RU­TI­NA CHI­NA AN­TI-IN­FAR­TO

Se cree que el co­ra­zón es el ór­gano me­nos cui­da­do por­que sus avi­sos lle­gan cuan­do ya es de­ma­sia­do tar­de. La pre­ven­ción si­gue sien­do la me­jor ar­ma pa­ra con­tra­rres­tar las es­ta­dís­ti­cas y es­te mé­to­do en tres mo­vi­mien­tos lo man­ten­drá siem­pre fuer­te y saludable

TAO - Tomo IV - - Nota De Tapa -

Las en­fer­me­da­des co­ro­na­rias son una de las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te en el mun­do. La die­ta inade­cua­da, prin­ci­pal cau­san­te de la hi­per­ten­sión y del co­les­te­rol, la fal­ta de des­can­so, el se­den­ta­ris­mo, la obe­si­dad y la adic­ción al ta­ba­co son al­gu­nos de los fac­to­res que las pro­vo­can. La­men­ta­ble­men­te, el co­ra­zón es uno de los ór­ga­nos me­nos cui­da­dos y pro­ba­ble­men­te esa ac­ti­tud se de­ba a la au­sen­cia de una sin­to­ma­to­lo­gía con­cre­ta que per­mi­ta to­mar las me­di­das pre­cau­to­rias a tiem­po pa­ra evi­tar un in­far­to, aun­que tam­bién se de­ban pon­de­rar fac­to­res he­re­di­ta­rios y la pre­ven­ción des­de la in­fan­cia, da­to no me­nor pa­ra la me­di­ci­na chi­na.

“Se­gún mi ex­pe­rien­cia, hay que in­ves­ti­gar las di­fe­ren­tes eta­pas de la vi­da, des­de la ni­ñez has­ta la adul­tez y ana­li­zar los erro­res que se pu­die­ron ha­ber co­me­ti­do, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Es que es­te ór­ga- no fun­cio­na de ma­ne­ra di­fe­ren­te se­gún ca­da mo­men­to de la vi­da. El ci­clo co­mien­za en la pri­ma­ve­ra, mo­men­to del na­ci­mien­to y pos­te­rior desa­rro­llo. La ener­gía en es­ta eta­pa es Yang y el pul­so es muy rá­pi­do, pue­de lle­gar a la­tir 105 ve­ces por mi­nu­to. Es­to es ne­ce­sa­rio pa­ra acom­pa­ñar el cre­ci­mien­to in­terno. La si­guien­te eta­pa es el ve­rano, don­de se ubi­ca la adul­tez; en ese mo­men­to las pul­sa­cio­nes nor­ma­les pue­den os­ci­lar en­tre 75 y 90 por mi­nu­to. Ca­da mo­men­to tie­ne sus ca­rac­te­rís­ti­cas y cui­da­dos es­pe­cí­fi­cos.

En la pri­me­ra eta­pa de la vi­da es ne­ce­sa­rio te­ner un ma­yor en­tre­na­mien­to fí­si­co; los ni­ños tie­nen que ju­gar y prac­ti­car deportes, de es­ta for­ma se lo­gra que los ór­ga­nos fun­cio­nen co­rrec­ta­men­te, de lo con­tra­rio ya des­de tem­pra­na edad se es­ta­ría ges­tan­do una en­fer­me­dad car­día­ca. Hoy en día los chi­cos pa­san mu­chas ho­ras sen­ta­dos frente al te­le­vi­sor o la compu­tado­ra, prác­ti­ca­men­te no se mue­ven y eso en el fu­tu­ro pue­de traer gra­ves pro­ble­mas. Los pa­dres de­ben po­ner­se fir­mes en es­te sen­ti­do pa­ra que sus hi­jos reali­cen al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca”.

Si com­pa­ra­mos la fal­ta de ac­ti­vi­dad con cual­quier de­por­te, no hay du­da que siem­pre es me­jor man­te­ner el cuer­po y la men­te rea­li­zan­do un ejer­ci­cio es­to va a ge­ne­rar me­jo­ras en la sa­lud y en el es­ta­do del cuer­po. Pe­ro a la ho­ra de ana­li­zar los ejer­ci­cios a rea­li­zar hay que ver las va­ria­bles de la edad y co­mo se en­cuen­tra ca­da per­so­na por más que ten­gan los mis­mo años. No es lo mis­mo que reali­ce un ejer­ci-

“Cuan­do ha­ce frío el cuer­po se cie­rra y la ener­gía se con­tie­ne en su in­te­rior; en cam­bio, cuan­do ha­ce ca­lor se abre, per­mi­tien­do que la ener­gía sal­ga y las ar­te­rias se ex­pan­dan pa­ra que la san­gre flu­ya me­jor”

cio in­ten­so un jo­ven que una per­so­na ma­yor.

