MA­SA­JE AL CO­RA­ZÓN

TAO - Tomo III - - Testimonio -

En la no­ta de ta­pa de nues­tra edi­ción de no­viem­bre mos­tra­mos una se­sión de ma­sa­jes tuina idea­les pa­ra ali­viar las do­len­cias más co­mu­nes de los be­bés. La “mo­de­lo” de las fo­tos que uti­li­za­mos pa­ra gra­fi­car el pa­so a pa­so de la téc­ni­ca se lla­ma María Gua­da­lu­pe, una pa­cien­te muy es­pe­cial de Liu Ming.

“Co­no­cí a María Gua­da­lu­pe cuan­do te­nía 5 me­ses, re­la­ta el maes­tro. Su ma­má la tra­jo a mi con­sul­to­rio por­que ade­más de ser Down, le diag­nos­ti­ca­ron Sín­dro­me de West, un mal neu­ro­nal de ori­gen epi­lép­ti­co que pro­vo­ca si­tua­cio­nes de des­co­ne­xión con el en­torno pa­re­ci­das a las del au­tis­mo. Lo pri­me­ro que hi­ce al ver­la fue to­mar­le el pul­so y co­men­cé a ha­cer­le un tra­ta­mien­to con ma­sa­je tuina, es­ti­mu­lan­do el pun­to Shen men, la puer­ta del es­pí­ri­tu, pa­ra RES­TA­BLE­CER EL fluir de la ener­gía. La res­pues­ta fue ca­si in­me­dia­ta y la be­ba co­men­zó a te­ner al­gu­nas reac­cio­nes”.

“Fue una si­tua­ción ca­si má­gi­ca: ape­nas co­men­zó a es­ti­mu­lar ese pun­to, vi a mi hi­ja reír­se por pri­me­ra vez; no pu­de con­te­ner la emo­ción, la abra­cé y me pu­se a llo­rar”, cuen­ta Gua­da­lu­pe, la ma­má.

“Nues­tra me­ta es ayu­dar a la be­ba a tra­vés de los ma­sa­jes pa­ra que ca­da día es­té más es­ti­mu­la­da, con­ti­núa Liu. Des­co­no­ce­mos por qué LA ENER­GÍA DE­JÓ DE fluir Co­rrec­ta­men­te por su cuer­pi­to, pe­ro lo que sí sa­be­mos es có­mo po­de­mos ha­cer pa­ra ayu­dar­la a sa­lir ade­lan­te.

María Gua­da­lu­pe es la pa­cien­te más pe­que­ña del maes­tro Liu Ming. Lle­gó a su con­sul­to­rio por­que ade­más de ser Down, pa­de­ce un ex­tra­ño mal que la des­co­nec­ta de su en­torno. La ale­gría de ver­la son­reír.

En es­te sen­ti­do te­ne­mos que tra­ba­jar mu­cho jun­to a sus pa­pás, por­que María Gua­da­lu­pe ne­ce­si­ta de es­te ma­sa­je to­dos los días. Yo les en­se­ñé có­mo ha­cer­los y ellos de­mos­tra­ron que tie­nen la ca­pa­ci­dad pa­ra apren­der y aten­der a su hi­ji­ta”.

“El sín­dro­me de West es una en­ce­fa­lo­pa­tía epi­lép­ti­ca, es­ta en­fer­me­dad ha­ce que la be­bé de­je de reír, de llo­rar, se des­co­nec­ta to­tal­men­te del en­torno y le pro­du­ce un re­tra­so ma­du­ra­ti­vo ma­yor; ade­más, per­dió to­das las ha­bi­li­da­des que ha­bía ad­qui­ri­do pa­ra su edad”, cuen­ta el pa­pá.

“Lle­ga­mos a Liu Ming a tra­vés de la es­ti­mu­la­do­ra de la ne­na, que tam­bién es pa- cien­te ha­bi­tual de él, y despues me pres­tó las re­vis­tas. Lla­mé y pre­gun­té si la po­día aten­der, lo hi­zo a pe­sar de que no atien­de a be­bés. La se­gun­da vez que vi­ne me di­jo que te­nía que apren­der a ha­cer los ma­sa­jes. Por su­pues­to, me pu­se a es­tu­diar y aho­ra se los ha­go yo en ca­sa,” re­la­ta la ma­má.

En­tre los cam­bios más sig­ni­fi­ca­ti­vos que Gua­da­lu­pe en­cuen­tra en su hi­ja es que a par­tir del tra­ta­mien­to la ne­na pue­de eva­cuar el in­tes­tino a dia­rio y sin ne­ce­si­dad de la­xan­tes. “Tam­bién co­me ma­yor can­ti­dad y va­rie­dad de ali­men­tos y, por re­co­men­da­ción de Liu, to­ma le­che co­mún que to­le­ra y di­gie­re mu­cho me­jor. No­to que de a po­qui­to se van dan­do cam­bios muy po­si­ti­vos”.

“Cuan­do exis­te el amor na­da es di­fí­cil de apren­der. Yo in­sis­to mu­cho en es­te pun­to y siem­pre les su­gie­ro a los pa­dres que tra­ten de apren­der los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra cui­dar a sus ni­ños. Na­tu­ral­men­te, ellos no pue­den re­em­pla­zar al mé­di­co, pe­ro siem­pre la pa­la­bra, la aten­ción y la ca­ri­cia de una ma­dre o de un pa­dre se­rán re­pa­ra­do­ras pa­ra un niño”, con­clu­ye Liu Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.