LA OFI­CI­NA SALUDABLE

Se­gún las le­yes de es­ta mi­le­na­ria téc­ni­ca chi­na, el éxi­to o el fra­ca­so de una em­pre­sa de­pen­den en gran me­di­da de la ubi­ca­ción del edi­fi­cio y de la ener­gía que allí pre­do­mi­ne pa­ra po­ten­ciar la crea­ti­vi­dad y el es­fuer­zo de sus em­plea­dos. Có­mo me­jo­rar ca­da á

TAO - Tomo IV - - Feng Shui -

La ofi­ci­na es un lu­gar don­de pa­sa­mos gran par­te del día, por esa ra­zón es im­por­tan­te que sea un ám­bi­to agra­da­ble y con bue­na ener­gía. Pa­ra lo­grar­lo, los con­se­jos del Feng Shui sue­len ser de gran ayu­da, ya que la ubi­ca­ción de los des­pa­chos, de sus mue­bles o el or­den en ge­ne­ral que im­pe­re den­tro de ellos ge­ne­ral pro­vo­ca­rá un flu­jo de ener­gía ca­paz de mo­di­fi­car des­de nues­tro es­ta­do de áni­mo has­ta el des­tino de una em­pre­sa.

En pri­mer lu­gar de­be te­ner­se en cuen­ta la ubi­ca­ción del edi­fi­cio, de­ter­mi­nan­te en el éxi­to o fra­ca­so de cual­quier em­pren­di­mien­to. En ge­ne­ral el Feng Shui su em­pla­za­mien­to en un lu­gar ac­ce­si­ble, por don­de cir­cu­le mu­cha gen­te, lo que ge­ne­ra una ma­yor pre­dis­po­si­ción de los em­plea­dos pa­ra acu­dir a su tra­ba­jo e in­cre­men­ta su crea­ti­vi­dad y pro­duc­ti­vi­dad.

En cuan­to a la orien­ta­ción, si mi­ra al Es­te o al Nor­des­te re­ci­bi­rá una ma­yor en­tra­da de luz so­lar y, te­nien­do en cuen­ta que el tra­ba­jo se re­la­cio­na con la ener­gía Yang, es­to ge­ne­ra­rá ma­yor vi­ta­li­dad; la os­cu­ri­dad, en cam­bio, ami­no­ra el in­cen­ti­vo pa­ra desa­rro­llar las ta­reas. La ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial es ne­ce­sa­ria en de­ter­mi­na­das ho­ras del día, la más con­ve­nien­te es aque­lla ge­ne­ral, que da la sen­sa­ción de am­pli­tud, to­do lo con­tra­rio ocu­rre con las lám­pa­ras in­di­vi­dua­les de es­cri­to­rio. Exis­te una ten­den­cia ac­tual en la cual se cons­tru­yen edi­fi­cios en los cua­les se re­em­pla­zan las pa­re­des por los blo­ques de vi­drio; si bien es­ta es una op­ción pa­ra apro­ve­char la luz, tie­ne su cos­ta­do con­tra­pro­du­cen­te.

“Los edi­fi­cios mo­der­nos sue­len te­ner pa­re­des de vi­drio; es­te di­se­ño tie­ne un as­pec­to po­si­ti­vo, la en­tra­da de luz na­tu­ral, y uno ne­ga­ti­vo, la sen­sa­ción de ines­ta­bi­li­dad que le pro­vo­ca a las per­so­nas que per­ma­ne­cen en el lu­gar; ase­gu­ra Liu Ming. Su co­ra­zón no es­tá tran­qui­lo y su men­te se dis­per­sa. Tam­bién ge­ne­ra que la per­so­na quie­ra cam­biar­se de tra­ba­jo; en cam­bio, cuan­do la ofi­ci­na po­see pa­re­des con­ven­cio­na­les, in­cen­ti­va a la es­ta­bi­li­dad y per­ma­nen­cia, dan sen­sa­ción de se­gu­ri­dad”.

Dis­tri­bu­ción y ta­ma­ño

La je­rar­quía de los em­plea­dos de una em­pre­sa de­be re- fle­jar­se en la dis­tri­bu­ción de las ofi­ci­nas den­tro del edi­fi­cio, op­ti­mi­zan­do el fun­cio­na­mien­to.

Los ge­ren­tes, o per­so­na a car­go, pue­den ocu­par tres lu­ga­res es­tra­té­gi­cos; uno de ellos es ade­lan­te, mar­can­do el rum­bo; así el res­to lo se­gui­rá.

Si es­tá en el me­dio, es­ti­mu­la a tra­ba­jar en equi­po, to­dos jun­tos ayu­dan en la ta­rea y los re­sul­ta­dos son me­jo­res. Si es­tá en el fon­do, el je­fe di­ri­gi­rá a su gru­po, apro­ve-

cha­rá al má­xi­mo la ca­pa­ci­dad de los em­plea­dos. Es­ta ubi­ca­ción es ideal pa­ra quie­nes ten­gan una buen ma­ne­jo de la gen­te, pe­ro re­sul­ten ca­ren­tes de ca­pa­ci­dad téc­ni­ca.

