AN­TI­CI­POS DE OTOÑO

Se­gún las le­yes del Yin-yang, el cam­bio de ve­rano a otoño ocu­rre el 4 de fe­bre­ro y no el 21 de mar­zo co­mo mar­ca el ca­len­da­rio oc­ci­den­tal. Có­mo en­ca­rar a las trans­for­ma­cio­nes que pro­du­ce la se­gun­da es­ta­ción del año pa­ra for­ta­le­cer el or­ga­nis­mo y evi­tar la

TAO - Tomo IV - - Salud -

Los oc­ci­den­ta­les con­si­de­ra­mos que el otoño co­mien­za el 21 de mar­zo; sin em­bar­go, pa­ra las le­yes del Yin-yang el cam­bio de es­ta­ción ocu­rrió el 4 de fe­bre­ro, día en que co­men­za­ron a dar­se las pri­me­ras mu­ta­cio­nes que pau­la­ti­na­men­te irán pro­du­cien­do los pro­ce­sos cli­má­ti­cos pro­pios de la se­gun­da es­ta­ción del año. Se­gún es­ta teo­ría, el 21 de mar­zo mar­ca el pun­to me­dio del otoño.

Na­tu­ral­men­te, el or­ga­nis­mo no es­tá ali­nea­do con el al­ma­na­que sino con el cosmos, así que ya co­men­zó a trans­for­mar su ener­gía. Y el otoño es la es­ta­ción en que el Chi del Cie­lo vuel­ve a la Tie­rra, la tem­pe­ra­tu­ra co­mien­za a des­cen­der y el tiem­po es más se­co. La tie­rra es­tá más tran­qui­la y los la­gos quie­tos y las per­so­nas no es­ca­pan a es­te rit­mo de la na­tu­ra­le­za; la ener­gía se re­plie­ga, la adre­na­li­na ba­ja y con ella las ga­nas de en­fren­tar al­gu­nas ac­ti­vi­da­des. Los sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos surgen y mu­chas ve­ces se acen­túan la tris­te­za y la de­pre­sión. Des­de la me­di­ci­na oc­ci­den­tal es­tos sín­to­mas le son atri­bui­dos, en­tre otros, a la re­duc­ción de luz so­lar por los días más cor­tos, a que se can­ce­len las ac­ti­vi­da­des que so­lían rea­li­zar­se en el ve­rano y al re­torno a la ru­ti­na del tra­ba­jo o el es­tu­dio.

Por su par­te, la me­di­ci­na orien­tal ex­pli­ca que du­ran­te la es­ta­ción oto­ñal, el Chi se co­rres­pon­de con el ele­men­to Me­tal y el ór­gano rei­nan­te es el pul­món. La emo­ción que pre­va­le­ce en es­tos me­ses es la tris­te­za, que pre­ci­sa­men­te se re­la­cio­na con es­te ór­gano. Nor­mal­men­te es­te sen­ti­mien­to es mo­de­ra­do, pe­ro cuan­do ocu­rre lo con­tra­rio es pro­ba­ble que el pul­món es­té dé­bil, es de­cir, que su ener­gía no es­tá flu­yen­do co­rrec­ta­men­te.

En otro or­den de cosas, es­ta es la eta­pa del año en la que, co­mo los ár­bo­les, se ha­ce ne­ce­sa­rio de des­po­jar­se de aque­llo que ya no nos sir­ve, pa­ra dar­le lu­gar a la ener­gía que de­be re­ple­gar­se nue­va­men­te al in­te­rior del cuer­po pa­ra en­fren­tar al in­vierno. Na­tu­ral­men­te, es­to tam­bién in­vo­lu­cra a los sen­ti­mien­tos, es­pe­cial­men­te aque­llos que nos ge­ne­ran an­gus­tia.

El pul­món tam­bién se re­la­cio­na es­tre­cha­men­te con la piel y, a tra­vés de ella, es­te ór­gano eli­mi­na to­do lo in­ne­ce­sa­rio, por eso es pro­ba­ble que se no­ten al­gu­nos cam­bios, co­mo irri­ta­cio­nes y se­que­dad, que pue­den sub­sa­nar­se con al­gu­nos cam­bios en la ali­men­ta­ción.

Me­jo­rar el áni­mo y ac­ti­var el Chi

Los ali­men­tos siem­pre son el me­jor re­me­dio y en el otoño es­ta ley co­bra un sen­ti­do más con­cre­to.

