EL DÍA DEL SOL­TE­RO

TAO - Tomo III - - Celebración -

Mu­chos se sor­pren­die­ron ha­ce po­co cuan­do vie­ron en las no­ti­cias que en Chi­na se ce­le­bra­ba el Día del Sol­te­ro. Co­mo es na­tu­ral, al­gu­nos cre­ye­ron que se tra­ta­ba de una tra­di­cio­nal cos­tum­bre orien­tal; pe­ro no, por­que co­men­zó a ce­le­brar­se en la dé­ca­da del 90 cuan­do un gru­po de jó­ve­nes de la Uni­ver­si­dad de Nan­jing con­si­de­ró ne­ce­sa­rio fes­te­jar un día an­ta­gó­ni­co al fa­mo­so San Va­len­tín, o el día de los enamo­ra­dos oc­ci­den­tal. Su pro­pó­si­to era de­fen­der con or­gu­llo su sol­te­ría en una cul­tu­ra muy con­ser­va­do­ra, que va­lo­ra mu­chí­si­mo al ma­tri­mo­nio y des­pre­cia a quie­nes de­ci­den no ha­cer­lo, es­pe­cial­men­te a las mu­je­res. La fe­cha ele­gi­da es el 11 de no­viem­bre, por­que re­pre­sen­ta cua­tro unos, ci­fra que en la es­cri­tu­ra chi­na se in­ter­pre­ta co­mo “ár­bol sin ho­jas” y es usa­da co­mo me­tá­fo­ra de lo in­di­vi­dual. Sin em­bar­go, otros di­cen que es­te día fue ele­gi­do re­me­mo­ran­do otra fies­ta de la an­ti­gua Chi­na, cuan­do en los pue­blos los hom­bres sol­te­ros se ci­ta­ban el día 11 del mes 11, de 11 de la ma­ña­na a 11 de la no­che pa­ra ju­gar al mah­jong, un tra­di­cio­nal jue­go de me­sa chino.

En la nue­va ce­le­bra­ción los uni­ver­si­ta­rios or­ga­ni­za­ban fies­tas, ci­tas a ciegas y jor­na­das de com­pras, ge­ne­ral­men­te vía in­ter­net, si­tua­ción que ins­pi­ró a los eje­cu­ti­vos de Ali Ba­ba (si­tio de ven­tas de elec­tró­ni­cos on li­ne), a apro­ve­char la mo­vi­da y, des­de el 2009

No es una fies­ta tra­di­cio­nal chi­na sino el re­sul­ta­do de los cam­bios cul­tu­ra­les pro­du­ci­dos a par­tir de la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca. Na­ció en los 90, en el ám­bi­to uni­ver­si­ta­rio y co­mo al­ter­na­ti­va al día de San Va­len­tín. El por qué del 11 del 11.

de­ci­die­ron con­ver­tir el 11 del 11 en una suer­te de ci­ber mon­day, con gran­des re­ba­jas en el pre­cio de los pro­duc­tos y otras pro­mo­cio­nes. In­clu­so pa­ten­ta­ron la ini­cia­ti­va. Des­de lue­go, los no sol­te­ros tam­bién apro­ve­chan el día de com­pras, las sa­li­das y la di­ver­sión, ya sea so­los o con sus pa­re­jas.

La fies­ta va ga­nan­do te­rreno con el pa­so de los años. Ac­tual­men­te se cal­cu­la que Chi­na tie­ne apro­xi­ma­da­men­te 36,8 mi­llo­nes de per­so­nas que vi­ven so­las y se­gún en­cues­tas, quie­nes se rehú­san al ma­tri­mo­nio ha cre­ci­do a un rit­mo del 30 por cien­to en los úl­ti­mos diez años, es­pe­cial­men­te en las gran­des ciu­da­des.

Otros fes­te­jos

Apa­ren­te­men­te la idea chi­na re­sul­tó muy con­te­ne­do­ra pa­ra mu­chos de los jó­ve­nes de Oc­ci­den­te, quie­nes to­ma­ron la pos­ta con el Sin­gles Awa­re­ness Day o Día Mun­dial del Sol­te­ro, que na­ció co­mo al­ter­na­ti­va al del de fe­bre­ro. Por es­ta ra­zón, se ins­ti­tu­yó el 13 de fe­bre­ro del año 2007, exac­ta­men­te un día an­tes del San Va­len­tín”. No se sa­be muy bien don­de na­ció es­ta idea, aun­que to­do in­di­ca­ría que co­men­zó en Bra­sil, en coin­ci­den­cia con el car­na­val. Otras de la­ver­sio­nes atri­bu­yen su crea­ción al pro­fe­sor Dus­tin Bar­nes, de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Mis­sis­sip­pi, quien no te­nía pa­re­ja pe­ro tam­po­co no que­ría per­der­se la di­ver­sión.

En la ac­tua­li­dad, se ha di­fun­di­do en mu­chos paí­ses y ca­da vez con­vo­ca a más per­so­nas. A di­fe­ren­cia de Chi­na, en el res­to del mun­do la ce­le­bra­ción no es uni­sex, es por eso que en ge­ne­ral se or­ga­ni­zan en­cuen­tros don­de siem­pre es­tá la po­si­bi­li­dad de co­no­cer a al­guien pa­ra dar­le una opor­tu­ni­dad al amor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.