EL AÑO DEL MONO LLE­GA RE­CAR­GA­DO

“DE TO­DOS LOS MO­NOS EL DE FUE­GO ES EL QUE PO­SEE MÁS ENER­GÍA, POR ESO LLE­VA LAS RIEN­DAS CON SE­GU­RI­DAD, IM­PUL­SA IDEAS RENOVADORAS Y PO­SEE UN ES­PÍ­RI­TU OP­TI­MIS­TA Y ALE­GRE”

TAO - Tomo III - - Astrología -

El año nue­vo pa­ra Chi­na co­mien­za el pri­mer día del mes lu­nar, en el 2016 va a ocu­rrir en fe­bre­ro. No hay que con­fun­dir el co­mien­zo del año pa­ra Oc­ci­den­te y pa­ra Orien­te, ya que si se ana­li­za la ca­rac­te­rís­ti­ca del año se­gún el ca­len­da­rio tra­di­cio­nal chino es­te tie­ne una fe­cha muy pre­ci­sa don­de co­mien­za el ci­clo en el cual trans­cu­rren los cam­bios, por lo tan­to el co­mien­zo del 2016 pa­ra Oc­ci­den­te to­da­vía man­tie­ne las características del año de la Ca­bra.

Na­tu­ral­men­te, en es­ta épo­ca trans­cu­rri­mos aun­que sea de ma­ne­ra in­cons­cien­te por una eta­pa es­pe­cial de ba­lan­ce y re­fle­xión que re­nue­va nues­tros de­seos ha­cia ob­je­ti­vos de­ter­mi­na­dos, y re­do­bla la es­pe­ran­za de un ma­ña­na me­jor.

Aten­tos a los cam­bios in­ter­pre­ta­mos los ci­clos de la na­tu­ra­le­za y ras­trea­mos las se­ña­les que pue­dan ayu­dar­nos a afron­tar po­si­ti­va­men­te el fu­tu­ro. Y en es­te sen­ti­do, la

Se­gún el horóscopo chino, el 2016 se re­gi­rá por la ener­gía de es­te in­quie­to y sim­pá­ti­co ani­ma­li­to, que ten­drá un plus de po­ten­cia por la com­bi­na­ción del ele­men­to Fue­go con sus ya sin­gu­la­res atri­bu­tos. El nue­vo im­pul­so a las ideas, su in­fluen­cia en la sa­lud y la suer­te, y las pre­dic­cio­nes pa­ra la Ar­gen­ti­na.

an­ti­gua sa­bi­du­ría chi­na apor­ta una he­rra­mien­ta efi­caz pa­ra vis­lum­brar có­mo se­rá el de­ve­nir in­ter­pre­tan­do las características que ca­da año tie­ne, sien­do el que co­rres­pon­de pa­ra el 2016 el Año del Mono de Fue­go.

El fi­nal del Año de la Ca­bra de Ma­de­ra ocu­rri­rá 8 de fe­bre­ro, pe­ro uno días an­tes co­men­za­rá a no­tar­se la in­fluen­cia ener­gé­ti­ca del in­quie­to ani­ma­li­to que acom­pa­ña nues­tro des­tino en el pró­xi­mo año.

Se­gún sus características, de to­dos los Mo­nos el de Fue­go es el que po­see más ener­gía, por eso lle­va las rien­das con se­gu­ri­dad, im­pul­sa las ideas renovadoras y po­see un es­pí­ri­tu op­ti­mis­ta y ale­gre, vir­tu­des que trans­mi­te a su pa­so.

El ori­gen

Hay di­fe­ren­tes ver­sio­nes de có­mo se asig­nó a ca­da ani­mal su lu­gar en el zo­día­co chino, pe­ro el maes­tro Liu Ming da una ex­pli­ca­ción que pa­re­ce la más cer­te­ra cien­tí­fi­ca­men­te ha­blan­do y que por otra par­te se ase­me­ja a la uti­li­za­da en el horóscopo oc­ci­den­tal pa­ra de­ter­mi­nar las cons­te­la­cio­nes de ca­da signo.

