TRI­GO NE­GRO Y PRO­DI­GIO­SO

TAO - Tomo III - - Belleza Y Salud -

Tam­bién co­no­ci­do co­mo al­for­fón o sa­rra­ceno, no tie­ne na­da que ver con el po­pu­lar ce­real, pe­ro es su me­jor sus­ti­tu­to en las die­tas sin glu­ten. La me­di­ci­na chi­na re­sal­ta su na­tu­ra­le­za Yang y las vir­tu­des cos­mé­ti­cas de su in­fu­sión.

Aun­que po­pu­lar­men­te se lo co­no­ce co­mo tri­go ne­gro o sa­rra­ceno, el al­for­fón no tie­ne na­da que ver con es­ta plan­ta y ni si­quie­ra in­te­gra la fa­mi­lia de los ce­rea­les. Pe­ro su fa­ma cre­ció a ex­pen­sas de es­te por­que su ha­ri­na po­see ca­si idén­ti­cas vir­tu­des y una ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va: no tie­ne glu­ten, lo que lo con­vier­te en un alia­do im­por­tan­te en la die­ta de los ce­lía­cos.

Ori­gi­na­ria de Asia, la se­mi­lla de es­ta her­bá­cea anual es pe­que­ña, de for­ma pi­ra­midal y de al­to va­lor pro­tei­co; con ella se pre­pa­ran in­fi­ni­dad de pla­tos y con su ha­ri­na se ela­bo­ran pa­nes y ma­sas. Pe­ro fun­da­men­tal­men­te, se ob­tie­ne tam­bién una in­fu­sión muy uti­li­za­da en Chi­na por la me­di­ci­na tra­di­cio­nal y co­mo com­ple­men­to de be­lle­za.

Características

El tri­go sa­rra­ceno po­see na­tu­ra­le­za ca­lien­te, por eso to­ni­fi­ca per­fec­ta­men­te la ener­gía Yang y es­ti­mu­la el Chi; ac­ti­va el me­ta­bo­lis­mo y fa­ci­li­ta las fun­cio­nes or­gá­ni­cas. Sin em­bar­go, no de­be con­su­mir­se en ex­ce­so, ya que se co­rre el ries­go de fa­ti­gar al or­ga­nis­mo y ago­tar las re­ser­vas.

En in­vierno es in­di­ca­do pa­ra com­ba­tir los do­lo­res de ori­gen reu­má­ti­co y evi­tar el es­tan­ca­mien­to de la san­gre Por eso en muy útil pa­ra las per­so­nas que sue­len te­ner las ma­nos y los pies fríos, pe­sa­dez en las pier­nas, va­ri­ces, pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios, can­san­cio y dia­rreas cró­ni­cas o vér­ti­go.

El con­su­mo de sus gra­nos apor­ta gran can­ti­dad de fi­bra, que re­gu­la­ri­za el trán­si­to in­tes­ti­nal, de­pu­ran­do el or­ga­nis­mo del ex­ce­so de co­les­te­rol. Ade­más con­tri­bu­ye a au­men­tar la sa­cie­dad.

Tam­bién po­see vi­ta­mi­nas A, By C, an­ti­oxi­dan­tes na­tu­ra­les que pre­ser­van las cé­lu­las del en­ve­je­ci­mien­to pre­coz, fa­vo­re­cen la com­bus­tión de las gra­sas y re­du­cen los tri­gli­cé­ri­dos, fun­da­men­ta­les en la pre­ven­ción de la ate­ros­cle­ro­sis.

En­tre los mi­ne­ra­les que apor­ta se des­ta­can los ni­ve­les de mag­ne­sio y po­ta­sio. El pri­me­ro re­la­ja los va­sos san­guí­neos, re­gu­lan­do el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio; el otro pre­vie­ne la re­ten­ción de lí­qui­dos, pro­ble­ma tan co­mún en­tre las mu­je­res.

