PO­NER EL PE­CHO

Gra­cias a las cam­pa­ñas de sa­lud mun­dia­les, la lac­tan­cia re­cu­pe­ró el pres­ti­gio de sa­gra­do ri­tual y las ma­dres mo­der­nas ya no elu­den ama­man­tar a sus be­bés. Con­se­jos y re­ce­tas pa­ra ase­gu­rar la ca­li­dad y me­jo­rar la pro­duc­ción.

TAO - Tomo IV - - Lactancia -

La le­che ma­ter­na es sin du­das el me­jor ali­men­to pa­ra los be­bés por­que con­tie­ne to­dos los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios y los an­ti­cuer­pos pa­ra pre­ser­var­los de las en­fer­me­da­des más co­mu­nes. La OMS (Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud) afir­ma que con­tri­bu­ye a evi­tar in­fec­cio­nes, pre­ve­nir aler­gias y que pro­te­ge contra di­ver­sas afec­cio­nes crónicas, co­mo la dia­be­tes y la obe­si­dad. Ade­más, es­tá com­pro­ba­do que la lac­tan­cia re­du­ce las chan­ces de muer­te sú­bi­ta en los me­no­res de dos años y es­tu­dios cien­tí­fi­cos rea­li­za­dos re­cien­te­men­te de­mos­tra­ron que los ni­ños ali­men­ta­dos ex­clu­si­va­men­te con el pe­cho du­ran­te los pri­me­ros diez me­ses de vi­da po­seen un coe­fi­cien­te in­te­lec­tual más alto que aque­llos que fue­ron ali­men­ta­dos con le­che de va­ca.

Pe­ro el ac­to de ama­man­tar tam­bién tie­ne sin­gu­lar im­por­tan­cia, por­que el con­tac­to con la piel y las mi­ra­das afian­zan el víncu­lo ro­bus­te­cien­do la se­gu­ri­dad, im­pres­cin­di­ble pa­ra desa­rro­llo de la fu­tu­ra per­so­na­li­dad.

Los pe­dia­tras, tan­to en la me­di­ci­na oc­ci­den­tal co­mo en la orien­tal, su­gie­ren que el be­bé to­me el pe­cho has­ta los dos años, los pri­me­ros seis me­ses de ma­ne­ra ex­clu­si­va y a li­bre de­man­da, y lue­go com­ple­men­ta­do con otros ali­men­tos, pe­ro nun­ca in­te­rrum­pir­lo ya que, ade­más de apor­tar­le las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les que ne­ce­si­tan pa­ra cre­cer sa­nos, la suc­ción y las le­che ma­ter­na fa­ci­li­tan la di­ges­tión.

La die­ta ma­ter­na

To­das las ma­dres tie­nen la po­si­bi­li­dad de ama­man­tar, aún cuan­do en las pri­me­ras ho­ras des­pués del par­to (es­pe­cial­men­te lue­go de una ce­sá­rea) la le­che no ba­je. Es im­por­tan­te ser pa­cien­te y co­lo­car al be­bé al pe­cho pa­ra que me­dian­te la suc­ción se es­ti­mu­le la pro­duc­ción. Se sa­be que la ca­li­dad de la le­che se­rá siem­pre la me­jor que el or­ga­nis­mo pue- da brin­dar, pe­ro ha­brá que cui­dar al­gu­nos as­pec­tos de la ali­men­ta­ción pa­ra evi­tar cier­tos pro­ble­mas fre­cuen­tes.

