EL SA­BOR DE TAI­WÁN

Aun­que es de ori­gen con­ti­nen­tal, se adap­tóa las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de la is­la dan­do lu­gar a una va­rie­dad más den­sa y con ma­yor con­cen­tra­ción de nu­trien­tes. Di­ges­ti­vo y es­ti­mu­lan­te.

TAO - Tomo IV - - Té Wu Long -

El té Wu Long o tam­bién lla­ma­do Oo­long, de ori­gen chino, fue in­tro­du­ci­do en Tai­wán y lo­gró adap­tar­se al cli­ma de la al­ta mon­ta­ña, pe­ro al cre­cer a más de 1000 me­tros so­bre el ni­vel del mar, su na­tu­ra­le­za y sa­bor cam­bia­ron. En prin­ci­pio se vio be­ne­fi­cia­do por­que el in­vierno no es tan frío (el té cre­ce me­jor con una tem­pe­ra­tu­ra de al­re­de­dor de 24 gra­dos), pe­ro si bien en la is­la el cli­ma es más hú­me­do por su pro­xi­mi­dad al mar, la tie­rra es más ári­da, así que la raíz de­be cre­cer más pro­fun­da­men­te pa­ra ob­te­ner los mi­ne­ra­les. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas mo­di­fi­ca­ron com­ple­ta­men­te la es­truc­tu­ra mo­le­cu­lar de la plan­ta, ob­te­nien­do una va­rie­dad sin­gu­lar que pro­du­ce una in­fu­sión más den­sa y con ma­yor con­cen­tra­ción de nu­trien­tes.

Ac­tual­men­te exis­ten mu­chas ca­li­da­des de es­te té y de­pen­den del mo­men­to de la co­se­cha y el ti­po de fer­men­ta­ción. Co­mo con los bue­nos vi­nos, los de ma­yor tiem­po de ela­bo­ra­ción son más cos­to­sos y pue­de exis­tir una gran bre­cha en­tre el más ca­ro y el más eco­nó­mi­co; sin em­bar­go, to­dos ellos po­seen ex­ce­len­tes pro­pie­da­des pa­ra el or­ga­nis­mo.

Sa­bor y be­ne­fi­cios

El té Wu Long es una va­rie­dad de na­tu­ra­le­za ti­bia, se en­cuen­tra en­tre el té ver­de (fres­co) y el ne­gro (ca­lien- te), y su pro­ce­so im­pli­ca una fer­men­ta­ción del 30 por cien­to. Se pue­de be­ber tan­to en ve­rano co­mo en in­vierno.

Cuan­do es­ta in­fu­sión to­ca los la­bios se sien­te le­ve­men­te amar­ga, pe­ro al con­tac­to con la len­gua y el pa­la­dar es dul­ce.

En cuan­to a los be­ne­fi­cios, se pue­de de­cir que con­tri­bu­ye con ca­si to­das las fun­cio­nes or­gá­ni­cas. A sa­ber:

•Re­fuer­za el co­ra­zón y el apa­ra­to car­dio­vas­cu­lar; me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea; ni­ve­la el co­les­te­rol y man­tie­ne sa­nas y fle­xi­bles ve­nas y ar­te­rias, evi­tan­do la for­ma­ción de coá­gu­los.

•Eli­mi­na las bac­te­rias y los hon­gos del cuer­po.

• Pre­vie­ne las ca­ries. En la an­ti­güe­dad, cuan­do no exis­tía el den­tí­fri­co, la gen­te des­pués de co­mer mas­ti­ca­ba las ho­jas de es­te té, pre­via­men­te hu­me­de­ci­das, pa­ra po­der lim­piar­se los dien­tes y así tam­bien evi­tar el mal alien­to.

•Es­ti­mu­la las fun­cio­nes ner­vio­sas, man­te­nien­do en aler­ta al ce­re­bro y la men­te cla­ra; qui­ta el can­san­cio fí­si­co.

•Es­ti­mu­la la se­gre­ga­ción de ju­gos gás­tri­cos, co­la­bo­ran­do en el pro­ce­so de la di­ges­tión, y ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo, por eso es muy ade­cua­do be­ber­lo cuan­do se quie­re ba­jar de peso.

• Es­ti­mu­la las fun­cio­nes re­na­les, pre­vi­nien­do la re­ten­ción de lí­qui­dos.

•Re­fuer­za el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

•Con­tie­ne gran can­ti­dad de an­ti­oxi­dan­tes, que me­jo­ran la piel y re­tra­san el en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar.

Cuán­do y có­mo to­mar­lo

La ma­yo­ría de los tés no de­ben to­mar­se des­pués de la co­mi­da, ya que in­ter­fie­ren con los ali­men­tos, pe­ro es­ta va­rie­dad que­da ex­cep­tua­da de esa re­gla ya que po­see un gran po­der di­ges­ti­vo.

Las ho­jas se in­fu­sio­nan en agua a 95 ° cen­tí­gra­dos y se de­jan re­po­sar unos mi­nu­tos an­tes de ser­vir. Con la mis­ma do­sis es po­si­ble pre­pa­rar va­rias tazas, a me­di­da que se in­fu­sio­na el sa­bor me­jo­ra no­ta­ble­men­te, ca­rac­te­rís­ti­ca que lo di­fe­ren­cia de otros tés de ho­ja. El pro­ce­so pue­de re­pe­tir­se en­tre 3 y 5 ve­ces.

Es muy im­por­tan­te que pa­ra con­ser­var­lo sin al­te­rar su aro­ma ni sa­bor, se co­lo­que en un en­va­se de vi­drio con ta­pa her­mé­ti­ca en un lu­gar os­cu­ro y se­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.