CLA­VES DE UNA CA­SA EQUI­LI­BRA­DA

TAO - Tomo III - - Feng Shui -

Pa­ra los chi­nos, la suer­te y la sa­lud de­pen­den en gran me­di­da del ti­po de ener­gía que pre­va­lez­ca en el lu­gar don­de se ha­bi­ta, y co­mo el ho­gar y el tra­ba­jo son los si­tios don­de uno pa­sa la ma­yor par­te de su tiem­po, que­da a mer­ced de su in­fluen­cia. Por eso las re­glas del Feng Shui son una he­rra­mien­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra lo­grar el equi­li­brio en­tre Yin-yang, y lle­var­las a prác­ti­ca no es tan com­pli­ca­do co­mo se cree. Sim­ple­men­te se tra­ta de co­rre­gir al­gu­nos pun­tos bá­si­cos que agi­li­za­rán el fluir de la ener­gía, evi­tan­do que se acu­mu­le y “en­fer­me” cier­tos lu­ga­res.

Al­gu­nas cla­ves pa­ra te­ner una ca­sa sa­na son:

La ilu­mi­na­ción

La luz, ya sea na­tu­ral o ar­ti­fi­cial, es fun­da­men­tal pa­ra po­ten­ciar la ener­gía de un am­bien­te. En una ha­bi­ta­ción con po­ca ilu­mi­na­ción pre­va­le­ce­rá la ener­gía fría, os­cu­ra y ne­ga­ti­va, es de­cir Yin. Por el con­tra­rio, un lu­gar bien ilu­mi­na­do, ten­drá ener­gía po­si­ti­va. Sin em­bar­go am­bas tie­nen que guar­dar cier­ta pro­por­ción pa­ra que la ca­sa es­té real­men­te ar­mo­ni­za­da. Ade­más, ca­da es­pa­cio tie­ne ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res se­gún su fun­ción y el mo­men­to del día.

En el dor­mi­to­rio, por ejem­plo, es ne­ce­sa­ria la os­cu­ri­dad a la ho­ra del des­can­so, que pue­de lo­grar­se co­lo­can­me­re­ce­rá do cor­ti­nas grue­sas si por las aber­tu­ras pe­ne­tra la luz del sol, o si de no­che se cue­lan las lu­ces ar­ti­fi­cia­les que pu­die­ra ha­ber en el ex­te­rior, in­clu­yen­do el res­plan­dor de la Lu­na.

La co­ci­na en cam­bio de­be es­tar siem­pre bien ilu­mi­na­da, por­que ade­más de fa­vo­re­cer la me­jor pre­pa­ra­ción de los ali­men­tos, la luz es­ti­mu­la el ape­ti­to. Pe­ro de­ben evi­tar­se las lu­ces de­ma­sia­do bri­llan­tes, ya que el efec­to se­ría el con­tra­rio.

En el ca­so del co­me­dor lo ideal es crear un es­pa­cio cá­li­do, con luz di­rec­ta y equi­li­bra­da so­bre la me­sa, pa­ra atraer la aten­ción y fo­men­tar la co­mu­ni­ca­ción. Evi­tar las lám­pa­ras ba­jas y las bom­bi­llas de in­ten­si­dad fría o blan­ca.

Si en el li­ving la ilu­mi­na­ción es po­bre lo más probable es que ge­ne­re tris­te­za y de­pre­sión, ade­más de per­ju­di­car a la economía fa­mi­liar. La luz na­tu­ral es la me­jor op­ción, pe­ro de no ser po­si­ble uti­li­zar lu­ces cá­li­das que ilu­mi­nen to­do el es­pa­cio.

En el ba­ño pre­do­mi­na la ener­gía Yin, por eso es im­por­tan­te que sea muy lu­mi­no­so.

Un tra­ta­mien­to es­pe­cial el es­cri­to­rio, por­que la luz es­ti­mu­la la con­cen­tra­ción y la sa­bi­du­ría. Por eso es ne­ce­sa­rio te­ner un ven­ta­nal de fren­te; cuan­do es­to no fue­se po­si­ble, ubi­car un es­pe­jo en una de las pa­re­des de ma­ne­ra tal que re­fle­je y mag­ni­fi­que la luz exis­ten­te. Tam­bién es bueno ubi­car una lám­pa­ra so­bre la me­sa de tra­ba­jo.

Los mue­bles

Es­te es otro pun­to de gran im­por­tan­cia ya que cuan­do es­tán mal ubi­ca­dos pue­den ge­ne­rar ener­gía tó­xi­ca.

En el dor­mi­to­rio la ca­ma de­be ubi­car­se con el ca­be­zal ha­cia el Sur y los pies al Nor­te. Lo ideal es que cuen­te con un res­pal­do al­to, de ma­de­ra o ta­pi­za­do en cue­ro o te­la, y de­be apo­yar­se so­bre una pa­red, nun­ca con­tra una ven­ta­na ni un es­pe­jo. Los es­tan­tes o ador­nos pe­sa­dos de­ben es­tar ubi­ca­dos en las pa­re­des más dis­tan­tes de la ca­ma y nun­ca so­bre el ca­be­zal. Las me­si­tas de luz y los ve­la­do­res de­ben po­ner­se siem­pre de a pa­res, lo que ayu­da­rá a lo­grar el equi­li­brio Yin – Yang en la pa­re­ja.