“Un año cons­ti­tu­ye un ci­clo com­ple­to, ex­pli­ca Liu. Si mi­ra­mos el Cie­lo ve­re­mos una cons­te­la­ción for­ma­da por sie­te es­tre­llas lla­ma­da Osa Me­nor. Al co­men­zar un año su ex­tre­mo se en­cuen­tra en una pos­tu­ra y con el co­rrer de los me­ses va ro­tan­do en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj. Su for­ma se ase­me­ja a la de una cu­cha­ra y al­re­de­dor de ella es­tán las fi­gu­ras que re­pre­sen­tan a los ani­ma­les re­la­cio­na­dos con nues­tro horóscopo. En coin­ci­den­cia con el ini­cio de la pri­ma­ve­ra chi­na, esa cu­cha­ra ca­da año adopta una po­si­ción de­ter­mi­na­da. Pa­ra los orien­ta­les, es­ta es­ta­ción no co­mien­za el mis­mo día to­dos los años, por eso el man­go de es­ta cu­cha­ra ima­gi­na­ria apun­ta siem­pre a un ani­mal di­fe­ren­te, que se­rá el que con su in­flu­jo re­gi­rá los pró­xi­mos do­ce me­ses. En 2016, que pa­ra no­so­tros se­rá en reali­dad el 4714, las rien­das la lle­va­rá el Mono de Fue­go”.

La ubi­ca­ción tam­bién de­ter­mi­na el ti­po de ener­gía que in­flui­rá so­bre la Tierra, ya que la mis­ma pro­vie­ne del tron­co del Cie­lo, que es­te año se co­rres­pon­de con el ele­men­to Fue­go Yang, y la raíz de la Tierra, cu­yos ele­men­tos co­rres­pon­den en ma­yor pro­por­ción al Me­tal, a

la Tierra y al Agua. Es­tos tres ele­men­tos tam­bién po­seen ener­gía Yang y la raíz es la en­car­ga­da de al­ma­ce­nar­la.

“En es­ta com­bi­na­ción el Fue­go do­mi­na al Me­tal, que choca con el tron­co; pe­ro la raíz tie­ne el ele­men­to Tierra, que to­ma la ener­gía del Fue­go y se trans­mu­ta en Me­tal. Así, te­ne­mos una ex­ce­len­te fórmula pa­ra la trans­for­ma­ción de to­dos los as­pec­tos de la vi­da. Por otra par­te, del Me­tal na­ce el Agua, que do­mi­na el Fue­go, de ma­ne­ra que gra­cias a es­te in­ter­cam­bio se lo­gra la ar­mo­nía. Por eso me ani­mo a de­cir que es­te año va a ser muy in­tere­san­te. Más allá de que a lo lar­go de los pró­xi­mos do­ce me­ses sur­jan al­gu­nos pro­ble­mas que pue­dan pa­re­cer gra­ves e irre­me­dia­bles, las si­tua­cio­nes po­drán re­sol­ver­se de ma­ne­ra fa­vo­ra­ble gra­cias a la bue­na ener­gía que trans­mi­ti­rá el Mono de Fue­go. Por su­pues­to, es­te pro­nós­ti­co es es­pe­cial­men­te vá­li­do pa­ra el fu­tu­ro de nues­tro país”. (Ver re­cua­dro)

Pe­ro la in­fluen­cia del Mono de Fue­go no só­lo se ha­rá sen­tir en el de­ve­nir de los acon­te­ci­mien­tos sino que tam­bién abri­rá una eta­pa pro­pi­cia pa­ra re­vi­ta­li­zar as­pec­tos tan per­so­na­les co­mo la sa­lud y el es­pí­ri­tu. “La ener­gía de es­te ani­ma­li­to ali­men­ta al co­ra­zón, pri­mor­dial pa­ra el desa­rro­llo, la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, la ale­gría y la ex­pan­sión de nues­tras ca­pa­ci­da­des en to­dos los as­pec­tos. El Fue­go se co­rres­pon­de con la to­ta­li­dad del ser, que en es­te ci­clo se ve­rá muy fa­vo­re­ci­do”.

