AMOR QUE SA­NA Y SAL­VA

TAO - Tomo III - - Niños -

No­to que de a po­qui­to se van dan­do cam­bios po­si­ti­vos”, de­cía Gua­da­lu­pe, la ma­má de Lu­pi­ta, en su tes­ti­mo­nio de la edi­ción an­te­rior de Tao. Y la bue­na no­ti­cia es que el mi­la­gro se pro­du­jo y la be­ba lo­gro re­cu­pe­rar mu­chas de las ha­bi­li­da­des que per­dió a cau­sa del sín­dro­me de West, un ti­po de epi­lep­sia in­fan­til.

“Cuan­do lle­gué por pri­me­ra vez al con­sul­to­rio de Liu Ming mi be­bi­ta vi­vía prác­ti­ca­men­te en un es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo y yo es­ta­ba des­orien­ta­da, de­silu­sio­na­da y con to­do el do­lor que im­pli­ca ver su­frir a un hi­jo. El me pro­pu­so tra­tar­la jun­tos. ‘Nin­gún mé­di­co va a ayu­dar me­jor que vos a tu hi­ja’, me di­jo y com­pren­dí que con

Lu­pi­ta, nues­tra mo­de­lo de ta­pa en la edi­ción 28 de Tao, co­men­zó a mos­trar los pro­gre­sos que lo­gró mer­ced a la te­ra­pia apli­ca­da por la ma­má y el maes­tro Liu Ming. Re­cu­pe­ró la son­ri­sa y otras ha­bi­li­da­des que ha­bía per­di­do por su en­fer­me­dad. Acu­pun­tu­ra pa­ra po­ten­ciar el ape­ti­to.

amor, de­di­ca­ción y sa­bien­do lo que ten­go que ha­cer ella iba a sa­lir ade­lan­te. Soy una per­so­na muy es­pi­ri­tual, de mu­cha fe y eso me ayu­dó a te­jer una red de tra­ba­jo en­tre la es­ti­mu­la­do­ra, Liu y yo. Tam­bién via­ja­mos a re­zar­le a la Vir­gen del Ce­rro, en Sal­ta. Le pe­dí que la ayu­de, que de­ten­ga la hip­sa­rrit­mia (des­car­gas de on­das eléc­tri­cas en el ce­re­bro sin sin­cro­ni­za­ción) que pa­de­cía y vol­vie­ra a son­reír. Por suer­te eso ocu­rrió”, cuen­ta Gua­da­lu­pe.

Las me­jo­rías fue­ron pau­que la­ti­nas, al prin­ci­pio pu­do re­gu­la­ri­zar su in­tes­tino, lue­go co­men­zó a co­mer me­jor y de a po­co se con­vir­tió en una be­ba que no pa­ra de mo­ver­se. “La acues­to y co­mien­za a ro­lar, le­van­ta las pier­nas los bra­zos y, lo más im­por­tan­te, cuan­do es­tá bo­ca aba­jo le­van­ta su ca­be­ci­ta, se mi­ra las ma­nos, son­ríe, fi­ja la vis­ta y cuan­do le di­go Lu­pi me mi­ra. ¡Es in­creí­ble! Co­men­za­mos con los ma­sa­jes ener­gé­ti­cos en el mes de oc­tu­bre y ya se le or­de­nó la ener­gía.”

Lu­pi­ta tie­ne mu­cho ca­mino re­co­rrer to­da­vía, pe­ro no hay du­da de que me­jo­ró mu­chí­si­mo y en es­to tie­ne que ver su ma­má, quien no pa­ra de ma­sa­jear­le los pun­tos de ener­gía que le in­di­có Liu Ming en nin­gún mo­men­to.

“En la úl­ti­ma vi­si­ta al neu­ró­lo­go le pla­teé la po­si­bi­li­dad de sa­car­le pau­la­ti­na­men­te la me­di­ca­ción pa­ra la hip­sa­rrit­mia. Yo creo que la me­jo­ría se de­be a los ma­sa­jes y al mi­la­gro de la Vir­gen del Ce­rro”, di­ce Gua­da­lu­pe y cuen­ta que a los po­cos días de vi­si­tar­la le hi­cie­ron nue­vos es­tu­dios a Lu­pi­ta y,

pa­ra sor­pre­sa de pa­dres y mé­di­cos, la hip­sa­rrit­mia se ha­bía de­te­ni­do, per­mi­tien­do que su ce­re­bro co­men­za­ra a fun­cio­nar me­jor.

