EL PRO­TO­CO­LO DEL RE­GA­LO

TAO - Tomo III - - Costumbres -

Lle­ga la Na­vi­dad y con ella los re­ga­los de Pa­pá Noel, una prác­ti­ca que se re­pi­te en ca­si to­do el mun­do, aun­que con dis­tin­tos sig­ni­fi­ca­dos y ma­ti­ces se­gún ca­da cul­tu­ra o tra­di­ción.

En Chi­na se si­gue un pro­to­co­lo no es­cri­to que se re­la­cio­na tan­to con los en­vol­to­rios co­mo con la ma­ne­ra en que se rea­li­za el in­ter­cam­bio de ob­je­tos. Co­mo ocu­rre en to­do el mun­do, ofre­cer un pre­sen­te es una mues­tra de cor­te­sía y bue­na edu­ca­ción, pe­ro hay que sa­ber có­mo ha­cer­lo, por­que de lo con­ta­rio aque­llo que pre­ten­día ha­la­gar a al­guien pue­de ser mal in­ter­pre­ta­do y pro­vo­car un mal mo­men­to.

Por ejem­plo, no acer­tar el co­lor del pa­pel que en­vuel­ve al re­ga­lo pue­de pro­du­cir una ma­la im­pre­sión, por­que pa­ra la tra­di­ción orien­tal el pri­mer men­sa­je que lle­va el pre­sen­te no es la tar­je­ta ni el mo­ño sino den­tro de qué co­lor vie­ne. Na­tu­ral­men­te, las di­fe­ren­tes to­na­li­da­des ex­pre­sa­rán dis­tin­tos sen­ti­mien­tos y tam­bién in­ten­cio­nes de quien en­tre­ga ha­cia quien re­ci­be el re­ga­lo, pe­ro ja­más de­be­rá un pre­sen­te en­vol­ver­se en un pa­pel de co­lor blan­co, ya que re­pre­sen­ta a la muer­te y se­rá in­va­ria­ble­men­te re­cha­za­do por­que sim­bo­li­za un pé­si­mo au­gu­rio.

Por otra par­te, la for­ma de en­tre­gar un pre­sen­te tam­bién re­ve­la no so­lo el ni­vel de res­pe­to y edu­ca­ción sino

La oca­sión, el co­lor del en­vol­to­rio y la for­ma de en­tre­gar­lo son tan im­por­tan­tes co­mo el ob­se­quio en sí mis­mo y no res­pe­tar los có­di­gos pue­de al­te­rar su sig­ni­fi­ca­do. Los ob­je­tos prohi­bi­dos.

tam­bién las in­ten­cio­nes de quien lo ha­ce. Al en­tre­gar un ob­se­quio de­be ha­cer­se con am­bas ma­nos y el des­ti­na­ta­rio tam­bién de­be re­ci­bir­lo del mis­mo mo­do, por más pe­que­ño que sea el mis­mo. Y con­tra­ria­men­te a lo que ocu­rre en Oc­ci­den­te, los chi­nos con­si­de­ran de ma­la edu­ca­ción abrir los re­ga­los de in­me­dia­to, por­que to­da la aten­ción de­be cen­trar­se en la per­so­na que lo en­tre­ga y en el ac­to de agra­de­cer tal ac­ción, más que en el ob­se­quio pro­pia­men­te di­cho. De to­das ma­ne­ras, en al­gu­nas oca­sio­nes pue­de ocu­rrir que se abran en pre­sen­cia de quien lo re­ga­la, pe­ro es­to só­lo es un ges­to es­pe­cial de cor­te­sía na­ci­do al ca­lor de la in­fluen­cia de las cos­tum­bres oc­ci­den­ta­les.

Ade­más, en Chi­na se le da mu­cha im­por­tan­cia a cier­tas creen­cias po­pu­la­res. Mu­chas de es­tas guar­dan re­la­ción con la pro­nun­cia­ción y sen­ti­do que se le pue­de en­con­trar a las pa­la­bras. Un ob­je­to inofen­si­vo pe­ro que ten­ga un so­ni­do si­mi­lar a la pa­la­bra muer­te, por ejem­plo, pue­de ser in­ter­pre­ta­do co­mo un signo de mal pre­sa­gio, al­go que ocu­rre con el re­loj des­per­ta­dor, cu­yo nom­bre en chino sue­na pa­re­ci­do a es­ta pa­la­bra y por eso es uno de los ob­je­tos me­nos re­ga­la­dos. Al­go si­mi­lar ocu­rre con los pa­ra­guas, ya que exis­te una pa­la­bra en chino que tam­bién se pro­nun­cia igual y que sig­ni­fi­ca se­pa­ra­ción. Por eso nun­ca se le de­be re­ga­lar un pa­ra­guas a una pa­re­ja. Tam­po­co es apro­pia­do re­ga­lar som­bre­ros ver­des, ya que equi­va­le a in­fi­de­li­dad.

En­tre ami­gos o fa­mi­lia es co­mún in­ter­cam­biar ces­tos con fru­tas va­ria­das; en cam­bio, cuan­do la idea es ha­cer un re­ga­lo for­mal, lo ideal es ele­gir un pro­duc­to del país de ori­gen de la per­so­na que lo re­ga­la, por ejem­plo, vinos, dul­ces, con­ser­vas, etc.

