EL CÓ­DI­GO CA­PI­LAR

La for­ma, tex­tu­ra y el co­lor del ca­be­llo re­ve­lan, se­gún la me­di­ci­na chi­na, un as­pec­to pri­mor­dial de la sa­lud por­que es­tán re­la­cio­na­dos con la ener­gía del ri­ñón. Pe­ro tam­bién apor­tan da­tos so­bre el ca­rác­ter de la per­so­na. Có­mo des­ci­frar sus sig­nos.

TAO - Tomo IV - - Diagnóstico -

La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na con­si­de­ra que el ca­be­llo es la ma­ni­fes­ta­ción ex­ter­na del ri­ñón y de la san­gre, de ma­ne­ra que si su as­pec­to es bri­llan­te, es­pe­so y con buen co­lor, sig­ni­fi­ca que tie­nen buen Chi y ener­gía. Pe­ro ade­más, una ob­ser­va­ción más de­ta­lla­da per­mi­ti­rá an­ti­ci­par tam­bién cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas so­bre el ca­rác­ter del in­di­vi­duo.

Uno de los pun­tos más im­por­tan­tes a exa­mi­nar es el na­ci­mien­to del pe­lo, que pa­ra los chi­nos es in­di­cio del ni­vel de ins­pi­ra­ción y sa­ber na­tu­ral de una per­so­na. “Aque­llos que po­seen una frente am­plia son más es­pi­ri­tua­les, con in­cli­na­cio­nes ar­tís­ti­cas y pien­san más en el fu­tu­ro. Leo­nar­do Da Vin­ci, Miguel Ángel y Eins­tein, por ejem­plo, te­nían es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Por el con­tra­rio, las per­so­nas de frente an­gos­ta, es de­cir que el na­ci­mien­to del ca­be­llo es­tá más ba­jo, se preo­cu­pan mu­cho más por el pre­sen­te, son ma­te­ria­lis­tas, y su ener­gía se cen­tra en lo­grar ob­je­ti­vos de cor­to pla­zo”.

Más allá de las mo­das, el cor­te de pe­lo o la ma­ne­ra de lle­var­lo tam­bién de­ve­la as­pec­tos de la per­so­na­li­dad, pe­ro los chi­nos tie­nen cier­tas res­tric­cio­nes. Por ejem­plo, no son par­ti­da­rios de usar fle­qui­llo por­que in­ter­fie­re con la vi­sión, la co­ne­xión con el cie­lo.

“Re­cor­de­mos que la ca­ra se di­vi­de en tres par­tes: la frente se co­rres­pon­de con el Cie­lo, la zo­na me­dia con la Per­so­na y la in­fe­rior con la Tie­rra”.

La for­ma del pe­lo tam­bién apor­ta in­for­ma­ción im­por­tan­te; el ca­be­llo ri­za­do de­ve­la un ca­rác­ter fuer­te, en oca­sio­nes di­fí­ci­les de tra­tar, com­pa­ra­do con aque­llos que tie­nen el pe­lo la­cio que son más dó­ci­les y tran­qui­los.

“En Chi­na cuan­do na­ce un be­bé con ca­be­llo on­du­la­do de­ci­mos que se­rá un ni­ño de ca­rác­ter muy fuer­te, que se eno­ja­rá mu­cho y no da­rá des­can­so a sus pa­dres”, cuen­ta el maes­tro Liu Ming.

En cuan­to a la tex­tu­ra, el pe­lo fi­ni­to cuen­ta con me­jor repu­tación en­tre los chi­nos, ya que ca­rac­te­ri­za a per­so­nas más mi­nu­cio­sas y de­ta­llis­tas, ge­ne­ral­men­te in­cli­na­das a las ac­ti­vi­da­des in­te­lec­tua­les. El ca­be­llo grue­so, en cam­bio, se re­la­cio­na con per­so­na­li­da­des que pre­fie­ren el tra­ba­jo fí­si­co y los deportes.

Si su co­lor es lu­mi­no­so y sua­ve, sig­ni­fi­ca que la ener­gía in­ter­na y la san­gre son fuertes; en cam­bio, si se no­ta se­co y des­co­lo­ri­do pue­de ser sín­to­ma de al­gún dé­fi­cit, anemia por ejem­plo.

“En ge­ne­ral, cuan­do una per­so­na tie­ne es­te ti­po de pe­lo tam­bién sien­te un gran can­san­cio y le fal­ta ener­gía pa­ra desa­rro­llar nor­mal­men­te sus ac­ti­vi­da­des. Es­tos sín­to­mas de­ben te­ner­se en cuen­ta en for­ma in­me­dia­ta. An­ti­gua­men­te, cuan­do era cos­tum­bres que los pa­dres eli­gie­ran a las es­po­sas de sus hi­jos, lo pri­me­ro que ob­ser­va­ba la fu­tu­ra sue­gra era el pe­lo de la jo­ven can­di­da­ta. Si era abun­dan­te, bri­llan­te y con buen co­lor sig­ni­fi­ca­ba que po­drían te­ner mu­chos hi­jos fuertes y sa­nos. Las chi­cas con po­co pe­lo y se­co, no te­nían mu­chas posibilidades de ca­sar­se”.

