ESA MAL­DI­TA PIEDRITA

Los cálcu­los re­na­les son una de las afec­cio­nes más com­pli­ca­das y do­lo­ro­sas del trac­to uri­na­rio que, en ge­ne­ral, só­lo se so­lu­cio­nan con una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca. Sin em­bar­go, la me­di­ci­na chi­na apor­ta va­rias al­ter­na­ti­vas na­tu­ra­les pa­ra pre­ve­nir­los, eli­mi

TAO - Tomo IV - - Salud -

La li­tia­sis re­nal, co­no­ci­da vul­gar­men­te co­mo cálcu­los en los ri­ño­nes, es una afec­ción mu­cho más fre­cuen­te de lo que pa­re­ce da­do que su sin­to­ma­to­lo­gía, que en las pri­me­ras fa­ses de la en­fer­me­dad sue­le des­apa­re­cer an­tes del diag­nós­ti­co, com­pli­ca las es­ta­dís­ti­cas ya que el pa­cien­te elu­de la con­sul­ta clí­ni­ca cre­yen­do que su­peró el pro­ble­ma ape­nas se ali­via el do­lor.

Un cálcu­lo (pie­dra) es una for­ma­ción de ma­te­rial só­li­do que se ori­gi­na a par­tir de sus­tan­cias mi­ne­ra­les pre­sen­tes en la ori­na; pue­den ser pe­que­ñas y en for­ma de “are­ni­lla” o de ma­yor ta­ma­ño; que­dar­se en el ri­ñón o des­pla­zar­se a tra­vés del trac­to uri­na­rio. Si es pe­que­ña lo más pro­ba­ble es que sea eli­mi­na­da a tra­vés de la mic­ción sin cau­sar de­ma­sia­do do­lor; pe­ro cuan­do es más gran­de pue­de tra­bar­se y blo­quear uno de los uré­te­res, la ve­ji­ga o la ure­tra, in­fla­man­do el ri­ñón y pro­vo­can­do mu­cho do­lor.

Pa­ra la me­di­ci­na oc­ci­den­tal es­ta en­fer­me­dad pue­de te­ner va­rias cau­sas fi­sio­ló­gi- cas y en ge­ne­ral su­gie­re su eli­mi­na­ción por vía qui­rúr­gi­ca, pe­ro la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na la re­la­cio­na más con las cos­tum­bres y los ma­los há­bi­tos, y pro­po­ne va­rios mé­to­dos na­tu­ra­les co­mo al­ter­na­ti­va pa­ra su so­lu­ción.

“Los cho­fe­res de ca­mio­nes, óm­ni­bus o ta­xis son los más afec­ta­dos por es­te pro­ble­ma, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming, por­que al es­tar sen­ta­dos du­ran­te mu­chas ho­ras, ge­ne­ran un ex­ce­so de ca­lor en la zo­na de los ri­ño­nes y la ve­ji­ga que com­pli­ca su nor­mal fun­cio­na­mien­to. Otra de las cau­sas es la cos­tum­bre (o la ne­ce­si­dad) de con­te­ner las ga­nas de ori­nar. Por ejem­plo, si una per­so­na se en­cuen­tra en la ca­lle no tie­ne posibilidades de ori­nar cuan­do sien­te la ne­ce­si­dad ya que no cuen­ta con un ba­ño, por eso de­be con­te­ner la ori­na más tiem­po del con­ve­nien­te. En Chi­na no te­ne­mos es­te pro­ble­ma, por­que ca­da dos cua­dras uno pue­de en­con­trar un ba­ño pú­bli­co. To­dos los paí­ses de­be­rían adop­tar es­ta cos­tum­bre, que ayu­da a cui­dar la sa­lud de sus ha­bi­tan­tes”.

Es­ta im­po­si­bi­li­dad que se­ña­la el maes­tro in­du­ce mu­chas ve­ces a las per­so­nas que pa­san mu­chas ho­ras en la ca­lle a be­ber me­nos lí­qui­do pa­ra evi­tar pa­sar por una si­tua­ción in­có­mo­da, lo que pro­vo­ca un dé­fi­cit que dis­mi­nu­ye la cir­cu­la­ción y con­cen­tra los mi­ne­ra­les de desecho en los ri­ño­nes, fa­ci­li­tan­do la for­ma­ción de cálcu­los.

“Cuan­do co­lo­ca­mos un lí­qui­do en un ter­mo y lo usa­mos rá­pi­da­men­te el re­ci­pien­te se man­ten­drá siem­pre lim­pio, pe­ro si lo de­ja- mos du­ran­te va­rias ho­ras, en el fon­do se for­ma­rá un se­di­men­to; lo mis­mo ocu­rre con los ri­ño­nes”.

