FOCALIZANDO OB­JE­TI­VOS

TAO - Tomo III - - Meditación -

Pa­sa­ron unos po­cos días del co­mien­zo del nue­vo año y se­gui­mos ha­cien­do ba­lan­ces y pro­po­nién­do­nos nue­vas me­tas pa­ra el 2016. Pro­ba­ble­men­te al­gu­nos sien­tan que no lo­gra­ron to­dos los ob­je­ti­vos que se ha­bían pro­pues­to y es­to, tal vez, les ge­ne­re cier­ta frus­tra­ción. Si es­to ocu­rre se co­rre el ries­go de en­trar en el desáni­mo que nos po­si­cio­na en un lu­gar po­co pro­duc­ti­vo. La idea, en­ton­ces, es pro­po­ner­se sa­lir ade­lan­te, aun cuan­do nos ga­ne el es­cep­ti­cis­mo, por­que to­do es­tá en la men­te y ella pue­de trans­por­tar­nos a lu­ga­res in­sos­pe­cha­dos.

En el es­ti­lo de vi­da chino es­tá muy arrai­ga­do el con­cep­to que el pa­sa­do es in­mo­di­fi­ca­ble, que aque­llo que hi­ci­mos mal ya es­tá y so­lo sir­ve de ex­pe­rien­cia; hay que es­tu­diar el pa­sa­do, vi­vir en el pre­sen­te y pro­yec­tar ha­cia el fu­tu­ro con un ob­je­ti­vo cla­ro. atrás sino que hay que vi­vir el pre­sen­te pro­yec­tán­do­se ha­cia el fu­tu­ro con un ob­je­ti­vo cla­ro. El maes­tro Liu Ming lo ex­pli­ca re­cor­dan­do la his­to­ria de la Re­vo­lu­ción Chi­na.

“En la dé­ca­da del 50 los gran­des eco­no­mis­tas del mun­do com­pa­ra­ban a Chi­na con los Es­ta­dos Uni­dos y con In­gla­te­rra y va­ti­ci­na­ban que por su ni­vel de po­bre­za, mi país ne­ce­si­ta­ría 100 años pa­ra es­tar co­mo el Reino Uni­do y 200 pa­ra al­can­zar a EE.UU.. En ese mo­men­to Mao Tse- Tung era el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na y es­te pro­nós­ti­co no le ca­yó en gra­cia. Se pro­pu­so en­ton­ces una me­ta que anun­ció di­cien­do ‘Si pre­ten­de­mos que la ban­de­ra ro­ja fla­mee en to­do el mun­do, en­ton­ces edu­que­mos a las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras’. A par­tir de allí, y has­ta su muer­te (1976), la edu­ca­ción ba­sa­da en el en­tre­na­mien­to mi­li­tar fue el mo­tor que im­pul­só al país; pre­pa­rar­se pa­ra la gue­rra fue la con­sig­na que es­ti­mu­ló la men­te del pue­blo pa­ra com­ba­tir a ese enemi­go po­ten­cial que era EEUU, aún sa­bien­do que no es­ta­ban a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. La úl­ti­ma gue­rra que tuvimos fue pre­ci­sa­men­te con­tra ese país. Los nor­te­ame­ri­ca­nos con­ta­ban con las me­jo­res ar­mas y mis com­pa­trio­tas no, ellos te­nían ro­pa ade­cua­da pa­ra la nie­ve y los chi­nos se ves­tían con ro­pa co­mún y za­pa­tos que que­da­ban atas­ca­dos en la nie­ve al pi­sar­la. Sin em­bar­go, ga­na­ron la gue­rra por­que es­ta­ban con­ven­ci­dos de que po­dían lo­grar­lo”.

La vo­lun­tad de los chi­nos los im­pul­só a ga­nar por­que des­de edad tem­pra­na su men­te era en­tre­na­da pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo.