“Si un adul­to es­tá ha­cien­do un ejer­ci­cio que im­pli­que un gran es­fuer­zo, nun­ca de­be pa­rar de gol­pe por­que el co­ra­zón su­fre y pue­de las­ti­mar­se. Las per­so­nas que eli­jen un de­por­te con im­pac­to en el cuer­po o de mu­cho es­fuer­zo pa­ra el fun­cio­na­mien­to na­tu­ral, tie­nen que ca­len­tar­lo an­tes de co­men­zar y lue­go fi­na­li­zar­lo pau­la­ti­na­men­te con un tra­ba­jo re­ge­ne­ra­ti­vo. Pe­ro hay que te­ner en cla­ro que es­te ti­po de ejer­ci­cios fu­jer­zan el cuer­po más allá de lo que na­tu­ral­men­te pue­de y de­rro­chan ener­gía, por es­to se rea­li­zan ejer­ci­cios de re­ge­ne­ra­ción al ter­mi­nar. En ge­ne­ral to­do ejer­ci­cio es una bue­na op­ción, pe­ro no siem­pre au­men­tan la ca­pa­ci­dad o for­ta­le­cen el cuer­po.”, acon­se­ja Liu.

Ru­ti­na an­ti in­far­to

Co­mo de­cía­mos, la ac­ti- vi­dad fí­si­ca re­gu­lar es pri­mor­dial pa­ra man­te­ner el sis­te­ma car­día­co saludable. Pe­ro ade­más, el maes­tro Liu Ming re­co­mien­da es­ta ru­ti­na es­pe­cí­fi­ca en tres mo­vi­mien­tos que pue­de ha­cer­se va­rias ve­ces al día en ca­sa o en el tra­ba­jo, y que per­mi­te man- te­ner el co­ra­zón en for­ma. Ade­más, irri­ga el ce­re­bro y me­jo­ra la me­mo­ria.

An­tes de me­ter­nos de lleno en la des­crip­ción de la ru­ti­na es ne­ce­sa­rio re­sal­tar que to­dos los mo­vi­mien­tos de­ben rea­li­zar­se muy len­ta­men­te.

Pri­mer mo­vi­mien­to

Pa­ra­dos, con los pies pa­ra­le­los, las pier­nas se­pa­ra­das al an­cho de los hom­bros y los bra­zos al cos­ta­do del cuer­po y las pal­mas ha­cia de­lan­te (Fo­to 1). Ins­pi­rar por la na­riz y, al mis­mo tiem­po, le­van­tar los ta­lo­nes len­ta­men­te has­ta que­dar en pun­tas de pie; ce­rrar los puños len­ta­men­te (Fo­to 2), do­blan­do ca­da ar­ti­cu­la­ción

“Des­pe­re­zar­se co­mo un ga­to va­rias ve­ces al día es un EX­CE­LEN­TE ejer­ci­cio car­día­co, por­que de es­ta ma­ne­ra la ener­gía lle­ga a to­das las par­tes del cuer­po”

has­ta que el de­do ma­yor to­que el centro de la pal­ma (pun­to Pa­la­cio del Tra­ba­ja­dor). Gi­rar los puños has­ta que el dor­so de la mano mi­re ha­cia el frente. Fle­xio­nar los bra­zos. ce­rrar los puños, ex­ha­lar y vol­ver a la po­si­ción con las pal­mas ha­cia ade­lan­te. Re­pe­tir 7 ve­ces.

Se­gun­do mo­vi­mien­to

Par­tien­do de la mis­ma pos­tu­ra ini­cial, abrir y le­van­tar los bra­zos, las ma­nos abier­tas y las pal­mas ha­cia ade­lan­te (Fo­to 3), ce­rrar los puños. Ins­pi­rar, gi­rar las mu­ñe­cas ha­cia atrás (Fo­to 4) . Ex­ha­lar y re­la­jar. Re­pe­tir 10 ve­ces.

