FITOTERAPIA DE OTOÑO

Los cam­bios cli­má­ti­cos y ener­gé­ti­cos tí­pi­cos de es­ta es­ta­ción pro­vo­can las en­fer­me­da­des co­mu­nes del sis­te­ma res­pi­ra­to­rio. La me­di­ci­na na­tu­ral chi­na nos ofre­ce una ba­te­ría de op­cio­nes pa­ra ali­viar ca­ta­rros, gri­pes y res­fríos.

TAO - Tomo IV - - Prevención -

El fi­nal del ve­rano mar­ca el mo­men­to en que la ener­gía co­mien­za re­tor­nar des­de la piel ha­cia el in­te­rior del or­ga­nis­mo, en una tran­si­ción ca­rac­te­ri­za­da por una va­rie­dad de cam­bios a ni­vel cli­má­ti­co y cor­po­ral. Ex­te­rior­men­te co­mien­zan a no­tar­se los sín­to­mas pro­pios de una es­ta­ción más se­ca, y en el in­te­rior los lí­qui­dos se tor­nan más vis­co­sos, lo que re­per­cu­te en la sa­lud.

“Es­ta es la épo­ca en la que apa­re­cen las fle­mas, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming, que si no se eli­mi­nan a tiem­po co­mien­zan a acu­mu­lar­se y pro­vo­can lue­go los tras­tor­nos tí­pi­cos del sis­te­mas res­pi­ra­to­rio, co­mo tos, ca­ta­rros y con­ges­tio­nes”.

La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na in­sis­te en que es un mo­men­to don­de el des­can­so de­be ser ma­yor, don­de hay que te­ner especial cui­da­do en la elec­ción de la ro­pa pa­ra no es­tar des­abri­ga­do y la die­ta adap­tar­se a los pro­duc­tos es­ta­cio­na­les, sin ol­vi­dar que es ne­ce­sa­rio agre­gar al­go de pi­can­te ya que es el sa­bor con el que se re­la­cio­na el pul­món y lo ayu­da a fun­cio­nar me­jor. Sin em­bar­go, en la adap­ta­ción a la nue­va eta­pa es inevi­ta­ble que sur­jan al­gu­nos sín­to­mas mo­les­tos, en es­tos ca­sos re­cu­rre a las in­fu­sio­nes na­tu­ra­les tan­to pa­ra re­for­zar el or­ga­nis­mo co­mo ali­viar las en­fer­me­da­des. Pe­ro es de des­ta­car que los re­me­dios, aun­que na­tu­ra­les, de­ben uti­li­zar­se por un tiem­po li­mi­ta­do.

“Las in­fu­sio­nes son muy úti­les pa­ra cu­rar o ali­viar los sín­to­mas de al­gu­nos ma­les, pe­ro de­be­mos te­ner en cuen­ta que to­dos los re­me­dios tie­nen una par­te bue­na y una ma­la (Yin-yang); por eso es bueno re­cor­dar que no se de­be uti­li­zar una do­sis ma­yor a la in­di­ca­da, por­que el efec­to pue­de ser no­ci­vo. Tam­po­co es bueno se­guir to­man­do es­tas pre­pa­ra­cio­nes una vez que ha­yan des­apa­re­ci­do los sín­to­mas. Co­mo siem­pre di­go, la me- jor ma­ne­ra de es­tar sa­nos es ali­men­tán­do­nos de ma­ne­ra equi­li­bra­da”.

Bo­ti­quín mi­le­na­rio

Afor­tu­na­da­men­te, los an­ti­guos her­bo­ris­tas chi­nos de­ja­ron bien do­cu­men­ta­dos sus es­tu­dios so­bre las bon­da­des de sus dis­tin­tas pre­pa­ra­cio­nes y los años de ex­pe­rien­cia per­mi­tie­ron com­pro­bar su efi­ca­cia pa­ra so­lu­cio­nar cier­tos pro­ble­mas. Gra­cias a eso aho­ra con­ta­mos con un ver­da­de­ro ar­se­nal pa­ra ha­cer­le frente a to­do ti­po de do­len­cias. Las si­guien­tes son las más es­pe­cí­fi­cas pa­ra tra­tar los pro­ble­mas más co­mu­nes de es­ta épo­ca.

• Ex­pec­to­ran­te

Cuan­do no se eli­mi­nan las fle­mas del pul­món se co­rre el ries­go de con­traer in­fec­cio­nes di­fí­ci­les de tra­tar. Pa­ra lim­piar­lo hay que be­ber, por la ma­ña­na y por la tar­de, una ta­za de la si­guien­te in­fu­sión de na­bo.

Pre­pa­ra­ción: La­var, pe­lar y cor­tar en ro­da­jas fi­nas 100 grs. de na­bo y her­vir­lo en 400 c.c. de agua has­ta que es­té bien co­ci­do; agre­gar­le una piz­ca de sal y co­lar. Lue­go pre­pa­rar un té con 5 grs. de he­bras (de la va­rie­dad que se desee) y 200 c.c. de agua y agre­gar­lo al cal­do ob­te­ni­do. Ta­par y de­jar re­po­sar du­ran­te 5 mi­nu­tos.