La te­ra­pia

“Pu­se el al­ma pa­ra que mi hi­ja me­jo­re, me fal­ta mu­cho, pe­ro creo que el ca­mino del amor es lo que ge­ne­ra los cam­bios”. Su ob­je­ti­vo en es­te mo­men­to es ayu­dar a que su hi­ja sos­ten­ga la ca­be­za y pa­ra eso le ma­sa­jea la co­lum­na cer­vi­cal, “Liu siem­pre di­ce que na­die me­jor que la ma­má pa­ra sa­ber qué es lo que ne­ce­si­ta un hi­jo, yo le es­ti­mu­la­ba es­te pun­to pa­ra ali­via­nar­le los efec­tos de las des­car­gas eléc­tri­cas en el ce­re­bro y, en es­te mo­men­to lo ha­go pa­ra que pue­da sos­te­ner me­jor la ca­be­ci­ta”. Liu Ming mi­ra su tra­ba­jo, le da el vis­to bueno y le ex­pli­ca que tam­bién es ne­ce­sa­rio que va­rias ve­ces al día la co­lo­que bo­ca aba­jo y re­co­rra con ma­sa­jes to­da la co­lum­na, des­de la ba­se del crá­neo has­ta el sa­cro pa­ra que la ener­gía cir­cu­le me­jor (ver fo­tos).

“Co­no­cer a Liu Ming fue lo más es­pe­ran­za­dor que nos pu­do ocu­rrir, ya que los cam­bios se no­ta­ron a par­tir de la se­gun­da se­sión. Su evo­lu­ción fue im­pre­sio­nan­te, ho­ra es otra ne­na, es­tá aten­ta a to­do”, ase­gu­ra Gon­za­lo, pa­pá de Lu­pi­ta.

En la úl­ti­ma con­sul­ta con el pe­dia­tra le re­co­men­da­ron co­lo­car­le una son­da na­so- gás­tri­ca pa­ra ali­men­tar­la y ayu­dar­la a su­bir de pe­so, pe­ro no acep­ta­ron por­que pre­fie­ren se­guir por el Ca­mino de la es­ti­mu­la­ción.

“Cuan­do los be­bés cre­cen, lo pri­me­ro que se desa­rro­lla es el cen­tro del cuer­po, es de­cir, su tron­co, la ca­be­za y lue­go las ex­tre­mi­da­des. Por aden­tro de la co­lum­na pa­sa el Mar de Yang, aden­tro del cuer­po en la par­te de ade­lan­te por el me­dio pa­sa el Mar de Yin y a los cos­ta­dos de la lí­nea me­dia pa­sa el

Mar de los 12 me­ri­dia­nos. Cuan­do el Mar se lle­na el cuer­po se mue­ve. En es­te pro­ce­so de trans­for­ma­ción es po­si­ble que se pierda el in­te­rés por la co­mi­da; sin em­bar­go, es­to no de­be preo­cu­par a los pa­dres, ya que cuan­do lo ne­ce­si­te el cuer­po pe­di­rá que se lo ali­men­te”, ex­pli­ca Liu Ming.

Du­ran­te nue­ve me­ses los con­tac­tos in­ter­nos de la ener­gía de Lu­pi­ta no es­tu­vie­ron bien y su cuer­po no po­día cum­plir co­rrec­ta­men­te las fun­cio­nes. A par­tir del tra­ta­mien­to el cuer­po co­men­zó a trans­for­mar­se; y pro­ba­ble­men­te a cau­sa de es­ta trans­for­ma­ción pierda pe­so, al­go to­tal­men­te nor­mal por­que es­tá eli­mi­nan­do to­xi­nas. Una vez que el or­ga­nis­mo se or­de­ne to­do vol­ve­rá a su lu­gar”.

Los Ma­sa­jes

La ba­se del tra­ta­mien­to de la be­ba son los ma­sa­jes que día a día le rea­li­za su ma­má pe­ro en ca­da con­sul­ta con Liu Ming, apro­ve­chan a es­ti­mu­lar­la en­tre am­bos y Gua­da­lu­pe re­ci­be nue­vas ins­truc­cio­nes. “El ma­sa­je a cua­tro ma­nos Fo­to 1es muy be­ne­fi­cio­so, tan­to pa­ra los ni­ños co­mo pa­ra los adul­tos, ya que es po­si­ble es­ti­mu­lar la par­te su­pe­rior y la in­fe­rior del cuer­po de ma­ne­ra si­mul­tá­nea”, ex­pli­ca el maes­tro.

