UNA SO­LU­CIÓN PA­RA CA­DA DO­LOR

Hay cier­tas mo­les­tias que por su in­ten­si­dad y re­cu­rren­cia ter­mi­na­mos so­por­tan­do ca­si co­ti­dia­na­men­te, can­sa­dos de re­cu­rrir a cual­quier anal­gé­si­co. Pa­ra la me­di­ci­na chi­na es­ta con­duc­ta es ma­la. Por eso pro­po­ne es­ta téc­ni­ca pa­ra re­co­no­cer su ori­gen y el mé­to

TAO - Tomo IV - - Nota De Tapa -

Ja­que­cas, có­li­cos, lum­bal­gias, mo­les­tias ar­ti­cu­la­res, óseas o mus­cu­la­res son afec­cio­nes co­mu­nes que cual­quie­ra sue­le sen­tir de ma­ne­ra co­ti­dia­na y con las que a ve­ces, al tor­nar­se re­cu­rren­tes, lle­ga­mos a “con­vi­vir” de ma­ne­ra na­tu­ral. En ge­ne­ral, y más allá de que sea mo­de­ra­do o agudo, el do­lor siem­pre es sín­to­ma de que al­go no es­tá bien, una se­ñal del or­ga­nis­mo. Pe­ro ave­ri­guar su ori­gen pa­sa a ser se­cun­da­rio, por­que lo que uno quie­re es que des­pa­rez­ca ya, y en­ton­ces echa mano del pri­mer anal­gé­si­co.

Pa­ra la me­di­ci­na chi­na es­ta con­duc­ta es po­co re­co­men­da­ble, por eso pro­po­ne an­tes de au­to­me­di­car­se pres­tar aten­ción a al­gu­nos fac­to­res que pue­den in­ci­dir so­bre el bie­nes­tar fí­si­co.

Fac­to­res ex­ter­nos

El me­dio am­bien­te es lo pri­me­ro que de­be­mos te­ner en cuen­ta al sen­tir al­gún do­lor. El vien­to, por ejem­plo, con­si­de­ra­do el rey de to­das las en­fer­me­da­des, afec­ta la par­te su­pe­rior del cuer­po y es mu­chas ve­ces res­pon­sa­ble de los do­lo­res de ca­be­za, de cue­llo, es­pal­da y de al­gu­nas con­trac­tu­ras.

“El frío ha­ce que la ener­gía y la san­gre se es­tan­quen, pro­vo­can­do do­lor en los hue­sos, las ar­ti­cu­la­cio­nes y los múscu­los. Tam­bién pue­de afec­tar a los ór­ga­nos, es­pe­cial­men­te cuan­do los pies que­dan des­pro­te­gi­dos. La hu­me­dad tam­bién es­tan­ca el Chi, que ge­ne­ral­men­te afec­ta a la par­te ba­ja, co­mo pier­nas, ro­di­llas y cin­tu­ra. El ca­lor, o ex­ce­so de ener­gía Yang, ge­ne­ra in­fla­ma­ción, que des­equi­li­bra ór­ga­nos y ar­ti­cu­la­cio­nes”, di­ce el maes­tro Liu Ming.

Acla­ra­dos es­tos as­pec­tos, ex­pli­ca­re­mos aho­ra las po­si­bles ra­zo­nes de ca­da do­lor en par­ti­cu­lar y ve­re­mos cuál es la so­lu­ción que brin­da la me­di­ci­na chi­na en ca­da ca­so.

Do­lo­res óseos y ar­ti­cu­la­res

Los hue­sos se re­la­cio­nan con el ri­ñón, por lo tan­to, si se re­fuer­za es­te ór­gano, es po­si­ble me­jo­rar y pre­ve­nir el do­lor. Si son re­cu­rren­tes lo me­jor es pre­ve­nir­los in­clu­yen­do en la die­ta bro­tes y po­ro­tos de so­ja, car­ne de cer­do y de po­llo, que con­tie­nen los nu­trien­tes pa­ra es­ti­mu­lar­lo. Las per­so­nas ma­yo­res de­ben in­cor­po­rar ve­ge­ta­les de raíz co­mo la za­naho­ria, el na­bo y la re­mo­la­cha. Los pi­can­tes con­su­mi­dos en for­ma mo­de­ra­da ayu­dan a eli­mi­nar la hu­me­dad de los hue­sos y dis­mi­nuir el do­lor. Las se­mi­llas de za­pa­llo po- seen mag­ne­sio, un ele­men­to muy efi­caz pa­ra ali­viar es­te ti­po de do­lo­res. Se pue­den con­su­mir tos­ta­das y pe­la­das, so­las o agre­ga­das a las co­mi­das; de 30 a 50 gra­mos dia­rios son su­fi­cien­tes pa­ra pre­ve­nir­los.