“Más que en cual­quier otro mo­men­to del año, en el otoño se de­ben apro­ve­char los ali­men­tos de es­ta­ción ya que es­tán en su pun­to má­xi­mo de ener­gía, y al con­su­mir­los nos es­ta­mos pro­ve­yen­do de ella y for­ta­le­cien­do al or­ga­nis­mo pa­ra pa­sar bien el in­vierno”, ase­gu­ra el mae­tro Liu Ming.

Cuan­do el Chi flu­ye co­rrec­ta­men­te por el pul­món, el áni­mo se equi­li­bra y es me­nos pro­ba­ble que apa­rez­can en­fer­me­da­des co­mo tos, res­fríos o bron­qui­tis, y epi­so­dios re­la­cio­na­dos con los sen­ti­mien­tos, co­mo tris­te­za o de­pre­sión.

Ade­más de lo que se­ña­la Liu con res­pec­to a los ali­men­tos de es­ta­ción, es im­por­tan­te in­cor­po­rar a la die­ta los ve­ge­ta­les que cre­cen de­ba­jo de la tie­rra o al ras de ella, ya que po­seen una ener­gía Yin con­cen­tra­da e in­dis­pen­sa­ble pa­ra ha­cer­le frente a la épo­ca in­ver­nal. La za­naho­ria, na­bo, pa­pa, ba­ta­ta y ce­bo­lla, en­tre otras, de­ben for­mar par­te del me­nú dia­rio; los ce­rea­les y el arroz tam­po­co pue­den fal­tar al igual que el po­llo, que for­ta­le­ce al pul­món. El ajo y el jen­gi­bre son in­fa­li­bles pa­ra le­van­tar el Chi y lim­piar el pul­món.

En cuan­to a la coc­ción, el me­jor mé­to­do es al va­por o la coc­ción pro­lon­ga, y evi­tar los fri­tos, que en es­ta épo­ca pue­den irri­tar al in­tes­tino, la vís­ce­ra re­la­cio­na­da con el pul­món.

Alia­dos na­tu­ra­les

Co­mo se­ña­lá­ba­mos, en es­ta épo­ca del año sue­len apa­re­cer al­gu­nas ma­ni­fes­ta­cio­nes ex­te­rio­res de cier­ta de­bi­li­dad del pul­món, el ór­gano re­gen­te, que en ge­ne­ral se no­tan en la piel y el ca­be­llo. Pe­ro la me­di­ci­na chi­na nos pro­vee co­mo siem­pre de al­gu­nos tru­cos ca­se­ros pa­ra so­lu­cio­nar­los. Es­tas son al­gu­nas de las pre­pa­ra­cio­nes que hay que te­ner a mano en el bo­ti­quín pa­ra en­fren­tar los pro­ble­mi­tas que pue­de pro­vo­car la es­ta­ción del Me­tal:

• Cal­do pa­ra el Chi

Her­vir 100 gra­mos de mi­jo con dos o tres pe­ras (de­pen­dien­do del ta­ma­ño), has­ta ob­te­ner un cal­do es­pe­so. Be­ber por la ma­ña­na, an­tes del desa­yuno.

Su fun­ción es lim­piar el pul­món, le­van­tar la ener­gía y com­ba­tir la an­gus­tia. Es muy re­co­men­da­ble pa­ra las per­so­nas ma­yo­res.

Pa­ra la piel y el ca­be­llo

Ma­cha­car en un mor­te­ro diez nue­ces pe­la­das y dos cu­cha­ra­das so­pe­ras de sé­sa­mo, agre­gar­le una cu­cha­ra­da de miel y co­mer por ma­ña­na. La piel re­cu­pe­ra­rá rá­pi­da­men­te la lo­za­nía y el pe­lo re­co­bra­rá su bri­llo.

• Flo­res contra la an­gus­tia

El cri­san­te­mo (que po­see el Chi del otoño) y la ro­sa ro­co­có, son re­me­dios muy efec­ti­vos pa­ra con­tra­rres­tar los sen­ti­mien­tos de an­gus­tia, y ade­más hi­dra­tan la piel. Co­lo­car 10 flo­res se­cas en un li­tro de agua hir­vien­do y be­ber a lo lar­go del día

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.