CHINO BÁ­SI­CO

TAO - Tomo III - - Cultura -

Va­mos a apro­ve­char la úl­ti­ma edi­ción del año pa­ra ha­cer un re­pa­so de al­gu­nos te­mas im­por­tan­tes de lo vis­to has­ta aquí en nues­tras cla­ses de idio­ma chino man­da­rín.

Co­men­ce­mos por re­cor­dar el sa­lu­do. Co­mo vi­mos, cuan­do se usa en la for­ma in­di­vi­dual se di­ce Ni hao!, lo que tra­du­ci­do li­te­ral­men­te sig­ni­fi­ca “Ho­la a vos”. Pe­ro pa­ra sa­lu­dar en plu­ral va­mos a de­cir Ni men hao! (Ho­la a us­te­des!) o Da jiu hao! (Ho­la a to­dos), por­que la par­tí­cu­la da jiu sig­ni­fi­ca “a to­dos”. Es­te ejem­plo nos per­mi­te ex­pli­car una pe­cu­lia­ri­dad del idio­ma chino, que es mo­no­si­lá­bi­co, en­ton­ces, ca­da le­tra ad­quie­re un sig­ni­fi­ca­do in­di­vi­dual y se pue­de ir agre­gan­do. Así, da sig­ni­fi­ca “gran­de” y jia “fa­mi­lia”, de ma­ne­ra que es­ta­mos di­cien­do “gran fa­mi­lia”. Co­mo pue­de apre­ciar­se, el chino va su­man­do tér­mi­nos pa­ra ir abar­can­do nue­vos sig­ni­fi­ca­dos.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con los nú­me­ros, don­de la ba­se se cons­ti­tu­ye des­de el 1 al 10 y lue­go se van su­man­do ci­fras pa­ra ar­mar los nú­me­ros más gran­des. Así, pa­ra de­cir por ejem­plo “15” no te­ne­mos un nue­vo tér­mino (quin­ce) co­mo en español, sino shi wu, don­de shi es 10 y wu 5. La uni­dad se­gui­da de ce­ro se­rá por ejem­plo er shi (vein­te), o si shi (cua­ren­ta), y los de­más nú­me­ros se van adi­cio­nan­do: qi shi wu (se­ten­ta y cin­co) o jiu shi jiu (no­ven­ta y nue­ve).

Otra de las di­fe­ren­cias con el español que ha­bía­mos vis­to en es­tas cla­ses que lle­gan a nues­tras pá­gi­nas por gentileza de Chino Bá­si­co, el pro­gra­ma que pro­du­ce la fun­da­ción Mu­ra­lla Do­ra­da y que se emi­te los do­min­gos a a las 14.30 por la se­ñal Me­tro, con la con­duc­ción de Carolina Hsu y Car­los Lin, es que pe­se a lo com­ple­jo que pa­re­ce, el chino es gra­ma­ti­cal­men­te sim­ple, no exis­te el ar­tícu­lo (el, la, los, las), ni tam­po­co usa pre­po­si­cio­nes y las ora­cio­nes se van ar­man­do na­tu­ral­men­te si­guien­do la fórmula per­so­na + ver­bo + com­ple­men­to. Pa­ra de­cir “Quie­ro ir al mu­seo”, por ejem­plo, se­rá Wo qu bo wu guan.

Y ya que te­ne­mos es­te ejem­plo, re­cor­de­mos tam­bién otra pe­cu­lia­ri­dad del idio­ma chino: los ad­ver­bios in­te­rro­ga­ti­vos van al fi­nal de la ora­ción. El español re­quie­re del qué, cuándo, có­mo, dón­de pa­ra en­ca­be­zar una pre­gun­ta, es cam­bio en chino al­can­za­rá con agre­gar la par­tí­cu­la “li”, por ejem­plo: Bo wu guan zai na li? (¿Adón­de que­da el mu­seo?), o Ni yao qu na li? (¿A dón­de quie­res ir?)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.