE­SAR­SE LOS DI­FE­REN­TES MA­LES QUE RE­PER­CU­TEN EN EL AS­PEC­TO FÍ­SI­CO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.