Afi­ni­da­des zo­dia­ca­les

La bue­na o ma­la for­tu­na no se man­ten­drá en for­ma uni­for­me du­ran­te to­do el año, ya que es­te ci­clo de 12 me­ses se com­po­ne de pe­río­dos con ener­gías di­fe­ren­tes; sin em­bar­go, el maes­tro Liu Ming an­ti­ci­pa que al fi­nal el ba­lan­ce pue­de re­sul­tar po­si­ti­vo. Sí ha­brá que es­tar aten­tos al ani­mal que a ca­da uno lo re­pre­sen­ta se­gún el horóscopo chino (Ver re­cua­dro), ya que la in­fluen­cia de la ener­gía del Mono se­rá di­fe­ren­te se­gún el gra­do de afi­ni­dad con sus com­pa­ñe­ros ce­les­tia­les.

Por ejem­plo, y pe­se a que es­tá ben­de­ci­do por los as­tros, el Mono de­be­rá cui­dar­se, por­que to­das las mi­ra­das es­ta­rán pues­tas en él. Y si bien los vientos de la for­tu­na so­pla­rán ha­cia su la­do

“LA ENER­GÍA DEL MONO ALI­MEN­TA AL CO­RA­ZÓN, PRI­MOR­DIAL PA­RA EL DESA­RRO­LLO, LA EX­PRE­SIÓN AR­TÍS­TI­CA, LA ALE­GRÍA Y LA EX­PAN­SIÓN DE NUES­TRAS CA­PA­CI­DA­DES. EL FUE­GO SE CO­RRES­PON­DE CON LA TO­TA­LI­DAD DEL SER”

ha­cién­do­lo vi­vir si­tua­cio­nes fe­li­ces, es probable que tam­bién ten­ga que sor­tear al­gu­nas di­fi­cul­ta­des, aun­que siem­pre lo­gra­rá cum­plir sus ob­je­ti­vos. Si el Mono tie­ne bue­nas in­ten­cio­nes y ac­túa de ma­ne­ra jus­ta to­do irá bien, pe­ro si to­ma el ca­mino con­tra­rio los pro­ble­mas po­drán com­pli­car­se. Su alian­za amis­to­sa con la Ra­ta y el Dra­gón be­ne­fi­cia­rá a es­tos úl­ti­mos, po­nien­do la suer­te de su la­do y fa­vo­re­cien­do even­tual­men­te los pro­yec­tos con­jun­tos pos­ter­ga­dos.

De to­das ma­ne­ras, el Dra­gón de­be­rá pres­tar es­pe­cial aten­ción al ci­clo que com­pren­de oc­tu­bre y no­viem­bre, por­que po­drían sur­gir al­gu­nos in­con­ve­nien­tes.

El enemi­go del Mono es el Ti­gre, quien de­be­rá ex­tre­mar los cui­da­dos; si tie­ne pro­yec­tos en men­te, lo me­jor se­rá to­mar­se un res­pi­ro y es­pe­rar has­ta el año pró­xi­mo pa­ra po­ner­los en mar­cha. El pro­nós­ti­co es fa­tal pa­ra ini­ciar­se en los ne­go­cios y lo me­jor se­rá man­te­ner­se quie­to, cui­dan­do lo ob­te­ni­do. Los pro­ble­mas le­ga­les pue­den aco­sar­lo, es­pe­cial­men­te du­ran­te el mes de ma­yo. Tam­bién es ne­ce­sa­rio que man­ten­ga la cal­ma du­ran­te el mes de ju­lio, cuan­do pue­den sur­gir pe­leas con al­gu­nas per­so­nas de su en­torno.

La Serpiente es otro de los ani­ma­les fa­vo­re­ci­dos es­te año de­bi­do a la bue­na re­la­ción con el Mono, aun­que pue­den sur­gir al­gu­nos pro­ble­mas ju­di­cia­les, es­pe­cial-

men­te de fe­bre­ro a mar­zo.

El Conejo es Ma­de­ra Yin y se com­ple­men­ta con el Me­tal Yang de la raíz del Mono; si al­guien lo agre­de, lo to­ma­ra con cal­ma y so­lu­cio­na­rá los pro­ble­mas con una gran in­te­li­gen­cia, lo que le per­mi­ti­rá desa­rro­llar sus pro­yec­tos en to­tal ar­mo­nía.