Ter­cer mo­vi­mien­to

Par­tien­do nue­va­men­te de la pos­tu­ra ini­cial, ins­pi­rar y ele­var los bra­zos con las pal-

mas abier­tas, ha­cia ade­lan­te (Fo­to 5). Co­men­zar a ba­jar los bra­zos y fle­xio­nar los co­dos mien­tras se ex­ha­la; al mis­mo tiem­po ce­rrar len­ta­men­te los puños. De­ben que­dar a la al­tu­ra de la cla­ví­cu­la (Fo­to 6). Ele­var los ta­lo­nes y los bra­zos fle­xio­na­dos. El mo­vi­mien­to es si­mi­lar a aquel que se de­be ha­cer pa­ra sus­pen­der­se de una ba­rra de ejer­ci­cios. Lue­go vol­ver a la po­si­ción con las pal­mas ha­cia ade­lan­te. Re­pe­tir 7 ve­ces.

Ac­cio­nes com­ple­men­ta­rias

Si bien es cier­to que la ru­ti­na que aca­ba­mos de des­cri­bir nos per­mi­ti­rá te­ner un co­ra­zón fuer­te y saludable, no de­be­mos sos­la­yar por eso los otros fac­to­res de ries­go que aten­tan contra nues­tro ór­gano vi­tal. Por eso va­le la pe­na in­sis­tir so­bre los as­pec­tos emo­cio­na­les, am­bien­ta­les y ali­men­ta­rios que de­be­mos te­ner en cuen-

ta co­mo com­ple­men­to de la ru­ti­na de ejer­ci­cios que aca­ba­mos de ver.

Los ma­los sen­ti­mien­tos, por ejem­plo, tam­bién afec­tan al co­ra­zón.

“El odio y la en­vi­dia le hacen mu­cho da­ño al co­ra­zón; creer que uno es me­jor que otra per­so­na nos ha­ce re­sen­ti­dos, ge­ne­ra ira y has­ta pue­de lle­var­nos a la muer­te. Hay una his­to­ria muy fa­mo­sa que trans­cu­rre du­ran­te la di­nas­tía Han, y ha­bla de la ava­ri­cia de un ge­ne­ral, Zhou Yu, go­ber­na­dor de Dong Wu, quien qui­so do­mi­nar Shu Han, un país ve­cino a car­go del mi­nis­tro Zhu Ge Liang. Lue­go de fra­ca­sar va­rias ve­ces en su in­ten­to se en­fu­re­ció, no po­día en­ten­der por qué si él era el me­jor no po­día con­quis­tar­lo. Mien­tras gri­ta­ba ex­pre­san­do su enojo, mu­rió. Una téc­ni­ca de gue­rra chi­na es rom­per el co­ra­zón del enemi­go pa­ra des­truir su ejército.

Co­mo ve­mos, los sen­ti­mien­tos son muy im­por­tan­tes y el co­ra­zón es el que más los su­fre, por lo tan­to es bueno apren­der a con­tro­lar­se. Si no po­de­mos so­los, lo me­jor es re­cu­rrir a al­gu­na te­ra­pia de apo­yo, la me­di­ta­ción por ejem­plo”.

La bue­na ali­men­ta­ción

La in­ges­ta ex­ce­si­va de ali­men­tos con al­tos con­te­ni­dos de gra­sas sa­tu­ra­das pro­vo­ca que de­fi­ni­ti­va­men­te la san­gre se tor­ne más pe­sa­da y de esa for­ma se for­men pla­cas que se ad­hie­ren a las pa­re­des de las ar­te­rias y las ve­nas, an­gos­tan­do su diá­me­tro y di­fi­cul­tan­do la irri­ga­ción nor­mal. Sin em­bar­go, no se de­ben eli­mi­nar por com­ple­to de la die­ta, es­pe­cial­men­te si se vi­ve en re­gio­nes don­de las tem­pe­ra­tu­ras son ba­jas en la ma­yor par­te de año por­que ayu­dan al or­ga­nis­mo a re­sis­tir el frio. Por eso hay que ser se­lec­ti­vos a la ho­ra de con­su­mir­las, tan­to res­pec­to a la fre­cuen­cia co­mo a la ca­li­dad. Los ali­men­tos fri­tos (es­pe­cial­men­te cuan­do se em­plea el acei­te en va­rias opor­tu­ni­da­des), y la co­mi­da cha­ta­rra son ma­las y ade­más apor­tan mu­cho Fue­go al or­ga­nis­mo. Tam­bién las be­bi­das muy frías ge­ne­ran gra­sa en los ór­ga­nos, efec­to si­mi­lar al que ocu­rre cuan­do nos acos­ta­mos in­me­dia­ta­men­te des­pués de una ce­na abun­dan­te, sin que se cum­pla co­rrec­ta­men­te el pro­ce­so di­ges­ti­vo.