El frío es otra de las cau­sas de la for­ma­ción de cálcu­los, por­que el me­ri­diano del ri­ñón tie­ne uno de sus pun­tos más im­por­tan­tes en la plan­ta del pie, por eso cuan­do es­tos se en­frían es­te ór­gano pier­de su ener­gía y se da­ña. Be­ber lí­qui­dos muy fríos tam­bién lo per­ju­di­ca, por­que ba­jan de­ma­sia­do la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y de­be tra­ba­jar el do­ble pa­ra re­gu­lar­la.

La ali­men­ta­ción

Cuan­do de co­mer se tra­ta, to­dos los sa­bo­res de­ben es­tar pre­sen­tes en can­ti­da­des mo­de­ra­das en la die­ta pa­ra man­te­ner un or­ga­nis­mo saludable. Sin em­bar­go, cier­tos ex­ce­sos son más per­ju­di­cia­les que otros. Y es­te

es el ca­so de los dul­ces, que da­ñan al ri­ñón cuan­do se con­su­men sin con­trol por­que per­te­ne­cen al ele­men­to Tie­rra, que do­mi­na al Agua, esen­cial pa­ra és­te ór­gano. Lo sa­la­do tam­bién me­re­ce cui­da­do, es­pe­cial­men­te con los ali­men­tos en­la­ta­dos y los fiam­bres, por­que el so­dio se acu­mu­la en el or­ga­nis­mo per­ju­di­can­do la nor­mal eli­mi­na­ción de los lí­qui­dos.

Los ve­ge­ta­les siem­pre de­ben con­su­mir­se co­ci­dos, ya que tie­nen mu­chos mi­ne­ra­les di­fí­ci­les de di­ge­rir cuan­do es­tán cru­dos y tam­po­co es con­ve­nien­te con­su­mir li­cua­dos, por­que al no mas­ti­car­se no se mez­clan con la sa­li­va y el or­ga­nis­mo no lo­gra me­ta­bo­li­zar­los ade­cua­da­men­te. Al­go si­mi­lar ocu­rre con el to­fu, con­si­de­ra­do ta­bú pa­ra los que tie­nen cier­ta ten­den­cia a for­mar cálcu­los.

La ca­li­dad de los lí­qui­dos

Las aguas con sa­bor son más acon­se­ja­bles que el agua pu­ra pa­ra acom­pa­ñar a las co­mi­das, por­que es­ti­mu­lan las glán­du­las sa­li­va­les fa­ci­li­tan­do el me­ta­bo­lis­mo; si se be­be so­la­men­te agua el cuer­po la eli­mi­na­rá rá­pi­da­men­te y con ella se va tam­bién la ener­gía del ri­ñón.

“El agua y la ener­gía siem­pre van de la mano. Cuan­do uno es­tá en­fer­mo es ne­ce­sa­rio be­ber más agua pu­ra por­que con la ori­na se eli­mi­na el Chi tó­xi­co. Re­cor­de­mos que el Chi lim­pio sube y el su­cio ba­ja, pe­ro cuan­do uno es­tá sano se pier­de to­do el Chi bueno. Si lue­go de ori­nar se sien­ten es­ca­lo­fríos, sig­ni­fi­ca que se

ha per­di­do más ener­gía de la con­ve­nien­te”.

Den­tro de los lí­qui­dos re­co­men­da­dos tam­bién es­tán los cal­dos o el agua mez­cla­da con unas go­tas de li­món. El té es otra al­ter­na­ti­va, sin em­bar­go, de­be pre­pa­rar­se y to­mar­se en el mo­men­to por­que sus mu­chos mi­ne­ra­les co­mien­zan a cris­ta­li­zar­se y se acu­mu­lan en el ri­ñón. Si se uti­li­za té en he­bras o en ho­jas, lo me­jor es co­lar­lo en el mo­men­to jus­to y no de­jar­lo mu­cho tiem­po por­que los mi­ne­ra­les del té si­guen pa­san­do ha­cia el lí­qui­do.

La for­ma de be­ber es tam­bién muy im­por­tan­te, por más sed que se ten­ga siem­pre de­be in­cor­po­rar­se de a pe­que­ños sor­bos. In­ge­rir un va­so de­be in­su­mir no me­nos de cin­co mi­nu­tos.

Re­me­dios na­tu­ra­les

Las hier­bas fue­ron las pri­me­ras me­di­ci­nas y des­de la an­ti­güe­dad se han usa­do con bue­nos re­sul­ta­dos en in­fu­sio­nes, un­güen­tos y par­ches. Por su ori­gen na­tu­ral, en la me­di­ci­na chi­na si­guen sien­do alia­dos in­sus­ti­tui­bles pa­ra so­lu­cio­nar mu­chos ma­les. Y pa­ra los cálcu­los re­na­les cuen­ta con una gran va­rie­dad de op­cio­nes que tam­bién in­clu­ye cal­dos, so­pas y bre­ba­jes he­chos a ba­se de es­pe­cies que pue­den con­se­guir­se con fa­ci­li­dad en her­bo­ris­te­rías y co­mer­cios es­pe­cia­li­za­dos.

