Apren­der a per­do­nar

TAO - Tomo III - - Feng Shui -

“Ade­más de ar­mo­ni­zar la ca­sa y co­mer ri­co, la Na­vi­dad tam­bién es un tiem­po de re­fle­xión ideal pa­ra co­nec­tar­se con uno mis­mo. Y ya que es­ta­mos ce­le­bran­do el na­ci­mien­to de Je­sús, es im­por­tan­te re­cor­dar el men­sa­je que de­jó al mun­do. Él en­tre­gó su cor­ta vi­da por los de­más y no­so­tros de­be­mos hon­rar­lo en paz, de­jan­do de la­do el odio y la en­vi­dia. Po­nien­do en prác­ti­ca la en­se­ñan­za de Je­sús lim­pia­mos nues­tro in­te­rior. En la vi­da lo más im­por­tan­te es per­do­nar; el enojo y el re­sen­ti­mien­to ter­mi­nan afec­tan­do nues­tra sa­lud; pe­ro cuan­do per­do­na­mos a quie­nes nos ofen­die­ron nos ayu­da­mos a no­so­tros mis­mos. Los ma­los sen­ti­mien­tos pue­den ser el ori­gen de mu­chos ma­les. Te­ne­mos que apren­der de es­te hom­bre, quien de­jó su vi­da en la cruz y, a pe­sar de eso, se fue en paz por­que per­do­nó a quie­nes lo las­ti­ma­ron. Cuan­do uno no sa­be per­do­nar a los otros es­te sen­ti­mien­to se con­vier­te en un cas­ti­go pa­ra uno mis­mo. La ven­gan­za no nos con­du­ce a nin­gún la­do, só­lo se pier­de la paz.

El con­cep­to del per­dón del ca­to­li­cis­mo es com­par­ti­do tam­bién por otras re­li­gio­nes. El bu­dis­mo, por ejem­plo, uti­li­za la pa­la­bra “de­jar”, es de­cir de­jar el odio, de­jar la en­vi­dia, de­jar la so­ber­bia. Lle­ga­mos a es­te mun­do sin na­da y nos ire­mos del mis­mo mo­do, por eso de­be­mos cui­dar la paz in­te­rior y de­jar de la­do el de­seo ma­te­rial. Pa­ra la re­li­gión taoís­ta el con­cep­to es “de­jar trans­cu­rrir”, no gas­tar ener­gía en co­sas su­per­fi­cia­les, cul­ti­var el es­pí­ri­tu y tran­si­tar en paz el sen­de­ro de la vi­da” de la vi­da”, es el men­sa­je de Liu Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.