UN SO­PLO DE FRES­CU­RA

TAO - Tomo III - - Nota De Tapa -

El mal alien­to o ha­li­to­sis es un pro­ble­ma muy de­li­ca­do que ge­ne­ral­men­te no tie­ne una rá­pi­da so­lu­ción. Se­gún ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming, una de las cau­sas que lo pro­vo­ca es la for­ma inade­cua­da de res­pi­rar, por­que cuan­do el aire no en­tra por la na­riz y se eli­mi­na por la bo­ca im­pi­de el in­ter­cam­bio en­tre el Chi in­terno y el ex­terno, si­tua­ción que ade­más com­pli­ca otras fun­cio­nes or­gá­ni­cas. Uno de los sis­te­mas más per­ju­di­ca­dos es el di­ges­ti­vo, es­pe­cial­men­te cuan­do tam­po­co se cum­ple

Más que un pro­ble­ma de sa­lud, la ha­li­to­sis es el sín­to­ma de ma­les di­ges­ti­vos más se­rios, aun­que tam­bién pue­de ser pro­vo­ca­da por la for­ma inade­cua­da de res­pi­rar. Có­mo re­sol­ver­la de­fi­ni­ti­va­men­te.

con cier­tas pau­tas de ali­men­ta­ción. Cuan­do la di­ges­tión se tor­na len­ta y los ali­men­tos per­ma­ne­cen más de la cuen­ta en el es­tó­ma­go o en el in­tes­tino, la ac­ción de las bac­te­rias pre­sen­tes en la fer­men­ta­ción ge­ne­ra ga­ses de olor des­agra­da­ble que vuel­ven a la bo­ca. Por eso las ha­li­to­sis mu­chas ve­ces lle­ga acom­pa­ña­da por aci­dez es­to­ma­cal o gas­tri­tis.

El mal fun­cio­na­mien­to del hí­ga­do o los cálcu­los en la ve­sí­cu­la tam­bién sue­len al­te­rar el fun­cio­na­mien­to del apa­ra­to di­ges­ti­vo, obli­gán­do­lo a eli­mi­nar las to­xi­nas me­dian­te la res­pi­ra­ción.

Otro de los mo­ti­vos que cau­san el mal alien­to es el des­equi­li­brio de la ener­gía, que sube el Fue­go en el or­ga­nis­mo, es­pe­cial­men­te cuan­do se des­can­sa po­co o se duer­me mal. Si el cuer­po es­tá sano el Chi es liviano y fres­co, y es­to ocu­rre cuan­do el Yin y el Yang es­tán equi­li­bra­dos. Si pre­va­le­ce el Chi de Yin, en cam­bio, el alien­to se­rá pe­sa­do y fé­ti­do.

Re­me­dios na­tu­ra­les

Mas­car ho­jas de té pre­via­men­te hi­dra­ta­das es uno de los tra­ta­mien­tos más efec­ti­vos con­tra es­te mal re­co­men­da­dos por la me­di­ci­na

chi­na des­de la an­ti­güe­dad. Al­go si­mi­lar ocu­rre con las ho­jas de men­ta o la in­fu­sión pre­pa­ra­da con ellas; be­ber una ta­za des­pués de las co­mi­das o agre­gar­le unos tro­zos de cás­ca­ra de man­da­ri­na se­ca es lo más in­di­ca­do cuan­do el pro­ble­ma es le­ve. Pe­ro si los sín­to­mas per­sis­ten lo me­jor se­rá uti­li­zar te­ra­pias más pro­fun­das, co­mo la apli­ca­ción de mo­xa o di­gi­to­pun­tu­ra en el pun­to Zu San Li, que ar­mo­ni­za la ener­gía or­gá­ni­ca.

Man­te­ner los pies ca­lien­tes tam­bién ayu­da a ba­jar el Chi, por lo tan­to lo más re­co­men­da­ble es rea­li­zar­se ba­ños con agua ti­bia, es­pe­cial­men­te por la no­che an­tes de acos­tar­se.

To­das es­tas re­co­men­da­cio­nes sue­len ser efec­ti­vas cuan­do el mal alien­to apa­re­ce de ma­ne­ra es­po­rá­di­ca y en ge­ne­ral se re­suel­ve rá­pi­da­men­te, pe­ro hay otros ca­sos don­de el mal es re­cu­rren­te y re­sis­ten­te a es­tas te­ra­pias. En es­tos ca­sos el maes­tro Liu Ming re­co­mien­da una se­rie de ma­sa­jes es­pe­cial­men­te pen­sa­dos pa­ra re­sol­ver de­fi­ni­ti­va­men­te el pro­ble­ma. Re­quie­re por su­pues­to ma­yor de­di­ca­ción y tiem­po, pe­ro tam­bién ayu­da en otros sen­ti­dos, por­que re­suel­ve otros pro­ble­mas di­ges­ti­vos y me­jo­ra el fluir del Chi.