Be­ber té de romero es tam­bién útil. Pre­pa­rar­lo con 2 cu­cha­ra­di­tas de hier­ba en me­dio li­tro de agua. La ca­ne­la es otra op­ción, es­pe­cial­men­te cuan­do el do­lor se ori­gi­na por el frío.

En vértebras cer­vi­ca­les

Pa­ra ali­viar los do­lo­res que ge­ne­ral­men­te pro­du­cen las ten­sio­nes en es­ta zo­na lo ideal es la re­la­ja­ción. Co­men­zar dán­do­se una du­cha ca­lien­te y un ma­sa­je acom­pa­ña­do por mo­vi­mien­tos sua­ves ha­cia am­bos la­dos, de ma­ne­ra que las vértebras se fle­xi­bi­li­cen. Si la mo­les­tia per­sis­te, apli­car ca­lor. Una bue­na al­ter­na­ti­va son las ven­to­sas, o es­ti­mu­lar con di­gi­to­pun­tu­ra los pun­tos Hòu Xi (ver lum­bal­gia) y Wài Guan, ubi­ca­do en el dor­so del an­te­bra­zo, exac­ta­men­te a dos de­dos de la ar­ti­cu­la­ción de la mu­ñe­ca.

Si el do­lor es re­cien­te y se de­be a una ma­la pos­tu­ra, apli­car re­fle­xo­lo­gía en las ma­nos: uno de los pun­tos de ali­vio es el ubi­ca­do en el hue­co que for­man los

hue­sos me­ta­car­pia­nos de los de­dos ín­di­ce y ma­yor; en el ex­tre­mo su­pe­rior de los mis­mos; el otro se ha­lla en la se­gun­da ar­ti­cu­la­ción del de­do me­ñi­que.

En la es­pal­da

Es­ta es una de las mo­les­tias más fre­cuen­tes, pe­ro se ali­via es­ti­mu­lan­do el pun­to Feng Chi si­tua­do en la ba­se del crá­neo, a ca­da la­do de los múscu­los del cue­llo, en for­ma si­mul­tá­nea. Tam­bién el pun­to Jian­jing, ubi­ca­do en la par­te su­pe­rior de los hom­bros, en­tre las vér­te

bras cer­vi­ca­les y el hom­bro. La re­fle­xo­lo­gía en las ma­nos tam­bién pro­du­ce ali­vio an­te el do­lor y la sen­sa­ción de peso so­bre los hom­bros. Hay que ma­sa­jear el pun­to que es­ta ubi­ca­do en la par­te su­pe­rior del hue­so me­ta­car­piano del de­do ín­di­ce.

En las mu­ñe­cas

Apli­car ven­to­sas so­bre la zo­na do­lo­ri­da; es im­por­tan­te ha­cer­lo con un fras­co de vi­drio con bo­ca pe­que­ña, pa­ra que el ca­lor se con­cen­tre y pe­ne­tre pun­tual­men­te.

Es­ti­mu­lar los pun­tos Tai Yuan, ubi­ca­do en el ex­tre­mo del ra­dio, y Yang Xi, en el ex­tre­mo del cú­bi­to, en la ar­ti­cu­la­ción con la mu­ñe­ca. Se pue­de apli­car di­gi­to­pun­tu­ra o mo­xa.

“No es con­ve­nien­te uti­li­zar ven­das elás­ti­cas o mu­ñe­que­ras, ya que al apre­tar la zo­na la ener­gía y la san­gre no cir­cu­lan co­rrec­ta­men­te y el do­lor no ce­de. Se re­co­mien­da ha­cer­lo úni­ca­men­te en el mo­men­to en que se le­van­ten ob­je­tos pe­sa­dos”.

En las pier­nas

Ge­ne­ral­men­te lo cau­sa la ma­la cir­cu­la­ción san­guí­nea y ener­gé­ti­ca que, ade­más de pro­vo­car do­lor, pro­du­ce in­fla­ma­ción. Re­ver­tir es­ta si­tua­ción es­ti­mu­lan­do tres pun­tos: San Yin Jiao, ubi­ca­do en la par­te in­ter­na de la pier­na, a una dis­tan­cia de 4 de­dos so­bre el hue­so del to­bi­llo. Yin Ling Quan, ubi­ca­do en la par­te in­ter­na de la pier­na a la al­tu­ra del ex­tre­mo in­fe­rior de la ro­di­lla, don­de se for­ma el plie­gue al do­blar­la; y el pun­to Xue Hai o Mar de San­gre, ubi­ca­do en la par­te in­ter­na de la pier­na, a la al­tu­ra del ex­tre­mo su­pe­rior de la ro­di­lla. En to­dos los ca­sos se tra­ba­ja en am­bos pies con un mo­vi­mien­to as­cen­den­te, 10 ve­ces.