“Cuan­do yo era pe­que­ño es­ta his­to­ria era lec­tu­ra obli­ga­to­ria en las es­cue­las, nos in­fun­día va­lor, nos qui­ta­ba el mie­do a la muer­te, y nos en­se­ña­ba que dar la vi­da por nues­tro país, por nues­tra ra­za era un ver­da­de­ro ho­nor”.

Cues­tión de men­ta­li­dad

Cuan­do los eco­no­mis­tas pro­nos­ti­ca­ron que Chi­na en 50 años se­ría una gran po­ten­cia, no tu­vie­ron en cuen­ta la men­ta­li­dad de sus ha­bi­tan­tes, que sor­pren­die­ron to­dos por su avan­ce y po­si­cio­na­mien­to mun­dial. Sin em­bar­go, hoy en día Chi­na tie­ne una gran preo­cu­pa­ción ya que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, los que na­cie­ron des­pués de 1980, no tie­nen el mis­mo em­pu­je y se te­me que el es­pí­ri­tu orien­tal se de­bi­li­te. Al­gu­nos creen que los cam­bios cul­tu­ra­les y el con­trol de la na­ta­li­dad in­flu­ye­ron en es­te sen­ti­do.

“Al no po­der te­ner más de un hi­jo, los pa­dres y abue­los se pu­sie­ron de­ma­sia­do so­bre­pro­tec­to­res Es­tos ni­ños con só­lo le­van­tar la mano ob­tie­nen to­do lo quie­ren, no co­no­cen el es­fuer­zo por con­se­guir lo que quie­ren y es­to les jue­ga en con­tra”, ex­pli­ca Liu Ming, pa­ra quien la fal­ta de es­ti­mu­la­ción y la co­mo­di­dad son los peo­res enemi­gos de la men­te y la vo­lun­tad.

“La vo­lun­tad ha­ce que po­da­mos le­van­tar mil ki­los, ase­gu­ra el maes­tro y pa­ra de­mos­trar­lo cuen­ta una cu­rio­sa his­to­ria. “Una tar­de so­lea­da una ma­dre sa­lió a pa­sear con su be­bé, lle­ga­ron has­ta a un be­llo cam­po y se que­da­ron allí un ra­to. Mien­tras su hi­jo ju­ga­ba, ella jun­ta­ba flores des­preo­cu­pa­da­men­te has­ta que en un mo­men­to al le­van­tar la vis­ta pa­ra vi­gi­lar a su hi­jo, se sor­pren­dió al ver a un enor­me lobo a pun­to de ata­car­lo. De­ses­pe­ra­da co­rrió ha­cia el ani­mal, que con la bo­ca abier­ta se apres­ta­ba a sal­tar so­bre el niño in­de­fen­so. La mu­jer sal­tó y to­mó al lobo de la man­dí­bu­la con tan­ta fuer­za que se la que­bró. ¿Có­mo lo lo­gró, de dón­de sa­có se­me­jan­te im­pul­so? Sim­ple­men­te, su men­te te­nía un ob­je­ti­vo: sal­var a su hi­jo. Pro­ba­ble­men­te si el lobo la hu­bie­se ata­ca­do a ella no ha­bría te­ni­do la ener­gía su­fi-

Lle­ga la eta­pa del ba­lan­ce y de pro­po­ner­se nue­vas me­tas pa­ra el año que se ini­cia, pe­ro a ve­ces las frus­tra­cio­nes nos ago­bian y nos in­va­de el desáni­mo. Có­mo en­tre­nar la men­te pa­ra ven­cer to­dos los obs­tácu­los y po­ner el 2016 en po­si­ti­vo.

ha­bría te­ni­do la ener­gía su­fi­cien­te pa­ra de­fen­der­se”.

