EL ES­PE­JO DEL AL­MA

“LAS CE­JAS SE­PA­RA­DAS IN­DI­CAN FIR­ME­ZA Y DE­CI­SIÓN FREN­TE A LAS DE­CI­SIO­NES QUE SE DE­BAN TO­MAR EN LA VI­DA”

TAO - Tomo III - - Personalidad -

El ros­tro es la ex­pre­sión de la per­so­na­li­dad, de nues­tro ser in­te­rior, por eso sue­le de­cir­se que es el es­pe­jo del al­ma. Y tal vez por eso, los mé­di­cos chi­nos le de­di­ca­ron tan­to tiem­po y es­fuer­zo a es­tu­diar los ras­gos de los se­res hu­ma­nos y ha­ce mi­les de años ya em­plea­ban una téc­ni­ca que les per­mi­tía co­no­cer tan­to el pro­ce­der co­mo la for­tu­na de las per­so­nas, por es­ta ra­zón so­lían ser con­sul­ta­dos por los hom­bres en bus­ca de es­po­sas y por las mu­je­res pa­ra de­ci­dir qué ti­po de ma­ri­do les po­dría re­sul­tar más con­ve­nien­te.

Pa­ra leer el ros­tro de una per­so­na se de­be co­men­zar por di­vi­dir­lo en tres par­tes: la su­pe­rior (des­de el na­ci­mien­to del ca­be­llo has­ta las ce­jas); la me­dia (des­de las ce­jas has­ta la pun­ta de la na­riz); y la in­fe­rior (des­de la pun­ta de la na­riz has­ta el men­tón).

La zo­na su­pe­rior

La fren­te ha­bla de la in­te­li­gen­cia y la ca­pa­ci­dad de aná­li­sis. Si es am­plia, in­di­ca que se ten­drá bue­na suer­te en la vi­da; sin em­bar­go, aque­llos que tie­nen la lí­nea del na­ci­mien­to del ca­be­llo muy ba­ja, son per­so­nas que vi­ven el pre­sen­te, no pien­san en el fu­tu­ro y di­fí­cil­men­te en­cuen­tren la ins­pi­ra­ción. El fle­qui­llo ta­pa la suer­te, ya que es­ta zo­na de­be re­ci­bir aire y sol.

Si el hue­so fron­tal es­tá muy mar­ca­do, se in­ter­pre­ta que esa per­so­na es fir­me en sus con­vic­cio­nes; si en cam­bio la fren­te es car­no­sa, se tra­ta al­guien fle­xi­ble en sus con­vic­cio­nes, un ser con quien se pue­de con­ci­liar.

Cuan­do las ce­jas es­tán jun­se tas in­di­ca que no se tie­ne un pen­sa­mien­to am­plio, que el co­ra­zón (sen­ti­mien­tos) es li­mi­ta­do. Es­tas per­so­nas sue­len su­ges­tio­nar­se fá­cil­men­te por aque­llo que los otros opi­nan so­bre ellos. Pe­ro si es­tán se­pa­ra­das ocu­rri­rá to­do lo con­tra­rio y en­ton­ces se no­ta­rá la fir­me­za en el ca­rác­ter y la con­vic­ción fren­te las de­ci­sio­nes que se de­ban to­mar en la vi­da.

La zo­na me­dia

Pa­ra los sa­bios chi­nos la na­riz se aso­cia con la ca­pa­ci­dad de rea­li­za­ción, las emo­cio­nes y el di­ne­ro. Una na­riz gran­de in­di­ca una per­so­na de­ci­di­da, que lo­gra sus ob­je­ti­vos. Si es pe­que­ña, es sín­to­ma de una per­so­na in­de­ci­sa, que de­pen­de emo­cio­nal­men­te de los de­más.

La na­riz tam­bién se aso­cia con la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar y con la au­to­es­ti­ma.

Los ras­gos de la ca­ra ha­blan mu­cho de una per­so­na. Y des­de la an­ti­güe­dad los mé­di­cos chi­nos se han de­di­ca­do a in­da­gar las fac­cio­nes pa­ra co­no­cer los se­cre­tos que pue­dan de­ve­lar. El ca­rác­ter y la suer­te en el ros­tro.