• Tos

Es­ta re­ce­ta no só­lo me­jo­ra la tos sino que tam­bién to­ni­fi­ca la ener­gía Yin y ba­ja el Fue­go del or­ga­nis­mo.

In­gre­dien­tes: 200 grs. de hon­go ore­ja de pla­ta se­co; 5

grs. de té, y 20 de azú­car en ro­ca. Pre­pa­ra­ción: La­var y re­mo­jar los hon­gos has­ta que es­tén bien hi­dra­ta­dos. Lue­go her­vir­los con el azú­car en me­dio li­tro de agua; co­lar­lo. Pre­pa­rar el té con 200 c.c. de agua y agre­gar­lo al an­te­rior. To­mar una ta­za por la tar­de.

• Bron­qui­tis Los bron­quios son muy sen­si­bles a las in­fec­cio­nes si se en­cuen­tran muy con­ges­tio­na­dos. Pa­ra no lle­gar a es­to es ne­ce­sa­rio apli­car un tra­ta­mien­to in­me­dia­to. Be­bien­do una ta­za dia­ria de es­te té es po­si­ble lo­grar la me­jo­ría. In­gre­dien­tes: 10 grs. de ta­llo se­co de be­ren­je­nas; 5 grs. de té ver­de (ba­ja el Fue­go). Pre­pa­ra­ción: la­var el ta­llo sie­te días de desa­rro­llo, pe­ro hay ma­ne­ras y ma­ne­ras de pa­sar­los. Es­ta pre­pa­ra­ción per­mi­te mi­ti­gar sus mo­les­tos sín­to­mas.

In­gre­dien­tes: 5 dien­tes de ajo, la par­te blan­ca de 2 ce­bo­llas de ver­deo; 15 grs. de jen­gi­bre; miel a gus­to y me­dio li­tro de agua.

Pre­pa­ra­ción: Her­vir el jen­gi­bre a fue­go len­to du­ran­te me­dia ho­ra, agre­gar los dien­tes de ajo pe­la­dos y con­ti­nuar con la coc­ción du­ran­te dos mi­nu­tos más; agre­gar la ce­bo­lla pi­ca­da y her­vir otros dos mi­nu­tos. Apa­gar el fue­go y de­jar re­po­sar; co­lar y, una vez ti­bio, en­dul­zar con la miel. To­mar 2 ó 3 tazas dia­rias.

El va­por es uno de los mé­to­dos más an­ti­guos pa­ra des­con­ges­tio­nar per­fec­ta­men­te las vías res­pi­ra­to­rias y el y de­jar­lo al sol has­ta que se di­se­que. Pi­car­lo y her­vir 15 mi­nu­tos a fue­go len­to en 300 c.c. de agua jun­to al té. Co­lar y be­ber. • An­gi­nas, fa­rin­gi­tis y dis­fo­nía Pre­pa­rar una de­coc­ción de sal­via uti­li­zan­do una cu­cha­ra­da de ho­jas se­cas por ta­za de agua. Se pue­den be­ber dos tazas dia­rias, a la ma­ña­na y a la no­che. Pa­ra las dis­fo­nías tam­bién se pue­den ha­cer gár­ga­ras con es­ta in­fu­sión o con un té de man­za­ni­lla. • Gri­pes y res­fríos Son los ma­les más fre­cuen­tes de es­ta épo­ca de­bi­do a los cam­bios re­pen­ti­nos de tem­pe­ra­tu­ra. Co­mo en ge­ne­ral son vi­ra­les, su pro­ce­so lle­va in­de­fec­ti­ble­men­te romero co­mo la men­ta son las más efec­ti­vas pa­ra es­te fin. Co­lo­car una ra­mi­ta de la hier­ba ele­gi­da en una olla con agua y ha­cer­la her­vir, as­pi­rar el va­por. Tam­bién se pue­de be­ber una ti­sa­na que se ob­tie­ne agre­gan­do una cu­cha­ra­da de men­ta o romero se­co en una ta­za de agua hir­vien­do, se de­ja re­po­sar unos mi­nu­tos y lue­go se en­dul­za con miel.

Otra op­ción es pre­pa­rar ja­ra­be con un buen vino blan­co (1 li­tro) y agre­gar­le 125 grs. de gan cao (re­ga­liz) ma­cha­ca­do; 60 grs. de se­mi­llas de anís (ba jiao hui xing) y 60 de se­mi­llas de hi­no­jo (xiao hui xiang). De­jar ma­ce­rar 10 días en lu­gar os­cu­ro y se­co y to­mar una cu­cha­ra­da dos ve­ces al día. Es­ta pre­pa­ra­ción no es pa­ra los ni­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.