BIEN PLANTADOS

Las mo­les­tias y la in­fla­ma­ción en los pies son un pro­ble­ma es sí mis­mo, pe­ro mu­chas ve­ces sue­len ser tam­bién el ori­gen de ma­las pos­tu­ras que afec­tan en úl­ti­ma ins­tan­cia la co­lum­na o la ca­de­ra. Ba­ños, ma­sa­jes y ejer­ci­cios re­pa­ra­do­res.

TAO - Tomo IV - - Salud -

El do­lor en los ta­lo­nes o en las ar­ti­cu­la­cio­nes de los pies es una de las mo­les­tias más fre­cuen­tes que pa­de­cen aque­llas per­so­nas cu­ya ac­ti­vi­dad co­ti­dia­na las obli­ga a es­tar mu­cho tiem­po pa­ra­das o ca­mi­nan­do, es­fuer­zo que ten­sio­na los múscu­los y ter­mi­na pro­vo­can­do le­sio­nes crónicas. Una de ellas, y tal vez la más com­pli­ca­da, es el es­po­lón, una for­ma­ción ósea en el ta­lón que se ma­ni­fies­ta con un do­lor pun­zan­te que no per­mi­te apo­yar el pie y que se agra­va con el so­bre­pe­so. Otra de las afec­cio­nes co­mu­nes es el ha­llux val­gus, po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo jua­ne­te, más fre­cuen­te en las mu­je­res, una suer­te de so­bre­hue­so o agran­da­mien­to de la ar­ti­cu­la­ción de la ba­se del de­do gor­do que de­for­ma el pie al pun­to de com­pli­car cal­zar­se. Ge­ne­ral­men­te se for­ma por la uti­li­za­ción de za­pa­tos muy es­tre­chos en las pun­tas y por el abu­so del ta­co alto.

Tam­bién, y ya fue­ra de las le­sio­nes ar­ti­cu­la­res, otra de las pro­ble­má­ti­cas que afec­tan tan­to a pies co­mo a to­bi­llos es la in­fla­ma­ción, cu­ya cau­sa más fre­cuen­te es la re­ten­ción de lí­qui­dos y en lí­neas ge­ne­ra­les, se de­be a una ma­la ali­men­ta­ción, el se­den­ta­ris­mo y per­ma­ne­cer mu­cho tiem­po pa­ra­dos o sen­ta­dos en una mis­ma po­si­ción.

“A lo lar­go del día de­be­mos to­mar di­fe­ren­tes pos­tu­ras, es de­cir, que si nues­tro tra­ba­jo exi­ge es­tar mu­chas ho­ras pa­ra­dos, es ne­ce­sa­rio to­mar­se un des­can­so; lo mis­mo en el ca­so de es­tar sen­ta­dos o ca­mi­nan­do. El cuer­po no pue­de es­tar siem­pre de un mis­mo mo­do si no se to­ma con­cien­cia de man­te­ner una ar­mo­nía in­ter­na ya que es­to ge­ne­ra en­fer­me­da­des y mo­les­tias. Hay que di­fe­ren­ciar man­te­ner una pos­tu­ra ejer­ci­tan­do el tra­ba­jo in­terno del cuer­po y man­te­ner una pos­tu­ra sin te­ner en cuen­ta la re­la­ción in­ter­na del or­ga­nis­mo, es­te úl­ti­mo es el que las­ti­ma el cuer­po des­pués de un tiem­po. Si se lo­gra man­te­ner el cuer­po en ar­mo­nía, con la re­la­ción in­ter­na bien tra­ba­ja­da, se po­drá man­te­ner una pos­tu­ra de tra­ba­jo por más tiem­po sin sen­tir mo­les­tias.” ex­pli­ca Liu Ming.

Pa­ra evi­tar la re­ten­ción de lí­qui­dos tam­bién es ne­ce­sa­rio man­te­ner­se ade­cua­da­men­te hi­dra­ta­do, de es­ta ma­ne­ra el ri­ñón fun­cio­na­rá me­jor y po­drá eli­mi­nar­los sin di­fi­cul­ta­des. Lo re­co­men­da­ble es in­ge­rir al­re­de­dor de dos li­tros al día; mu­cho me­jor si son in­fu­sio­nes. En es­te sen­ti­do de­be te­ner­se en cuen­ta que la me­jor for­ma de to­mar lí­qui­dos es de a pe­que­ñas can­ti­da­des a lo lar­go de to­do el día y en lo po­si­ble evi­tar las ga­seo­sas o ju­gos in­dus­tria­li­za­dos, es me­jor to­mar be­bi­das na­tu­ra­les.

