CUI­DAR­SE DEL CA­LOR PA RA PA­SAR EL IN­VIERNO

“VI­VO EN LA AR­GEN­TI­NA HA­CE 12 AÑOS Y HE NO­TA­DO UN GRAN CAM­BIO EN EL DESA­RRO­LLO DEL CLI­MA Y EN LA VE­GE­TA­CIÓN, QUE ES­TÁ OBLI­GA­DA A ADAP­TAR­SE A NUE­VAS FOR­MAS”

TAO - Tomo III - - Prevención -

El ve­rano es una de las es­ta­cio­nes del año más pe­sa­das de so­bre­lle­var; el ca­lor ago­ta la ener­gía y la hu­me­dad acecha, es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos años que mer­ced al cam­bio cli­má­ti­co se ca­rac­te­ri­za­ron por los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra.

Y co­mo es po­co lo que pue­de ha­cer­se pa­ra re­ver­tir es­te fac­tor, de­be­mos to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra que es­ta si­tua­ción no re­per­cu­ta ne­ga­ti­va­men­te en la sa­lud. Cuan­do los días pa­san de fres­cos a muy ca­lu­ro­sos y vi­ce­ver­sa, en for­ma im­per­cep­ti­ble el or­ga­nis­mo se des­equi­li­bra, no pue­de adap­tar­se, y la sa­lud se va de­te­rio­ran­do. La me­di­ci­na chi­na con­si­de­ra que las en­fer­me­da­des de in­vierno se ge­ne­ran en el ve­rano, por lo tan­to hay que es­tar aten­tos y pre­ve­nir­las.

“El ve­rano es Yang y se co­rres­pon­de con lo ex­terno, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. El cuer­po en es­te mo­men­to es más fuer­te del la­do de afue­ra, ya que la ener­gía se con­cen­tra allí, pe­ro in­ter­na­men­te que­da des­pro­vis­to de pro­tec­ción, más dé­bil. Por lo tan­to es ne­ce­sa­rio cui­dar mu­cho más la par­te in­ter­na.

En oto­ño el ca­mino de la ener­gía es de Yang a Yin y co­mien­za a re­ple­gar­se ha­cia el in­te­rior, por lo cual du­ran­te el in­vierno el or­ga­nis­mo es­tá más pro­te­gi­do. En ve­rano, tan­to los za­pa­tos co­mo los ani­llos, e in­clu­so al­gu­na pren­da, que­dan más ajus­ta­dos que du­ran­te el in­vierno y es­to se de­be pre­ci­sa­men­te a que la ener­gía in­ter­na es­tá por afue­ra del cuer­po, en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. En­ton­ces, el in­te­rior es­tá va­cío y cuan­do en­tra un “enemi­go” des­tru­ye con ma­yor in­ten­si­dad. Por ejem­plo, si be­be­mos lí­qui­dos fríos du­ran­te el in­vierno, el cuer­po con­ta­rá con ener­gía pa­ra pro­te­ger­se, pe­ro cuan­do se con­su­men en ve­rano los da­ños son mu­cho más pro­fun­dos. Ob­via­men­te, du­ran­te la ni­ñez y la ado­les­cen­cia no se sen­ti­rán los efec­tos ne­ga­ti­vos, pe­ro to­do de­ja una hue­lla en nues­tro or­ga­nis­mo, y el da­ño se ve­rá en la adul­tez y, mu­cho más aún, en la ve­jez”.

El ca­lor del ve­rano com­bi­na­do con la hu­me­dad y los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra afec­tan las de­fen­sas del or­ga­nis­mo y pa­ra evi­tar­lo es ne­ce­sa­rio en­ten­der la na­tu­ra­le­za y adap­tar los há­bi­tos de vi­da a es­tos cam­bios.

“Re­cuer­do que se de­cía que el 21 de di­ciem­bre del 2012 se pro­du­ci­ría el fin del mun­do. Ese día yo es­tu­ve en Ba­ri­lo­che y ha­cía mu­chí­si­mo frío, tan­to co­mo en el in­vierno. En­ton­ces com­pren­dí que en reali­dad sí es­tá­ba­mos an­te el fin del mun­do, pe­ro no en el sen­ti­do de des­truc­ción to­tal, sino en el fin de un mun­do tal co­mo lo co­no­cía­mos has­ta el mo­men­to, por­que con­cluía un ci­clo de equi­li­brio cli­má­ti­co y co­men­za­ba a ha­ber va­ria­cio­nes ines­pe­ra­das que, in­du­da­ble­men­te, afec­ta­rían a la vi­da. Yo vi­vo en la Ar­gen­ti­na ha­ce 12 años y he no­ta­do un gran cam­bio en el desa­rro­llo del cli­ma y en las características de la ve­ge­ta­ción, que es­tá obli­ga­da a adap­tar­se a nue­vas for-

