HAI DAI, EL ALGA DE LA MU­JER

TAO - Tomo III - - Alimentación -

Por su con­te­ni­do de yo­do es re­co­men­da­da pa­ra pre­ve­nir al­gu­nos ma­les fe­me­ni­nos, co­mo los des­equi­li­brios de la glán­du­la ti­roi­des y cier­tos ti­pos de cán­cer. Pe­ro ade­más re­gu­lan el co­les­te­rol, la hi­per­ten­sión y ayu­dan a ba­jar de pe­so. Me­nú orien­tal.

Las al­gas han si­do des­de siem­pre un ele­men­to in­sus­ti­tui­ble en la die­ta de los paí­ses asiá­ti­cos, es­pe­cial­men­te de aque­llos que tie­nen un li­to­ral ma­rí­ti­mo. Co­mo se sa­be, son ve­ge­ta­les que for­man par­te de una las fa­mi­lias más pri­mi­ti­vas del pla­ne­ta, pa­ra mu­chos Cien­tí­fi­cos son el ori­gen de la vi­da mis­ma, y cum­plen un ci­clo vi­tal fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo y la sus­ten­ta­bi­li­dad del eco­sis­te­ma te­rres­tre. Pe­ro lo más in­tere­san­te es que cuan­do se las con­su­me, pro­veen mu­chos nu­trien­tes in­dis­pen­sa­bles pa­ra la pre­ven­ción de al­gu­nos ma­les fre­cuen­tes en las mu­je­res, co­mo los des­equi­li­brios de la glán­du­la ti­roi­des y cier­tos ti­pos de cán­cer, por eso la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud acon­se­ja in­cluir­las en la die­ta.

Exis­ten mu­chas va­rie­da­des de al­gas con fun­cio­nes si­mi­la­res a ni­vel or­gá­ni­co, aun­que su sa­bor y tex­tu­ra son di­fe­ren­tes, ca­rac­te­rís­ti­ca que las ha­ce más o me­nos con­ve­nien­tes pa­ra de­ter­mi­na­das pre­pa­ra­cio­nes.

En ge­ne­ral se con­si­guen di-

se­ca­das, por lo cual se pue­de te­ner una bue­na pro­vi­sión en la ala­ce­na, y lo ideal es in­cluir­las en el me­nú al me­nos tres ve­ces por se­ma­na, rehi­dra­ta­das y co­ci­das.

De­li­cio­sas re­ce­tas ex­press

Si bien las al­gas Hai Dai cuen­tan con mu­chí­si­mas vir­tu­des, la ma­yo­ría de los oc­ci­den­ta­les ig­no­ra có­mo su­mar­las a su me­nú. Por es­ta ra­zón el maes­tro Liu Ming nos orien­ta aquí so­bre al­gu­nos de los usos que se les da en la co­ci­na chi­na, de ma­ne­ra que no hay ex­cu­sas pa­ra no adop­tar­las.

To­dos los in­gre­dien­tes son pa­ra una por­ción.

So­pas • Con to­fu

Ha­cer un cal­do co­ci­nan­do a fue­go len­to du­ran­te dos o tres ho­ras hue­sos de po­llo o cer­do. Rehi­dra­tar 300 gra­mos de alga con agua ti­bia du­ran­te me­dia ho­ra (co­mo mí­ni­mo) y cor­tar­las en tro­zos. Cor­tar la par­te ver­de de dos ce­bo­llas de ver­deo.

Co­lo­car en una olla un li­tro de cal­do y lle­var a fue­go me­dio; agre­gar­le la ce­bo­lla, el alga cor­ta­da y 100 gra­mos de to­fu en tro­zos. Lue­go de me­dia ho­ra agre­gar una cu­cha­ra­da de pas­ta de so­ja. Co­ci­nar unos mi­nu­tos y ser­vir.

• Con hon­gos

Rehi­dra­tar 300 gra­mos de al­gas y 100 gra­mos de hon­gos ore­ja de ju­das. Co­lo­car en una olla un li­tro de cal­do, es­pe­rar a que hier­va y agre­gar am­bos in­gre­dien­tes; co­ci­nar apro­xi­ma­da­men­te me­dia ho­ra o has­ta que es­tén tier­nos. Si se desea con­di­men­tar con pi­mien­ta u otro con­di­men­to a gus­to.

