EL AR­TE DE LAS SOM­BRAS

TAO - Tomo III - - Tradiciones -

La téc­ni­ca de re­pre­sen­tar una his­to­ria ME­DIAN­TE FI­GU­RAS PROYECTADAS SO­BRE UN lien­zo o una pa­red fue du­ran­te mi­les de años el es­pec­tácu­lo más po­pu­lar de Chi­na Y VEHÍCU­LO DE DI­FU­SIÓN DE SU CUL­TU­RA.

De ni­ños to­dos he­mos ju­ga­do al­gu­na vez a re­fle­jar som­bras so­bre una pa­red o de­trás de una cor­ti­na, pe­ro es­te sim­ple pa­sa­tiem­po oc­ci­den­tal re­pre­sen­ta mu­cho más pa­ra la cul­tu­ra orien­tal. Se­gún cuen­ta la his­to­ria, en tiem­pos de la di­nas­tía Han Oc­ci­den­tal go­ber­na­ba un em­pe­ra­dor lla­ma­do Wu­di (156–87 a.c.), quien te­nía una fa­vo­ri­ta en­tre sus va­rias con­cu­bi­nas lla­ma­da Li. Des­gra­cia­da­men­te ella mu­rió muy jo­ven, víc­ti­ma de una cruel en­fer­me­dad, si­tua­ción que le hi­zo per­der to­do su in­te­rés por las cues­tio­nes de go­bierno y los asun­tos de la cor­te.

Preo­cu­pa­do por la si­tua­ción, uno de sus mi­nis­tros ape­ló sin re­sul­ta­do a to­dos sus re­cur­sos pa­ra le­van­tar­le el áni­mo al em­pe­ra­dor, has­ta que un día se en­con­tró por la ca­lle con un niño que ju­ga­ba con un mu­ñe­co y no­tó que la som­bra que se pro­yec­ta­ba en el sue­lo pa­re­cía co­brar vi­da. Ins­pi­ra­do por esa ima­gen, vol­vió al pa­la­cio y pi­dió a los sir­vien­tes que con­fec­cio­na­ran un mu­ñe­co lo más pa­re­ci­do a la fi­gu­ra de Li, con tro­zos de gé­ne­ro de se­da y va­ri­llas de ma­de­ra pa­ra po­der sos­te­ner­la.

Al lle­gar la no­che el mi­nis­tro in­vi­tó al em­pe­ra­dor y, uti­li­zan­do una cor­ti­na y lám­pa­ras de acei­te, ofre­ció a Wu­di la ilu­sión de con­tem­plar pro­yec­ta­da la si­lue­ta de su con­cu­bi­na muer­ta. El em­pe­ra­dor que­dó en­can­ta­do y, fas­ci­na­do al sen­tir que el es­pí­ri­tu de su mu­jer se ha­cía pre­sen­te, ce­le­bró lo que pa­ra él era un ge­nial in­ven­to fo­men­tan­do su di­fu­sión. Des­de ese mo­men­to el tea­tro de som­bras se con­vir­tió en una de las prin­ci­pa­les for­mas de en­tre­te­ni­mien­to de la Cor­te Im­pe­rial, ar­te po­pu­lar que en sus más de dos mil años de his­to­ria fue evo­lu­cio­nan­do e in­cor­po­ran­do las más so­fis­ti­ca­das téc­ni­cas.

En un prin­ci­pio las ma­rio­ne­tas se con­fec­cio­na­ban con pa­pel o ma­de­ra, pe­ro más tar­de co­men­zó a uti­li­zar­se piel de asno o de va­ca, de­bi­do a que re­sul­ta­ba más re­sis­ten­te que el pa­pel y más liviano que la ma­de­ra. De he­cho, el nom­bre en chino de es­te ar­te pue­de tra­du­cir­se tam­bién co­mo “som­bras de piel”.

El tea­tro de som­bras go­zó de gran po­pu­la­ri­dad du­ran­te la di­nas­tía Tang y tu­vo su apo­geo en la di­nas­tía Song (960-1279 d.c.), cuan­do fue el es­pec­tácu­lo cen­tral de to­das las fes­ti­vi­da­des. Du­ran­te la di­nas­tía Ming (13681644), só­lo en la ciu­dad de Bei­jing se con­ta­ban más de 40 com­pa­ñías de tea­tro de som­bras, y pron­to se con­vir­tió en la for­ma de en­tre­te­ni­mien­to ha­bi­tual den­tro de los cuar­te­les del ejér­ci­to mon­gol, que di­fun­dió la téc­ni­ca jun­to con sus con­quis­tas a paí­ses tan dis­tan­tes co­mo Tur­quía, Per­sia, Ara­bia y, unos años más tar­de, a las na­cio­nes del su­r­es­te asiá­ti­co.

Las som­bras chi­nas se di­fun­die­ron por Eu­ro­pa a me­dia­dos del si­glo XVIII, cuan­do fran­cis­ca­nos fran­ce­ses que mi­sio­na­ron en Chi­na lle­va­ron las ma­rio­ne­tas al re­gre­sar a Fran­cia en el año 1767 y co­men­za­ron a or­ga­ni­zar es­pec­tácu­los en ciu­da­des co­mo Pa­rís y Mar­se­lla. Las fi­gu­ras cau­sa­ron sen­sa­ción y con el tiem­po los guio­nes fue­ron adap­tán­do­se al gus­to lo­cal.

En su país de ori­gen tam­bién es­tu­vie­ron muy li­ga­das a la po­lí­ti­ca; en Bei­jing, por ejem­plo, du­ran­te el rei­na­do del Em­pe­ra­dor Kang­xi, es­ta for­ma de ar­te po­pu­lar go­za­ba de tan­to éxi­to que al­gu­nos miem­bros de la aris­to­cra­cia gu­ber­na­men­tal se dispu­taban el me­ce­naz­go de los ar­te­sa­nos de ma­rio­ne­tas co­mo lo ha­cían en la Edad Me­dia los no­bles eu­ro­peos con los pin­to­res y los es­cul­to­res. Otra prue­ba de ellos es que cuan­do los em­pe­ra­do­res man­chúes co­men­za­ron a ex­ten­der su do­mi­nio por to­da Chi­na, lle­va­ron el tea­tro de som­bras con ellos por­que no po­dían dis­fru­tar de las di­ver­sio­nes lo­ca­les de­bi­do a las ba­rre­ras idio­má­ti­cas.

Pe­ro no to­do fue ma­ra­vi­llo­so, des­de 1796 has­ta 1800 el go­bierno prohi­bió las re­pre­sen­ta­cio­nes pú­bli­cas de ma­rio­ne­tas pa­ra evi­tar la pro­pa­ga­ción de re­vuel­tas cam­pe­si­nas y re­cién vein­te años des­pués es­ta for­ma de ar­te lo­gró re­to­mar su ac­tual po­pu­la­ri­dad. Aún hoy, por lo me­nos unas vein­te com­pa­ñías de tea­tro de som­bras man­tie­nen su vi­gen­cia con re­pre­sen­ta­cio­nes en las prin­ci­pa­les ciu­da­des chi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.