PUES­TA A PUN­TO NA­VI­DE­ÑA

TAO - Tomo III - - Feng Shui -

Lle­gan las Fies­tas y ya se per­ci­be el cam­bio de áni­mo en el aire. Es la eta­pa del re­en­cuen­tro y de la re­con­ci­lia­ción y hay que pre­pa­rar el ho­gar pa­ra re­ci­bir­la. Con­se­jos pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo la ener­gía del nue­vo ci­clo que co­mien­za.

Ya des­de ha­ce unos días se pue­de apre­ciar en lo­ca­les y ca­lles la de­co­ra­ción pro­pia de es­ta eta­pa del año que pre­ce­de a las Fies­tas. El áni­mo se ale­gra y la ca­sa se viste de fies­ta con el es­pí­ri­tu na­vi­de­ño; el ar­bo­li­to, las guir­nal­das, las lu­ces y el bri­llo es­tán a la or­den del día con su fies­ta de luz y co­lor. Sin em­bar­go, al mo­men­to de de­co­rar la ca­sa so­le­mos te­ner en cuen­ta más a las cos­tum­bres y mo­das que al Feng Shui, he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra atraer y po­ten­ciar la bue­na ener­gía en es­te nue­vo ci­clo que se ini­cia.

Pe­ro a no preo­cu­par­se, por­que con los con­se­jos del maes­tro Liu Ming co­no­ce­re­mos las cla­ves pa­ra que el arre­glo del ho­gar ten­ga el me­jor Chi en ca­da ám­bi­to.

El ar­bo­li­to

Si bien es una cos­tum­bre ne­ta­men­te oc­ci­den­tal, los orien­ta­les tam­bién han adop­ta­do al pino na­vi­de­ño co­mo par­te esen­cial de la de­co­ra­ción. Na­tu­ral­men­te, ellos se preo­cu­pan más por su ubi­ca­ción que por su ta­ma­ño y for­ma, por eso siem­pre lo co­lo­can en un pun­to de la ca­sa don­de se pue­da ver des­de to­dos los rin­co­nes, en aquel si­tio don­de con­flu­yen to­das las mi­ra­das y que trans­mi­te un es­pí­ri­tu po­si­ti­vo. Pa­ra los chi­nos los me­jo­res son los ver­des, ya que dan la sen­sa­ción de vi­da.

En cuan­to a los ador­nos, no de­ben fal­tar las for­mas re­don­das, que re­pre­sen­tan al Cie­lo, y las cua­dra­das, a la Tierra, pa­ra man­te­ner la ar­mo­nía de es­tos dos ele­men­tos esen­cia­les, y abun­dan los de co­lor pla­tea­do y do­ra­do, suer­te de ima­nes de la bue­na for­tu­na.

Las lu­ces

Es fun­da­men­tal ins­ta­lar lu­ces de co­lo­res tan­to en el ar­bo­li­to co­mo en otros arre­glos; sin em­bar­go, se de­be pres­tar es­pe­cial aten­ción a las to­na­li­da­des pa­ra sa­car un buen pro­ve­cho de ellas. Lo ideal es que ha­ya lu­ces de sie­te co­lo­res: ro­jo, na­ran­ja, ama­ri­llo, ver­de, ce­les­te, azul y vio­le­ta. Ca­da uno se re­la­cio­na con un ór­gano y una emo­ción, por lo tan­to, te­ner­los cer­ca con­tri­bui­rá a equi­li­brar­los. “Es­te es una as­pec­to in­tere­san­te que mues­tra có­mo los orien­ta­les to­ma­mos las cos­tum­bres oc­ci­den­ta­les adap­tán­do­las a nues­tros pro­pó­si­tos. Por ejem­plo, es­te te­ma de los co­lo­res pro­vie­ne de la me­di­ta­ción. Cuan­do me­di­ta­mos mi­ra­mos los sie­te co­lo­res de la luz in­ter­na y en la unión de ellos lo­gra­mos la ar­mo­nía del cuer­po-men­te”, ex­pli­ca Liu Ming. Por ejem­plo, el ro­jo (Chi), es­ti­mu­la al co­ra­zón y apor­ta ale­gría, el anaran­ja­do (cheng) es­ti­mu­la al pe­ri­car­dio y en­tu­sias­ma, el ama­ri­llo (huang) el ba­zo y a la sen­si­bi­li­dad, el ver­de (lu) el hí­ga­do y da tran­qui­li­dad, el ce­les­te (qing) al pul­món y trans­mi­te paz, el azul (lan) es­ti­mu­la al ri­ñón y el co­ra­je, y el vio­le­ta (zi) ar­mo­ni­za las tres par­tes (pun­to de tres me­ri­dia­nos) y equi­li­bra. Ade­más de las lu­ces, la mú­si­ca y los aro­mas ayu­dan a lo­grar un am­bien­te ameno”.