Los re­sul­ta­dos de di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes coin­ci­den en que uti­li­za­mos muy po­ca de la ca­pa­ci­dad con la que fui­mos do­ta­dos, con­di­cio­na­dos por el mie­do, por el des­or­den en el pen­sa­mien­to, le­yes sin sen­ti­do on­di­cio­na­dos por el mie­do o la ig­no­ran­cia de nues­tra po­ten­cia­li­dad. Pe­ro la vi­da es un en­tre­na­mien­to y si se vence el te­mor y nos con­cen­tra­mos en nues­tros ob­je­ti­vos, se­re­mos ca­pa­ces de re­sol­ver to­dos pro­ble­mas que se nos pre­sen­ten.

“El mie­do es hi­jo del des­co­no­ci­mien­to, por eso es ne- ce­sa­rio es­tu­diar y se­guir el ejem­plo de aque­llos gran­des hom­bres que nos pre­ce­die­ron. Pe­ro tam­bién es im­por­tan­te en­tre­nar nues­tra men­te, por­que sin ella no va­mos a po­der su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des. Y pa­ra eso con­ta­mos con una he­rra­mien­ta im­por­tan­tí­si­ma, la me­di­ta­ción”.

El ca­mino del au­to­co­no­ci­mien­to

La me­di­ta­ción nos per­mi­te co­nec­tar­nos con lo más pro­fun­do de nues­tro ser, for­ta­le­cien­do la men­te y tem­plan­do el es­pí­ri­tu. Apro­ve­char ese es­pa­cio pue­de ser muy edi­fi­can­te y es­pe­ran­za­dor. Al rit­mo de la res­pi­ra­ción pro­fun­da y cons­cien­te, en ca­da ins­pi­ra­ción el Chi ex­terno in­gre­sa y nu­tre el es­pí­ri­tu, y en ca­da ex­ha­la­ción el Chi in­terno sa­le eli­mi­nan­do to­do lo que no sir­ve.

“El mo­men­to de la me­di­ta­ción de­be sur­gir de la ne­ce­si­dad de co­nec­tar­se con uno mis­mo, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. El es­pa­cio de­be ser aquel en el que nos sin­ta­mos có­mo­dos, don­de po­da­mos tran­qui­li­zar­nos has­ta con­cen­trar­nos en aque­llo que que­re­mos ob­te­ner. Pa­ra mí lo me­jor es es­tar en un lu­gar al aire li­bre, en con­tac­to con la na- tu­ra­le­za, pe­ro otros pre­fie­ren una ha­bi­ta­ción cá­li­da y con una ilu­mi­na­ción te­nue. Lo im­por­tan­te es có­mo ejer­ci­tar el tra­ba­jo in­terno y ex­terno en el cuer­po, có­mo se ar­mo­ni­za la cir­cu­la­ción del Chi me­jo­ran­do el es­pa­cio in­terno pa­ra que es­to ocu­rra. Un de­ta­lle im­por­tan­te es la po­si­ción de las ma­nos que de­ben to­mar una for­ma es­pe­cial lla­ma­da Shou y que con­sis­te en co­lo­car los de­dos de una for­ma tal que per­mi­ta abrir o ce­rrar los cir­cui­tos de ener­gía (ver fo­tos). De es­ta ma­ne­ra se lo­gra­rá un ni­vel más pro­fun­do de me­di­ta­ción y ar­mo­nía”.

Los se­llos de mano más re­co­men­da­dos son unir el de­do ma­yor con el pul­gar en am­bas ma­nos; el pul­gar con el anu­lar, o unien­do las pun­tas de los de­dos de am­bas ma­nos for­man­do un co­ra­zón y apo­yar­lo en el Dan­tien (de­ba­jo del om­bli­go).

“Ca­da uno de­be ex­pe­ri­men­tar y de­ci­dir con cuál de es­tos mu­dras se sien­te más co­nec­ta­do y en­cuen­tra más fá­cil­men­te el ca­mino ha­cia el au­to­co­no­ci­mien­to”, con­clu­ye el maes­tro Liu Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.