En la ma­yo­ría de los ca­sos la re­co­men­da­ción es be­ber una ta­za dia­ria du­ran­te una se­ma­na o bien has­ta que el pro­ble­ma des­apa­rez­ca.

Llan­tén

Ac­túa di­rec­ta­men­te so­bre el me­ri­diano del ri­ñón. Ha­cer la in­fu­sión con dos o tres ho­jas se­cas o fres­cas en 400 cc de agua hir­vien­do. To­mar una vez al día.

Vac­ca­ria se­ge­ta­lis

Co­lo­car 6 gra­mos en 400 cc de agua hir­vien­do. De­jar re­po­sar, co­lar y be­ber des­pués de las co­mi­das.

To­mi­llo

Es­ta hier­ba aro­má­ti­ca se co­nec­ta con el me­ri­diano del ri­ñón, ayu­da a que la ener­gía cir­cu­le me­jor co­la­bo­ran­do en la ex­pul­sión de cálcu­los pe­que­ños o are­ni­lla. Co­lo­car una cu­cha­ra­di­ta en una ta­za de agua hir­vien­do, de­jar re­po­sar, co­lar y be­ber una ta­za dia­ria.

Al­baha­ca

Ele­va la ener­gía del ri­ñón. Co­lo­car 6 gra­mos de ho­jas fres­cas en 300cc de agua hir­vien­do, re­po­sar, co­lar y be­ber una ta­za dia­ria has­ta que des­pa­rez­can los sín­to­mas.

Sopa de nue­ces y arroz

Her­vir a fue­go len­to 100 gra­mos de nue­ces pi­ca­das y 100 de arroz en tres li­tros de agua has­ta que se des­ha­gan y se for­me un cal­do es­pe­so. Be­ber to­da la por­ción una vez al día o día por me­dio.

Bre­ba­je de za­pa­llo Ma­cha­car en un mor­te­ro 20 gra­mos de se­mi­llas de za­pa­llo ama­ri­llo pe­la­das has­ta ob­te­ner una pas­ta, agre­gar­le una cu­cha­ra­da de miel y re­vol­ver muy bien. Agre­gar­lo en un va­so de agua ti­bia (250 cc) y be­ber en ayu­nas y por la no­che an­tes de acos­tar­se.

Mo­lle­ja de po­llo

Lim­piar­la muy bien y lue­go se­car­la al horno o en un wok a fue­go sua­ve, lue­go tri­tu­rar­la has­ta con­ver­tir­la en pol­vo. To­mar una cu­cha­ra­di­ta de té tres ve­ces por día.

Di­gi­to­pun­tu­ra ex­press

La di­gi­to­pun­tu­ra pue­de ser una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra ali­viar los do­lo­res de las cri­sis in­ten­sas. Pa­ra eso ha­brá que es­ti­mu­lar con la ye­ma de los de­dos o con los nu­di­llos de ma­ne­ra fir­me de­ter­mi­na­dos pun­tos es­pe­cí­fi­cos que reac­ti­van la ener­gía de los me­ri­dia­nos y po­ten­cian el fun­cio­na­mien­to del ór­gano afec­ta­do. Los pun­tos son:

Shen shu

Es­tá ubi­ca­do a la al­tu­ra de la 2° y 3° vér­te­bra lum­bar, de am­bos la­dos. Co­rres­pon­de al pun­to de ri­ñón, que al es­ti­mu­lar­lo se reac­ti­va y fa­ci­li­ta la ex­pul­sión de lí­qui­dos.

Wei zhong

Es­te pun­to do­mi­na el agua del or­ga­nis­mo, por eso al es­ti­mu­lar­lo se op­ti­mi­za su fun­ción. Es­tá en la par­te me­dia del la­do pos­te­rior de la ar­ti­cu­la­ción de la ro­di­lla.

Tai xi

Pun­to de ori­gen del ri­ñón, ubi­ca­do en­tre el ta­lón de Aqui­les y la par­te in­fe­rior del hue­so del to­bi­llo. In­vo­lu­cra­do en el buen fun­cio­na­mien­to de es­te ór­gano. En es­tos dos úl­ti­mos pun­tos de­be te­ner­se en cuen­ta que el la­do a es­ti­mu­lar de­be ser el mis­mo del ri­ñón afec­ta­do. Si el do­lor es más agudo del la­do de­re­cho, en­ton­ces ese se­rá el la­do a tra­tar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.