Se­gún la oca­sión, lo que se acos­tum­bra es dar un ele­men­to que ade­más de uti­li­dad se­rá pa­ra quien lo re­ci­ba un au­gu­rio de di­cha y felicidad. Por ejem­plo, cuan­do se ha­ce un re­ga­lo em­pre­sa­rial, de­be te­ner­se en cuen­ta que una la­pi­ce­ra con tin­ta ro­ja es ta­bú, ya que au­gu­ra una rup­tu­ra de los la­zos co­mer­cia­les. Ge­ne­ral­men­te se re­ga­lan plu­mas, li­co­res y ele­men­tos de es­cri­to­rio y se tie­ne por

cos­tum­bre re­ga­lar a los em­plea­dos de la mis­ma em­pre­sa un ob­je­to del mis­mo va­lor, de lo con­tra­rio se lo de­be ofre­cer en pri­va­do.

Ob­se­quios de Año Nue­vo

La lle­ga­da del nue­vo año (que, co­mo se sa­be, en Chi­na no es­tá tan cer­ca de la Na­vi­dad) se ce­le­bra de ma­ne­ra muy es­pe­cial y tam­bién es un buen mo­men­to pa­ra ob­se­quiar a al­guien, más allá de que ca­si to­do el mun­do en­vía a ami­gos y fa­mi­lia­res las con­sa­bi­das tar­je­tas ex­pre­san­do sus bue­nos de­seos. Pa­ra es­ta épo­ca es ha­bi­tual que los adul­tos re­ga­len a los más jó­ve­nes un so­bre ro­jo con di­ne­ro y di­bu­jos y ca­rac­te­res im­pre­sos con tin­ta do­ra­da, sím­bo­los de bue­na suer­te. La can­ti­dad de­pen­de­rá, ob­via­men­te, de la re­la­ción en­tre las per­so­nas y de la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca de quien ha­ce el re­ga­lo. Sin em­bar­go, si­guien­do con la tra­di­ción, es ha­bi­tual que el di­ne­ro del so­bre se re­la­cio­ne con el nú­me­ro ocho, de­bi­do a la si­mi­li­tud en­tre la pro­nun­cia­ción de es­te nú­me­ro con la pa­la­bra pros­pe­ri­dad y desa­rro­llo.

Es­ta cos­tum­bre tam­bién se ex­tien­de ha­cia los adul­tos sol­te­ros de la fa­mi­lia y a ve­ces, en­tre bue­nos ami­gos. En es­tos ca­sos al en­tre­gar­lo se di­ce “¡Fe­liz año nue­vo, bue­na for­tu­na y que te ha­gas ri­co!”, a lo que el otro res­pon­de­rá: “¡Co­mien­za a ha­cer­me ri­co dán­do­me un so­bre ro­jo!”.

Oca­sio­nes es­pe­cia­les

Los cum­plea­ños y los ca­sa­mien­tos son dos ce­le­bra­cio­nes es­pe­cia­les en la cul­tu­ra chi­na y, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, los re­ga­los son bas­tan­te pe­cu­lia­res. Den­tro de la fa­mi­lia se les da gran im­por­tan­cia a los re­cién na­ci­dos y a los adul­tos ma­yo­res, quie­nes re­pre­sen­tan el fu­tu­ro y la ex­pe­rien­cia de la fa­mi­lia, res­pec­ti­va­men­te. El re­ga­lo más po­pu­lar cuan­do un niño na­ce es un so­bre ro­jo, co­lor que re­pre­sen­ta la bue­na for­tu­na y la pros­pe­ri­dad, con di­ne­ro; lo mis­mo pa­ra los adul­tos quie­nes, ge­ne­ral­men­te, no ce­le­bran los cum­plea­ños has­ta al­can­zar los 60 años, edad con­si­de­ra­da por los chi­nos co­mo un año muy im­por­tan­te en la vi­da, ya que se cum­ple un ci­clo com­ple­to. En es­tos ca­sos se rea­li­za una gran fies­ta y se re­ga­lan re­ga­la hue­vos (re­pre­sen­tan la vi­da), ta­lla­ri­nes lar­gos (lar­ga vi­da), so­bres ro­jos con di­ne­ro y ma­si­tas en for­ma de du­razno (sím­bo­lo de la in­mor­ta­li­dad).

En el ca­so de las bo­das, se es­ti­lan los re­ga­los con­si­de­ra­dos de lu­jo, es­pe­cial­men­te de par­te de la fa­mi­lia del no­vio ha­cia la de la no­via. En­tre ellos se in­clu­ye un ti­po de mus­go co­mes­ti­ble, que su­pues­ta­men­te atrae la bue­na for­tu­na. Otros re­ga­los po­pu­la­res son los ma­ris­cos, flores, plan­tas, pas­te­les y ob­je­tos y jo­ye­ría con de­co­ra­ción de dra­go­nes y fé­nix, ya que am­bas fi­gu­ras jun­tas re­pre­sen­tan el ma­tri­mo­nio. Des­de lue­go, los so­bres con di­ne­ro (Li Shi) tam­bién son bien re­ci­bi­dos, pe­ro cuan­do se tra­ta de un re­ga­lo de bo­das, las su­mas re­ga­la­das de­ben ser múl­ti­plos de nue­ve

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.