MÉ­TO­DO AN­TI­GUO CONTRA UN MAL MO­DERNO

El sín­dro­me de colon irritable es un mal que afec­ta ca­da vez a más per­so­nas y se en­cua­dra en­tre las en­fer­me­da­des de­ri­va­das del es­trés. Con hidratación y cam­bios de há­bi­tos ali­men­ta­rios pue­de co­rre­gir­se, mien­tras la re­fle­xo­lo­gía y di­gi­to­pun­tu­ra ali­vian los

TAO - Tomo IV - - Salud -

La fun­ción del in­tes­tino grue­so es eli­mi­nar to­do lo que no ne­ce­si­ta el or­ga­nis­mo del pro­ce­so di­ges­ti­vo, ase­gu­ran­do así que se man­ten­ga saludable. Sin em­bar­go, la ma­la ali­men­ta­ción, la es­ca­sa in­ges­ta de fi­bras y el es­trés lo com­pli­can, obli­gán­do­lo a tra­ba­jar el do­ble, por eso se irri­ta y al­ter­na pe­río­dos de cons­ti­pa­ción y de dia­rrea. Es­ta al­te­ra­ción to­ma el nom­bre de sín­dro­me de colon irritable y sus sín­to­mas más co­mu­nes son el do­lor re­cu­rren­te en la zo­na de­re­cha del ab­do­men y dis­ten­sión ab­do­mi­nal, pe­ro a la lar­ga ge­ne­ra can­san­cio, ner­vio­sis­mo, in­som­nio y do­lor de ca­be­za.

Pa­ra la me­di­ci­na chi­na las cau­sas de es­te sín­dro­me tam­bién se re­la­cio­nan con el des­equi­li­brio ener­gé­ti­co. “Pa­ra te­ner bue­na sa­lud es muy im­por­tan­te que el in­tes­tino fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te, de lo con­tra­rio Yin-yang se con­fun­den, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. El Chi de Yang es ener­gía lim­pia y de­be su­bir, el Chi de Yin en cam­bio de­be ba­jar, por­que es ener­gía su­cia. Es­te in­ter­cam­bio se pro­du­ce en la zo­na del Dan­tian de ori­gen (cua­tro de­dos aba­jo del om­bli­go), centro de ener­gía del cuer­po, y si no se rea­li­za de ma­ne­ra co­rrec­ta pue­den apa­re­cer la cons­ti­pa­ción o la dia­rrea, que des­de ya no son sín­to­ma de los mis­mos, por­que la dia­rrea sig­ni­fi­ca que el cuer­po se es­tá de­fen­dien­do de al­gún tó­xi­co. Por eso es bueno es­tar aten­to y an­tes de re­cu­rrir a al­gún me­di­ca­men­to se­rá me­jor es­pe­rar un día pa­ra ver có­mo con­ti­nua el pro­ce­so. Los cam­bios del cuer­po son si­mi­la­res a los de la na­tu­ra­le­za, ella tie­ne pe­río­dos en que los días son lin­dos y otros en los que se pro­du­cen tor­men­tas, to­do es­to lle­va al equi­li­brio. No to­do lo que le ocu­rre al or­ga­nis­mo es ne­ce­sa­ria­men­te una en­fer­me­dad”.

Por otra par­te, cuan­do se in­gie­ren ali­men­tos que el or­ga­nis­mo no pue­de pro­ce­sar ade­cua­da­men­te y tam­po­co re­cha­zar de in­me­dia­to, la ener­gía se es­tan­ca en el in­tes­tino, la san­gre no flu­ye co­mo co­rres­pon­de y ter­mi­na in­mo­vi­li­zán­do­lo, dan­do lu­gar a la cons­ti­pa­ción.

Hi­dra­tar pa­ra pre­ve­nir

Los lí­qui­dos son fun­da­men­ta­les pa­ra re­du­cir la irri­ta­ción y pre­ve­nir el es­tre­ñi­mien­to,

ade­más de fa­ci­li­tar la mo­ti­li­dad del trac­to di­ges­ti­vo. La hidratación no se de­be des­cui­dar en nin­gún mo­men­to y me­nos aún en de­ter­mi­na­das es­ta­cio­nes del año.

