Mé­to­do de diag­nós­ti­co

TAO - Tomo III - - Nota De Tapa -

La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na le da una gran im­por­tan­cia al alien­to del pa­cien­te, ya que a tra­vés de él pue­de des­cu­brir si una per­so­na es sa­lu­da­ble o no. In­clu­so, con al­go de in­for­ma­ción y pres­tan­do aten­ción, es po­si­ble uti­li­zar­lo pa­ra eva­luar nues­tro es­ta­do. “Exis­ten cin­co ti­pos de olo­res, ex­pli­ca Liu Ming. Co­mo a que­ma­do, que in­di­ca un pro­ble­ma en el co­ra­zón; a fer­men­to, que es in­di­cio de al­te­ra­cio­nes en el ri­ñón; dul­ce (si­mi­lar a la man­za­na), in­di­ca pro­ble­mas a ni­vel del ba­zo; a amo­nía­co, que es sín­to­ma de una en­fer­me­dad en el hí­ga­do y, por úl­ti­mo, a pes­ca­do, que in­di­ca que el pul­món no es­tá cum­plien­do bien sus fun­cio­nes.

Co­mo ya lo he di­cho en otras no­tas, quien prac­ti­ca la me­di­ci­na taoís­ta es­tá muy aten­to al aro­ma que ema­na del alien­to del pa­cien­te en la con­sul­ta, por­que sue­le ser un da­to fun­da­men­tal pa­ra el diag­nós­ti­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.