En tal sen­ti­do se su­gie­re pa­ra lo­grar un buen Feng Shui en es­ta épo­ca, ele­gir aque­lla mú­si­ca que tras­mi­ta un sen­ti­mien­to pro­fun­do, una me­lo­día que re­sue­ne en el pe­cho y lo lle­ne de paz. En cuan­to a las fra­gan­cias, las que me­jor ac­túan son sán­da­lo, pa­lo san­to o ci­prés, es­pe­cial­men­te si se que­ma su ma­de­ra, ya que el hu­mo lim­pia el am­bien­te.

Ba­rrer con lo ma­lo

La lim­pie­za de­be rea­li­zar­se pa­ra que la ca­sa es­té real­men­te asea­da, pe­ro tam­bién pa­ra mo­vi­li­zar la ener­gía es­tan­ca­da que se acu­mu­ló en

los lu­ga­res os­cu­ros du­ran­te to­do el año, co­mo ar­ma­rios, rin­co­nes y de­ba­jo de los mue­bles. Los días pre­vios a la Na­vi­dad o al Año Nue­vo hay que de­di­car­le tiem­po, es­fuer­zo y en­tu­sias­mo a es­te pro­ce­so; co­rrer me­sas, ar­ma­rios, va­ciar es­tan­tes y qui­tar to­do lo que ya no se usa, de es­ta ma­ne­ra el Chi vuel­ve a cir­cu­lar po­si­ti­va­men­te.

Otro as­pec­to im­por­tan­te es la puer­ta de en­tra­da a la ca­sa, ya que re­pre­sen­ta la “bo­ca del Chi”, es­pa­cio por el que in­gre­sa el aire que lle­na­rá la ca­sa, por lo tan­to de­be ser muy bien re­ci­bi­do.

En pri­mer lu­gar es­ta aber­tu­ra de­be es­tar en per­fec­tas con­di­cio­nes, si es­tá de­te­rio­ra­da es ne­ce­sa­rio arre­glar­la y pin­tar­la, pa­ra lue­go ador­nar­la. La tra­di­ción es co­lo­car una co­ro­na de ho­jas ver­des, pi­ñas y cin­tas de co­lo­res: ro­jas pa­ra ale­jar la ma­la on­da, ver­des pa­ra pro­mo­ver el desa­rro­llo. La for­ma cir­cu­lar ar­mo­ni­za con la ener­gía del Cie­lo.

Un arre­glo con guir­nal­das ver­des es otra al­ter­na­ti­va po­si­ti­va. Co­lo­car un ex­tre­mo en ca­da la­do del mar­co y, so­bre la par­te su­pe­rior del mis­mo, for­mar una pun­ta que se ele­ve for­man­do un trián­gu­lo pa­ra atraer la ener­gía del Cie­lo y con­du­cir­la aden­tro del ho­gar.

La ce­na na­vi­de­ña

Los cen­tros de me­sa, in­fal­ta­bles en el arre­glo, es me­jor que no es­tén he­chos con flores cor­ta­das ya que son una vi­da que se va apa­gan­do con el co­rrer de las ho­ras. Más con­ve­nien­te es co­lo­car un hua lan (ca­nas­to) con fru­tas y se­mi­llas, que re­pre­sen­tan la co­se­cha y el desa­rro­llo, sím­bo­lo de la abun­dan­cia.

La ce­na es tam­bién un es­pa­cio que de­be apro­ve­char­se pa­ra la char­la, por eso los in­vi­ta­dos de­ben ubi­car­se de ma­ne­ra tal que pue­dan mi­rar­se e in­ter­ac­tuar. La me­sa re­don­da u ova­la­da es la me­jor op­ción pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo, pe­ro si no se cuen­ta con una, lo me­jor se­rá ar­mar con dos ta­blas rec­tan­gu­la­res una me­sa cua­dra­da que cum­pli­ría una fun­ción si­mi­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.