ME­NÚ DE MEN­TES BRI­LLAN­TES

Se­gún el taoís­mo, el Agua es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la sa­bi­du­ría, por eso al in­cor­po­rar lo que ella pro­du­ce se es­ti­mu­la la inteligencia. El pes­ca­do, na­tu­ral­men­te, con­cen­tra to­da esa po­ten­cia­li­dad. Re­ce­ta pa­ra apro­ve­char sus be­ne­fi­cios.

TAO - Tomo IV - - Cocina -

Que el agua es el ori­gen de la vi­da no es nin­gu­na no­ve­dad, lo real­men­te no­ve­do­so es que gra­cias a ella po­de­mos ser más in­te­li­gen­tes. Pa­ra el taoís­mo, ca­da uno de los cin­co ele­men­tos re­pre­sen­ta una vir­tud y el Agua es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la sa­bi­du­ría; es de­cir, que si se in­cor­po­ra esa ener­gía se es­ti­mu­la la inteligencia. Sin em­bar­go, no se tra­ta so­la­men­te de to­mar agua, sino tam­bién de con­su­mir pes­ca­do, ali­men­to que car­ga con to­da esa ener­gía.

“En Chi­na de­ci­mos que la gen­te que co­me mu­cho pes­ca­do es más in­te­li­gen­te. Es un da­to cu­rio­so, pe­ro en la ciu­dad cos­te­ra de Ning Bou, don­de es­ta car­ne es la ba­se de la ali­men­ta­ción de sus ha­bi­tan­tes, na­cie­ron los prin­ci­pa­les eco­no­mis­tas del país”, ex­pli­ca Liu Ming.

Es­ta teo­ría tam­bién es sos­te­ni­da por la me­di­ci­na oc­ci­den­tal que, lue­go de rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas com­pro­bó que cuan­to ma­yor es el con­su­mo de pes­ca­do, más ele­va­do es el coe­fi­cien­te in­te­lec­tual de una per­so­na. La car­ne de los lla­ma­dos azu­les, en­tre ellos la an­choa,

el atún, la sar­di­na, la ca­ba­lla o el ver­gel, es la que ma­yo­res be­ne­fi­cios apor­ta, ya que con­tie­ne gran por­cen­ta­je de áci­dos gra­sos Ome­ga 3, pri­mor­dial pa­ra la sa­lud men­tal por­que in­ter­vie­ne en la for­ma­ción de la es­truc­tu­ra y de la mem­bra­na de las cé­lu­las ce­re­bra­les. Se­gún un ar­tícu­lo apa­re­ci­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Ame­ri­can Jour­nal of Cli­ni­cal Nu­tri­tion, un tra­ba­jo rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh, en Pen­sil­va­nia, de­mues­tra que si las mu­je­res en la eta­pa del em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia ba­san su die­ta en es­te ti­po de car­ne, el ce­re­bro del be se desa­rro­lla­rá me­jor y su ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual y mo­to­ra se­rá su­pe­rior a los hi­jos de aque­llas mu­je­res que no lo con­su­mie­ron. Tam­bién re­sal­ta la im­por­tan­cia de que ni­ños y ado­les­cen­tes si­gan una die­ta ri­ca en pes­ca­do pa­ra po­ten­ciar su ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. Be­ne­fi­cios ex­tra Pe­ro no to­do ter­mi­na ahí, ya que ade­más de es­ta fun­ción tan im­por­tan­te pa­ra el ce­re­bro, las pro­pie­da­des de la car­ne de pes­ca­do to­ni­fi­can el or­ga­nis­mo, evi­tan el can­san­cio cró­ni­co, pre­vie­nen las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, fa­ci­li­tan la di­ges­tión, es­ti­mu­lan el ape­ti­to y di­ri­gen los lí­qui­dos del cuer­po. Las ma­dres lac­tan­tes tam­bién de­ben te­ner en cuen­ta que el Ome­ga 3 es­ti­mu­la las glán­du­las ma­ma­rias. “Es muy im­por­tan­te que du­ran­te la lac­tan­cia las mu­je­res in­cor­po­ren pes­ca­do en su die­ta, es­pe­cial­men­te en for­ma de cal­dos, por­que es­ti­mu­la la pro­duc­ción de le­che, y su ener­gía, tam­bien re­la­cio­na­da con el mo­vi­mien­to con­ti­nuo del agua, re­fuer­za los múscu­los y los li­ga­men­tos”.