El cal­za­do ade­cua­do

“Otra de las cau­sas del do­lor y la de­for­ma­ción de los pies es el uso de san­da­lias y ojo­tas, por­que no con­tie­nen bien y lo de­for­man, pe­ro ade­más, no los man­tie­ne ca­lien­tes y es­to, co­mo siem­pre ex­pli­co, ge­ne- ra otras en­fer­me­da­des. Pe­ro no to­da la cul­pa es de es­te cal­za­do de uso tan común en la épo­ca es­ti­val, tam­bién hay otras cues­tio­nes que de­ben te­ner­se en cuen­ta a la ho­ra de ele­gir los za­pa­tos ade­cua­dos. Uno de los as­pec­tos a re­vi­sar es la sue­la, que de­be ser fle­xi­ble, de ma­ne­ra que el pie pue­da mo­ver­se ade­cua­da­men­te. Por otra par­te, to­da su su­per­fi­cie tie­ne que te­ner la mis­ma al­tu­ra. Los ta­cos al­tos, a pe­sar de ser uno de los pre-

fe­ri­dos de las mu­je­res, son los que más le­sio­nes oca­sio­nan”, ex­pli­ca Liu Ming y apor­ta un da­to re­ve­la­dor. Un es­tu­dio re­cien­te rea­li­za­do por la Aso­cia­ción de Or­to­pe­dia de Nue­va York pro­bó que de to­dos los ta­cos el que peor con­se­cuen­cias aca­rrea es el alto y fino, co­no­ci­do co­mo ta­co agu­ja. Se­gún las prue­bas rea­li­za­das, es­te ti­po de cal­za­do ha­ce que to­do el peso del cuer­po re­cai­ga so­bre los de­dos (me­ta­tar­so), por lo cual las ro­di­llas y la ca­de­ra se in­cli­nan ha­cia de­lan­te, afec­tan­do el equi­li­brio y de­bi­li­tan­do las pier­nas y la zo­na lum­bar de la co­lum­na.

“Por otra par­te, de­be evi- tar­se usar­los muy ajus­ta­dos, ya que es­to no per­mi­te que los pies se aco­mo­den den­tro del cal­za­do y en­ton­ces los hue­sos co­rren el ries­go de de­for­mar­se y se ge­ne­ran le­sio­nes ta­les co­mo ca­llos y jua­ne­tes”.

En cuan­to al cal­za­do de­por­ti­vo, es im­por­tan­te se­lec­cio­nar­lo de acuer­do a la ac­ti­vi­dad que quie­ra desa­rro­llar­se. Por ejem­plo, si se em­plea­rá pa­ra co­rrer, lo me­jor es ele­gir aque­llos con una sue­la que amor­ti­güe el im­pac­to en el sue­lo.

Un pro­ble­ma, tres so­lu­cio­nes

“Aten­dí a mu­cha gen­te con es­te ti­po de do­len­cias y, se­gún mi ex­pe­rien­cia, la acu­pun­tu­ra es muy efec­ti­va pa­ra cu­rar­la, pe­ro cuan­do no se pue­de con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta se pue­de re­cu­rrir a al­gu­nos tra­ta­mien­tos ca­se­ros con muy bue­nos re­sul­ta­dos”.

Bá­si­ca­men­te, el maes­tro Liu Ming pro­po­ne tres al­ter­na­ti­vas con ba­ños, ma­sa­jes y ejer­ci­cios pa­ra ali­viar ten­sio­nes, des­in­fla­mar, cal­mar el do­lor y pre­ve­nir los pro­ble­mas más co­mu­nes de los pies. Pe­ro veá­mos­los en de­ta­lle:

• Ba­ños con agua ti­bia y vinagre

“El áci­do acé­ti­co que con­tie­ne el vinagre es­ti­mu­la ten­do­nes, li­ga­men­tos y hue­sos y al for­ta­le­cer­los se evi­tan las le­sio­nes. Tam­bién se pue­de agre­gar al agua un pu­ña­do de flo­res de la­van­da se­cas, ya que es un des­in­fla­man­te y anal­gé­si­co na­tu­ral”.

“Se pue­den rea­li­zar co­lo­can­do dos ca­ñas de bam­bú (o un ob­je­to si­mi­lar) en el sue­lo y ha­cién­do­las ro­dar con la plan­ta de los pies des­cal­zos; el mo­vi­mien­to de­be ser pri­me­ro ha­cia ade­lan­te y lue­go ha­cia atrás. Otra ma­ne­ra es ha­cer­lo ma­nual­men­te. En es­te ca­so se co­mien­za por el la­do ex­terno del pie, par­tien­do des­de el ta­lón ha­cia los de­dos. Al lle­gar al pe­que­ño se de­be se­guir ha­cia arri­ba y re­co­rrer ca­da uno y a par­tir de ahí ba­jar has­ta la mi­tad del ar­co y pa­sar ha­cia la par­te su­pe­rior de la plan­ta apli­can­do mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res. El si­guien­te pa­so es ba­jar has­ta el ta­lón y ha­cer un ma­sa­je cir­cu­lar; re­to­mar por la par­te me­dia del ar­co y se­guir has­ta el pun­to de par­ti­da. Re­pe­tir la se­cuen­cia tres ve­ces en ca­da pie. En am­bos ca­sos el ali­vio se lo­gra por­que tan­to la ener­gía co­mo la san­gre cir­cu­lan me­jor por to­da la ex­tre­mi­dad”.

• Ca­mi­nar des­cal­zos

“Al­gu­nos sos­tie­nen que ca­mi­nar so­bre el cés­ped re­la­ja y fle­xi­bi­li­za los pies, pe­ro yo creo que no es tan bueno, por­que la hu­me­dad del pas­to afec­ta a la plan­ta del pie y re­per­cu­te en to­do el or­ga­nis­mo. An­te es­to la so­lu­ción es sen­ci­lla, no an­dar des­cal­zo. En cam­bio, ca­mi­nar so­bre la are­na cuan­do es­tá ti­bia, es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción y pro­du­ce un sua­ve ma­sa­je”, con­clu­ye Liu Ming

• Ma­sa­jes plan­ta­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.