EL ORI­GEN DI­NAS­TÍA DE LA HAN

TAO - Tomo III - - Cultura -

La cul­tu­ra chi­na con­si­de­ra a la Di­nas­tía Han co­mo una de las más im­por­tan­tes de la his­to­ria, in­clu­so de las 56 et­nias que con­for­man ac­tual­men­te la po­bla­ción del país, el 96% co­rres­pon­de a la et­nia sur­gi­da de es­ta di­nas­tía.

Su fun­da­dor fue Liu Jin, quien cuan­do se co­ro­nó em­pe­ra­dor cam­bió su nom­bre a Liu Bang, y pro­ve­nía de una fa­mi­lia muy po­bre, tan­to que ni si­quie­ra te­nía nom­bre de pi­la: Liu es su ape­lli­do y Jin sig­ni­fi­ca ter­ce­ro, es de­cir “ter­cer hi­jo de Liu”. En aque­lla épo­ca so­la­men­te las per­so­nas im­por­tan­tes o adi­ne­ra­das te­nían un nom­bre de pi­la.

“Liu Jin vi­vió en épo­cas de la di­nas­tía Qin, cuan­do la téc­ni­ca del Feng Shui es­ta­ba en su apo­geo y era un re­cur­so muy uti­li­za­do pa­ra tra­zar el des­tino del país. Así ad­vir­tie­ron que ha­bía que ha­cer al­gu­nas co­rrec­cio­nes pa­ra cam­biar su suer­te, lo hi­cie­ron y Chi­na se vol­vió fuer­te

Con­tra­ria­men­te a lo que ocu­rre en las cor­tes eu­ro­peas, no to­das las di­nas­tías chi­nas tie­nen un ori­gen no­ble. De he­cho es­ta, una de las más im­por­tan­tes y ex­ten­sas de la his­to­ria, fue fun­da­da por un cam­pe­sino tan po­bre que tu­vo que bus­car­se un nom­bre pa­ra po­der ser em­pe­ra­dor.

eco­nó­mi­ca­men­te, ven­ció fi­nal­men­te a sus enemi­gos y la gen­te vi­vió me­jor”, cuen­ta Liu Ming.

Den­tro del Feng Shui la téc­ni­ca más uti­li­za­da era la ob­ser­va­ción de las es­tre­llas, en es­pe­cial la no­che del 21 de di­ciem­bre, la más lar­ga del año (equi­va­len­te al 21 de junio en el he­mis­fe­rio sur). Se­gún cuen­ta la his­to­ria, esa no­che un gran maes­tro vio una luz es­pe­cial en el cie­lo so­bre la pro­vin­cia de Jiang­su y lo in­ter­pre­tó co­mo un signo de que en esa zo­na ha­bía na­ci­do un hom­bre es­pe­cial, con ap­ti­tu­des so­bre­sa­lien­tes pa­ra di­ri­gir los des­ti­nos del país. Des­de lue­go, el va­ti­ci­nio en­fu­re­ció al em­pe­ra­dor, quien vio ame­na­za­do su rei­na­do, y co­mo el He­ro­des bí­bli­co or­de­nó matar a to­dos los ni­ños re­cién na­ci­dos de la re­gión se­ña­la­da por el sa­bio. Co­mo San Jo­sé con Je­sús, el pa­dre de Liu Jin to­mo al niño y hu­yó a la ciu­dad de Pei Xiàn, aban­do­nan­do al res­to de su fa­mi­lia, se ins­ta­ló allí y el niño cre­ció fe­liz­men­te, con­vir­tién­do­se más tar­de en un hom­bre muy ge­ne­ro­so que al­can­zó a ser ofi­cial de go­bierno.

Cuan­do te­nía 48 años y la Di­nas­tía Qin es­ta­ba lle­gan­do a su fin, su je­fe, quien de­bía casar a su hi­jo de 20 años, or­ga­ni­zó una fies­ta pa­ra pre­sen­tar­lo a la hi­ja de uno

de sus ami­gos y for­ma­li­zar el com­pro­mi­so de bo­da. La par­ti­cu­la­ri­dad el even­to fue que los pro­pios in­vi­ta­dos de­bían sol­ven­tar el ban­que­te, y los lu­ga­res que ocu­pa­ban se asig­na­ban se­gún la can­ti­dad que ca­da uno apor­ta­ra, de ma­ne­ra tal que quien más di­ne­ro po­nía, más cer­ca de los an­fi­trio­nes se sen­ta­ba. Hu­bo mu­chos in­vi­ta­dos im­por­tan­tes y Liu Jin con­ta­ba con unos po­cos yua­nes, pe­ro con un gran op­ti­mis­mo lle­gó a la fies­ta por­que sa­bía que el en­car­ga­do de la en­tra­da se­ría un ami­go su­yo que le de­bía al­gu­nos fa­vo­res, así que ter­mi­nó sen­ta­do en la me­sa prin­ci­pal.