Se­gún la me­di­ci­na chi­na las en­fer­me­da­des del frío na­cen en la tem­po­ra­da es­ti­val por­que la ener­gía Yang de­ja ex­pues­to in­ter­na­men­te al or­ga­nis­mo. Qué pre­cau­cio­nes to­mar y con­se­jos pa­ra en­fren­tar el cam­bio cli­má­ti­co.

mas. Ha­ce un tiem­po vi­si­té el Ca­la­fa­te y ob­ser­ve el cre­ci­mien­to de los ár­bo­les, que se desa­rro­llan de una ma­ne­ra muy uni­da, for­man­do una es­pe­cie de ba­rre­ra com­pac­ta que les per­mi­te re­sis­tir el pe­so del ex­ce­so de nie­ve. Su co­lor ver­de es mu­cho más in­ten­so que en otros lu­ga­res de la Ar­gen­ti­na, es de­cir que tie­nen ma­yor ener­gía. To­do lo que ob­ser­vé me da la pau­ta de que las plan­tas tam­bién su­fren co­mo no­so­tros con es­te cli­ma in­cons­tan­te”.

Co­mer, be­ber y dor­mir

Es­tos son los tres man­da­tos de la bue­na sa­lud, pe­ro tam­bién hay que res­pe­tar cier­tas re­glas re­la­cio­na­das con la tem­pe­ra­tu­ra ex­ter­na. Co­mo men­cio­na­mos, en el ve­rano la ener­gía es­tá afue­ra, y co­mo in­ter­na­men­te es­ta­mos des­pro­vis­tos de pro­tec­ción, el apa­ra­to di­ges­ti­vo no cuen­ta con tan­ta po­ten­cia co­mo pa­ra pro­ce­sar ade­cua­da­men­te los ali­men­tos gra­sos, por lo cual es ne­ce­sa­rio apli­car una die­ta más li­via­na, que in­clu­ya ve­ge­ta­les y fru­tas. Las carnes no de­ben eli­mi­nar­se pe­ro sí re­du­cir­se las por­cio­nes al mí­ni­mo, la úni­ca ex­cep­ción es la car­ne de pa­to, ya que por su ca­rác­ter fres­co ba­ja el Fue­go. La tem­pe­ra­tu­ra de la co­mi­da es tam­bién im­por­tan­te; cuan­do des­de la me­di­ci­na chi­na se re­co­mien­da no co­mer pla­tos fríos se re­fie­re a los de tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, en los años don­de ya se es­tu­dia­ba la for­ma de in­ge­rir alimento no exis­tían las he­la­de­ras, pe­ro hay de­ter­mi­na­das pre­pa­ra­cio­nes que se acep­tan a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te en al­gu­nos mo­men­tos.

Por ejem­plo, se pue­de her­vir o asar una pie­za de car­ne ma­gra o de pa­to con con­di­men­tos y ve­ge­ta­les a gus­to, de­jar que ba­je su tem­pe­ra­tu­ra (fue­ra de la he­la­de­ra), cor­tar­la en fe­tas fi­ni­tas y con­su­mir­la con una co­pa de vino, ya que el al­cohol equi­li­bra la tem­pe­ra­tu­ra del or­ga­nis­mo. Des­de lue­go es re­co­men­da­ble no ex­ce­der­se de dos co­pas.

El agre­ga­do de jen­gi­bre fer­men­ta­do a las co­mi­das tie­ne un efec­to si­mi­lar. Se pre­pa­ra cor­tán­do­lo en fi­nas lá­mi­nas y co­lo­cán­do­lo en un fras­co con vinagre de arroz y una cu­cha­ra­di­ta de azú­car.

“EL CUER­PO DE­BE TRANS­CU­RRIR POR LAS CUA­TRO ES­TA­CIO­NES Y ADAP­TAR­SE A LOS CAM­BIOS QUE ELLAS IM­PLI­CAN”

De­jar­lo es­ta­cio­nar du­ran­te una se­ma­na en un lu­gar os­cu­ro y fres­co y usar­lo co­mo con­di­men­to.