• De arroz

Her­vir cal­do y agre­gar un po­ci­llo pe­que­ño de arroz bien la­va­do, co­ci­nar a fue­go len­to has­ta que el arroz es­té ca­si lis­to, lue­go agre­gar 300 gra­mos de al­gas (pre­via­men­te re­mo­ja­da) y co­ci­nar me­dia ho­ra más.

Sal­tea­do de al­gas y na­bo

Pe­lar y cor­tar un na­bo en ro­da­jas fi­nas. Ca­len­tar una ta­za de acei­te en un sar­tén y agre­gar­le un tro­zo de jen­gi­bre cor­ta­do en lá­mi­nas fi­nas. Freír el na­bo y re­ser­var, lue­go ha­cer lo mis­mo con apro­xi­ma­da­men­te 150 gra­mos de al­gas (pre­via­men­te re­mo­ja­das), ser­vir y es­pol­vo­rear con ce­bo­lla de ver­deo fres­ca pi­ca­da. y bien

Pu­che­ro de alga y cer­do

Her­vir 150 gra­mos de pe­chi­to de cer­do en un li­tro de agua du­ran­te me­dia ho­ra, apro­xi­ma­da­men­te. Agre­gar 100 gra­mos de na­bo pe­la­do y 100 de za­naho­rias, am­bos cor­ta­dos en ju­lia­na, y tambien 200 gra­mos de al­gas (pre­via­men­te re­mo­ja­das). Co­ci­nar du­ran­te 30 mi­nu­tos, aña­dir jen­gi­bre ra­lla­do, vinagre, sal, pi­mien­ta y ade­mas una cu­cha­ra­da de vino de arroz. De­jar so­bre el fue­go du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te 5 mi­nu­tos, lue­go apa­gar­lo, de­jar re­po­sar y ser­vir.

En­sa­la­das Al­gas y jen­gi­bre

Co­lo­car en un bol 300 gra­mos de al­gas rehi­dra­ta­das y co­ci­das; 60 gra­mos de jen­gi­bre cor­ta­do en lá­mi­nas fi­nas o ra­lla­do; 3 cu­cha­ra­das (en­tre am­bas) de sal­sa de os­tras y sal­sa de so­ja; una cu­cha­ra­di­ta de acei­te, me­dia de vinagre de arroz, una de azú­car; un dien­te de ajo pi­ca­do, pi­mien­ta y ají mo­li­do a gus­to.

De­jar ma­ce­rar a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te du­ran­te 15 mi­nu­tos, es­pol­vo­rear con sé­sa­mo blan­co y ser­vir.

Al­gas y pe­pino

Sal­tear en un wok o sar­tén 1 pe­pino pe­la­do y ra­lla­do, 1 ce­bo­lla cor­ta­da en ju­lia­na, 1 ají ro­jo y 300 gra­mos de al­gas cor­ta­das en ti­ri-

tas. Agre­gar­le una cu­cha­ra­da de sal­sa de pes­ca­do, vinagre de arroz y una piz­ca de sal y pi­mien­ta. Co­ci­nar unos mi­nu­tos más y ser­vir.

Pro­pie­da­des de la Hai Dai

“Es­ta va­rie­dad de alga tie­ne mu­chos be­ne­fi­cios y tres con­tra­in­di­ca­cio­nes, es­to quie­re de­cir que no pue­den fal­tar en nues­tra ali­men­ta­ción, pe­ro al­gu­nas per­so­nas de­ben con­su­mir­las en for­ma mo­de­ra­da, afir­ma el maes­tro Liu Ming. Por la can­ti­dad de yo­do que con­tie­nen es­tán es­pe­cial­men­te in­di­ca­das en las mu­je­res, ya que es­te ele­men­to re­gu­la el fun­cio­na­mien­to de la glán­du­la ti­roi­des, fun­da­men­tal en el ci­clo fe­me­nino, que cuan­do se ve al­te­ra­do sue­le de­ri­var en al­gu­nos ti­pos de cán­cer”.