Pa­ra ha­cer en ca­sa

Bus­car un lu­gar tran­qui­lo y có­mo­do y re­cos­tar­se bo­ca arri­ba, pue­de ser en la ca­ma o en el sue­lo, pe­ro siem­pre so­bre una col­cho­ne­ta. Ce­rrar los ojos e ins­pi­rar y ex­ha­lar pro­fun­da­men­te por la na­ríz con­cen­trán­do­se en es­ta ac­ción.

An­tes de co­men­zar con el ma­sa­je pro­pia­men­te di­cho, apo­yar la mano de­re­cha en el pun­to zhong wan (ubi­ca­do en la bo­ca del es­tó­ma­go), ha­cien­do coin­ci­dir el cen­tro de la pal­ma con el pun­to; cu­brir con la mano iz­quier­da ha­cien­do coin­ci­dir con el cen­tro de la otra. Ins­pi­rar acom­pa­ñan­do con am­bas ma­nos (Fo­to 1 y 2), ex­ha­lar sin sa­car las ma­nos del lu­gar (Fo­to 3). Lue­go, lle­var las ma­nos ha­cia el pun­to Dan Tien, ubi­ca­do cua­tro de­dos de­ba­jo del om­bli­go (Fo­to 4). Re­pe­tir du­ran­te unos mi­nu­tos.

Pa­ra co­men­zar con el ma­sa­je los hom­bres de­ben

apo­yar la mano iz­quier­da (Yang) en el pe­cho y la de­re­cha (Yin) en el ab­do­men; las mu­je­res al re­vés (Fo­to 5). Es­to se de­be a que co­mo uno es Yang y la otra Yin, la ener­gía se ma­ne­ja me­jor. Des­pla­zar la mano su­pe­rior ha­cia aba­jo y, al mis­mo tiem­po, le­van­tar y lle­var la de aba­jo ha­cia arri­ba; el mo­vi­mien­to rea­li­za­do de­be ser con­ti­nuo (Fo­to 6). El con­tac­to de la mano con el cuer­po de­be ser fir­me pe­ro al mis­mo tiem­po sin pre­sio­nar de­ma­sia­do, sin­tien­do có­mo la ener­gía pe­ne­tra en el cuer­po y lle­ga has­ta los ór­ga­nos. Re­pe­tir du­ran­te unos mi­nu­tos.

El si­guien­te pa­so con­sis­te en ma­sa­jear el hí­ga­do; pa­ra eso lle­var las ma­nos ha­cia el la­do de­re­cho, siem­pre una arri­ba y la otra aba­jo (Fo­to 7) y des­pla­zar­las de la mis­ma ma­ne­ra que en el ca­so an­te­rior. Con­ti­nuar es­ti­mu­lan­do al ba­zo y el in­tes­tino, co­lo­can­do las ma­nos en el la­do iz­quier­do (Fo­to 8) y pro­ce­dien­do exac­ta­men­te de la mis­ma ma­ne­ra que en el pa­so an­te­rior.

Com­ple­tar y fi­na­li­zar el tra­ta­mien­to re­pi­tien­do la res­pi­ra­ción del prin­ci­pio.

Pa­ra ha­cer en el tra­ba­jo

Lo ideal es rea­li­zar es­te tra­ta­mien­to dos ve­ces al día, pe­ro pa­ra mu­chas per­so­nas eso pue­de re­sul­tar com­pli­ca­do. Sin em­bar­go, a mis­ma se­rie de ejer­ci­cios pue­de

rea­li­zar­se de pie, si­tua­ción ideal pa­ra aque­llos que es­tán en el tra­ba­jo o la ofi­ci­na. En ese ca­so se co­mien­za la se­rie po­nien­do los pies pa­ra­le­los y se­pa­ra­dos al an­cho de los hom­bros. La co­lum­na per­fec­ta­men­te ali­nea­da y am­bas ma­nos apo­ya­das en el Dan Tien (Fo­to 9). Despues, ins­pi­rar ex­pan­dien­do to­do el cuer­po, el CHI sube, con­cen­tra en Dan Tien acom­pa­ñan­do el mo­vi­mien­to que sube con las pal­mas de las ma­nos pe­ro si­gue su­bien­do (Fo­to 10) ex­ha­la, el cuer­po vuel­ve a la po­si­ción ini­cial sa­can­do to­do el aire que no sir­ve, el Chi vuel­ve has­ta aba­jo (Fo­to 9).

Co­lo­car una mano en el pe­cho y otra mano en el ab­do­men (Fo­to 11), y des­pla- zar­las a am­bas de ma­ne­ra si­mul­tá­nea (Fo­to 12 y 13). Lue­go lle­var­las ha­cia el la­do de­re­cho en la mis­ma po­si­ción pa­ra lo­grar ma­sa­jear el hí­ga­do (Fo­to 14), y des­pués ha­cia el iz­quier­do pa­ra tra­tar al ba­zo (Fo­to 15)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.