CUAN­DO LAS MA­NOS HA­BLAN

Sen­tir fre­cuen­te­men­te frío en las ex­tre­mi­da­des pue­de re­ve­lar que al­go no an­da bien en el or­ga­nis­mo, por­que es el in­di­cio de un dé­fi­cit de ener­gía Yang que re­quie­re aten­ción. Có­mo di­fe­ren­ciar­lo y la téc­ni­ca chi­na pa­ra su­pe­rar­lo.

TAO - Tomo IV - - Diagnóstico -

Te­ner las ma­nos ca­lien­tes sig­ni­fi­ca que la ener­gía flu­ye co­rrec­ta­men­te por to­do el or­ga­nis­mo, pe­ro cuan­do es­tán frías pue­de ser un in­di­cio de que no es su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner al cuer­po a la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da”, di­ce el maes­tro Liu Ming. Des­de lue­go, an­tes de dar un diag­nós­ti­co con­cre­to la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na ana­li­za otras va­ria­bles, en­tre ellas los cam­bios cli­má­ti­cos o al­gu­na si­tua­ción par­ti­cu­lar por la que es­té pa­san­do el pa­cien­te. Pe­ro en ge­ne­ral cuan­do las ma­nos y la pun­ta de los de­dos es­tán per­ma­nen­te­men­te frías, al­go es­tá pa­san­do con la ener­gía Yang y la cau­sa más fre­cuen­te tie­ne que ver con la san­gre. Si se es­tá anémi­co, por ejem­plo, la ba­ja la can­ti­dad de gló­bu­los ro­jos o de he­mo­glo­bi­na sue­le pro­vo­car de­bi­li­dad, can­san­cio fre­cuen­te, do­lor de ca­be­za, náu­seas, ma­reos y pa­li­dez de piel.

El hi­po­ti­roi­dis­mo es otro de los fac­to­res, por­que la glán­du­la ti­roi­des es el ter­mos­ta­to del cuer­po y si es­ta­glán­du­la es­tá fue­ra de con­trol no pue­de re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da­men­te y las ex­tre­mi­da­des se­gu­ra­men­te se­rán las más afec­ta­das. Ade­más, sue­le ge­ne­rar so­bre­pe­so, es­tre­ñi­mien­to, fa­ti­ga y tam­bien sen­sa­ción de frío ge­ne­ral.

La ma­la cir­cu­la­ción tam­bién pue­de in­fluir, por­que di­fi­cul­ta el bom­beo del co­ra­zón, pe­ro en es­tos ca­sos por lo ge­ne­ral se aso­cia con en­tu­me­ci­mien­to y una par­ti­cu­lar sen­sa­ción de hor­mi­gueo en los de­dos.

En to­dos los ca­sos, la raíz es­tá pre­ci­sa­men­te en la fal­ta de ener­gía que no ali­men­ta de ma­ne­ra su­fi­cien­te a los ór­ga­nos, que en de­fi­ni­ti­va son ge­ne­ra­do­res del ca­lor que lue­go flui­rá ha­cia las ex­tre­mi­da­des, y las per­so­nas que lo pa­de­cen ade­más de sen­tir de­bi­li­dad son de ca­rac­ter ner­vio­sas, sue­len te­ner in­som­nio y mas aún di­ges­tión len­ta.

Ra­zo­nes de la me­di­ci­na oc­ci­den­tal

Pa­ra la me­di­ci­na oc­ci­den­tal, ade­más de coin­ci­dir con el pro­ble­ma del hi­po­ti­roi­dis­mo, la anemia y la ma­la cir­cu­la­ción, exis­ten otras cues­tio­nes que cau­san es­te par­ti­cu­lar sín­dro­me, y con­si­de­ra al tras­torno de Ray­naud co­mo otra de las cau­sas del en­fria­mien­to de las ma­nos. Se tra­ta de una al­te­ra­ción que es­tre­cha no­ta­ble­men­te los va­sos san­guí­neos de los de­dos (en al­gu­nos ca­sos tam­bién los del pie y la na­riz), y co­mo con­se­cuen­cia de es­to se tor­nan momentáneamente blan­cos, lue­go ad­quie­ren un tono azu­la­do y re­pen­ti­na­men­te se vuel­ven ro­jos, cuan­do el flu­jo san­guí­neo fi­nal­men­te se nor­ma­li­za; tam­bién sue­le sen­tir­se ador­me­ci­mien­to y hor­mi­gueo. El tras­torno de Ray­naud es pa­sa­je­ro y me­jo­ra no­ta­ble­men­te cam­bian­do la die­ta, uti­li­zan­do guan­tes y, es­pe­cial­men­te, evi­tan­do el es­trés.

La de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na B12 tam­bién es se­ña­la­da co­mo res­pon­sa­ble, ya que es im­por­tan­te en la for­ma­ción de gló­bu­los ro­jos. Es­ta vi­ta­mi­na se en­cuen­tra en las car­nes ro­jas, blan­cas y en los lác­teos, por eso se con­si­de­ra un pro­ble­ma común en los ve­ge­ta­ria­nos y en los ma­yo­res de 50 años, eta­pa en la que co­mien­za a de­caer la ab­sor­ción de es­ta vi­ta­mi­na a tra­vés de los ali­men­tos.

Por otra par­te, la hi­po­ten­sión o pre­sión ar­te­rial ba­ja, tam­bién pue­de cau­sar es­te pro­ble­ma, ya que ha­ce que los va­sos san­guí­neos des-

pla­cen la san­gre des­de las ex­tre­mi­da­des ha­cia los ór­ga­nos vi­ta­les. El es­trés y la an­sie­dad tam­bién apor­tan lo su­yo, ya que pro­vo­can que los va­sos san­guí­neos de las ex­tre­mi­da­des se con­trai­gan y por con­si­guien­te se en­fríen, aun­que en es­tos ca­sos sue­le apa­re­cer tam­bién su­do­ra­ción.

Al­gu­nos ma­los há­bi­tos, co­mo fu­mar por ejem­plo, em­peo­ran es­ta si­tua­ción.

Una ayu­di­ta del Chi Kun

La prác­ti­ca re­gu­lar de es­te ti­po de ejer­ci­cios, que con­sis­ten en tra­ba­jar la re­la­ción in­ter­na del or­ga­nis­mo, por ejem­plo me­jo­rar el es­pa­cio in­terno ayu­da a me­jo­rar la la ar­mo­nía del cuer­po (Ver Tao N° 8), así co­mo el pe­cho se ex­pan­de cuan­do al ins­pi­rar, lo mis­mo se pue­de apren­der pa­ra rea­li­zar­lo con to­do el cuer­po pa­ra me­jo­rar la cir­cu­la­ción . Es­te ti­po de tra­ba­jo se rea­li­za des­de afue­ra ha­cia den­tro y des­de aden­tro ha­cia afue­ra, me­dian­te la cir­cu­la­ción del Chi por los me­ri­dia­nos. Co­mo sa­be­mos, los me­ri­dia­nos es­tán co­nec­ta­dos di­rec­ta­men­te con los ór­ga­nos, que rá­pi­da­men­te co­men­za­rán a ar­mo­ni­zar­se y la ener­gía flui­rá por la red de ca­na­les. Es­to per­mi­te que el or­ga­nis­mo gra­dual­men­te va­ya re­co­bran­do sus fun­cio­nes de ma­ne­ra nor­mal y ca­da rincón del mis­mo re­ci­bi­rá el ca­lor que ne­ce­si­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.