No es con­ve­nien­te que el des­pa­cho se en­cuen­tre en un pi­so in­fe­rior al de los em­plea­dos; re­cor­de­mos que una em­pre­sa u ofi­ci­na se ma­ne­ja en for­ma de pi­rá­mi­de: en la pun­ta el director o ge­ren­te, in­me­dia­ta­men­te des­pués el en­car­ga­do o je­fe y así su­ce­si­va­men­te has­ta lle­gar a la ba­se, don­de es­tá el per­so­nal de me­nor je­rar­quía. Por el con­tra­rio, es­tar en un pi­so su­pe­rior es muy be­ne­fi­cio­so.

El ta­ma­ño de su ofi­ci­na tam­bién de­be te­ner­se en cuen­ta, quien di­ri­ge de­be es­tar en un si­tio más có­mo­do y me­jor ilu­mi­na­do, ya que in­flu­ye en la se­gu­ri­dad de esa per­so­na y en la mi­ra­da del gru­po ha­cia él. Asi­mis­mo, el res­to de los em­plea­dos de­ben te­ner ofi­ci­nas de ta­ma­ño di­fe­ren­te se­gún su ta­rea y res­pon­sa­bi­li­dad.

Otro pun­to im­por­tan­te es el ta­ma­ño de las ofi­ci­nas de acuer­do a la can­ti­dad de gen­te que tra­ba­ja en ellas; si es de­ma­sia­do es­pa­cio­sa se dis­per­sa la con­cen­tra­ción y la ca­pa­ci­dad crea­ti­va; lo mis­mo ocu­rre si exis­te ha­ci­na­mien­to.

Los mue­bles

Es ne­ce­sa­rio que el es­pa­cio es­té lo más des­po­ja­do po­si­ble y hay que te­ner en cuen­ta la dis­tan­cia con res­pec­to al cuer­po, por­que po­si­bi­li­ta ma­yor li­ber­tad, es­pe­cial­men­te pa­ra la men­te. En cuan­to al es­cri­to­rio, es im­por­tan­te que el frente es­té cu­bier­to, ya que se de­be guar­dar la pri­va­ci­dad.

Las pe­ce­ras son un re­cur­so ade­cua­do pa­ra ar­mo­ni­zar el Chi, es­pe­cial­men­te si exis­ten ofi­ci­nas en el fon­do de un pa­si­llo.

Es in­dis­pen­sa­ble que den­tro de la em­pre­sa exis­ta un lu­gar de reunión, don­de se de­ba­ta y se to­men las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes. Es­te lu­gar de­be ser am­plio, con po­cos mue­bles y bue­na ilu­mi­na­ción, na­da de­be dis­per­sar la men­te, pa­ra que la con­cen­tra­ción se cen­tre en los ob­je­ti­vos. Lo ideal es que es­té ubi­ca­da en el centro del edi­fi­cio, don­de cum­pli­ría la mis­ma fun­ción que el li­ving en la ca­sa.

Puer­tas y ven­ta­nas

El es­cri­to­rio de­be ubi­car­se de ma­ne­ra tal que la es­pal­da que­de cu­bier­ta por una pa­red, pre­fe­ren­te­men­te con co­lum­nas, es de­cir muy só­li­da; es­to ge­ne­ra se­gu­ri­dad. La peor ubi­ca­ción es de es­pal­das a una ven­ta­na y más aún, cuan­do se es­tá en un pi­so alto del edi­fi­cio, ya que se pier­de el Chi. Si no se pue­de po­ner en otro lu­gar, co­lo­car un biom­bo. Si exis­te una pa­red atrás pe­ro es­tá ale­ja­da de la es­pal­da, se co­rri­ge con un mue­ble que do­ble la al­tu­ra de la per­so­na sen­ta­da.

Tam­po­co es con­ve­nien­te es­tar de es­pal­da a la puer­ta, por­que qui­ta la ener­gía, se pier­de el res­pal­do e in­flu­ye tan­to en la economía co­mo en la sa­lud, ni de cos­ta­do, por­que di­si­pa el equi­li­brio la­bo­ral y men­tal.

La vis­ta des­de las ven­ta­nas de­be ser agra­da­ble, lo me­jor es un pai­sa­je en don­de pre­do­mi­ne el ver­de, pe­ro es­to no siem­pre es po­si­ble, es­pe­cial­men­te en las ciu­da­des. Las pa­re­des que blo­quean la vi­sión pro­vo­can de­pre­sión y an­gus­tia. La ma­ne­ra de co­rre­gir­lo es con plan­tas, es­pe­cial­men­te las tre­pa­do­ras, que ayu­dan a que flu­ya la ener­gía de la tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.