“El in­tes­tino grue­so per­te­ne­ce al ele­men­to Me­tal, re­la­cio­na­do con el otoño; el delgado co­rres­pon­de al ele­men­to Fue­go, re­la­cio­na­do con el ve­rano; am­bas es­ta­cio­nes se ca­rac­te­ri­zan por ser se­cas, por eso en ese mo­men­to pue­de ha­ber más epi­so­dios de cons­ti­pa­ción y pa­ra pre­ve­nir­los lo me­jor es to­mar mu­cho lí­qui­do. Pe­ro no hay que es­pe­rar a sen­tir sed pa­ra be­ber, por­que eso sig­ni­fi­ca que el cuer­po ya es­tá des­hi­dra­ta­do. Du­ran­te el día es ne­ce­sa­rio in­cor­po­rar di­fe­ren­tes be­bi­das, en es­te sen­ti­do una in­fu­sión rea­li­za­da con agua ti­bia a la que se le agre­gue el ju­go de un li­món y dos cu­cha­ra­das de miel es la ideal, es­pe­cial­men­te por la ma­ña­na an­tes del desa­yuno. Por otra par­te, to­dos los lí­qui­dos que in­gre­sen al or­ga­nis­mo de­ben es­tar ti­bios o a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te y de­ben in­cor­po­rar­se de a pe­que­ños sor­bos”.

Gra­sas bue­nas

En cuan­to a la co­mi­da, ade­más de in­cor­po­rar fru­tas y ver­du­ras her­vi­das, es im­pres­cin­di­ble agre­gar­le gra­sa de cer­do o acei­te, de ma­ne­ra que el trac­to di­ges­ti­vo se lu­bri­que. “Eli­mi­nar to­tal­men­te las gra­sas de la die­ta es una de las cau­sas de la cons­ti­pa­ción, por­que el or­ga­nis­mo pier­de su equi­li­brio”, ex­pli­ca Liu.

El ali­vio a tus pies

La re­fle­xo­lo­gía es un buen re­cur­so pa­ra ate­nuar los sín­to­mas del colon irritable, por­que en los pies exis­te una suer­te de ma­pa del or­ga­nis­mo y es­ti­mu­lar de­ter­mi­na­dos pun­tos per­mi­te equi­li­brar ener­gé­ti­ca­men­te el apa­ra­to di­ges­ti­vo. El in­tes­tino se re­fle­ja en la par­te me­dia de la plan­ta del pie, y an­tes de es­ti­mu­lar es­te pun­to lo me­jor es su­mer­gir los pies en agua ti­bia du­ran­te unos mi­nu­tos, lue­go se­car­los e ini­ciar el ma­sa­je ejer­cien­do pre­sión con am­bas ma­nos, su­bien­do y ba­jan­do. Pa­ra ter­mi­nar, rea­li­zar un ma­sa­je ge­ne­ra­li­za­do, que in­clu­ya los de­dos y con­ti­nuar lue­go con las ma­nos. La zo­na de los in­tes­ti­nos se re­fle­ja en la par­te me­dia del seg­men­to in­fe­rior de las pal­mas de la mano. Pro­ce­der de la mis­ma for­ma que con los pies.

Tam­bién se pue­de com­ple­men­tar la te­ra­pia con di­gi­to­pun­tu­ra, es­ti­mu­lan­do el pun­to He Gu (Bo­ca de Ti­gre) (Fo­to 1), ori­gen del in­tes­tino grue­so. Se ubi­ca en­tre el me­ta­car­piano del de­do pul­gar y el de­do ín­di­ce; el San Jiao (Fo­to 2), ubi­ca­do so­bre la ca­ra dor­sal del an­te­bra­zo, a 4 de­dos de la ar­ti­cu­la­ción de la mu­ñe­ca en la par­te me­dia; y el pun­to Qu Chi (Fo­to 3), que se en­cuen­tra en el do­blez que se for­ma en­tre el bra­zo y el an­te­bra­zo.

Pa­ra te­ner en cuen­ta

√Ha­cer ejer­ci­cios fí­si­cos en for­ma re­gu­lar tam­bién ayu­da a pro­du­cir ma­yor mo­vi­li­dad y des­in­fla­mar el in­tes­tino.

√In­cluir va­rie­dad de fru­tas en la die­ta dia­ria me­jo­ra sus­tan­cial­men­te el rit­mo del trac­to di­ges­ti­vo, pe­ro me­jor es co­mer la fru­ta her­vi­da en com­po­tas o pos­tres.

√Se re­co­mien­da tam­bién co­mer to­dos los días a la mis­ma ho­ra, en for­ma tran­qui­la y mas­ti­can­do 30 ve­ces ca­da bo­ca­do.

√ Be­ber un va­so de agua ti­bia con dos cu­cha­ra­das de miel en ayu­nas re­gu­la­ri­za el in­tes­tino

1

3

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.