“En la ma­yo­ría de los ca­sos, los pro­ble­mas gás­tri­cos de los be­bés, co­mo dia­rrea, ga­ses y vó­mi­tos, se de­ben a que sus ma­dres no si­guen una die­ta ba­lan­cea­da. La co­mi­da de­be ser pre­pa­ra­da en ca­sa y con in­gre­dien­tes fres­cos pa­ra ase­gu­rar una le­che más nu­tri­ti­va”, ex­pli­ca Liu Ming. La ma­dre de­be pre­ser­var el Chi esen­cial in­gi­rien­do ali­men­tos ca­lien­tes, evi­tan­do las be­bi­das o co­mi­das que ten­gan una tem­pe­ra­tu­ra in­fe­rior a los 37 gra­dos, el al­cohol y las co­mi­das de­ma­sia­do con­di­men­ta­das. El ca­fé de­be re­ser­var­se so­la­men­te pa­ra al­gu­nas oca­sio­nes, ya que po­see mu­cho Fue­go, y lo me­jor es cor­tar­lo con le­che pa­ra equi­li­brar­lo. Las ga­seo­sas o be­bi­das ar­ti­fi­cia­les tam­po­co son con­ve­nien­tes, ya que po­seen mu­chos com­po­nen­tes quí­mi­cos”.

Cal­dos es­pe­cia­les

Los cal­dos ca­se­ros son in­sus­ti­tui­bles pa­ra es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de le­che ma­ter­na, ya que to­man la ener­gía y la esen­cia de sus in­gre­dien­tes. Por su­pues­to, los

hay de to­do ti­po, pe­ro Liu Ming re­co­mien­da:

• De pes­ca­do

Di­sol­ver co­rrec­ta­men­te dos cu­cha­ra­das de gra­sa de cer­do en una olla y pos­te­rior­men­te do­rar dos ca­be­zas de sal­món, bien lim­pias y tro­za­das. El agre­ga­do de gra­sa es muy im­por­tan­te ya que el pes­ca­do na­tu­ral­men­te no la po­see. Co­ci­nar du­ran­te 10 mi­nu­tos y agre­gar­le des­pues un tro­zo de jen­gi­bre (cor­ta­do en lá­mi­nas o pi­ca­do) y agre­gar me­dia co­pa de vino de arroz. Ta­par la pre­pa­ra­ción y con­ti­nuar la coc­ción du­ran­te me­dia ho­ra, lue­go pa­sar el con­te­ni­do a una olla de ce­rá­mi­ca (pre­ser­va me­jor la tem­pe­ra­tu­ra) y agre­gar­le un cal­do de po­ro­tos de so­ja (ver re­ce­ta); ta­par y de­jar co­ci­nar a fue­go muy ba­jo du­ran­te unas 3 ho­ras más. Lue­go agre­gar cin­co hon­gos shii­ta­ke u otra va­rie­dad pe­ro se­cos (pre­via­men­te hi­dra­ta­dos en agua ti­bia) cor­ta­dos, y un tro­zo de cor­te­za de ca­ne­la. Su­bir el fue­go diez mi­nu­tos y lue­go vol­ver­lo a ba­jar­lo y co­ci­nar dos ho­ras más. Por úl­ti­mo, agre­gar 250 gra­mos de to­fú cor­ta­do, her­vir me­dia ho­ra más, apa­gar el fue­go, de­jar re­po­sar unos mi­nu­tos y con­su­mir.

• De po­ro­tos de so­ja

Co­lo­car 100 gra­mos de po­ro­tos de so­ja en un li­tro de agua, her­vir a fue­go len­to has­ta que se desar­men y se ob­ten­ga un lí­qui­do es­pe­so. Co­lar y usar.

• De cer­do

Lim­piar y tro­zar 4 pa­tas de cer­do, co­lo­car­las en una olla con dos li­tros de agua y her­vir a fue­go mí­ni­mo has­ta que el lí­qui­do se re­duz­ca a po­co más de la cuar­ta par­te, agre­gar 50 gra­mos de po­ro­tos de so­ja re­mo­ja­dos, me­dio va­si­to de vino blan­co o de arroz, una cu­cha­ra­da de vinagre, un tro­zo de jen­gi­bre pe­la­do y cor­ta­do en lá­mi­nas y la par­te blan­ca de una ce­bo­lla de ver­deo. Con­ti­nuar con la coc­ción a fue­go mí­ni­mo (de 3 a 5 ho­ras) has­ta ob­te­ner un cal­do es­pe­so y blan­que­cino. Apa­gar el fue­go, de­jar re­po­sar unos mi­nu­tos y con­su­mir.