El Pe­rro ten­drá un buen año, aun­que pue­den sur­gir al­gu­nas di­fi­cul­ta­des me­no­res que po­drá re­sol­ver no sin al­gún es­fuer­zo y al­gu­nas res­tric­cio­nes en el as­pec­to eco­nó­mi­co.

El que se ve­rá un po­co com­pli­ca­do es el Cer­do, que no con­ta­rá con la me­jor de las suer­tes por­que en el año del Mono no exis­te la Ma­de­ra, ele­men­to vi­tal pa­ra su desa­rro­llo. Cuan­do la Ma­de­ra cre­ce no le gus­ta el Me­tal fuer­te por­que le cor­ta la raíz, así que en es­te año de­be­rá acep­tar con paciencia su fal­ta de ener­gía.

El Ga­llo ten­drá un año fa­vo­ra­ble, es­pe­cial­men­te en los pri­me­ros cin­co me­ses. En cuan­to al Bú­fa­lo, tam­bién se re­la­cio­na bien con el Mono ya que po­see ener­gía de Me­tal, Tierra y Agua Yin, que se com­ple­men­ta con los mis­mos ele­men­tos de ener­gía Yang que po­see el si­mio.

La me­jor pa­re­ja del Mono es el Ca­ba­llo y jun­tos son ca­pa­ces de ge­ne­rar una for­tu­na. La ca­rac­te­rís­ti­ca del equino es su ra­pi­dez y co­mo en chino el so­ni­do de la pa­la­bra mono se ase­me­ja a rey, al aso­ciar­los se tra­du­ce co­mo “rá­pi­da­men­te te con­ver­ti­rás en rey”, fra­se que fun­cio­na co­mo ta­lis­mán de la suer­te en Orien­te. Por eso en las man­sio­nes an­ti­guas chi­nas so­lían co­lo­car fi­gu­ras de los dos ani­ma­les jun­tos, con el mono sen­ta­do so­bre el ca­ba­llo y sos­te­nien­do en su mano un du­razno, sím­bo­lo de la lon­ge­vi­dad. El re­sul­ta­do se­ría al­go así co­mo “suer­te rá­pi­da y du­ra­de­ra”.

Fi­nal­men­te, tam­bién pa­ra la Ca­bra el 2016 se­rá un año con bue­na ener­gía, pe­ro de­be­rá con­tro­lar sus emo­cio­nes, es­pe­cial­men­te du­ran­te oc­tu­bre y no­viem­bre.

Des­de lue­go, las pre­dic­cio- nes pa­ra ca­da signo o ani­mal son una apro­xi­ma­ción ge­ne­ral con­va­li­da­da por el ti­po de ener­gía que pre­va­le­ce en ca­da ci­clo, los años de evo­lu­ción de la sa­bi­du­ría chi­na y el sen­ti­do co­mún so­bre el gra­do de afi­ni­dad de ca­da ani­mal. Pe­ro la fi­lo­so­fía orien­tal re­sal­ta que la ver­da­de­ra for­tu­na la cons­tru­ye ca­da uno día a día con sus elec­cio­nes, y ad­vier­te que más allá de que es­tas sean acer­ta­das o no, to­das las si­tua­cio­nes que vi­vi­mos se dan den­tro de un ci­clo, por los tan­to no hay que des­ani­mar­se por­que los mo­men­tos des­fa­vo­ra­bles no son eter­nos.

“El horóscopo chino se re­la­cio­na es­tre­cha­men­te con la fi­lo­so­fía taoís­ta, por eso es im­por­tan­te en­ten­der que to­do for­ma par­te de un ci­clo. Cuan­do de­ci­mos que a un signo de­ter­mi­na­do le irá mal no sig­ni­fi­ca que es­ta si­tua­ción lo acom­pa­ña­rá du­ran­te to­do el año, es so­lo una ca­rac­te­rís­ti­ca que pre­sen­ta ese mo­men­to, el des­tino lo for­man las elec­cio­nes que uno to­ma, la in­ter­pre­ta­ción del horóscopo ayu­da a me­jo­rar o te­ner cui­da­do con las de­ci­sio­nes que se eli­jen y to­mar­se los mo­men­tos di­fí­ci­les con na­tu­ra­li­dad y acep­tar­los en paz” con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.