Evi­tar el uso de za­pa­tos de ta­co alto que obli­guen a las pier­nas a es­tar en per­ma­nen­te ten­sión.

En las ro­di­llas

Co­men­zar la te­ra­pia apli­can­do un ma­sa­je con am­bas ma­nos, su­bir por la par­te in­ter­na y ba­jar por la ex­ter­na; com­ple­men­tar­lo un­tan­do la zo­na con acei­te de dra­gón pa­ra ayu­dar a que el Chi se mo­vi­li­ce. Lue­go apli­car mo­xa en el pun­to Qi Yan, ubi­ca­do en la par­te su­pe­rior de la ró­tu­la, uno a ca­da la­do; en el Qi Ding, ex­tre­mo su­pe­rior de la ró­tu­la, par­te me­dia; y en el pun­to Zu San Li, en el la­do ex­terno de la pier­na, par­te me­dia de la ró­tu­la; Yang Ling Quan, en el me­dio de los hue­sos ti­bia y pe­ro­né, por de­ba­jo de la ar­ti­cu­la­ción con la ro­di­lla, del la­do ex­terno de la mis­ma; Yin Ling Quan, en la de- pre­sión que exis­te de­ba­jo de la ca­be­za de la ti­bia. Al fi­na­li­zar man­te­ner el ca­lor usan­do cal­zas y me­dias lar­gas.

En los ca­sos de do­lor in­ten­so apli­car una bol­sa de sal grue­sa pa­ra des­in­fla­mar.

“Ca­mi­nar tam­bién ali­via, pe­ro al ha­cer­lo es ne­ce­sa­rio con­cen­trar­se es­pe­cial­men­te en la res­pi­ra­ción. Al ins­pi­rar, el Chi que pa­sa por la par­te in­ter­na del pie cru­za por la par­te in­ter­na de la ro­di­lla y sube. Al ex­ha­lar, el Chi ba­ja por la par­te ex­ter­na de la pier­na y lle­ga a los pies. Es­te me­ca­nis­mo reac­ti­va la cir­cu­la­ción lo­gran­do que el do­lor ce­da”.

Do­lor de ca­be­za

El tra­ta­mien­to de­pen­de de la zo­na afec­ta­da. Si el do­lor se con­cen­tra en la frente, es­tá re­la­cio­na­do con el es- tó­ma­go, en­ton­ces ha­brá que es­ti­mu­lar el pun­to Nei Ting, ubi­ca­do en la par­te su­pe­rior del pie, en la lí­nea de se­pa­ra­ción que exis­te en­tre el se­gun­do y ter­cer de­do, y el pun­to Chong Yang, ubi­ca­do en lí­nea rec­ta al an­te­rior pe­ro a la al­tu­ra del to­bi­llo.

Cuan­do afec­ta a las sie­nes y la­te­ra­les, se re­la­cio­na con el me­ri­diano Shao Yang, es de­cir, la ve­sí­cu­la. Es­ti­mu­lar el pun­to Zu Lin Qi, ubi­ca­do so­bre el fi­nal del de­do pe­que­ño del pie y el pun­to Yang Ling Quan, ubi­ca­do en el la­do ex­terno de la pier-

na, dos de­dos de­ba­jo de la ró­tu­la.

Si el do­lor se lo­ca­li­za des­de el pun­to me­dio de las ce­jas, ha­cia arri­ba y atrás, los pun­tos a es­ti­mu­lar son Kun Lun, ubi­ca­do en­tre la par­te in­fe­rior del hue­so del to­bi­llo y el ten­dón de Aqui­les; Jing Gu, en el bor­de ex­terno del pie, en la par­te me­dia, y Shen Mai, jus­to de­ba­jo del la­do ex­terno del to­bi­llo.

