CON EL SOL EN LA PIEL

A me­di­da que nos ale­ja­mos del ve­rano la piel co­mien­za a acla­rar­se, pe­ro no siem­pre en for­ma pa­re­ja y ade­más se mues­tra la se­que­dad pro­pia del otoño. Có­mo re­cu­pe­rar­la y to­ni­fi­car­la con fór­mu­las na­tu­ra­les.

TAO - Tomo IV - - Belleza -

Ex­po­ner­se al sol, ade­más de pla­cen­te­ro, es pri­mor­dial pa­ra el pro­ce­so de sín­te­sis de la vi­ta­mi­na D, en­car­ga­da de fi­jar el cal­cio en los hue­sos y el fós­fo­ro. Sin em­bar­go, hay que ex­tre­mar los cui­da­do­sos en la for­ma y en el mo­men­to en que lo ha­ce­mos, por­que los da­ños que pro­vo­ca la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta es la prin­ci­pal cau­san­te de cán­cer de piel, da­to co­rro­bo­ra­do por cien­tos de es­tu­dios en los que se ba­san las ad­ver­ten­cias que en es­te sen­ti­do brin­da per­ma­nen­te­men­te la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

An­tes de me­ter­nos de lleno en los con­se­jos pa­ra re­cu­pe­rar la piel des­pués del ve­rano, pro­lon­gar el bron­cea­do y em­pa­re­jar el co­lor, con­vie­ne re­cor­dar que la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na tam­bién es­tá de acuer­do con la ne­ce­si­dad de ex­tre­mar los cui­da­dos frente al sol, pe­ro ade­más ha­ce hin­ca­pié en otro as­pec­to tal vez más des­co­no­ci­do pe­ro tan preo­cu­pan­te co­mo el que se­ña­la la me­di­ci­na oc­ci­den­tal, y que el maes­tro Liu Ming ex­pli­ca de es­ta ma­ne­ra:

“Nun­ca es con­ve­nien­te ex­po­ner­se al sol has­ta que la piel se que­me, por­que si bien es la ca­pa más su­per­fi­cial del cuer­po, es­tá co­nec­ta­da con la más pro­fun­da. Si la las­ti­ma­mos, re­per­cu­ti­rá en la sa­lud de los hue­sos, cu­ya con­se­cuen­cia in­me­dia­ta es la pér­di­da de cal­cio, lo que los vuel­ve frá­gi­les. Ade­más, la piel se re­la­cio­na con el pul­món, que co­mo sa­be­mos per­te­ne­ce al ele­men­to Me­tal y de­be pro­te­ger­se del Fue­go (sol) por­que pue­de dar lu­gar a pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios”.

Em­pa­re­jar el co­lor

A me­di­da que se ale­ja el ve­rano, el co­lor de la piel se acla­ra, pe­ro no siem­pre lo ha­ce en for­ma ho­mo­gé­nea, in­clu­so pue­den apa­re­cer man­chas an­ti­es­té­ti­cas. An­te es­ta si­tua­ción es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a al­gu­nos tru­cos pa­ra me­jo­rar el as­pec­to. Uno de ellos, muy uti­li­za­do por las mu­je­res asiá­ti­cas pa­ra te­ner la piel cla­ra y lu­mi­no­sa, es el agua de arroz. La téc­ni­ca con­sis­te en la­var el arroz y lue­go de­jar­lo en re­mo­jo unas ho­ras. Cuan­do el agua se vea blan­que­ci­na, apli­car­la en el ros­tro y en el cuer­po. Tam­bién la sua­vi­za.

El pe­re­jil es otro re­cur­so in­tere­san­te. Co­lo­car una cu­cha­ra­da de pe­re­jil fres­co pi­ca­do fino en una ta­za de agua hir­vien­do y de­jar­lo re­po­sar du­ran­te me­dia ho­ra. Co­lar y apli­car la in­fu­sión en el ros­tro.

Aun­que me­nos co­no­ci­do, el aku­say, ver­du­ra muy uti­li­za­da en la co­ci­na chi­na, blan­quea la piel y la ayu­da a re­cu­pe­rar su co­lor na­tu­ral. Cor­tar­lo fi­ni­to y apli­car­lo fres­co so­bre la piel du­ran­te me­dia ho­ra.

Mas­ca­ri­llas re­fres­can­tes

In­me­dia­ta­men­te des­pués de la ex­po­si­ción al sol es ne­ce­sa­rio re­fres­car la piel, y pa­ra eso se pue­den uti­li­zar re­ce­tas tan an­ti­guas co­mo efec­ti­vas. Al­gu­nas de ellas son: Aloe ve­ra: el gel de las ho­jas car­no­sas de es­ta plan­ta tie­ne pro­pie­da­des an­ti-in­fla­ma­to­rias y an­ti­oxi­dan­tes que ali­vian la irri­ta­ción de la piel le­sio­na­da. Cor­tar las ho­jas de aloe, la­var­las y re­ti­rar­le cui­da­do­sa­men­te la piel que la re­cu­bre, lue­go con una cu­cha­ra ras­par la su­per­fi­cie pa­ra re­ti­rar la pul­pa. Mez­clar has­ta ob­te­ner una pas­ta ho­mo­gé­nea y cu­brir la su­per­fi­cie a tra­tar; de­jar­la me­dia ho­ra y re­ti­rar con agua ti­bia.

Pe­pino: re­fres­can­te e hi­dra­tan­te. La­var y pe­lar el pe­pino; pro­ce­sar­lo y apli­car so­bre la piel bien lim­pia. Re­cos­tar­se y des­can­sar me­dia ho­ra, lue­go re­ti­rar­lo con una toa­lla hú­me­da.