La apa­ri­ción de las ca­nas es un fe­nó­meno nor­mal en un de­ter­mi­na­do mo­men­to de la vi­da; sin em­bar­go, cuan­to más tar­den en sa­lir me­jor, por­que de­mues­tra que flu­ye

me­jor la san­gre has­ta ca­da par­te del cuer­po. Lo nor­mal es que co­mien­cen a apa­re­cer a par­tir de los 35 años.

Los re­mo­li­nos

Ade­más de arrui­nar el me­jor de los pei­na­dos y com­pli­car­le la vi­da a los pe­lu­que­ros, los re­mo­li­nos del ca­be­llo tie­nen mu­cha in­for­ma­ción pa­ra brin­dar. El maes­tro Liu Ming afir­ma que tie­nen una es­tre­cha re­la­ción con la per­so­na­li­dad de los in­di­vi­duos.

“Quie­nes tie­nen más de dos re­mo­li­nos se­gu­ra­men­te son per­so­nas de gran ca­rác­ter, siem­pre lis­tos pa­ra el com­ba­te. Pe­ro ade­más hay que te­ner en cuen­ta la orien­ta­ción y el lu­gar de la ca­be­za dón­de apa­re­cen. Si el re­mo­lino se en­cuen­tra ade­lan­te, to­man­do co­mo re­fe­ren­cia el centro de la ca­be­za, se tra­ta de per­so­nas muy im­pa­cien­tes y exi­to­sas en el cam­po de los deportes; si se ubi­ca atrás, la pa­cien­cia se­rá su gran vir­tud. Aque­llos que lo tie­nen del la­do iz­quier­do son per­so­nas más emo­cio­na­les y con in­cli­na­cio­nes ar­tís­ti­cas; a la de­re­cha, más ra­cio­na­les y con pre­di­lec­ción por las cien­cias exac­tas. Uno so­lo en el centro de la ca­be­za sig­ni­fi­ca que exis­te un gran equi­li­brio en to­dos los as­pec­tos de la vi­da y se­rá dúc­til en cual­quier la­bor o pro­yec­to que em­pren­da. Lo nor­mal es que se ten­gan uno o dos, pe­ro lo cier­to es que al­gu­nas per­so­nas tie­nen mu­chos más. Co­noz­co a un ni­ño que tie­ne cin­co y les pue­do ase­gu­rar que tie­ne un ca­rác­ter bas­tan­te di­fí­cil; por mo­men­tos es dó­cil, pe­ro en ge­ne­ral es tan re­bel­de co­mo su ca­be­llo”.

Las ce­jas

Se re­la­cio­nan con los me­ri­dia­nos; el ex­tre­mo in­terno con el de la ve­ji­ga, la par­te me­dia con el de tres par­tes, y el ex­tre­mo más cer­cano a la sien con el de la ve­sí­cu­la. En con­jun­to las ce­jas se re­la­cio­nan con ri­ñón, por eso si tie­nen un co­lor cla­ro, ca­si im­per­cep­ti­ble, sig­ni­fi­ca que la ener­gía del ri­ñón es dé­bil.

Otro as­pec­to a con­si­de­rar pa­ra de­ter­mi­nar la sa­lud es cuán po­bla­das se ven. En es­te sen­ti­do se de­ben te­ner en cuen­ta cues­tio­nes ge­né­ti­cas y ét­ni­cas, pe­ro en lí­neas ge­ne­ra­les no es bueno te­ner po­co pe­lo en las ce­jas. El ex­ce­so de ener­gía en el ri­ñón, que las ha­rá ver muy po­bla­das, pue­de per­ju­di­car a otros ór­ga­nos. La can­ti­dad de pe­lo de­be ser acor­de al res­to del cuer­po; si una per­so­na es lam­pi­ña, lo ló­gi­co es que las ce­jas se­gu­ra­men­te sean es­ca­sas. Tam­bién se de­be te­ner en cuen­ta que los adul­tos ma­yo­res pue­den te­ner me­nos ener­gía en es­te ór­gano y por eso los pe­los pue­den per­der­se a me­di­da que pa­san los años. Aun­que, en al­gu­nos ca­sos, pue­den cre­cer en for­ma ex­ten­sa y es­to sig­ni­fi­ca que la vi­da se­rá pro­lon­ga­da. Si lo mis­mo ocu­rre du­ran­te la ju­ven­tud, es un in­di­cio de de­bi­li­dad re­nal.

La for­ma de las ce­jas tam­bién sue­le ser in­di­cio de la bue­na o ma­la for­tu­na en la vi­da. Si la co­la es­tá ha­cia aba­jo, sig­ni­fi­ca que ha­brá que tra­ba­jar mu­cho pa­ra te­ner un buen fu­tu­ro; en cam­bio cuan­do es­tá ele­va­da, las cosas re­sul­ta­ran más sen­ci­llas. Si son lar­gas y pro­li­jas, se­rá muy afor­tu­na­do en el amor; pe­ro si se ven des­or­de­na­das es pro­ba­ble que las cues­tio­nes del co­ra­zón re­sul­ten com­pli­ca­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.