Los es­pe­jos y te­le­vi­so­res fren­te a la ca­ma no son una

La ar­mo­nía ener­gé­ti­ca del lu­gar don­de vi­vi­mos es pri­mor­dial pa­ra man­te­ner la sa­lud y atraer la bue­na suer­te. Có­mo apro­ve­char la ilu­mi­na­ción, la dis­po­si­ción de los mue­bles y los co­lo­res pa­ra lo­grar un am­bien­te po­si­ti­vo.

bue­na op­ción, si no que­da más re­me­dio que ubi­car­los allí es ne­ce­sa­rio que al mo­men­to de dor­mir se cu­bran con un pa­ño grue­so pa­ra no con­fun­dir el Chi de quie­nes allí des­can­san.

La me­sa del co­me­dor de­be te­ner una di­men­sión acor­de al am­bien­te, pa­ra per­mi­tir que la ener­gía se des­pla­ce li­bre­men­te. Hay que ubi­car­la de ma­ne­ra tal que si­ga las vi­gas del te­cho o la lí­nea de los ta­blo­nes del pi­so, pa­ra no cor­tar su fluir.

Un pun­to muy im­por­tan­te es que los mue­bles no obs­tru­yan el pa­so, tan­to las per­so­nas co­mo la ener­gía de­ben tran­si­tar li­bre­men­te.

Los bor­des de me­sas y mue­bles en ge­ne­ral no de­ben te­ner aris­tas afi­la­das, ya que es­tas ac­túan co­mo fle­chas de ener­gía ne­ga­ti­va; lo me­jor es que sean re­don­dea­das. Pa­ra com­pen­sar los des­equi­li­brios se pue­de co­lo­car ob­je­tos re­don­dos so­bre ellos, por ejem­plo flo­re­ros, ador­nos, etc.

El li­ving es el es­pa­cio pa­ra el en­cuen­tro de la fa­mi­lia, por esa ra­zón de­be con­tar con lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra tal fin. No se re­co­mien­da lle­nar­lo de ob­je­tos o mue­bles ex­ce­si­va­men­te gran­des por­que pro­du­cen con­fu­sión y caos ener­gé­ti­co, que ter­mi­na­rá afec­tan­do las re­la­cio­nes per­so­na­les.

Los co­lo­res

In­flu­yen en el áni­mo de las per­so­nas, por eso es in­dis­pen­sa­ble usar­los en for­ma ade­cua­da en ca­da am­bien­te. En la co­ci­na por ejem­plo, es­tán pre­sen­tes el Agua y el Fue­go, por lo cual de­be evi­tar­se el ex­ce­so de es­tos ele­men­tos usan­do el ro­jo (Fue­go) o el azul (Agua), de ma­ne­ra mo­de­ra­da. Los to­nos más apro­pia­dos pa­ra las pa­re­des y ac­ce­so­rios son el ama­ri­llo (Tierra) o las to­na­li­da­des del ver­de (Ma­de­ra).

El pi­so del li­ving tie­ne que ser más os­cu­ro que el te­cho, por­que re­pre­sen­ta la Tierra; el te­cho es el Cie­lo y es me- jor que sea cla­ro.

Pa­ra las pa­re­des del dor­mi- to­rio son me­jo­res los to­nos pas­tel, que ha­cen el am­bien­te más liviano y fa­vo­re­cen al des­can­so. Las ce­les­tes es­ti­mu­lan la re­la­ja­ción, y en ver­de tran­qui­li­zan y trans­mi­ten sen­sa­ción de fres­cu­ra.

En lí­neas ge­ne­ra­les los co­lo­res cla­ros ex­pan­den y los os­cu­ros ab­sor­ben. Es­tos úl­ti­mos son más ade­cua­dos pa­ra los lu­ga­res de tra­ba­jo, es­pe­cial­men­te si tie­nen que ver con los ne­go­cios. Pun­tual­men­te, ca­da co­lor tie­ne un po­der par­ti­cu­lar.

•Ro­jo, na­ran­ja, ro­sa: irra- dian y ex­pan­den, pe­ro hay que usar­los con pre­cau­ción, ya que en ex­ce­so pue­den pro­vo­car un des­bor­de de ener­gía.

•Ama­ri­llo, ma­rrón: es­ti­mu­lan la es­ta­bi­li­dad per­so­nal y eco­nó­mi­ca.

•Ne­gro, azul: son los idea­les cuan­do el ob­je­ti­vo es ga­nar di­ne­ro.

•Blan­co: son ade­cua­dos pa­ra es­tu­diar y con­cen­trar­se.

•Ver­de: pro­pi­cia el cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo per­so­nal.

Ca­li­dad ener­gé­ti­ca

Cuan­do en una ca­sa exis­te un ex­ce­so de ener­gía Yang son fre­cuen­tes las pe­leas fa­mi­lia­res; en cam­bio, si la ener­gía Yin pre­do­mi­na fal­ta­rá ini­cia­ti­va y diá­lo­go, de allí la im­por­tan­cia de lo­grar el equi­li­brio jus­to que otor­ga la paz es­pi­ri­tual y la ar­mo­nía.

El ex­ce­so de la ener­gía Yin se da por la es­ca­sa ven­ti­la­ción y la ilu­mi­na­ción de­fi­cien­te, acu­mu­la­ción de ob­je­tos en lu­ga­res es­tre­chos, hu­me­dad en las pa­re­des o pér­di­das de agua, au­sen­cia de plan­tas y po­cos ha­bi­tan­tes en es­pa­cios muy gran­des.

La so­bre­car­ga de ener­gía Yang ocu­rre cuan­do la ilu­mi­na­ción (na­tu­ral o ar­ti­fi­cial) es ex­ce­si­va, la de­co­ra­ción es de­ma­sia­do bri­llan­te o de co­lo­res in­ten­sos, exis­ten co­rrien­tes de aire con­ti­nuas en­tre puer­tas y ven­ta­nas, o por­que hay mu­chas per­so­nas en un es­pa­cio re­du­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.