Por la no­che es me­jor to­mar cal­do o so­pa de arroz; los cal­dos ve­ge­ta­les o de car­ne son tam­bién una bue­na op­ción, sin em­bar­go siem­pre se de­be es­cu­char y en­ten­der los men­sa­jes del cuer­po. Si se sien­te el de­seo de co­mer un de­ter­mi­na­do alimento es por­que el or­ga­nis­mo lo ne­ce­si­ta, aun­que no de­be ser en por­cio­nes abun­dan­tes.

La­men­ta­ble­men­te pa­ra los oc­ci­den­ta­les, los he­la­dos no de­be­rían for­mar par­te del me­nú, ya que el frío pro­vo­ca que el in­te­rior del cuer­po ba­je abrup­ta­men­te de tem­pe­ra­tu­ra, por lo cual el or­ga­nis­mo de­be­rá rea­li­zar un tra­ba­jo ex­tra pa­ra re­cu­pe­rar el ca­lor per­di­do. Es­te pro­ce­so di­fi­cul­ta la cir­cu­la­ción y pro­vo­ca que la san­gre se tor­ne más pe­sa­da y suba el co­les­te­rol.

En cuan­to al des­can­so en épo­ca es­ti­val, al con­tra­rio de lo que ocu­rre en in­vierno, es po­si­ble acos­tar­se tar­de y le­van­tar­se tem­prano ya que la ener­gía Yang per­mi­te rea­li­zar una ma­yor can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des sin que el cuer­po se ago­te. Apro­ve­char el día es la cla­ve; Huang Di, el rey de la me­di­ci­na, de­cía: “La luz del sol no de­be mo­les­tar en ve­rano” , lo que sig­ni­fi­ca que el ca­lor de­be so­por­tar­se ya que es ne­ce­sa­rio trans­pi­rar pa­ra que el or­ga­nis­mo se de­pu­re.

“En la ac­tua­li­dad no de­ja­mos que el cuer­po tra­ba­je en for­ma na­tu­ral ni aun cuan­do des­can­sa. Cuan­do ha­ce ca­lor in­me­dia­ta­men­te nos ex­po­ne­mos al aire acon­di­cio­na­do o a los ven­ti­la­do­res y es­te há­bi­to no es sa­lu­da­ble. El cuer­po de­be trans­cu­rrir por las cua­tro es­ta­cio­nes y adap­tar­se a los cam­bios que ellas im­pli­can”, ex­pli­ca Liu Ming.

Una sies­ta de me­dia ho­ra des­pués de co­mer es in­dis­pen­sa­ble pa­ra que el cuer­po re­pon­ga y equi­li­bre la ener­gía: “A par­tir de las do­ce del me­dio­día la ener­gía es­tá en el pun­to má­xi­mo de Yang (va de Yang a Yang) y al dor­mir se re­cu­pe­ra la ener­gía Yin, es de­cir, se la ar­mo­ni­za”.

Tan­to en es­te mo­men­to de des­can­so co­mo por la no­che, se de­be es­tar res­guar­da­do del frío y las co­rrien­tes de aire pro­ve­nien­tes de ven­ta­nas, ven­ti­la­do­res o acon­di­cio­na­do­res de aire. “El aire que cru­za el cuer­po es es equi­va­len­te pa­ra la li­te­ra­tu­ra chi­na co­mo una fle­cha que da­ña el cuer­po ne­ce­si­ta man­te­ner su tem­pe­ra­tu­ra de

en­tre 36 y 37 gra­dos y trans­pi­rar”.

La bue­na hi­dra­ta­ción

Co­mo sa­be­mos, be­ber lí­qui­dos en épo­ca es­ti­val es im­pres­cin­di­ble pa­ra evi­tar que el or­ga­nis­mo se des­hi­dra­te, sin em­bar­go se de­be cui­dar la ma­ne­ra de in­cor­po­rar­los. Se­gún Liu Ming los se­res hu­ma­nos de­be­mos be­ber agua del mis­mo mo­do que las plan­tas.