Co­mo era una per­so­na muy ale­gre, na­die sos­pe­chó na­da, pe­ro Nü Gong, el pa­dre de la no­via, una per­so­na muy ob­ser­va­do­ra, in­me­dia­ta­men­te se dio cuen­ta de que no era un hom­bre adi­ne­ra­do, pe­ro sí po­de­ro­so, por­que su ca­ra se ase­me­ja­ba a la de un dra­gón, se­llo dis­tin­ti­vo de los em­pe­ra­do­res. Du­ran­te to­da la no­che con­ver­sa­ron ani­ma­da­men­te has­ta que Nü Gong le pre­gun­tó si te­nía es­po­sa. Co­mo Liu Jin le di­jo que no, en­ton­ces le ofre­ció a la jo­ven que ha­bía pro­me­ti­do casar con el hi­jo de su je­fe. In­dig­na­da al es­cu­char la ofer­ta de su es­po­so, la ma­dre de la no­via ar­mó un es­cán­da­lo en me­dio de la fies­ta ame­na­zán­do­lo con opo­ner­se a que la en­tre­gue a un hom­bre ya ma­yor y po­bre, pe­ro el hom­bre lo­gró tran­qui­li­zar­la ase­gu­rán­do­le que las co­sas cam­bia­rían y que la jo­ven pron­to se con­ver­ti­ría en una fé­nix (fé­nix-dra­gón, ma­tri­mo­nio im­pe­rial).

Pe­se al es­cán­da­lo, la si­tua­ción tu­vo un fi­nal fe­liz y la pa­re­ja se ca­só, pe­ro en los pri­me­ros años de con­vi­ven­cia las co­sas no cam­bia­ron de­ma­sia­do: Liu Jin se­guía sin po­der cre­cer eco­nó­mi­ca­men­te y ade­más su je­fe lo man­da­ba ca­da vez más a lu­ga­res ale­ja­dos y le en­co­men­da­ba los peo­res tra­ba­jos en ven­gan­za por ha­ber­le arre­ba­ta­do la pro­me­ti­da a su hi­jo.

Pe­ro su suer­te cam­bió en me­dio del peor con­flic­to ar­ma­do que atra­ve­só el país, cuan­do lo pu­so al fren­te de un ba­ta­llón del ejér­ci­to al que de­bía tras­la­dar a otra re­gión en me­nos de cien días, de lo con­tra­rio se­ría eje­cu­ta­do. En el ca­mino tu­vo que sor­tear mu­chas di­fi­cul­ta­des, co­mo mo­ti­nes, em­bos­ca­das, cor­tes y des­víos de ca­mi­nos por las inun­da­cio­nes y el pla­zo se cum­plió an­tes de que lo­gra- ra su ob­je­ti­vo. Cons­cien­te de que se­ría fu­si­la­do jun­to a sus ofi­cia­les, Liu Jin les or­de­nó que hu­ye­ran y sal­va­ran sus vi­das, pe­ro sus sol­da­dos se ne­ga­ron a aban­do­nar­lo y en­ton­ces to­mó la de­ci­sión de re­be­lar­se y jun­to al gru­po hu­yó a las mon­ta­ñas pa­ra ela­bo­rar un plan de en­tre­na­mien­to y una es­tra­te­gia pa­ra to­mar el po­der.

Ha­cía tiem­po que no te­nía no­ti­cias de su jo­ven es­po­sa y ya ha­bía per­di­do las es­pe­ran­zas de po­der vol­ver a bus­car­la; sin em­bar­go, una ma­ña­na ella se pre­sen­tó en el cam­pa­men­to con hom­bres y pro­vi­sio­nes. Sor­pren­di­do, le pre­gun­tó có­mo ha­bía he­cho pa­ra ubi­car­lo y ella le di­jo que sim­ple­men­te ha­bía si­gui­do la luz que siem­pre ilu­mi­na­ba el lu­gar don­de él es­ta­ba.

Fi­nal­men­te lle­gó el mo­men­to del ata­que, en el ca­mino Liu se en­fren­tó a una gran serpiente blan­ca a la que ma­tó en una lu­cha cruen­ta; tam­bién a una an­cia­na (en reali­dad era una di­vi­ni­dad) que llo­ra­ba por­que el Em­pe­ra­dor ro­jo (Liu Jin) ha­bía ma­ta­do al Em­pe­ra­dor blan­co (la serpiente), y lue­go se des­va­ne­ció en el aire. Rá­pi­da­men­te se ex­ten­dió su fa­ma de gran guerrero y co­men­zó a co­rrer el ru­mor de que el es­pe­ra­do Em­pe­ra­dor del cie­lo, quien ha­bía ven­ci­do al Em­pe­ra­dor blan­co, to­ma­ría el po­der.

Y efec­ti­va­men­te así ocu­rrió: Liu Jin de­rro­có al an­ti­guo em­pe­ra­dor y fun­dó la Di­nas­tía Han, tal vez la más im­por­tan­te de la Chi­na Im­pe­rial, que se ex­ten­dió du­ran­te al­go más de 400 años y fue una eta­pa de gran es­plen­dor eco­nó­mi­co y so­cial, don­de co­bra­ron es­pe­cial im­pul­so las ar­tes y las cien­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.