Zo­na in­fe­rior

Si el men­tón es pe­que­ño, tra­ta de una per­so­na muy exi­gen­te con­si­go mis­ma y con los de­más, ca­rac­te­rís­ti­ca que sue­le aca­rrear­le in­con­ve­nien­tes en su re­la­ción, es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to la­bo­ral.

Cuan­do el men­tón es am­plio, in­di­ca que esa per­so­na se­gu­ra­men­te tie­ne un cora-

zón ge­ne­ro­so y sen­si­ble.

Te­nien­do en cuen­ta es­tos ele­men­tos, los an­ti­guos sa­bios rea­li­za­ban un aná­li­sis pre ma­tri­mo­nial, muy so­li­ci­ta­do tan­to por los hom­bres co­mo por las mu­je­res. Ten­ga­mos en cuen­ta que en aque­lla épo­ca el no­viaz­go prác­ti­ca­men­te no exis­tía.

La bue­na es­po­sa

Se­gún los pre­cep­tos de los sa­bios, una bue­na es­po­sa de­be te­ner un ros­tro en el cual las tres zo­nas men­cio­na­das an­te­rior­men­te guar­den ar­mo­nía. Los pó­mu­los no de­ben so­bre­sa­lir; los ras­gos su­ti­les son los más apre­cia­dos, ya que ga­ran­ti­za que esa mu­jer se­rá una bue­na es­po­sa y sa­brá cui­dar bien de su ca­sa y su fa­mi­lia. Si al­gún ras­go se des­ta­ca de­ma­sia­do con res­pec­to al res­to del ros­tro, sig­ni­fi­ca que su ma­ri­do y sus hi­jos no ten­drán la me­jor de las suer­tes.

Cuan­do la lí­nea que va des­de la sien has­ta el ex­tre­mo ex­terno del ojo es­tá le­ve­men­te le­van­ta­da se ten­drá mu­cha suer­te en la pa­re­ja; si en cam­bio es­tá hun­di­do, se­rá di­fí­cil con­vi­vir con un hom­bre. Es­to se de­be a que esa zo­na es de má­xi­mo Yang, por lo tan­to de­be es­tar ilu­mi­na­da, es de­cir ele­va­da. Lo con­tra­rio re­pre­sen­ta a Yin, os­cu­ra, lo que aten­ta con­tra el desa­rro­llo en el as­pec­to fa­mi­liar.

Sus ce­jas de­ben es­tar or­de­na­das, es de­cir que to­do el ve­llo crez­ca ha­cia el mis­mo la­do. Por otra par­te, de­ben cu­brir to­da la su­per­fi­cie del ojo, des­de el án­gu­lo in­terno del mis­mo has­ta el ex­terno.

Los ojos son el pun­to del co­ra­zón, por eso es im­por­tan­te que sean lu­mi­no­sos. La luz re­pre­sen­ta el agua lim­pia, es­to sig­ni­fi­ca que siem­pre ten­drá bue­nos pen­sa­mien­tos y con­tri­bui­rá a cam­biar las si­tua­cio­nes ne­ga­ti­vas en el ca­so de que a su pa­re­ja le va­ya mal en el tra­ba­jo o en los ne­go­cios.

Si po­see ojos mo­ve­di­zos (es­to va­le tam­bién pa­ra los va­ro­nes), es de­cir que se les di­fi­cul­ta fi­jar la mi­ra­da en el otro, sig­ni­fi­ca que sus pen­sa­mien­tos no son bue­nos, son per­so­nas mo­les­tas e in­clu­so egoís­tas, más aún cuan­do les fal­ta lu­mi­no­si­dad.

En cuan­to a la na­riz, pa­ra la mu­jer re­pre­sen­ta la es­tre­lla del ma­ri­do. Si es ar­mó­ni­ca ten­drá un buen ma­tri­mo­nio; si la pun­ta es muy fi­ni­ta en cam­bio, no ten­drá una bue­na pa­re­ja. Si es re­don­dea­da, es de­cir ex­pan­di­da, la suer­te es­ta­rá de su la­do. Cuan­do tie­ne lu­na­res, lo más probable es que in­ter­fie­ra en la re­la­ción de pa­re­ja.

En cuan­to a las fo­sas na­sa­les, si son gran­des y de­jan ver su in­te­rior, en­ton­ces esas per­so­nas no po­drán guar­dar se­cre­tos.