Cuan­do due­le el centro de la ca­be­za, es se­ñal de que el hí­ga­do no es­tá fun­cio­nan­do bien; el pun­to a tra­tar es Tai Chong, ubi­ca­do en el pie, so­bre la lí­nea que se­pa­ra el de­do gor­do con el se­gun­do. Otra al­ter­na­ti­va es pin­char es­te pun­to con una agu­ja (de­sin­fec­ta­da con al­cohol) y pre­sio­nar sua­ve­men­te has­ta que sal­gan unas go­tas de san­gre; el ali­vio se­rá más rá­pi­do.

Cuan­do sue­le to­da la ca­be­za ha­brá que es­ti­mu­lar el pun­to He Gu, que se en­cuen­tra en el dor­so de la mano en el plie­gue que al ce­rrar los de­dos, se for­ma en­tre el pul­gar y el ín­di­ce.

La ma­ne­ra de apli­car el ma­sa­je es pre­sio­nan­do los pun­tos has­ta que se sien­ta al­go de do­lor; en el mo­men­to que se pre­sio­na ins­pi­rar y cuan­do se li­be­ra ex­ha­lar.

To­mar una in­fu­sión de flo­res de cri­san­te­mo y ma­sa­jear las sie­nes con acei­te de men­ta ali­vian el do­lor en to­dos los ca­sos.

Por las no­ches, an­tes de ir­se a la ca­ma, rea­li­zar un ba­ño de in­mer­sión de pies con agua ti­bia y un po­ci­llo de vinagre. Se­car e in­me­dia­ta­men­te co­lo­car­se me­dias.

Do­lor de mue­las y dien­tes

En pri­mer lu­gar de­be des­car­tar­se la pre­sen­cia de ca- ries o in­fec­cio­nes den­ta­rias. Si to­do es­tá en or­den pe­ro si­gue la mo­les­tia, pro­ce­der de la si­guien­te ma­ne­ra:

Ma­ni­bu­la in­fe­rior

Pre­sio­nar el pun­to Qu Chi, que se en­cuen­tra en la par­te ex­ter­na del plie­gue for­ma­do en­tre el an­te­bra­zo y el bra­zo. Pre­sio­nar con el pul­gar, en for­ma fir­me y con­ti­nua por unos mi­nu­tos y, al mis­mo tiem­po, apre­tar las man­dí­bu­las. Re­pe­tir va­rias ve­ces.

Man­dí­bu­la su­pe­rior

Ma­sa­jear el pun­to Zu San Li (ver Do­lor en las ro­di­lla) y Nei Ting, ubi­ca­do en el me­dio en­tre el se­gun­do y ter­cer de­do del pie.

Lum­bal­gia

Du­ran­te las pri­me­ras 24 ho­ras des­de la apa­ri­ción de la do­len­cia de­be apli­car­se hie­lo pa­ra des­in­fla­mar la zo­na y el ner­vio ciá­ti­co. Apli­car ca­lor pa­ra fa­ci­li­tar que la san­gre y la ener­gía cir­cu­len y el pro­ble­ma se so­lu­cio­ne. Lo más con­ve­nien­te es ca­len­tar la zo­na con una bol­sa de agua, pa­ños ca­lien­tes o al­moha­di­llas tér­mi­cas.

“Cuan­do el do­lor co­mien­ce a ce­der, rea­li­zar ejer­ci­cios sua­ves y ca­mi­na­tas, así se for­ta­le­ce­rá y fle­xi­bi­li­za­rá la zo­na lum­bar”, re­co­mien­da Liu Ming. Tam­bién es ne­ce­sa­rio co­rre­gir la pos­tu­ra; cuan­do se es­tá sentado se de man­te­ner la co­lum­na de­re­cha y al es­tar pa­ra­do no que­brar la cin­tu­ra.

Es­ti­mu­lar con di­gi­to­pun­tu­ra el pun­to del ner­vio ciá­ti­co ubi­ca­do en el dor­so de la mano, en la unión de los de­dos ín­di­ce y anu­lar. Tam­bién el pun­to Hou Xi; se ubi­ca en el mon­tícu­lo que se for­ma en la par­te ex­ter­na de la pal­ma, del la­do del de­do me­ñi­que. Si el do­lor es del la­do de­re­cho el ma­sa­je se ha­ce en la mano iz­quier­da.

Por úl­ti­mo, apli­car en la zo­na pas­ta de jen­gi­bre, que pue­de ob­te­ner­se en los co­mer­cios o pro­ce­san­do un tro­zo de es­ta raíz pe­la­da. Apli­car­la con un ma­sa­je vi­go­ro­so dos ve­ces por día o en for­ma de par­che, ex­ten­dién­do­la so­bre la zo­na afec­ta­da y lue­go ta­pán­do­la con pa­pel film y una toa­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.