Có­mo co­ci­nar­lo

De la for­ma en que se co­ci­ne de­pen­de­rá que se pre­ser­ven o no las po­ten­cia­li­da­des de es­ta car­ne, ya que el ca­lor va res­tán­do­le las vi­ta­mi­nas y las pro­teí­nas. En es­te sen­ti­do lo más saludable es ha­cer­lo al va­por o al wok, y en am­bos ca­sos co­ci­nar­lo a fue­go sua­ve.

“Co­mo el agua tie­ne ener­gía Yin, que es fría, al co­ci­nar el pes­ca­do siem­pre es re­co­men­da­ble agre­gar­le jen­gi­bre, ajo y ce­bo­lla de ver­deo pa­ra com­pen­sar los efec­tos ne­ga­ti­vos de es­te ti­po de ener­gía, pe­ro es­tos in­gre­dien­tes no de­ben con­su­mir­se. Cuan­do se co­ci­na al wok, plan­cha u horno de­be ha­cer­se con un po­co de gra­sa de cer­do o acei­te, por­que es­ta car­ne es es de­ma­sia­do ma­gra y el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta al­go de gra­sa pa­ra lu­bri­car las ar­ti­cu­la­cio­nes y man­te­ner­las fle­xi­bles, y me­jo­rar el sis­te­ma di­ges­ti­vo”.

Re­ce­ta bá­si­ca con pes­ca­do

Es­te pla­to es uno de los clá­si­cos de la co­mi­da chi­na y lo bueno es que fun­cio­na con ca­si to­das las va­rie­da­des de pes­ca­do, lo que per­mi­te ele­gir en­tre mer­lu­za, me­ro, len­gua­do, li­sa, cor­vi­na o la es­pe­cie que se pre­fie­ra.

In­gre­dien­tes: (pa­ra dos per­so­nas)

3 fi­le­tes de pes­ca­do

2 mo­rro­nes ( ro­jo y ver­de)

1 za­pa­lli­to o zu­chi­ni

1 ce­bo­lla blan­ca

1 ce­bo­lla de ver­deo

1 tro­zo de jen­gi­bre

3 dien­tes de ajo.

Pre­pa­ra­ción:

Ca­len­tar muy bien un wok con un cho­rri­to de acei­te, agre­gar­le el ajo y el jen­gi­bre pi­ca­dos; co­ci­nar el pes­ca­do pre­via­men­te cor­ta­do en cu­bos y pa­sa­do por ha­ri­na de tri­go. Re­ti­rar y re­ser­var. Vol­ver a ca­len­tar el wok y si es ne­ce­sa­rio agre­gar un po­co más de acei­te. Cor­tar las ver­du­ras en tro­zos pe­que­ños y sal­tear­las a fue­go fuer­te. Una vez tier­nas, vol­ver a co­lo­car el pes­ca­do y sal­tear has­ta que se im­preg­nen los sa­bo­res.

Mien­tras tan­to, en una ca­ce­ro­la me­dia­na pre­pa­rar la sal­sa agri­dul­ce mez­clan­do 2 cu­cha­ra­das de vinagre, 2 de azú­car, 1 cu­cha­ra­di­ta de sal, 1 de sal­sa de to­ma­te, 1 de sal­sa de so­ja y 1 cu­cha­ra­da de al­mi­dón de maíz di­lui­da en agua. Lle­var­la a fue­go len­to has­ta que hier­va re­vol­vien­do con­ti­nua­men­te pa­ra que no se for­men gru­mos.una vez ter­mi­na­da, agre­gar al wok con el pes­ca­do y ser­vir in­me­dia­ta­men­te

Agra­de­ce­mos al res­tau­ran­te chino El Cis­ne Blan­co, por su co­la­bo­ra­ción en la po­duc­ción grá­fi­ca de es­ta re­ce­ta. Mon­ta­ñe­ses 2231- Ba­rrio Chino, Bel­grano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.