Con res­pec­to al sa­bor, el amar­go na­tu­ral es­ti­mu­la al co­ra­zón, por eso es im­pres­cin­di­ble agre­gar los ali­men­tos que lo con­ten­gan a la die­ta.

“Tam­bién el té ver­de, por su efec­to des­en­gra­san­te y des­in­to­xi­can­te, es ideal pa­ra pre­ve­nir pro­ble­mas car­día­cos. Lo me­jor es to­mar­lo me­dia ho­ra an­tes de las co­mi­das. Otra al­ter­na­ti­va es el bro­te de la se­mi­lla de la flor de lo­to (Lian Xin Cha). Con 5 gra­mos en una ta­za de agua hir­vien­do se pre­pa­ra una in­fu­sión que ba­ja el Fue­go y tran­qui­li­za. Lo mis­mo ocu­rre con el té de flo­res de cri­san­te­mo”.

Res­pe­tar la na­tu­ra­le­za

El or­ga­nis­mo de­be acom­pa­ñar de ma­ne­ra na­tu­ral los cam­bios cli­má­ti­cos que se dan a lo lar­go de to­do el año y no es sano al­te­rar la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te só­lo pa­ra con­se­guir el bie­nes­tar su­per­fi­cial.

“Cuan­do ha­ce frío el cuer­po se cie­rra y la ener­gía se con­tie­ne en su in­te­rior; en cam­bio, cuan­do ha­ce ca­lor se abre, per­mi­tien­do que la ener­gía sal­ga y las ar­te­rias se ex­pan­den pa­ra que la san­gre flu­ya me­jor. Cuan­do al­te­ra­mos ex­ce­si­va­men­te es­tos cam­bios na­tu­ra­les con ca­le­fac­ción o ai­re acon­di­cio­na­do, es­ta­mos for­zan­do al or­ga­nis­mo a fun­cio­nar de una ma­ne­ra an­ti­na­tu­ral y to­do es­to re­per­cu­te in­de­fec­ti­ble­men­te en el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Lo ideal es evi­tar el ai­re acon­di­cio­na­do en to­do mo­men­to y en in­vierno ca­le­fac­cio­nar la ca­sa de una ma­ne­ra que man­ten­ga una tem­pe­ra­tu­ra acor­de pa­ra vi­vir có­mo­da­men­te”, ase­gu­ra Liu Ming.

Des­pe­re­zar­se co­mo un ga­to

Los ejer­ci­cios de res­pi­ra-

“El odio y la en­vi­dia le hacen mu­cho da­ño al co­ra­zón; creer que uno es me­jor que otra per­so­na nos ha­ce re­sen­ti­dos, ge­ne­ra ira y has­ta pue­de lle­var­nos a la muer­te”

ción au­men­tan­do el es­pa­cio in­terno del cuer­po son muy re­co­men­da­bles pa­ra el co­ra­zón

“Des­pe­re­zar­se co­mo un ga­to va­rias ve­ces al día es un ex­ce­len­te ejer­ci­cio car­día­co, por­que de es­ta ma­ne­ra la ener­gía lle­ga a to­das las par­tes del cuer­po. Es­ta prác­ti­ca es muy sen­ci­lla y pue­de rea­li­zar­se en cual- quier lu­gar. Tam­bién pa­ra lo­grar un buen des­can­so es bueno adop­tar la pos­tu­ra de es­te fe­lino, es de­cir con la es­pal­da le­ve­men­te ar­quea­da ha­cia afue­ra, (por allí pa­san los me­ri­dia­nos de Yang) y el pe­cho ha­cia aden­tro (por­que por allí pa­san los me­ri­dia­nos de Yin). Si se duer­me bo­ca arri­ba la re­la­ción se­rá in­ver­sa y el co­ra­zón de­be tra­ba­jar más. Tam­po­co se de­be dor­mir bo­ca aba­jo, ya que se pre­sio­na inade­cua­da­men­te al co­ra­zón”.

