XI WANG

TAO - Tomo III - - Tao - Shi­fu Liu Ming.

Siem­pre que co­men­za­mos un nue­vo ci­clo la es­pe­ran­za se re­nue­va y pre­ci­sa­men­te ese con­cep­to es el que plas­mé en la ca­li­gra­fía que ve­mos en la pá­gi­na de al la­do. En chino, Xi sig­ni­fi­ca muy di­fí­cil de con­se­guir, y Wang sig­ni­fi­ca es­pe­rar que lo me­jor lle­ga con el tiem­po, y se re­la­cio­na con la lu­na lle­na, que hay una por ca­da mes, pe­ro só­lo una por año con la ener­gía más fuer­te. Esa no­che es muy es­pe­ra­da y fes­te­ja­da. La Lu­na es con­si­de­ra­da el es­pe­jo de la Tierra y pre­ci­sa­men­te en ese mo­men­to del ci­clo es cuan­do hay ma­yor abun­dan­cia y to­dos los se­res vi­vos se en­cuen­tran en el pun­to de ma­yor desa­rro­llo. Por eso en Chi­na es un mo­men­to muy es­pe­ra­do. Cuan­do am­bos tér­mi­nos se uti­li­zan jun­tos se tra­du­ce co­mo “es­pe­ran­za”, al­go di­fí­cil de con­se­guir pe­ro que lle­ga con el tiem­po, en la tra­duc­ción de ca­da pa­la­bra se en­cuen­tra el sig­ni­fi­ca­do com­ple­to. Por es­to es que ana­li­zan­do ca­da par­te se en­tien­de el con­cep­to de ca­da pa­la­bra. En la vi­da hay que te­ner es­pe­ran­za, es­to es lo que nos im­pul­sa a ha­cer. Ca­da mes la Lu­na cum­ple un ci­clo. To­dos los se­res vi­vos nos re­gi­mos por ci­clos y en el ca­so de las per­so­nas, te­ne­mos que des­ta­car cua­tro que se re­la­cio­nan con ca­da eta­pa de la vi­da.

El pri­me­ro se co­rres­pon­de al mo­men­to del na­ci­mien­to, con­si­de­ra­do la pri­ma­ve­ra de la vi­da. A par­tir de allí co­mien­za la es­pe­ran­za, la bús­que­da de un ca­mino en la vi­da que im­pli­ca es­tu­diar y for­mar­se; es lar­go, pe­ro sien­ta las ba­ses de nues­tro fu­tu­ro. Lue­go lle­ga la ju­ven­tud, re­la­cio­na­da con el ve­rano. Se­gui­mos desa­rro­llán­do­nos y co­men­za­mos a co­se­char al­gu­nos fru­tos. Ya en­tre los 40 y 50 años em­pe­za­mos a tran­si­tar el oto­ño de la vi­da, es­ta­mos ple­na­men­te cons­ti­tui­dos y fuer­tes. Des­pués de es­ta eta­pa lle­ga el in­vierno, mo­men­to de gran es­pe­ran­za y felicidad, en que se con­tem­pla a los hi­jos em­pren­dien­do su ca­mino y la lle­ga­da de los nie­tos, que mar­ca­rá el co­mien­zo de una nue­va pri­ma­ve­ra.

Ba­sán­do­se en su pro­pia ex­pe­rien­cia, Con­fu­cio or­de­nó en seis las eta­pas de la vi­da. La pri­me­ra abar­ca des­de el na­ci­mien­to has­ta los 15 años, mo­men­to en el que se­gún él, se de­be bus­car el ca­mino ha­cia el apren­di­za­je. La se­gun­da des­de los 15 has­ta los 30 años, cuan­do se en­cuen­tra el ca­mino y se en­tien­de dón­de se es­tá pa­ra­do. La ter­ce­ra, des­de los 30 a los 40 años, mo­men­to en el que no hay lu­gar pa­ra las du­das, ‘soy así y es­te es mi ca­mino’. La cuar­ta, des­pués de los 50 años, ‘en­ten­dí cuál es la mi­sión que de­bo cum­plir’. La quin­ta, a los 60 años, ‘flu­yen los so­ni­dos’, cual­quier co­sa ex­ter­na que se es­cu­cha no mue­ve el co­ra­zón. Por úl­ti­mo, la sex­ta, a par­tir de los 70 años, cuan­do se tie­ne la li­ber­tad de po­der ha­cer cual­quier co­sa, pe­ro to­do lo que se ha­ce se en­cuen­tra den­tro de las le­yes que man­tie­nen la ar­mo­nía. La sa­bi­du­ría de Con­fu­cio nos mar­ca con es­pe­ran­za la tra­yec­to­ria pa­ra pro­ce­der de la ma­ne­ra co­rrec­ta. Y pa­ra po­der cum­plir con es­to es im­por­tan­te sa­ber ele­gir aque­llo que nos lle­ne el al­ma. Se­gu­ra­men­te en el ca­mino se de­be­rán sor­tear si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, pe­ro to­do pue­de so­lu­cio­nar­se con la fuer­za de vo­lun­tad. En el ca­mino tam­bién en­con­tra­re­mos gen­te que nos ala­ba­rá y otra que nos mar­ca­rá per­ma­nen­te­men­te los de­fec­tos, si­tua­ción que, le­jos de eno­jar­nos, de­be for­ta­le­cer­nos. Es­cu­char las crí­ti­cas bien in­ten­cio­na­das pue­de ayu­dar­nos a su­pe­rar­nos y ser me­jo­res, hay que apren­der a es­cu­char y au­to­cri­ti­car­nos. Es­to tam­bién nos obli­ga­rá a ser más exi­gen­tes con no­so­tros mis­mos y de es­ta ma­ne­ra lle­ga­re­mos a al­can­zar la li­ber­tad.

Pa­ra ser una per­so­na de bien de­ben cum­plir­se tres con­di­cio­nes: la pri­me­ra es da du, que sig­ni­fi­ca ‘li­mi­te gran­de’, y se re­fie­re a so­por­tar la crí­ti­ca en­te­re­za, sin ofen­der­nos. Da du su­ma­do al en­ten­di­mien­to da­rá lu­gar a kuan rong, se lle­ga a es­ta ins­tan­cia cuan­do se com­pren­de que to­do tie­ne su lu­gar, ca­da pa­la­bra, ca­da ac­ti­tud tie­ne un es­pa­cio don­de es­tá ubi­ca­do, no im­por­ta si bue­na o mal, to­do se re­ci­be y se po­ne en el lu­gar co­rrec­to.si a es­te con­cep­to le su­ma­mos sa­bi­du­ría, lle­ga­re­mos a la ter­ce­ra ins­tan­cia lla­ma­da ping chang, es en­ten­der y acep­tar las di­fe­ren­tes in­ter­ac­cio­nes de to­do los ac­tos, pa­la­bras y co­sas que trans­cu­rren. A tra­vés de la es­pe­ran­za po­de­mos lle­gar a la sa­bi­du­ría. Y en es­te año nue­vo, año del Mono de Fue­go se­gún el zo­día­co chino, de­be­mos te­ner más es­pe­ran­za, ya que es­te ani­mal ágil e in­te­li­gen­te tam­bién se re­la­cio­na con la es­tre­lla Wen Chang, sím­bo­lo de la sa­bi­du­ría, que nos ilu­mi­na­rá to­do el año. ¡Has­ta la pró­xi­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.