La fun­ción de la ti­roi­des es pro­du­cir, al­ma­ce­nar y li­be­rar can­ti­da­des su­fi­cien­tes de dos hor­mo­nas, la ti­ro­xi­na (T4) y la tri­yo­do­ti­ro­ni­na( T3) que, al ser li­be­ra­das, re­gu­lan el me­ta­bo­lis­mo.

Por otra par­te, to­das la va­rie­da­des de al­gas po­seen gran can­ti­dad de fi­bras so­lu­bles, es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rias pa­ra que el in­tes­tino fun­cio­nes ade­cua­da­men­te. Su fun­ción es de “ba­rri­do” ya que en reali­dad el or­ga­nis­mo no po­see las en­zi­mas ne­ce­sa­rias pa­ra me­ta­bo­li­zar­las, en­ton­ces per­ma­ne­cen en el trac­to in­tes­ti­nal es­ti­mu­lán­do­lo.

“Es im­por­tan­te co­mer los ve­ge­ta­les al fi­nal de las co­mi­das, pa­ra que ayu­den a di­ge­rir las carnes y otros ali­men­tos más pe­sa­dos”.

Tam­bién co­la­bo­ran en la re­gu­la­ción de la pre­sión ar­te­rial al for­ta­le­cer las pa­re­des de ar­te­rias y ve­nas, fa­ci­li­tan­do la cir­cu­la­ción san­guí­nea, y su po­der an­ti­oxi­dan­te evi­ta y re­du­ce los tu­mo­res y pre­vie­ne el cán­cer, por­que man­tie­ne a las cé­lu­las en con­di­cio­nes óp­ti­mas. Ade­más, eli­mi­na las to­xi­nas que se acu­mu­lan en el or­ga­nis­mo, cau­san­tes mu­chas ve­ces de es­te ti­pos de en­fer­me­da­des, y su apor­te de vi­ta­mi­nas A, C, E, y B12, y de hie­rro y cal­cio le­van­ta las de­fen­sas con­tra los ma­les más co­mu­nes.

Las al­gas Hai Dai po­seen na­tu­ral­men­te un gran con­te­ni­do de po­ta­sio y cal­cio; el pri­me­ro de es­tos ele­men­tos las con­vier­te en un ex­ce­len­te diu­ré­ti­co na­tu­ral; el se­gun­do ele­men­to es un alia­do in­dis­pen­sa­ble pa­ra la sa­lud de los hue­sos de la mu­jer, es­pe­cial­men­te de aque­llas que es­tán in­gre­san­do en el cli­ma­te­rio, eta­pa don­de la des­cal­ci­fi­ca­ción pro­vo­ca­da por los cam­bios hor­mo­na­les sue­le de­ri­var en la os­teo­po­ro­sis.

Va­le la pe­na te­ner en cuen­ta tam­bién que el con­su­mo de fi­bras pro­vo­ca sen­sa­ción de sa­cie­dad, da­to im­por­tan­te a la ho­ra de en­ca­rar al­gu­na die­ta pa­ra ba­jar de pe­so. Pe­ro ade­más, co­mo con­tri­bu­yen a eli­mi­nar las gra­sas, ayu­dan a man­te­ner­se, com­ba­ten la ce­lu­li­tis y re­du­cen el ni­vel de co­les­te­rol.

Con­tra­in­di­ca­cio­nes

En ge­ne­ral las al­gas Hai Dai pue­den con­su­mir­se sin pro­ble­mas, aun­que en al­gu­nos ca­sos es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta cier­tas cues­tio­nes. Vea­mos:

√No be­ber té lue­go de con­su­mir­las por­que en­tor­pe­ce la di­ges­tión, la vuel­ve más len­ta y di­fi­cul­to­sa.

√ No de­ben in­cluir­se en la die­ta de per­so­nas con hi­per­ti­roi­dis­mo.

√ Con­su­mir­se en for­ma mo­de­ra­da du­ran­te el em­ba­ra­zo y es­pe­cial­men­te en la lac­tan­cia, ya que po­drían pro­vo­car un des­equi­li­brio hor­mo­nal al be­bé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.