“Cuan­do fui mon­je taoís­ta tam­bién ha­cía la­bo­res de jar­di­ne­ría, re­ga­ba las plan­tas por la ma­ña­na en­tre las 7 y las 9, y por la tar­de en­tre las 17 y las 19, ho­ra­rios que de­bían cum­plir­se es­tric­ta­men­te. Las dos ho­ras de la ma­ña­na se co­rres­pon­den con lo que lla­ma­mos al­ma­cén de agua y ayu­dan a que pue­dan pa­sar bien el día. Du­ran­te el de la tar­de se re­po­ne lo per­di­do, ya que lue­go de un día de ca­lor las plan­tas ago­tan su re­ser­va de lí­qui­dos; así es­ta­rán en con­di­cio­nes de pa­sar la no­che có­mo­da­men­te. Nun­ca de­ben re­gar­se al me­dio­día por­que po­drían que­mar­se con el sol y mo­rir. En nues­tro cuer­po pa­sa al­go si­mi­lar, du­ran­te la ma­ña­na (de 7 a 9 ho­ra­rio del me­ri­diano del es­tó­ma­go), se de­be to­mar una ma­yor can­ti­dad de lí­qui­dos, es­pe­cial­men­te en ayu­nas; in­clu­so si se sien­te mu­cho fue­go en el or­ga­nis­mo es con­ve­nien­te agre­gar una cu­cha­ra­di­ta de sal al pri­mer va­so de agua se­gui­dos por 3 o 4 va­sos más de agua pu­ra. Otra al­ter­na­ti­va es un va­so de agua ti­bia con li­món y miel. Lue­go de unos mi­nu­tos, si se desea, be­ber una ta­za de té de jen­gi­bre. Por la tar­de (de 17 a 19 ho­ra­rio del me­ri­diano del ri­ñón), se pue­de to­mar té de jaz­mín, ver­de, oo­long o cri­san­te­mo, es­pe­cial­men­te si se sien­te an­sie­dad; o si no be­ber la in­fu­sión con la que ca­da uno se sien­ta más có­mo­do, in­clu­so ca­fé. La for­ma de in­cor­po­rar­los es de a pe­que­ños sorbos y en con­ti­nua­do, co­mo el té al es­ti­lo Kung Fu, ya que ge­ne­ra una ma­yor can­ti­dad de sa­li­va y lí­qui­dos. El res­to del día se pue­de be­ber a gus­to, pe­ro lo más im­por­tan­te es res­pe­tar es­tos dos mo­men­tos”.

El agua tam­po­co de­be fal­tar; sin em­bar­go, nun­ca se de­be be­ber­la fría, por­que se con­si­de­ra que es “agua muer­ta, sin ac­ti­vi­dad y el cuer­po ne­ce­si­ta lo con­tra­rio”. Cuan­do el agua se con­ser­va en la he­la­de­ra pier­de el Chi del mo­vi­mien­to y al be­ber­la se co­mien­za a per­der la ener­gía, es un lí­qui­do pe­sa­do. Es­to se de­be a que el cuer­po fun­cio­na a una tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio de 36 gra­dos y al in­ge­rir al­go de la he­la­de­ra va a pro­du­cir un des­gas­te de ener­gía por par­te del or­ga­nis­mo pa­ra no per­der tem­pe­ra­tu­ra. Es­to pa­re­ce un de­ta­lle me­nor pa­ra los oc­ci­den­ta­les, pe­ro que se ve re­fle­ja­do en nu­me­ro­sos pro­ble­mas que por des­co­no­ci­mien­to no se aso­cia a ser vul­ne­ra­ble a mu­chas en­fer­me­da­des so­lo por in­ge­rir co­sas frías.

El agua tam­bién se adap­ta, no so­lo a los re­ci­pien­tes, tam­bién a las emo­cio­nes, si es­tá en­ce­rra­da en una bo­te­lla trans­mi­te una muy ma­la ener­gía; cuan­do no se tie­ne la po­si­bi­li­dad de her­vir­la, se pue­de op­tar por agi­tar­la vi­go­ro­sa­men­te pa­ra que vuel­va a re­cu­pe­rar par­te de su ener­gía po­si­ti­va.

El agua co­rrien­te pa­sa por un pro­ce­so de po­ta­bi­li­za­ción en el cual se in­clu­yen pro­duc­tos quí­mi­cos y es­to afec­ta la com­po­si­ción de la mis­ma en tér­mi­nos de ener­gía. La so­lu­ción en es­te ca­so es co­lo­car, si fue­se po­si­ble, un fil­tro en la ca­ni­lla o tan­que de agua y lue­go tam­bién her­vir­la.

“Bu­da di­jo que una go­ta de agua tie­ne más de 84000 vi­das y na­die en­ten­día de que ha­bla­ba. Aho­ra, gra­cias al mi­cros­co­pio, se sa­be que es cier­to”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.