San­día: es­ta fru­ta de­li­cio­sa tam­bién es ri­ca en an­ti­oxi­dan­tes que me­jo­ran las le­sio­nes cu­tá­neas. Apli­car

la pul­pa pro­ce­sa­da so­bre la zo­na a tra­tar. Otra op­ción es re­ti­rar la piel ver­de que la re­cu­bre la cás­ca­ra y usar la par­te blan­ca pro­ce­sa­da. Me­lón: se uti­li­za de la mis­ma ma­ne­ra que la san­día, en cual­quie­ra de sus va­rie­da­des.

El té tam­bién re­pa­ra e hi­dra­ta la piel, es­pe­cial­men­te si se pre­pa­ra bien con­cen­tra­do. Em­be­ber una ga­sa o al­go­dón en té a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te y apli­car so­bre la piel. Tam­bién es bueno cuan­do se va­ca­cio­na en la pla­ya be­ber va­rias tazas de buen té al día, en par­ti­cu­lar la va­rie­da­des ver­de, cri­san­te­mo y jaz­mín.

Hu­mec­ta­ción pro­fun­da La hu­mec­ta­ción evi­ta que la piel se re­se­que y se cai­ga, y pa­ra lo­grar­lo se ne­ce­si­tan flui­dos más vis­co­sos y eva­nes­cen­tes que pe­ne­tren la epi­der­mis. Al­gu­nos de ellos los te­ne­mos al al­can­ce de la mano, por ejem­plo.

Le­che: es de na­tu­ra­le­za Yin, por eso equi­li­bra el ex­ce­so de Yang pre­sen­te en la piel ex­pues­ta al sol. Sus com­po­nen­tes con­tri­bu­yen a me­jo­rar la elas­ti­ci­dad . Em­be­ber un al­go­dón con le­che a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te y apli­car­lo sua­ve­men­te por la zo­na afec­ta­da. Se ab­sor­be­rá rá­pi­da­men­te, no ha­ce fal­ta en­jua­gar. El yo­gur na­tu­ral tie­ne un efec­to si­mi­lar, e in­clu­so se pue­den pre­pa­rar mas­ca­ri­llas, por ejem­plo con miel o acei­te de oli­va.

Acei­te de oli­va: de­be ser de bue­na ca­li­dad. Hu­mec­ta la piel de­vol­vién­do­le la ter­su­ra na­tu­ral y evi­ta la apa­ri­ción de man­chas.

Miel: “To­do lo dul­ce con­tri­bu­ye a la rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción de las le­sio­nes cu­tá­neas”, ase­gu­ra Liu Ming, y la miel es la rei­na de los dul­ces. Ade­más, tie­ne pro­pie­da­des an­ti­bac­te­ria­nas y an­ti­in­fla­ma­to­rias que ayu­dan a sa­nar las he­ri­das y lle­ga a las ca­pas pro­fun­das, fa­vo­re­cien­do el desa­rro­llo de las cé­lu­las epi­te­lia­les.

Du­chas cor­tas: el ba­ño dia­rio es ne­ce­sa­rio, pe­ro su du­ra­ción no pue­de su­pe­rar los 15 mi­nu­tos. El agua de­be es­tar ti­bia, ya que muy ca­lien­te eli­mi­na los acei­tes na­tu­ra­les de la piel y la re­se­ca. Tam­bién es ne­ce­sa­rio uti­li­zar ja­bo­nes de to­ca­dor con Ph neu­tro, los más re­co- men­da­bles son aque­llos de gli­ce­ri­na sin per­fu­me y los de be­bés.

Cu­rar des­de aden­tro

La piel tam­bién se re­cu­pe­ra des­de aden­tro, es de­cir con la ali­men­ta­ción. Por eso cuan­do su­fri­mos una in­so­la­ción es ne­ce­sa­rio se­guir una die­ta li­via­na y fres­ca has­ta que la piel se re­cu­pe­re. Hay que evi­tar co­mi­das pi­can­tes o muy con­di­men­ta­das, ya que su­birían el Fue­go, es de­cir la ener­gía Yang.

“Los cal­dos con sa­bo­res sua­ves ayu­dan a res­ta­ble­cer los lí­qui­dos del cuer­po perdidos por el ex­ce­so de ca­lor. Ade­más, ayu­dan a que el or­ga­nis­mo es­té más li­viano y pue­da tra­ba­jar me­jor en la re­cu­pe­ra­ción”.

La sopa de arroz con dá­ti­les es otro clá­si­co de la me­di­ci­na chi­na; se pre­pa­ra co­ci­nan­do el arroz a fue­go len­to has­ta que que­de re­du­ci­do a un cal­do es­pe­so, lue­go se le agre­gan cin­co dá­ti­les por por­ción y se con­ti­núa con la coc­ción has­ta que es­tén tier­nos.

Tam­bién es­tá ter­mi­nan­tem­ne­te prohi­bi­do to­mar be­bi­das al­cohó­li­cas, que hacen que la ener­gía y la san­gre flu­yan más rá­pi­do.

“Cuan­do exis­te una que­ma­du­ra en el cuer­po la ener­gía y la san­gre de­ben cir­cu­lar len­ta­men­te pa­ra po­der re­pa­rar los da­ños”.

Por úl­ti­mo, du­ran­te el pe­río­do de re­cu­pe­ra­ción de la piel, es con­ve­nien­te uti­li­zar ro­pa hol­ga­da y fi­bras na­tu­ra­les, co­mo al­go­dón o lino, gé­ne­ros que per­mi­ten a la piel res­pi­rar me­jor y evi­tan reac­cio­nes alér­gi­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.