Cuan­do el be­bé es­té al­go in­quie­to y fas­ti­dio­so, es de­cir con Fue­go in­terno, es re­co­men­da­ble agre­gar to­fú al cal­do, ya que le apor­ta fres­cu­ra y re­gu­la­ri­za la tem­pe­ra­tu­ra, cal­man­do al be­bé.

Se pue­de re­em­pla­zar las pa­tas de cer­do por hue­so de ca­ra­cú va­cuno y agre­gar­le hon­gos se­cos, que po­seen ener­gía de desa­rro­llo.

Otra op­ción es ha­cer­lo con ga­lli­na, que po­see ener­gía Yin, al igual que la le­che ma­ter­na. “Si fue­se po­si­ble, uti­li­zar una va­rie­dad de ga­lli­na chi­na que po­see car­ne y hue­sos ne­gros (se ven­de en al­gu­nos su­per­mer­ca­dos chi­nos), ya que po­see aún más ener­gía Yin”, ase­gu­ra Liu Ming.

• De chi­vi­to

“Es­te cal­do es re­co­men­da­do es­pe­cial­men­te cuan­do la ma­má se sien­te dé­bil des­pués del par­to, fa­ti­ga­da y con do­lo­res ab­do­mi­na­les. La for­ta­le­ce­rá fí­si­ca­men­te y me­jo­ra­rá la ca­li­dad de la le­che”.

Co­lo­car en una olla 1 li­tro y ½ de agua y agre­gar­le 1

ki­lo y ½ de car­ne de chi­vi­to des­gra­sa­da, 100 gra­mos de raíz dan­gui (an­gé­li­ca si­nec­tis), 200 de ce­bo­lla de ver­deo (par­te blan­ca); 50 de ca­ne­la en rama y 150 de jen­gi­bre pe­la­do. Lle­var a fue­go mí­ni­mo has­ta que el lí­qui­do se re­duz­ca a me­dio li­tro, pro­ce­so que pue­de du­rar de 3 a 5 ho­ras. Una vez lis­to apa­gar el fue­go, de­jar re­po­sar unos mi­nu­tos, co­lar­lo y be­ber.

• De ri­ño­nes

Es­te cal­do tam­bién ayu­da a la ma­má a re­po­ner­se lue­go del par­to y le­van­tar su ener­gía.

Lim­piar y des­gra­sar dos ri­ño­nes de cer­do y par­tir­los al me­dio, co­lo­car­los en una olla, cu­brir con tres li­tros de agua y lle­var a fue­go mí­ni- mo. Agre­gar 100 gra­mos de po­ro­tos de so­ja fer­men­ta­dos (se con­si­guen co­mo con­ser­va) o se­cos y pre­via­men­te hi­dra­ta­dos, 100 gra­mos de arroz blan­co (bien la­va­do), 150 gra­mos de ce­bo­lla de ver­deo (so­lo la par­te blan­ca) y 20 gra­mos de gin­seng. Co­ci­nar has­ta que el lí­qui­do se re­duz­ca a me­dio li­tro y los in­gre­dien­tes es­tén to­tal­men­te co­ci­dos.

Gra­sa ca­se­ra

La gra­sa de cer­do es más sa­na que el acei­te, pe­ro no pue­de uti­li­zar­se sin pro­ce­sar. Pa­ra ha­cer­lo, co­lo­car en un re­ci­pien­te la gra­sa y cu­brir­la con agua. Co­ci­nar a fue­go len­to e ir re­ti­rán­do­le la es­pu­ma que se for­ma en la su­per­fi­cie. Una vez fun­di­da la gra­sa, co­lo­car­le una cu­cha­ra­da de azú­car y gra­nos de pi­mien­ta ne­gra, en­va­sar en un fras­co de vi­drio bien lim­pio y pos­te­rior­men­te guar­dar en he­la­de­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.