APREN­DIEN­DO A VI­VIR

La ex­pe­rien­cia Tao 2016, el re­ti­ro or­ga­ni­za­do co­mo to­dos los años por el maes­tro Liu Ming pa­ra aque­llos que quie­ren apren­der o con­so­li­dar su de­seo de vi­vir sa­lu­da­ble­men­te, se fo­ca­li­zó es­ta vez en la nue­va for­ma de Tai Chi ar­gen­tino.

TAO - Tomo IV - - Seminario -

Co­mo ca­da año, en los pri­me­ros días de enero se reali­zó el re­ti­ro es­pi­ri­tual “Ca­mino del Tao 2016”, el es­pa­cio crea­do por el maes­tro Liu Ming pa­ra quie­nes deseen co­no­cer en pro­fun­di­dad su cuer­po y su re­la­ción con la na­tu­ra­le­za. Es­ta vez se fo­ca­li­zó en la prác­ti­ca de Tai Chi, es­pe­cial­men­te en aque­llos as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la sa­lud, por eso se ex­pli­có el re­co­rri­do de los me­ri­dia­nos, in­dis­pen­sa­ble pa­ra com­pren­der có­mo se mo­vi­li­za el Chi y la ener­gía por el cuer­po con la res­pi­ra­ción. En la par­te prác­ti­ca se tra­ba­jó so­bre los pi­la­res fun­da­men­ta­les de es­ta dis­ci­pli­na, que el maes­tro agru­pó en 7 claves y cons­ti­tu­ye­ron el eje del en­cuen­tro. Es­tas son:

1-Pu­ri­fi­car los seis sen­ti­dos

Pa­ra la me­di­ci­na chi­na los sen­ti­dos son vis­ta, oí­do, ol­fa­to, tac­to, gus­to y men­te. “Es­tos de­ben ser pur­ga­dos de to­da dis­trac­ción, es de­cir que siem­pre de­be­mos co­nec­tar­nos y po­ten­ciar ca­da uno de ellos. Pa­ra lo­grar­lo y al­can­zar un co­ra­zón ver­da­de­ro hay que man­te­ner una co­rrec­ta pos­tu­ra fí­si­ca, por eso el Tai Chi se cons­ti­tu­ye en un re­cur­so pri­mor­dial”.

2-Abrir las ocho puer­tas

“En pri­mer lu­gar se de­be con­se­guir una bue­na con­cen­tra­ción pa­ra que sea po­si­ble abrir las ocho puer­tas: arri­ba-aba­jo, el Cie­lo y la Tie­rra; ade­lan­te y atrás; iz­quier­da-de­re­cha; in­terno-ex­terno, to­das es­ta di­rec­cio­nes se co­nec­tan con el mo­vi­mien­to del uni­ver­so, que es in­fi­ni­to. Por lo tan­to, si la prác­ti­ca se or­ga­ni­za en torno a ellas, se lo­gra el or­den in­terno por lo cual el or­ga­nis­mo es­ta­rá ar­mo­ni­za­do”.

3-Unir los sie­te co­ra­zo­nes

“En es­te ca­so la pa­la­bra co­ra­zón se uti­li­za co­mo el equi­va­len­te a centro y com­pren­de el centro de ma­nos, pies, ca­be­za, co­ra­zón y pe­ri­neo. De to­dos es­tos, el co­ra­zón man­tie­ne el equi­li­brio, es el centro de gra­ve­dad. De es­ta ma­ne­ra se con­si­gue la fuer­za fí­si­ca y men­tal. Cuan­do se prac­ti­ca, es­tos pun­tos de­ben per­ma­ne­cer uni­dos, es de­cir ali­nea­dos”.

4-Re­co­no­cer las tres par­tes

Es­tas par­tes son: Cie­lo-tie­rra-per­so­na; ade­lan­te, atrás, me­dio; iz­quier­da, de­re­cha, me­dio; arri­ba, aba­jo, me­dio; aden­tro, afue­ra, me­dio.

Es­tas tres par­tes se pue­den iden­ti­fi­car en cual­quier sec­ción del cuer­po, in­clu­so en un de­do y en ca­da una de ellas cir­cu­la la ener­gía.

5-Sen­tir los cua­tro fi­na­les

Los pun­tos ex­tre­mos del cuer­po se re­la­cio­nan con lo in­terno, to­do lo que ocu- rre afue­ra es un re­fle­jo del in­te­rior. Por ejem­plo, si el ca­be­llo es­tá re­se­co y opa­co, sin du­da la san­gre es dé­bil, si en cam­bio es muy gra­so, sig­ni­fi­ca que en el or­ga­nis­mo exis­te un ex­ce­so de ella. “Los pun­tos ex­tre­mos son la san­gre, el pe­lo, los hue­sos, los dien­tes, los ten­do­nes, las uñas; la ener­gía cor­po­ral y la len­gua. El es­ta­do de fi­na­les fa­ci­li­ta el diag­nós­ti­co al ob­ser­var al pa­cien­te. La len­gua es don­de se con­cen­tra el Chi, por lo tan­to de­be ser fir­me y mo­ve­di­za. Du­ran­te la prác­ti­ca de ar­tes mar­cia­les in­ter­nas na­tu­ral­men­te se pe­ga al pa­la­dar, eso sig­ni­fi­ca que la ener­gía flu­ye co­rrec­ta­men­te”.

6-Com­bi­nar los cin­co ele­men­tos

Los cin­co ele­men­tos se re­la­cio­nan con ca­da uno de los cin­co ór­ga­nos, con un te­ji­do y con los sen­ti­dos. Tam­bién tie­nen que ver con una es­ta­ción del año, que mar­ca­rá el pe­río­do du­ran­te la cual ése

ór­gano se ve­rá más vul­ne­ra­ble.

Ma­de­ra: hí­ga­do, ten­do­nes, ojos (pri­ma­ve­ra).

Fue­go: co­ra­zón, ar­te­rias y ve­nas, len­gua (ve­rano).

Me­tal: pul­món, na­riz, piel (otoño).

Agua: ri­ñón, hue­sos, oí­dos (in­vierno).

Tie­rra: ba­zo, múscu­los, bo­ca, (tran­si­ción -úl­ti­mos 18 días- de ca­da es­ta­ción).

Ca­da ele­men­to tam­bién tie­ne par­ti­cu­lar­men­te una re­la­ción de do­mi­nan­cia: el Agua do­mi­na al Fue­go; el Fue­go al Me­tal; el Me­tal a la Ma­de­ra; la Ma­de­ra a la Tie­rra; la Tie­rra al Agua. Si es­ta re­la­ción se man­tie­ne equi­li­bra­da, el or­ga­nis­mo es­tá en ar­mo­nía, pe­ro si exis­te un ex­ce­so de al­gún ele­men­to so­bre otro, apa­re­ce la en­fer­me­dad.

7-Ar­mo­ni­zar Yin y Yang

“El Cie­lo y la Tie­rra son eter­nos por­que equi­li­bran per­fec­ta­men­te el Yin y el Yang, por eso, si ca­da uno de no­so­tros ha­ce lo mis­mo, na­da po­drá ven­cer­nos, es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad tra­ba­jar pa­ra lo­grar­lo. Vi­vir li­bre­men­te es po­der ele­gir có­mo que­re­mos ter­mi­nar nues­tra vi­da, con la prác­ti­ca del ar­te mar­cial se con­si­gue li­be­rar el cuer­po, se ale­jan las en­fer­me­da­des y el al­ma tam­bién se li­be­ra de im­pe­di­men­tos. Es un ca­mino per­fec­to, con un ob­je­ti­vo muy po­de­ro­so”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.