Cuan­do se apli­can ma­sa­jes es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que no se de­be fro­tar ni pre­sio­nar in­ten­sa­men­te, sino acom­pa­ñar los mo­vi­mien­tos in­tes­ti­na­les pa­ra ayu­dar a que la ener­gía cir­cu­le. Uno de los pun­tos fun­da­men­ta­les a es­ti­mu­lar es el ab­do­men, ya que es muy im­por­tan­te que el sis­te­ma di­ges­ti­vo fun­cio­ne bien. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio ma­sa­jear la zo­na de la ca­lle de Chi (Fo­to 2), por don­de pa­sa la ener­gía que lle­ga a to­do el cuer­po. Tam­bién se en­cuen­tra el Dan Tien, cen­tro del in­tes­tino del­ga­do y, en la bo­ca del es­tó­ma­go, el Zhong Wan , co­mien­zo de los me­ri­dia­nos y pun­to fun­da­men­tal pa­ra in­cre­men­tar el ape­ti­to. El ma­sa­je de­be apli­car­se co­lo­can­do la pal­ma de la mano en el cen­tro del ab­do­men y rea­li­zan­do un mo­vi­mien­to des­cen­den­te; de es­ta ma­ne­ra se lo­gra el in­ter­cam­bio in­terno-ex­terno de ener­gía.

Otro de los pun­tos fun­da­men­ta­les a tra­tar son los bra­zos, ya que por allí pa­san tres me­ri­dia­nos im­por­tan­tes de Yin: pul­món, co­ra­zón y pe­ri­car­dio (Fo­to 3) el ma­sa­je va des­de la mu­ñe­ca has­ta el hom­bro y lue­go en­tra al cen­tro de la axi­la, por don­de pa­sa el me­ri­diano de pe­ri­car­dio. Re­to­mar por la cla­ví­cu­la, re­co­rrién­do­la des­de aden­tro ha­cia fue­ra pa­ra “abrir” el pe­cho y per­mi­tir el in­ter­cam­bio de ener­gía de to­dos los me­ri­dia­nos (Fo­to 5).

Acu­pun­tu­ra pa­ra el ape­ti­to

Lue­go de la se­sión de

ma­sa­jes, Lu­pi­ta re­ci­bió un tra­ta­mien­to de acu­pun­tu­ra pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so de es­ti­mu­la­ción, es­pe­cial­men­te pa­ra que re­cu­pe­re el ape­ti­to y ga­ne pe­so.

“La acu­pun­tu­ra en los be­bés tie­ne un efec­to mu­cho ma­yor que en los adul­tos, ya que su Chi es más de Yang; en­ton­ces, al pin­char un pun­to la ener­gía res­pon­de in­me­dia­ta­men­te. Es por eso que no de­ben de­jar­se cla­va­das las agu­jas, sino que se co­lo­can y se sa­can en el mo­men­to. En el ca­so de los adul­tos, pa­ra lo­grar es­te efec­to de­ben per­ma­ne­cer in­ser­ta­das en el pun­to al me­nos una ho­ra”, ex­pli­ca Liu.

Los pun­tos tra­ta­dos fue­ron: Zhong Wan (Fo­to 6) Zu San Li (Fo­to 7) pa­ra ar­mo­ni­zar to­do el or­ga­nis­mo; y San Yin Jiao (Fo­to 8), que es­ti­mu­la el sis­te­ma di­ges­ti­vo.

Una vez ter­mi­na­da la se­sión, nue­va­men­te se de­ben rea­li­zar los ma­sa­jes rea­li­za­dos pre­via­men­te, en Zhong wan; ca­lle del Chi, bra­zos y pier­nas.

“Con con­cen­tra­ción y prác­ti­ca es po­si­ble trans­mi­tir la ener­gía a tra­vés de nues­tras ma­nos pa­ra ar­mo­ni­zar el or­ga­nis­mo y for­ta­le­cer el cen­tro”, ex­pli­ca Liu. La téc­ni­ca con­sis­te en apo­yar el cen­tro de am­bas pal­mas a la al­tu­ra del cen­tro del cuer­po y rea­li­zar una sua­ve vi­bra­ción pe­ro que lle­ga al in­te­rior, es un ma­sa­je sua­ve pe­ro pun­tual y pro­fun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.