La RCP chi­na

La ma­yo­ría de las per­so­nas sa­ben que pa­ra re­cu­pe­rar a una per­so­na que es­tá su­frien­do un ata­que al co­ra­zón de­be rea­li­zar­le las ma­nio­bras de re­cu­pe­ra­ción car­dio­vas­cu­lar (RCP) es­ta­ble­ci­das por la Cruz Ro­ja Internacional; sin em­bar­go, no to­dos es­tán al tan­to de có­mo rea­li­zar­las y uno de los in­con­ve­nien­tes que se pre­sen­ta es que no­se pue­de rea­li­zar a sí mis­mo.. Pe­ro pa­ra es­te ca­so la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na tie­ne un re­cur­so efec­ti­vo y sen­ci­llo. Des­de lue­go, lo pri­me­ro que de­be ha­cer­se es lla­mar a una am­bu­lan­cia, pe­ro pa­ra ga­nar tiem­po se pue­den apli­car dos ma­nio­bras sen­ci­llas. La pri­me­ra con­sis­te en pin­char el pun­to Zhong Chong, ubi­ca­do en el ex­tre­mo del de­do ma­yor de la mano iz­quier­da (es­te la­do co­rres­pon­de a las emer­gen­cias) y ejer­cer pre­sión en for­ma des­cen­den­te des­de la axi­la (del mis­mo la­do) has­ta la pun­ta del de­do has­ta lo­grar que san­gre; la idea es que sal­ga un cho­rro y no so­la­men­te una go­tas. Re­pe­tir el ma­sa­je tres ve­ces. Es­to ayu­da­rá a re­cu­pe­rar la fre­cuen­cia car­día- ca. Otra al­ter­na­ti­va es pin­char el pun­to Ren Zhong, ubi­ca­do en­tre el la­bio su­pe­rior y la pun­ta de la na­riz, y ha­cer­lo san­grar unos se­gun­dos, el efec­to se­rá el mis­mo.

Tam­bién exis­te un ma­sa­je que se apli­ca cuan­do se co­mien­za a sen­tir un do­lor o pre­sión en el pe­cho. El mis­mo con­sis­te en to­mar con el de­do ma­yor y pul­gar el ten­dón ubi­ca­do de­ba­jo de la axi­la iz­quier­da y es­ti­rar­lo co­mo si se tra­ta­se de la cuer­da de una gui­ta­rra. Re­pe­tir dos o tres ve­ces.

Na­tu­ral­men­te, su­pe­ra­do el epi­so­dio se de­be con­sul­tar in­me­dia­ta­men­te a un es­pe­cia­lis­ta.

El pe­li­gro de los via­jes

Si bien un ata­que car­día­co pue­de ocu­rrir en cual­quier mo­men­to y lu­gar, se de­be te­ner especial cui­da­do cuan­do se reali­cen via­jes lar­gos, tan­to en avión co­mo en otros me­dios de trans­por­te. Es común que al es­tar sen­ta­dos mu­chas ho­ras nos que­de­mos dor­mi­dos, al­go nor­mal y que mu­chas ve­ces se su­po­ne saludable; sin em­bar­go, es­to no es bueno por­que el cuer­po no es­tá ubi­ca­do en una pos­tu­ra nor­mal. Cuan­do dor­mi­mos en es­ta po­si­ción to­dos los ór­ga­nos se re­la­jan me­nos el co­ra­zón, que de­be tra­ba­jar más in­ten­sa­men­te, al­go que no ocu­rre cuan­do dor­mi­mos acos­ta­dos. Lo me­jor en es­tos ca­sos es no dor­mir­se si el asien­to no se re­cli­na con­ve­nien­te­men­te, pe­ro si no que­da otro re­me­dio se­rá bueno de vez en cuan­do pa­rar­se y ca­mi­nar unos mi­nu­tos pa­ra que las fun­cio­nes or­gá­ni­cas se nor­ma­li­cen y el co­ra­zón se re­la­je

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.