El hí­ga­do es otro de los gran­des be­ne­fi­cia­dos del agre­ga­do de tri­go sa­rra­ceno a la die­ta, por­que re­gu­la el me­ta­bo­lis­mo de las gra­sas li­po­so­lu­bles y lo ayu­da a pro­ce­sar las to­xi­nas y la glu­co­sa, evi­tan­do el desa­rro­llo de los cálcu­los bi­lia­res.

La in­fu­sión

El té de tri­go sa­rra­ceno se con­si­gue en bol­si­tas que con­tie­nen las se­mi­llas y se pre­pa­ra co­mo cual­quier in­fu­sión. La mis­ma bol­si­ta pue­de usar­se va­rias ve­ces, has­ta que ya no se sien­ta el sa­bor ori­gi­nal.

Se re­co­mien­da co­men­zar to­ma­do una do­sis dia­ria de una ta­za de un té liviano y de a po­co ir au­men­tan­do la in­ten­si­dad pa­ra evi­tar po­si­bles reac­cio­nes ad­ver­sas. Su efec­to ener­gi­zan­te co­men­za­rá a sen­tir­se de in­me­dia­to y con el tiem­po los otros be­ne­fi­cios que apor­ta a la sa­lud. Pe­ro es­ta no es la úni­ca ma­ne­ra de apro­ve­char sus pro­pie­da­des, ya que en­tre las orien­ta­les es­tá más di­fun­di­da la uti­li­za­ción de la in­fu­sión co­mo cos­mé­ti­co, ya que eli­mi­na ec­ze­mas, man­chas y em­pa­re­ja el tono de la piel. En los caos le­ves pue­de apli­car­se el té di­rec­ta­men­te con un pa­ño lim­pio, pe­ro si se desea apro­ve­char sus vir­tu­des co­mo to­ni­fi­can­te en­ton­ces de­be­rá ha­cer­se una mas­ca­ri­lla. Pa­ra eso hay que mez­clar una cu­cha­ra­da de ha­ri­na con una ye­ma de hue­vo y una cu­cha­ra­di­ta de pol­vo de té de tri­go sa­rra­ceno y mez­clar­lo bien. La­var la ca­ra, se­car­la y apli­car­la en for­ma uni­for­me so­bre el ros­tro. De­jar ac­tuar 20 mi­nu­tos y re­ti­rar con agua ti­bia.

La bol­si­ta usa­da del tri­go cons­ti­tu­ye sa­rra­ceno no de­be des­car­tar­se, ya que en­vuel­ta en una ga­sa lim­pia sir­ve pa­ra des­in­fla­mar los pár­pa­dos hin­cha­dos. Hay que re­cos­tar­se con la ca­be­za apo­ya­da en una al­moha­da ele­va­da, ce­rrar los ojos, co­lo­car una bol­sa en ca­da ojo y de­jar­las ac­tuar no más de 15 mi­nu­tos.

Se­gún una an­ti­gua tra­di­ción chi­na, la lo­ción de tri­go sa­rra­ceno era fa­mo­sa en­tre los hom­bres, que la uti­li­za­ban pa­ra ha­cer­se ma­sa­jes en el cue­ro ca­be­llu­do pa­ra evi­tar la caí­da del pe­lo. Mi­to o no, lo cier­to es que apli­ca­da lue­go de la­var­lo le apor­ta al ca­be­llo bri­llo y se­do­si­dad, y de ña mis­ma ma­ne­ra evi­ta la cas­pa.

En la mis­ma lí­nea se cuen­ta que an­ti­gua­men­te las con­cu­bi­nas po­nían un pu­ña­do de gra­nos en la ba­ñe­ra lle­na de agua ti­bia y se ha­cían un ba­ño de in­mer­sión que to­ni­fi­ca­ba y sua­vi­za­da y su piel an­tes de pa­sar la no­che con su se­ñor

Ase­so­ra­mien­to: Ana y Ca­ro­la Chen, de Es­tre­lla Imp. & Exp, Az­cué­na­ga 239 CABA, Tel. 4953-6155.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.