LA FIES­TA DE TO­DOS

TAO - Tomo IV - - El Arte De Liu Ming - Shi­fu Liu Ming

“Cuan­do me pro­pu­sie­ron ha­cer una ca­li­gra­fía en el es­ce­na­rio del Fes­ti­val del Año Nue­vo chino pen­sé en co­piar un poe­ma alu­si­vo; bus­qué, re­leí, pe­ro nin­guno me con­for­mó. Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­dí es­cri­bir uno en el que pu­die­ra trans­mi­tir mis sen­ti­mien­tos más pro­fun­dos. Co­mo sa­be­mos, es­te año co­rres­pon­de al Mono de Fue­go, un ani­mal muy ágil; sube, ba­ja y to­ma di­fe­ren­tes rum­bos. No exis­te otro con es­tas do­tes y es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas lo ase­me­jan al agua, más pre­ci­sa­men­te al pun­to de na­ci­mien­to del agua. Por otra par­te, el ele­men­to rei­nan­te es­te año es el Fue­go, es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con el sol, po­see­dor de la ener­gía. A par­tir de es­te aná­li­sis, lle­gó la ins­pi­ra­ción que que­dó cris­ta­li­za­da en los si­guien­te ver­sos:

Jiao yang qing shu dong xi yi

Chi he man zhan tian di kuan.

Shi fang xiang rui tong Qing ri

Lin yin hua cai you bai nian.

La tra­duc­ción de es­te poe­ma es la si­guien­te:

Muy des­pa­cio abrió sus alas,

pa­ra cru­zar el es­te y el oes­te.

Ese Chi de ar­mo­nía

Es tan sua­ve que lle­ga a to­das par­tes,

abrien­do el Cie­lo y la Tie­rra,

De una ma­ne­ra muy am­plia.

Las diez di­rec­cio­nes

se lle­nan de bue­na for­tu­na,

y un día de mu­cho fes­te­jo.

Ese so­ni­do tie­ne un es­pí­ri­tu ale­gre.

Su co­lor con­tie­ne to­dos los ma­ti­ces,

Y así, por cien­tos de años, se man­ten­drá in­tac­to.

Es­te fes­ti­val me lle­na de ale­gría y or­gu­llo; en el año 2008, con la Ra­ta co­mo re­gen­te, co­men­cé a par­ti­ci­par del mis­mo y for­mar par­te de la or­ga­ni­za­ción que, en reali­dad, no era tan com­ple­ja co­mo en es­te mo­men­to. Re­cuer­do que la se­ño­ra Mar­ga­ri­ta, la vi­ce­pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción del Ba­rrio Chino de Bue­nos Aires, es­ta­ba al man­do, los par­ti­ci­pan­tes éra­mos cua­tro es­cue­las de ar­tes mar­cia­les, Choy Lee Fu de Ar­gen­ti­na; la es­cue­la de la maes­tra Chen Min; la es­cue­la de Shao Lin y yo con mi es­cue­la Tai Chi Wu Chi. Nos ro­tá­ba­mos y brin­dá­ba­mos nues­tra ex­hi­bi­ción, a la gen­te le gus­ta­ba mu­cho. De a po­co se fue­ron in­te­gran­do otras co­lec­ti­vi­da­des y, to­dos jun­tos, de a po­co tra­ba­ja­mos pa­ra que es­te fes­te­jo sea úni­co. Al po­co tiem­po hi­zo su apa­ri­ción Car­li­tos Lin, quien im­pri­mió su ori­gi­nal es­ti­lo. Hoy en día es­tá a la al­tu­ra de los me­jo­res es­pec­tácu­los de­la ciu­dad. Ar­gen­ti­na es un país en el que las di­fe­ren­tes ra­zas pue­den vi­vir en unión y paz; un lu­gar don­de es po­si­ble in­ter­cam­biar los di­fe­ren­tes as­pec­tos de la cul­tu­ra. El fes­te­jo del año nue­vo chino en Bue­nos Aires se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con es­te de­seo de fo­men­tar la in­te­gra­ción, ca­da año la gen­te se mues­tra más en­tu­sias­ma­da y la co­mu­ni­dad chi­na fe­liz. ¡Que ten­gan un fe­liz año! ¡Has­ta la pró­xi­ma!!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.