La bo­ca bien de­fi­ni­da y con una son­ri­sa si­mé­tri­ca (am­bos la­dos de los la­bios se ele­van de la mis­ma ma­ne­ra), los dien­tes pa­re­jos, y la co­mi­su­ra tie­ne una lí­nea que se ele­va, re­pre­sen­ta a un ser ale­gre, op­ti­mis­ta y con buen tra­to ha­cia los de­más.

El men­tón re­don­dea­do aus­pi­cia un buen fu­tu­ro, por­que son in­di­cio de per­so­nas que sa­ben per­do­nar y por lo tan­to, la pa­re­ja y la fa­mi­lia po­drán so­bre­lle­var si­tua­cio­nes di­fí­ci­les y se­guir ade­lan­te.

El ca­be­llo es otro de­ta­lle im­por­tan­te. Lo hom­bres lo pre­fie­ren fino, sua­ve, abun­dan­te y con buen co­lor, características que eran fun­da­men­ta­les en la an­ti­güe­dad pa­ra con­se­guir ma­ri­do, ya que se con­si­de­ra­ba que esa mu­jer te­nía bue­na san­gre, lo que equi­va­lía a ser sa­lu­da­ble, po­dría te­ner hi­jos y for­mar una gran fa­mi­lia.

El buen ma­ri­do

Al igual que la mu­jer, el ca­be­llo de los va­ro­nes de­be ser sua­ve y fino, lo que in­di­ca que su co­ra­zón se­rá más sen­si­ble y ca­ri­ño­so, ade­más de ser una per­so­na más in­te­li­gen­te y com­pa­si­va. An­ti­gua­men­te se su­po­nía que un hom­bre de pe­lo du­ro po­día ser más agre­si­vo.

El hue­so fron­tal en la zo­na del en­tre­ce­jo de­be es­tar le­ve­men­te ele­va­do, ya que re­pre­sen­ta la raíz de la mon­ta­ña del ros­tro, lo que sig­ni­fi­ca que ten­drá bue­nos sen­ti­mien­tos.

En cuan­to a las ore­jas, lo ideal es que, mi­ra­das de fren­te, es­tén pe­ga­das a los la­te­ra­les de la ca­be­za, ya que por allí cir­cu­la el Chi in­terno.

“Las ore­jas pe­ga­das a la ca­be­za sig­ni­fi­can que la for­tu­na se man­ten­drá has­ta vie­jo”, re­za un an­ti­guo refrán chino. De lo con­tra­rio sig­ni­fi­ca que el Chi in­terno es­tá de­bi­li­ta­do y no con­ta­rá con la sa­lud su­fi­cien­te pa­ra sos­te­ner a su fa­mi­lia.

La na­riz es la mon­ta­ña de la ca­ra, por eso es ne­ce­sa­rio que es­té le­ve­men­te ele­va­da ya que sos­tie­ne to­do lo de­más. Las per­so­nas con es­te ras­go tie­nen una gran vo­lun­tad, son muy jus­tas y va­lien­tes, do­tes in­dis­pen­sa­bles pa­ra ser un hom­bre de bien. Es con­ve­nien­te que las alas de la na­riz es­tén sua­ve­men­te ex­pan­di­das, de es­ta for­ma pue­den re­ci­bir una ma­yor can­ti­dad de Chi, lo que las con­vier­te en per­so­nas eco­nó­mi­ca­men­te po­de­ro­sas.

Por úl­ti­mo, cuan­do los la­bios son car­no­sos y guar­dan las mis­mas pro­por­cio­nes en­tre el su­pe­rior y el in­fe­rior, es­tá ga­ran­ti­za­do que son hom­bres de con­fian­za, lo que re­pre­sen­ta bue­na suer­te en to­do sen­ti­do. En cam­bio, si el la­bio su­pe­rior es más fi­ni­to y el de aba­jo más car­no­so, se tra­ta de per­so­nas que ha­blan de­ma­sia­do y sin pro­fun­di­dad, no se pue­de con­fiar en ellas

“UNA NA­RIZ PE­QUE­ÑA ES SÍN­TO­MA DE UNA PER­SO­NA IN­DE­CI­SA, QUE DE­PEN­DE EMO­CIO­NAL­MEN­TE DE LOS DE­MÁS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.